El espionaje interno en los EE.UU.

sobre lo de arriba

Nuevo sistema de emails va ‘a librar gobierno del espionaje’, dice Serpro



Según presidente del órgano, toda tentativa de invasión será identificada. Tecnología deberá ser instalada en la Presidencia en noviembre de este año.

El presidente del Servicio Federal de Procesamiento de Datos (Serpro), Marcos Mazoni, afirmó este lunes (14) que el nuevo sistema de emails desarrollado por el órgano para proteger datos será capaz de “librar el gobierno completamente del espionaje”.

En consonancia con él, una tecnología llamada Expreso V3 y desarrollada por el órgano – que presta servicios de Tecnología de la Información y Comunicaciones para el sector público – es capaz de identificar cualesquier tentativas de acceso ilegal de informaciones.

Todo el tráfico de datos ocurrirá en servidores del Serpro y por hebras óticas de empresas públicas, como la Telebrás, sin uso de redes extranjeras.

“El uso del Expreso en la comunicación, en los sistemas comunicacionales del gobierno, libra el gobierno completamente del espionaje”, afirmó. El anuncio de instalación de la nueva tecnología de emails ocurre después de revelaciones, por el programa Fantástico, de que el gobierno de los EUA espionou la Petrobras y a presidente Dilma Rousseff y de que lo Canadá espionou el Ministerio de Minas y Energía.

Con el objetivo de evitar el acceso de comunicaciones del gobierno brasileño por otros países, la propia presidente determinó que el Serpro desarrollara una tecnología segura de transmisión de informaciones por la internet.

Mazoni afirmó que lo Expreso V3 será implantado a partir de noviembre, de entrada en la Presidencia de la República. El sistema es una actualización de otra tecnología de internet desarrollada por el órgano, lo Expreso V2, ya utilizado por 20% del gobierno federal.

Tecnología

Con ese software, la conexión a la internet, cambio de emails y videoconferências ocurren por una red interna, lo que debe dificultar el acceso de espías a los mensajes intercambiados pela presidente, ministros y operarios públicos. Ya los emails enviados por autoridades a terceros serán cifrados, o sea, son protegido por una serie de códigos.

El acceso al sistema de emails e internet pela presidente y ministros ocurrirá por certificado digital también desarrollado por el Serpro. El objetivo es evitar el uso de ordenadores y datos por quienes no posee autorización.

“Ese programa es seguro y rueda exclusivamente dentro de nuestro sistema. Todos nuestros clientes están hospedados en nuestra infraestrutura. Tenemos control del tráfico. Todo es auditável y dominamos completamente los códigos. Nuestra infraestrutura nodos garantizamos que no hay invasión”, dijo el presidente del Serpro.

El sistema interno de tráfico de datos fue desarrollado en 2004 e implantado en órganos federales en 2007, como en el Ministerio de la Hacienda y en la Receta Federal. Sin embargo, la Presidencia de la República y demasiado carpetas nunca optaron por esa tecnología, a pesar de las mayores garantías de seguridad.

“Nunca se preocupó con el hecho de que esas herramientas comunicacionales pudieran crear tanta posibilidad maliciosa de uso. Saber que tecnologías necesitan ser auditadas, se sabe. Nuestra preocupación mayor [en el uso de tecnología propia] era con sigilos”, dijo.

En consonancia con Mazoni, a presidente Dilma utilizaba el Outlook, programa de email que pertenece a la empresa norteamericana Microsoft. El Ministerio de Minas y Energía, que también fue blanco de espionaje, no utilizaba la tecnología del Serpro.

“Los softwares desarrollados nos Estados Unidos siguen la legislación americana que determina la entrega de datos si sean solicitadas por el gobierno norteamericano”, explicó el presidente del Serpro.

Marcos Mazoni afirmó aunque el sistema anterior, lo Expreso V2, ya se mostraba eficiente contra invasiones, especialmente en la protección de datos de Impuesto de Renta. “Tenemos tentativa de invasión todo año de datos del Impuesto de Renta y siempre son evitadas.”

Economía

En consonancia con el Serpro, el uso de la tecnología traerá economía, ya que no habrá cobro para el tráfico de datos y uso de los servidores. Según Marcos Mazoni, sólo la licencia para uso del servidor de internet cuesta cerca de R$ 80 por email.

