El ministro de defensa de Francia, Sébastien Lecornu, anunció que el gobierno de París avanzó en un nuevo paquete de asistencia militar para Ucrania. El titular de la cartera comentó al medio Le Journal du dimanche que uno de los últimos refuerzos de material incluye la cesión de dos sistemas de lanzamiento múltiples de cohetes M270 MLRS y dos baterías de defensa antiaérea Crotale NG.

Lecornu también comentó que se está evaluando la posibilidad de transferir un radar de vigilancia Ground Master 200, cesión que fue solicitada por autoridades ucranianas ante la ofensiva rusa de las últimas semanas, la cual ha visto un profuso uso de misiles crucero y municiones merodeadoras principalmente contra la infraestructura de energía. Este requerimiento, junto con la provisión de diversos sistemas de defensa antiaérea, se ha vuelto crítica para Ucrania ya que los ataques rusos se han concentrado en la destrucción de diversas instalaciones vitales para su población.

Pese a la voluntad del gobierno galo, el presidente Macron aclaró hace algunas semanas que Francia está realizando todos los esfuerzos para atender los requerimientos de Ucrania. Sin embargo, también expresó que esas demandas no podrán ser del todo satisfechas ya que las Fuerzas Armadas francesas no pueden desprenderse de todo el material solicitado debido a que necesitan mantener la capacidad de disuasión.

En relación a esto último, el Ejército de Tierra francés cedió dos de sus trece Lance-Roquettes Unitaire (M270A1 MLRS) que opera el 1er Régiment d’Artillerie, unidad con asiento en Bourogne. Francia supo contar con más de 50 M270, pero los vehículos serían dados de baja hace casi 15 años. Su restitución al servicio se realizó a mediados de la década pasada, ocasión para la cual fueron debidamente modernizados (compatibles con las municiones GMRLS). Tres LRU serían desplegados en apoyo a la operación Barkhane en Malí.

La transferencia a Ucrania de los M270A1 franceses se suma a los seis M270B1 que ya fueron cedidos por el Reino Unido (con apoyo de Noruega), a los 5 M270 MARS II de origen alemán y a dos M270 italianos. Estos sistemas, junto con los M142 HIMARS, han reforzado notablemente la capacidad de las Fuerzas Armadas de Ucrania para atacar con precisión diversos objetivos en lo profundo del dispositivo ruso, desde puntos logísticos a puestos comando.

Para el caso de las baterías Crotale NG, la noticia había trascendido hace algunas semanas cuando arreciaba la ofensiva rusa contra algunos de los principales centros urbanos ucranianos. Los sistemas de defensa tierra-aire de corto alcance Crotale NG se utilizan para combatir aeronaves que vuelan a baja y muy baja altura. Están equipados con sistemas EO/IR y radar de detección, identificación y vigilancia, contando con la capacidad de portar ocho misiles VT1 por cada estación remolcable. De acuerdo con lo informado por el fabricante, los misiles VT1 tienen un alcance de intercepción que sobrepasa los 11km, siendo capaces de batir objetivos que vuelan a más de 9km de altitud.

Junto a los Crotale NG, Ucrania ha recibido o está por recibir los sistemas de defensa antiaérea MIM-23 HAWK, IRIS-T, NASAMS, solo por mencionar algunos.

Imagen de portada: Armée de Terre.

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.