Geopolítica Argentina

Tal cual. La estrategia debe ser otra.

Y nos guste o no, por los años de ocupación, deberá incluirse a los isleños. Por supuesto que eso inclina la balanza a 2 vs 1 (UK+Isleños vs Arg).

Encontrar un acuerdo ganar-ganar-ganar. Y cerrarlo.
El tema es que UK ni siquiera lo considera un problema. Simil Gibraltar. Es SU territorio y listo.
Y los Isleños quieren ser independientes pero bajo protección de UK (simil Taiwán).
¿y Nosotros, qué queremos? ¿Tener las Islas para meterlas en nuestro despelote económico y político? Es una propuesta poco tentadora para los sentados enfrente.

Hay que cambiar de estrategia en forma radical. Pero hasta ahora, de lo poco que he leído, no hay nada que permita intercambiar figuritas entre todos...

Porque mientras esté abierto, la herida sangra y solo sirve para un uso político (y solo propagandístico) del tema.

Justamente Cesar , el actual "Relato" solo reditua para el Mercado interno . Desde afuera ya deben estar acostumbrados y la respuesta políticamente correcta de que apoyan nuestro reclamo redactada hace años .
Reitero , aquí el peligro real es que de seguir como vamos nos quedamos sin pan ni pedazo y eso es que nuestra presencia antártica en el futuro post vencimiento del tratado se limite a bases científicas sin soberanía y los otros se repartan la torta .
 

La geopolítica de Argentina: la superpotencia que no fue​

undefined y Director de Análisis de RANE

adriano bosoni
Director de Análisis en RANE, Stratfor
LECTURA DE 10 MIN 8 de agosto de 2022 | 18:17 GMT

El 3 de agosto, el gobierno argentino nombró a su tercer ministro de Economía en aproximadamente un mes, un testimonio de la aparentemente interminable saga de volatilidad política y decadencia económica del país . Los desafíos del nuevo ministro son abrumadores: manejar la inflación vertiginosa en medio de niveles peligrosamente bajos de reservas del banco central, resucitar un frágil acuerdo de reestructuración de deuda con el Fondo Monetario Internacional , reestructurar una red masiva de subsidios y pagos de asistencia social que drena los ingresos del estado y convencer a los inversionistas extranjeros de que Argentina es un país confiable para hacer negocios. Al igual que sus predecesores, el nuevo ministro probablemente no cumplirá con estos desafíos, prolongando los factores políticos, económicos y sociales que han impedido que Argentina alcance su pleno potencial.

Los ciclos perennes de turbulencia económica de Argentina son particularmente desconcertantes si consideramos que, desde una perspectiva geopolítica, el país tiene mucho a su favor. De hecho, Argentina comparte muchos puntos en común geográficos y estratégicos con países mucho más prósperos y estables como Estados Unidos y Australia, incluido un territorio vasto y rico en recursos, protección contra agresiones externas y acceso a una gran red de ríos y océanos que facilitan comercio, junto con una población creciente, educada y multicultural. Argentina también tiene un sistema legal y político que (al menos en el papel) asegura una división de poderes, protege la propiedad privada y promueve el libre mercado. Y todavía, Argentina pasó de ser una de las diez economías más grandes del mundo a principios del siglo XX a apenas llegar al top 30 a principios del siglo XXI. Si bien las razones del declive económico de Argentina son múltiples, se destacan dos: la erosión progresiva del estado de derecho bajo gobiernos militares y democráticos, y la expansión destructiva del populismo.

Una geografía ventajosa​

Si bien la geografía por sí sola no explica completamente por qué un país debería ser próspero, es un buen lugar para comenzar a pensar por qué podría serlo. Argentina es uno de los diez países más grandes del mundo por territorio y no enfrenta amenazas significativas de agresión extranjera, un lujo que la mayoría de los demás países no disfrutan. Los Andes, una de las cadenas montañosas más altas del mundo, protegen toda la frontera occidental de Argentina y hacen virtualmente imposible una invasión desde Chile. Al sur del país, está el vasto Océano Sur y la Antártida casi deshabitada. Y al este, está el Océano Atlántico, que separa la mayor parte de Argentina del resto del mundo, mientras que el Río de la Plata (el río más ancho del mundo) ofrece suficiente protección contra posibles agresiones del vecino Uruguay.

Con tres de sus cuatro fronteras aseguradas, las principales amenazas a la integridad territorial de Argentina provienen del norte, lo que explica que la mayor parte de sus guerras posteriores a la independencia en la segunda mitad del siglo XIX (incluso con Brasil y Paraguay) se desarrollaron en esta zona. . Pero incluso en este caso, las fronteras del norte de Argentina están muy lejos de sus principales centros de población y económicos en el centro del país. Estas características geográficas permitieron a Argentina construir un estado después de obtener la independencia de España a principios del siglo XIX, y expandir significativamente su territorio (incluida la conquista de la Patagonia, una hazaña similar a la expansión de los Estados Unidos hacia el oeste casi al mismo tiempo) sin enfrentando cualquier amenaza externa significativa.