“Tendremos reducción de coste, porque se usted no va a usar más softwares que necesitan licencia. Cada usuario, el gobierno tiene que gastar 80 reales por licencia, fuera la operación. Si tenemos en torno a 1,8 millón de operarios públicos, estamos hablando en algunos millones de reales que no serán gastos en licencia”, dijo.

FUENTE: G1
 
Ahora es Francia y España.....

Brazil
Greenwald on Snowden Leaks: The Worst Is Yet to Come
By Vivienne Walt / Rio de Janeiro @vivwaltOct. 14, 201313 Comments





Edward Snowden speaks during a dinner with U.S. ex-intelligence workers and activists in Moscow on October 9, 2013.
AFPTV / AFP / Getty Images


Follow @TIMEWorld

Although four months have passed since Edward Snowden’s explosive NSA surveillance leaks, the most revealing details have not yet been published, and could be rolled out in the international media over the coming weeks and months, beginning with U.S. spying activities involving Spain and France. That’s according to Glenn Greenwald, the Guardian journalist who broke the Snowden story last June, and whose life has been drastically upturned since. “There are a lot more stories,” he said on Monday in Rio de Janeiro, where he lives. “The archives are so complex and so deep and so shocking, that I think the most shocking and significant stories are the ones we are still working on, and have yet to publish.”

Greenwald was speaking in a packed university gymnasium to hundreds of journalists, who are gathered here this week for the Global Investigative Journalism Conference, a two-yearly event that rotates around the world, bringing together writers, television producers and editors to share information and collaborate on work. Here, Greenwald was something of a hero — the entire thrust of the conference centers on ferreting out secrets and wrongdoing—and the journalist received a rock-star welcome. And while Rio was chosen as the location for the conference years ago, it proved a fortuitous spot. Greenwald recently revealed on Brazil´s hugely popular Globo TV that the NSA had spied on President Dilma Rousseff, as well as the government oil company Petrobras. The news caused a furor in Brazil, not least from Rousseff herself, and she canceled a White House visit, originally scheduled for next week.

But in an hour-long discussion on stage with a Dutch journalist, Greenwald suggested that his life was now immensely complicated. A New York lawyer before turning into a high-profile blogger in 2005, he revealed that he was in daily contact with Snowden—a fact that came as a surprise to most in the audience—in what is an active collaboration to sift through the mountain of documents Snowden carried out of the U.S. Snowden contacted Greenwald and U.S. filmmaker Laura Poitras after taking the information to Hong Kong.

Snowden, who had top-level U.S. security clearance, spent a month in Moscow Airport’s transit area until Russia granted him asylum; the U.S. has indicted him for stealing state secrets and exposing them, charges which would likely land him in jail for the rest of his life.

In addition to his contact with Snowden, Greenwald said he was in daily communication too with Poitras, who is based in Berlin, continuing to dig into what Greenwald says is “thousands and thousands of documents.” The challenge of sifting through the information is now itself a risky endeavor. “We go to extreme lengths to make sure our communication is protected,” he said.

The work has made Greenwald himself a possible target of investigation, and he intimated that returning home to the U.S. would not be simple. British police detained his partner David Miranda at Heathrow airport in August, seizing computer hard drives, as Miranda was switching planes from Berlin, where he’d met Poitras. “We spent yesterday cloistered with British lawyers in a conference room, for the lawsuit against British authorities for detaining him for what amounted to 11 hours,” Greenwald said.

But the truly drastic impact has been on Snowden’s life, of course. And in a long discussion, Greenwald outlined how Snowden’s options for asylum had quickly shrunk after he left Hawaii in early June. Snowden flew initially to Hong Kong, where he made contact with Poitras and Greenwald. The two flew to that city, a Chinese special administrative region governed mostly by its own laws, to meet him.

Greenwald said he and Poitras locked Snowden in a room in Hong Kong for six hours after they arrived to meet him in order to “relentlessly interrogate him,” and to make sure that they were not being set up, or that the documents were not fake. Greenwald said the two were also anxious to ensure that Snowden, just 29 at the time, grasped the permanent impact on his future of exposing state secrets—and of insisting to the journalists that they publish his name. “We spent the bulk of that first week making sure he really understood what the implications were of revealing himself,” Greenwald said.

When it become clear that Hong Kong would not grant Snowden protection from U.S. authorities, he tried to reach Ecuador through Moscow and Cuba, but was stuck after the U.S. canceled his passport. Still, Greenwald said governments who had considered taking in Snowden had made no real effort to do so. “Venezuela could send a jet to Moscow any time to pick him up, but never did. Ecuador the same way,” he said.

So, is Snowden happy in exile in Russia, whose government has itself conducted widespread surveillance programs and routinely cracks down on subversive journalists? Greenwald replied: “Happy, in the sense that if the alternative is a cage in the U.S. for the rest of your life, then Russia looks a lot better.”
 

Sebastian

Colaborador
Snowden asegura que no se llevó documentos de la NSA a Rusia

El extécnico de la Agencia de Seguridad de EE UU dice que protegió la información del espionaje chino
JAMES RISEN (THE NEW YORK TIMES) Washington 18 OCT 2013 - 18:16 CET25

Edward J. Snowden, el exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en sus siglas en inglés), ha afirmado en una extensa entrevista este mes que no se llevó consigo ningún documento secreto de la NSA a Rusia cuando huyó allí en junio, y ha asegurado que los mandos de la inteligencia rusa no podrían acceder a ellos.

Snowden ha explicado que había entregado todos los documentos secretos que había obtenido a los periodistas con los que se reunió en Hong Kong antes de *************** el avión a Moscú y que no se guardó ninguna copia. No se llevó los archivos a Rusia “porque no serían útiles para el interés público”, decía.

“¿Qué interés especial podría tener yo en llevar personalmente otra copia de los materiales a partir de ese momento?”, ha añadido.

También ha afirmado que pudo proteger los documentos de los espías chinos porque conocía la capacidad de los servicios secretos de ese país ya que cuando era analista de la NSA había seguido las operaciones chinas y había impartido un curso sobre contrainteligencia cibernética china.

“No existe ninguna posibilidad de que los rusos o los chinos hayan recibido algún documento”, subrayó.

Fuentes de los servicios secretos estadounidenses han expresado su seria preocupación por la posibilidad de que los archivos hayan caído en manos de servicios de inteligencia extranjeros, pero Snowden ha afirmado creer que la NSA sabía que no había cooperado con los rusos o los chinos. Señaló que iba a revelar públicamente que ya no tenía ningún documento del organismo para aclarar por qué estaba seguro de que Rusia no había conseguido acceder a ellos. Explicó que antes se había mostrado reacio a hacer pública esa información por temor a exponer a los periodistas a una mayor vigilancia.

En una extensa entrevista realizada a lo largo de varios días la semana pasada, Snowden ha respondido punto por punto a las acusaciones que las autoridades estadounidenses y otros detractores han vertido contra él, ha proporcionado nuevos detalles sobre la razón por la cual quedó desencantado con la NSA y decidió hacer públicos los documentos, y ha hablado del debate internacional sobre la vigilancia que se produjo tras las revelaciones. La entrevista se realizó mediante comunicaciones por Internet codificadas. Snowden, de 30 años, ha sido elogiado por los defensores de la privacidad y atacado por los funcionarios del Gobierno, que lo consideran un traidor que ha causado daños irreparables, y se enfrenta a varias acusaciones en virtud de la Ley de Espionaje por filtrar documentos de la NSA a los medios de comunicación. En la entrevista, dice que se ve como alguien que ha denunciado la existencia de prácticas ilegales dentro de su organización y que actúa en beneficio de su país al revelar información sobre las operaciones de vigilancia de la NSA y su descomunal recogida de datos de comunicación, entre ellos los de los estadounidenses.

Sostiene que ha hecho una contribución a la seguridad nacional de Estados Unidos al poner sobre la mesa un debate público muy necesario acerca del alcance de los programas de espionaje. “El que estos programas continúen en secreto representa un peligro mucho mayor que su revelación”, afirma. Añade que el hecho de que a los estadounidenses no se les hubiese informado sobre el alcance de la NSA le preocupaba más que cualquier operación de vigilancia concreta.