Además de la protección contra agresiones externas, el extenso territorio argentino ofrece importantes recursos naturales que lo hacen autosuficiente en dos áreas cruciales: alimentaria y energética. La región pampeana en el centro de Argentina tiene algunas de las tierras más fértiles del planeta, lo que coloca al país en una posición privilegiada para producir cantidades masivas de alimentos y otros productos básicos. Una gran red de ríos, sobre todo el Río de la Plata y sus numerosos afluentes, y el acceso directo al Océano Atlántico han hecho tradicionalmente que Argentina exporte sus productos a bajo costo. Argentina también tiene importantes reservas de petróleo, gas natural y petróleo de esquisto, lo que hace que Buenos Aires esté menos expuesta a las crisis energéticas mundiales en comparación con otros países que dependen de las importaciones.

La demografía de Argentina también debería ser propicia para el crecimiento económico: como prácticamente en todos los demás países, la tasa de fertilidad de Argentina ha disminuido en las últimas décadas. Pero todavía está por encima de los 2,1 nacimientos por mujer, el llamado "nivel de reemplazo" necesario para mantener la estabilidad de la población (por el contrario, las tasas de fecundidad en países como España o Italia están por debajo del 1,3). Esto significa que la población de Argentina seguirá creciendo en las próximas décadas y que, si bien el país aún enfrentará los desafíos demográficos de una fuerza laboral que envejece y se reduce (y un estado de bienestar potencialmente insostenible), lo hará mucho más tarde que la mayoría de los países occidentales. . Argentina también tiene leyes de inmigración laxas y una larga historia de recibir extranjeros, lo que significa que "importar"

Un Estado de derecho débil​

El declive económico sin precedentes de Argentina revela por qué una geografía ventajosa por sí sola no es suficiente para construir un país próspero. Algunos de los problemas de Argentina se remontan a sus raíces coloniales. Los colonizadores españoles dejaron una distribución desigual de la riqueza (ya que las tierras estaban concentradas en pocas manos), un modelo económico basado en la extracción de productos básicos con poco o ningún incentivo para el emprendimiento privado (especialmente en la manufactura), una tradición de toma de decisiones opaca desde a menudo líderes políticos corruptos y una tendencia de los señores de la guerra locales (o "caudillos") a recurrir a la violencia para perseguir sus agendas políticas.

Los líderes argentinos del siglo XIX no lograron resolver la mayoría de estos problemas, y la transición a una república soberana dejó prácticamente sin cambios muchas de las estructuras económicas y políticas de la era colonial. Estas deficiencias se agudizaron particularmente a mediados del siglo XX, cuando una serie de golpes de Estado desembocaron en dictaduras militares que consolidaron la violencia como una forma viable de acceder y conservar el poder, abolieron las instituciones democráticas y debilitaron gravemente el estado de derecho al tiempo que violaban sistemáticamente los derechos humanos. La mayoría de los gobiernos democráticos de Argentina a fines del siglo XX y principios del siglo XXI fueron solo un poco mejores, ya que eludieron, coludieron o coaccionaron a los poderes legislativo y judicial del país y utilizaron al Estado como un vehículo para beneficiarse a sí mismos y a sus intereses políticos, sociales y económicos. aliados económicos.

Esta debilidad institucional ha impedido el desarrollo económico de Argentina y explica muchos de los problemas actuales del país. La ausencia de un poder judicial independiente y transparente que asegure que todos se rijan por las mismas reglas ha creado un entorno en el que los derechos de propiedad y los contratos se hacen cumplir selectivamente (Argentina tiene una tendencia a nacionalizar y, a veces, expropiar todo, desde empresas privadas hasta los ahorros bancarios de las personas; el gobierno incumple sobre su deuda soberana también se ha convertido en un deporte nacional). Esto contribuye aún más a una regla débil y crea riesgos inherentes tanto para las empresas como para los hogares, lo que, a su vez, socava el desarrollo económico al disuadir la inversión y el consumo.

De manera similar, la corrupción impide que las leyes de la economía funcionen libremente y fomenta una distribución desigual de la riqueza al concentrar los recursos económicos en manos de élites empresariales corruptas y los funcionarios públicos que las respaldan. Esto también ha dado paso a una gran economía informal (que emplea aproximadamente a la mitad de los trabajadores argentinos), ya que las empresas y los hogares a menudo optan por realizar sus actividades extraoficialmente debido al control selectivo de las autoridades o a los impuestos excesivos. Como resultado, la economía formal de Argentina no ha logrado alcanzar su máximo potencial.