Sostiene que ha hecho una contribución a la seguridad nacional de Estados Unidos​

“Mientras haya un apoyo generalizado por parte de la gente, se puede sostener que hay cierto grado de legitimidad incluso en el programa más invasivo y moralmente erróneo, ya que se trata de una decisión informada y consciente”, dice. “Sin embargo, los programas que se llevan a cabo en secreto, lejos de la supervisión ciudadana, carecen de esa legitimidad, y esto es un problema. También constituyen una normalización peligrosa del “gobierno en la oscuridad”, en el cual se toman decisiones que tienen repercusiones enormes para la ciudadanía sin contar en absoluto con los ciudadanos”.

Snowden afirma que nunca se planteó la deserción mientras estuvo en Hong Kong, ni en Rusia, donde le han permitido quedarse durante un año. Señalaba que tenía la confianza de haber mantenido los documentos a salvo de los espías chinos, y que la NSA sabía que así había sido. Su último objetivo cuando trabajaba como contratista para dicho organismo había sido China y, añade, había tenido “acceso a todos los objetivos, todas las operaciones activas” organizadas por la NSA contra los chinos. “Listas completas”, remacha.

“Si estos hubiesen corrido peligro”, prosigue, “la NSA habría roto la mesa de tanto golpearla al denunciar el daño que eso habría causado. Pero la NSA no ha aportado ni un solo ejemplo de perjuicio debido a las filtraciones. Han sido incapaces de decir nada al respecto salvo ‘creemos’, ‘tal vez’, ‘hay que suponer’, en declaraciones de funcionarios anónimos y exfuncionarios. Nada de ‘China se está volviendo impenetrable’. Nada de "el Ejército chino nos ha dejado fuera".

La decisión de filtrar los documentos se remonta a la época en la que trabajaba en la oficina de la CIA en Ginebra

Una portavoz de la NSA no respondió el jueves a la petición de que comentase las afirmaciones de Snowden.

Snowden explica que la decisión de filtrar los documentos de la NSA la fue tomando poco a poco, y se remonta al menos a la época en la que trabajaba como técnico en la oficina de la CIA en Ginebra. Sus experiencias allí, relata Snowden, alimentaron las dudas que albergaba sobre la comunidad del espionaje y también lo convencieron de que tratar de actuar respetando la cadena de mando no le habría acarreado más que represalias.

Rebate una declaración publicada por The New York Times la semana pasada en la que se afirmaba que el comentario despectivo en su evaluación personal cuando estaba en Ginebra se debía a la sospecha de que estaba intentando acceder a unos archivos confidenciales que no estaba autorizado a ver. (La CIA discrepó posteriormente con la explicación de por qué le habían reprendido). Snowden dice que quien incluyó ese comentario en su informe fue un directivo que intentaba castigarle por tratar de advertir a la CIA de una vulnerabilidad informática.

Se planteó presentar una queja al inspector general de la CIA por lo que consideraba una represalia

Snowden relata que en 2008 y 2009 estuvo trabajando en Ginebra como agente de sistemas de información de telecomunicaciones, encargándose de todo tipo de cosas, desde las tecnologías de la información y las redes informáticas hasta el mantenimiento de los sistemas de calefacción y aire acondicionado. Empezó a exigir un ascenso, pero se metió en lo que él denomina “una discusión por correo electrónico sin importancia” en la que cuestionaba el criterio de un directivo.

Varios meses después, dice Snowden, estaba escribiendo su autoevaluación anual cuando descubrió unos fallos en las aplicaciones web del personal de la CIA que las hacían vulnerables a la piratería informática. Explica que se lo advirtió a su supervisor, pero su jefe le aconsejó que se olvidase del asunto y no mareara la perdiz. Después de que un equipo técnico tampoco le hiciese caso, su jefe accedió finalmente a permitirle poner a prueba el sistema para demostrar que tenía fallos.

Lo hizo añadiendo “sin mala intención” un código y texto en el documento de evaluación que demostraban la existencia de la vulnerabilidad. Dice que su supervisor inmediato lo firmó y lo envió para que siguiese su curso a través del sistema, pero un superior – el hombre al que Snowden se había enfrentado antes — se exasperó y añadió un comentario crítico de Snowden en el expediente de personal.

Dice que se planteó presentar una queja al inspector general de la CIA por lo que consideraba una represalia, y añade que no recuerda si lo hizo o si un supervisor le disuadió de hacerlo. Un portavoz de la CIA no ha querido hacer comentarios sobre el relato que hace Snowden del episodio, ni sobre si efectivamente presentó la queja.

Pero el incidente, declara Snowden, le convenció de que intentar resolver las cosas siguiendo las normas solo le acarrearía castigos. Dice que sabe de otros que sufrieron represalias por lo que sacaron a la luz, entre ellos Thomas A. Drake, juzgado por revelar los abusos contractuales de la NSA con The Baltimore Sun. (Se reunió con Snowden en Moscú la semana pasada para entregarle un premio que le habían concedido por sus actos). Y conoce a otros empleados de la NSA que se metieron en líos por avergonzar a un alto cargo en una cadena de mensajes electrónicos que incluía una frase, referida al Ejército chino, que decía: “¿Esto es el Ejército Popular de Liberación o la NSA?”.

Snowden añade que dentro del organismo de espionaje “hay mucha disensión; incluso palpable en algunos casos”. Pero añade que mantienen a raya a la gente mediante “el miedo y una falsa imagen de patriotismo”, algo que él describe como “obediencia a la autoridad”.

Dice que cree que si hubiese intentado cuestionar las operaciones de vigilancia de la NSA desde dentro, sus intentos “habrían sido enterrados para siempre” y le habrían “desacreditado y arruinado”. Afirma que “el sistema no funciona” y añade que “hay que informar de los actos inmorales a aquellos que son más responsables de ellos”.

Snowden dice que finalmente se decidió a actuar cuando descubrió una copia de un informe confidencial de 2009 de un inspector general sobre el programa de pinchazos telefónicos no autorizados de la NSA durante el gobierno de Bush. Dice que encontró el documento haciendo una “búsqueda de palabras obscenas”, algo que describe como un intento de un administrador de sistemas por revisar un sistema informático en busca de cosas que no deberían estar ahí, a fin de borrarlas y limpiar el sistema.

“Era algo demasiado confidencial para estar donde estaba”, dice a propósito del informe. Abrió el documento para asegurarse de que no debía estar ahí y, tras ver lo que contenía, “la curiosidad se impuso”, declara.

Después de leer acerca del programa, que se saltaba las leyes sobre vigilancia en vigor, llegó a la conclusión de que había sido ilegal, afirma. “Si los funcionarios de más alto rango de la Administración pueden infringir la ley sin miedo al castigo o a que ello tenga repercusión alguna”, dice, “los poderes secretos se vuelven tremendamente peligrosos”.

Se niega a decir en qué momento exacto leyó el informe, o a hablar sobre cuándo tuvieron lugar sus posteriores actos de recopilación de documentos de la NSA con el propósito de filtrarlos. Pero asegura que el hecho de leer aquel informe le ayudó a tomar la decisión. “No se puede leer algo así y no darse cuenta de lo que significa para todos estos sistemas que tenemos”, afirma.

Snowden reconoce que el impacto de su decisión de revelar información sobre la NSA ha sido mayor de lo que él había imaginado. Añade que no controló lo que escribieron los periodistas que tenían los documentos. Afirma que les pasó los documentos porque quería que sus propios perjuicios “no influyesen en la decisión de publicar los documentos” y que “no fuese posible interferir en las soluciones técnicas que existían para garantizar el trabajo de los periodistas”.

Snowden no quiere dar detalles sobre sus condiciones de vida en Moscú, salvo para decir que no está bajo el control del Gobierno ruso y que puede moverse con libertad.

© The New York Times Company, 2013.

Traducción de News Clips.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/18/actualidad/1382080716_746508.html
 

Sebastian

Colaborador
Francia convoca al embajador de EE UU tras saber que también fue espiada

'Le Monde' revela detalles de la cibervigilancia de la NSA

Agencias París 21 OCT 2013 - 13:51 CET51


El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius. / ERIC FEFERBERG (AFP)

La lista de países que descubren que han sido espiados por la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, en sus siglas en inglés) crece semana tras semana. Esta vez es Francia la que, gracias a un reportaje publicado por el vespertino parisiense Le Monde, ha descubierto que la inteligencia de EE UU tenía acceso a sus llamadas telefónicas y mensajes de texto. El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, ha dado pleno crédito a las denuncias del diario y ha anunciado que convocará al embajador estadounidense en Francia, Charles Rivkin, a la sede del ministerio en el Quai d'Orsay "esta misma mañana", según ha afirmado el lunes en Luxemburgo.