En un contexto político y económico tan volátil, no sorprende que los gobiernos argentinos tiendan a realizar cambios de política abruptos que hacen que sea casi imposible para las empresas y los hogares planificar a largo plazo al obligarlos a adaptarse rápidamente a las reglas en constante cambio.

Este ambiente político altamente incierto tiende a producir crisis económicas frecuentes al socavar la confianza nacional y extranjera tanto en la economía argentina como en la capacidad del gobierno argentino para controlar la situación. En respuesta a esas crisis, los líderes del país en Buenos Aires toman repetidamente decisiones apresuradas para tratar de cambiar las cosas (como lo demuestra más recientemente el nombramiento de tres ministros de economía el mes pasado), lo que, en la mayoría de los casos, exacerba los desafíos fundamentales. obstaculizando el progreso de Argentina al arrojar más dudas sobre la estabilidad política y económica del país.

Los peligros del populismo​

Pero si bien el débil estado de derecho de Argentina y el entorno político incierto ciertamente no han ayudado, la expansión del populismo es quizás la principal culpable del persistente malestar económico del país.

Haciéndose eco de tendencias similares que estaban teniendo lugar en otras partes del mundo en ese momento, en la década de 1940, el ex presidente argentino Juan Perón se dio cuenta de que se podían obtener enormes ganancias políticas al extender los beneficios económicos a los grandes sectores de la población que hasta entonces habían sido descuidado por los gobiernos argentinos anteriores. En las décadas posteriores, la mayoría de los gobiernos de Argentina (la mayoría de los cuales han sido dirigidos por peronistas, con el partido ganando 10 de las 15 elecciones presidenciales que tuvieron lugar entre 1946 y 2019 ) han basado su poder en una red cada vez mayor de clientelismo. y clientelismo que mantiene a un vasto sector de la población dependiente de la ayuda estatal para cubrir sus necesidades básicas.

El objetivo principal de este sistema es asegurar una masa crítica de apoyo de los votantes en las elecciones presidenciales y legislativas. Con el falso pretexto de ayudar a los necesitados, la mayoría de los gobiernos argentinos en las últimas décadas han mantenido dependientes del Estado a amplios sectores de la población, para asegurarse de seguir votando por los líderes que garantizaron la continuidad del sistema de clientelismo. Pero el populismo es costoso, lo que explica por qué la política fiscal y monetaria expansiva frecuentemente resulta en niveles muy altos de inflación en medio de profundos déficits fiscales; y los gobiernos corruptos e ineficientes no son confiables, lo que también explica los costos de endeudamiento frecuentemente altos de Argentina en los mercados de deuda y la saga interminable de crisis financieras e incumplimientos soberanos.

En su libro "Por qué fracasan las naciones", Daron Acemoglu y James Robinson argumentan que "los países pobres son pobres porque quienes tienen poder toman decisiones que crean pobreza. Se equivocan no por error o ignorancia, sino a propósito". Esto es dolorosamente cierto para Argentina, un país donde las decisiones políticas conscientes y la mala gestión son directamente culpables de su declive económico. Durante aproximadamente un siglo, los gobiernos argentinos han recurrido al clientelismo, la corrupción y el autoritarismo, lo que ha debilitado progresivamente el estado de derecho, obstaculizado el desarrollo económico y aumentado la pobreza.

El problema es que una vez que el populismo se apodera de un país, acabar con él o al menos eliminar sus aspectos más perniciosos se vuelve extremadamente difícil. Cada mes, aproximadamente la mitad de la población de Argentina actualmente recibe pagos directos del estado de una forma u otra. El gobierno también subsidia servicios y bienes clave, como energía y transporte, para la mayoría de la población. Incluso si se hiciera de manera progresiva, el levantamiento de estos pagos y subsidios de asistencia social casi con toda certeza daría lugar a un malestar social generalizado y violencia que derrocaría al gobierno que los eliminó. Esto significa que incluso si las deficiencias del sistema son evidentes, los gobiernos argentinos presentes y futuros seguirán reacios a cambiarlo (y mucho menos a eliminarlo).

Incluso si, como sugieren la mayoría de las encuestas de opinión, la oposición conservadora derrota a los peronistas en ejercicio en las elecciones presidenciales de octubre de 2023, el nuevo gobierno tendrá dificultades para cambiar las cosas. El populismo ha construido una bomba de relojería en el corazón de la economía argentina que es prácticamente imposible de desmantelar, lo que probablemente perpetuará (y tal vez empeore) el círculo vicioso de inestabilidad política y volatilidad económica del país, independientemente del contexto geopolítico que debería asegurar la prosperidad.
 
Falso

La herramientas estan, lo que no estan son los h*evos.

Y no hable de guerra, para nada
Podes presionar sobre las inversiones pirata en Arg., pero como evitas que te den vuelta la economía o lleguen al extremo de intervenir militarmente Buenos Aires?
 