Los documentos obtenidos por Le Monde, que el periódico ha publicado con el título "Como la NSA espía a Francia", forman parte de lo sustraído por el exanalista de la CIA Edward Snowden, asilado en Rusia. Según la documentación publicada este lunes, no muy distinta a otros documentos similares publicados en otros países, cualquier teléfono "marcado" por la NSA enviaba una señal al ser descolgado, lo que permitía a la agencia de inteligencia grabar las conversaciones que desease. Solo en 30 días, de diciembre de 2012 a enero de 2013, la NSA recogió información de 70,3 millones de comunicaciones telefónicas.

Fabius recuerda que su país ya había reaccionado "enérgicamente" cuando salieron a la luz las primeras revelaciones del caso Snowden.

"Este tipo de prácticas entre socios, que atentan contra la vida privada, son totalmente inaceptables", ha afirmado el ministro Fabius, que recordó que su país ya había reaccionado "enérgicamente" cuando salieron a la luz las primeras revelaciones del caso Snowden. "Hay que asegurar cuanto antes que ya no se practican", insistió. Las reacciones políticas a la documentación publicada por Le Monde no se han limitado al ministerio de Exteriores. Manuel Valls, el ministro del Interior, también afirmó que Francia pedirá "explicaciones precisas" sobre el caso. El primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, se ha mostrado "sorprendido" por la actuación de EE UU. "Estoy profundamente consternado... Es increíble que un país aliado como los Estados Unidos vaya tan lejos al espiar la comunicaciones privadas sin ninguna justificación estratégica", ha explicado Ayrault a un grupo de periodistas durante su viaje oficial a Copenhague.

Francia se suma de esta manera a una lista de Estados que ya han criticado abiertamente el espionaje llevado a cabo por la NSA. El pasado septiembre, la presidente de Brasil, Dilma Rouseff, denunció ante la Asamblea General de Naciones Unidas las prácticas de espionaje internacional que calificó como un atentado a la “soberanía de los Estados” y a la “libertad de expresión” y como una "violación de los derechos humanos”. El exanalista de la agencia Edward Snowden también reveló que una división de la Agencia de Seguridad Nacional consiguió acceder al correo de la Presidencia mexicana y a la cuenta del expresidente Felipe Calderón. La NSA calificó la información que obtenía como una “fuente lucrativa”.

Los casos de espionaje también han propiciado que las compañías no americanas desconfíen ahora de EE UU. Una encuesta efectuada en julio por la Cloud Security Aliance, una asociación que fomenta las buenas prácticas en la nube de Internet, indicaba que sobre un total de 207 empresas no americanas más de la mitad (56%) es reticente a utilizar servicios de proveedores estadounidenses. Un 10% habían incluso cancelado proyectos relacionados con ese país. Ante esta situación, la NSA ha tratado de defenderse de todas las acusaciones con un escueto comunicado que publicó el pasado agosto en The Washington Post y que reza lo siguiente: “Somos una agencia dirigida por personas que opera en un ambiente complejo con un número de diferentes regímenes de regulación, por eso a veces nos encontramos nosotros mismos en el lado equivocado de la línea”.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/21/actualidad/1382344257_270773.html
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
Revelan que EEUU también espió a Calderón mientras presidía México

Felipe Calderón
El Gobierno de México reiteró su "categórica condena a la violación de la privacidad de las comunicaciones de instituciones y ciudadanos mexicanos", en relación con las nuevas filtraciones sobre un presunto espionaje por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos al expresidente Felipe Calderón.

"Esta práctica es inaceptable, ilegítima y contraria al derecho mexicano y al derecho internacional", señaló el Gobierno a través de un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

El texto indicó que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se comprometió en su más reciente encuentro con el mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, a realizar una investigación exhaustiva sobre el supuesto espionaje.

Ese mismo compromiso fue confirmado por el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, durante una reunión de trabajo en días recientes con el secretario mexicano de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, añadió la Cancillería.

La SRE anunció que el Gobierno de México habrá de reiterar, mediante una nota diplomática, "la importancia que tiene para nuestro país dicha investigación, misma que deberá ser concluida a la brevedad".

"En una relación entre vecinos y socios no hay cabida a las prácticas que se alega tuvieron lugar. Por ello, el diálogo institucional que sostienen las instancias correspondientes es fundamental para mantener su relación de confianza y respeto", acotó.

Citando documentos del extécnico de la CIA Edward Snowden, reclamado por EE.UU. por revelar documentos secretos de su país y asilado en Rusia, la revista alemana Der Spiegel publicó este domingo que la NSA accedió ilegalmente en 2010 a la cuenta de correo electrónico del entonces presidente mexicano, Felipe Calderón.

De acuerdo con el reporte, en la operación dominada "Flatliquid", la NSA "explotó exitosamente" un servidor de correo para obtener acceso a la cuenta de Calderón y al dominio mexicano usado también por miembros del gabinete para comunicaciones diplomáticas y económicas.

La NSA indicó en una declaración divulgada que Estados Unidos recopila el mismo tipo de información de inteligencia en el extranjero que cualquier otro país, sin aludir al reporte de Der Spiegel.

Añadió que el Gobierno estadounidense está revisando la forma en que reúne información de inteligencia para balancear la preocupación por la seguridad de los ciudadanos de Estados Unidos con las preocupaciones sobre la privacidad.

En septiembre pasado, reportes de prensa basados en filtraciones previas de Snowden dieron cuenta de un supuesto espionaje de la NSA contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y al actual mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, en 2012, cuando éste era candidato y luego como presidente electo.

Brasil ha protestado por tales denuncias e, incluso, Rousseff suspendió la visita de Estado que tenía previsto hacer a Washington el próximo 23 de octubre.
AMBITO WEB
 
EUA espionaram embajada francesa, afirma ‘Le Monde’

PARÍS - Además de espionar conexiones telefónicas y mensajes de ciudadanos de Francia, la Agencia de Seguridad Nacional de los EUA (NSA, en la sigla en inglés) monitoreó la embajada francesa, informó el periódico “Le Monde” este martes. Documentos vaciados por el ex-técnico de la CIA Edward Snowden muestran que el gobierno americano vigiló la misión diplomática francesa en la ONU en Nueva York y en Washington, en consonancia con el diario

El periódico cita un memorando de dos páginas datado de 10 de septiembre de 2010. El documento, clasificado de “top secret”, revela indicios de la existencia del programa Genie, que prevé la instalación de programas spyware, a la distancia, para acessar dados de ordenadores en todo el mundo. La nota menciona el monitoreo de la embajada de Francia en Washington, que aparece bajo el código “Wabash”, y también de la representación francesa en la ONU, con la nomenclatura de “Blackfoot”.

Según el “Le Monde”, uno de los documentos muestra que las informaciones confidenciales monitoreadas de embajadas extranjeras, incluyendo de Francia, desempeñaron papel importante en la votación de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, en 9 de junio de 2010, que imponía nuevas sanciones a Irán por el no cumplimiento de reglas sobre su programa nuclear.

La resolución fue fuertemente defendida por Washington, que temía la oposición de países emergentes. Rusia y China apoyaron el texto de la ONU, mientras Brasil y Turquía fueron contra, argumentando que ofrecerían en conjunto con Teherán una alternativa a las sanciones. Líbano, cuyo gobierno incluyó miembros del grupo militante Hezbollah, apoyado pelo Irán, prefirió abstenerse.

Para intentar entender las motivaciones de la NSA, el periódico cita el momento en que Francia podría haber sido blanco de preocupación de Estados Unidos, tras anunciar en 18 de mayo de 2010 apoyo al ex-presidente Luiz Inácio Lula de Silva por sus esfuerzos en favor de un acuerdo con lo Irán. El “Le Monde” pondera, sin embargo, que las declaraciones franceses parecían motivadas especialmente por acuerdos comerciales entre los dos países relacionados a la venta de cazas.