Creo lo mismo , el hecho Fáctico es que fuimos a una Guerra por las Malvinas y la perdimos , hipotecando cualquier otra forma de que nuestra Bandera vuelva a Flamear en las Islas .
Y eso no es lo mas grave a mi modo de ver , oficialmente de forma unilatetal las incluimos en nuestro Territorio Soberano y proyectamos nuestro reclamo Antártico con respecto a ellas , hoy todo en leyes Internas , mapas y declaraciones en Organismos internacionales , pero , ¿ cuando tengamos que llevar eso a la practica , que va a pasar ?
Para nada estoy por renunciar a nuestras pretensiones , el reclamo de que Las Malvinas e Islas Adyacentes , pero creo urge darle un cambio a la estrategia .
Con o sin guerra del 82 la cosa iba a terminar calentándose tarde o temprano y con ello la degradación institucional de nuestro país y material de nuestras FFAA, aunque la guerra seguramente precipitó los hechos. Si tuviera que buscar responsables políticos en la historia creo que culparía a Rosas por su falta de visión estratégica y no dedicar más recursos a expulsar a los ingleses cuando hicieron pie en las islas, en aquel entonces hubiera sido muy fácil y con pocas consecuencias para nuestro país.
 
Podes presionar sobre las inversiones pirata en Arg., pero como evitas que te den vuelta la economía o lleguen al extremo de intervenir militarmente Buenos Aires?

Que pueden impunemente atacar en cualquier lugar del país mediante misiles crucero y la propia RAF no me cabe duda alguna, pero intervenir la provincia mas poblada del país, no les da el cuero, no son ni EE.UU ni China a futuro...
 
Que pueden impunemente atacar en cualquier lugar del país mediante misiles crucero y la propia RAF no me cabe duda alguna, pero intervenir la provincia mas poblada del país, no les da el cuero, no son ni EE.UU ni China a futuro...
Claro, pero te bombardean las centrales termoelectricas y te convierten la ciudad en un caos, dejan que el corte de suministros y la delincuencia hagan lo suyo. Como reaccionaría la población frente a ese escenario? y la comunidad internacional?. Incluso me arriesgo a decir que podrían sabotear las instalaciones con grupos tácticos para enmascarar culpabilidad alguna.

Pese a todo, creo que si Argentina fuera Brasil (en demografía, PBI y poder militar) estaría en una posición distinta frente al reclamo por las islas.

Además, le pregunto por ignorancia. Argentina cuenta con elementos y conocimientos para emprender una guerra asimetrica de guerrillas frente a una incursion en territorio bonaerense?
 
Claro, pero te bombardean las centrales termoelectricas y te convierten la ciudad en un caos, dejan que el corte de suministros y la delincuencia hagan lo suyo. Como reaccionaría la población frente a ese escenario? y la comunidad internacional?. Incluso me arriesgo a decir que podrían sabotear las instalaciones con grupos tácticos para enmascarar culpabilidad alguna.

Pese a todo, creo que si Argentina fuera Brasil (en demografía, PBI y poder militar) estaría en una posición distinta frente al reclamo por las islas.

Además, le pregunto por ignorancia. Argentina cuenta con elementos y conocimientos para emprender una guerra asimetrica de guerrillas frente a una incursion en territorio bonaerense?
Bombas de grafito sobre los transformadores. Te dejan sin luz igual. Después reconstruir un país tomado les saldría más caro. Ya lo hicieron en Irak.
 
Claro, pero te bombardean las centrales termoelectricas y te convierten la ciudad en un caos, dejan que el corte de suministros y la delincuencia hagan lo suyo. Como reaccionaría la población frente a ese escenario? y la comunidad internacional?. Incluso me arriesgo a decir que podrían sabotear las instalaciones con grupos tácticos para enmascarar culpabilidad alguna.

Pese a todo, creo que si Argentina fuera Brasil (en demografía, PBI y poder militar) estaría en una posición distinta frente al reclamo por las islas.

Además, le pregunto por ignorancia. Argentina cuenta con elementos y conocimientos para emprender una guerra asimétrica de guerrillas frente a una incursión en territorio bonaerense?

Supuestamente guerra asimétrica correspondería a la compañía de FF.EE 601 del EA. Obviamente y con lógica no vamos a saber de que son capaces...

tranquilamente lo pueden hacer sin disparar un solo tiro.

No opino igual, pero, opiniones son opiniones :D
 
Que el patio del tio sam llega bien al sur y que a lo sumo deja que pasee el perro


(bah, eso entendí yo)
El tema es que al patio lo dejaron abandonado, creció el pastito. Y hay otro que vive más lejos, que lo quiere arreglar.

Sobre el perro y la cadena, hay que cortársela.
 

Noticias del Sitio

Arriba