En consonancia con Washington Post“, el programa Genie controlaría, a la distancia , hasta el final de 2013, 85 mil spywares en ordenadores de todo el mundo. Parte de las técnicas desarrolladas por la NSA son conocidas, pero como todos los principales servicios de inteligencia del mundo, la agencia americana también crea sus propias herramientas que no existen en otros lugares, dice el “Le Monde”.

Las alegaciones de que la NSA recolectó millones de registros telefónicos de franceses en sólo un mes - de diciembre de 2012 a enero de 2013 - hicieron con lo que el propio presidente americano, Barack Obama, conectara el lunes para su homólogo François Holande. Casa Branca garantizó que los EUA comenzaron a volver a ver los procesos de Inteligencia para “equilibrar preocupaciones legítimas de seguridad y preocupaciones de privacidad comunes a todos”.

La nueva denuncia de este martes puede generar aún más apenas estar entre los dos países, en el momento en que el secretario de Estado americano,John Kerry, llega París para el inicio de un viaje pela Europa para discutir el conflicto sirio.

http://oglobo.globo.com/mundo/eua-espionaram-embaixada-francesa-afirma-le-monde-10482138
 

Sebastian

Colaborador
Por qué México no reacciona como Brasil y Francia ante el espionaje de EE.UU.

Alberto Nájar
BBC Mundo, Ciudad de México
Martes, 22 de octubre de 2013

Barack Obama había prometido a Enrique Peña Nieto investigar el espionaje a funcionarios mexicanos

Las noticias sobre un nuevo espionaje de agencias estadounidenses en México causaron asombro en este país, pero no por las revelaciones sino por la reacción de su gobierno ante el caso.

Con base en documentos entregados por el exanalista de la CIA Edward Snowden, la revista alemana Der Spiegel publicó que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) intervino la red de correo electrónico del expresidente Felipe Calderón, así como interceptó miles de mensajes de texto de Enrique Peña Nieto cuando era candidato a la presidencia.

Ante esto la Secretaría de Relaciones Exteriores emitió un breve comunicado en el que informó que solicitará una explicación al gobierno del presidente Barack Obama, decisión que fue criticado por especialistas mexicanos quienes la calificaron como "pusilánime".

Pero más allá de la polémica lo cierto es que para México no es sencillo plantar cara de la misma forma en que lo hicieron Brasil y Francia, reconocen analistas, pues la relación con Estados Unidos siempre ha sido muy compleja.

"El gobierno mexicano es tremendamente cuidadoso con las decisiones que toma", explica a BBC Mundo Silvia Núñez García, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Yo no estaría de acuerdo en hacer un escándalo de manera automática, sino que se trata de revisar con enorme cuidado qué es lo que pasa, cuál es la intencionalidad de que estas cosas se manifiesten de determinada forma".

"Litempo 8"
"El gobierno mexicano es tremendamente cuidadoso con las decisiones que toma"

Silvia Núñez García, UNAM

Los mexicanos suelen mantener un espíritu profundamente nacionalista frente a sus vecinos del norte, pero al mismo tiempo una encuesta de la empresa de opinión pública Mitofsky reveló que el 46% de los habitantes de México consideran a Estados Unidos como la nación con quien se tiene más amistad.

Los consumidores estadounidenses son el principal socio comercial de los mexicanos, mientras que el 10% de la población nacida en este país reside actualmente en Estados Unidos.

Esta relación compleja obliga a reaccionar con cautela ante escándalos como el actual, coinciden especialistas, aunque ciertamente el espionaje estadounidense en México no es un tema nuevo recuerda el investigador Lorenzo Meyer.

En la historia del país existen varios pasajes en que la intervención de la Casa Blanca ha provocado crisis internas, como ocurrió con el golpe de estado en 1913 que causó el asesinato del entonces presidente Francisco I. Madero.

En tiempos recientes la actividad de agencias de seguridad estadounidenses en suelo mexicano ha sido frecuente, e incluso algunos consideran como normal que las actividades y conversaciones de políticos, empresarios y activistas sean vigiladas.

De hecho durante décadas las autoridades mexicanas ayudaron a espiar a personajes o grupos que interesaban a la Casa Blanca. Documentos revelados por Wikileaks señalan que, por ejemplo, los expresidentes Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría fueron considerados informantes de la CIA.

Otro ex mandatario cercano al gobierno estadounidense fue José López Portillo, quien antes de asumir el poder, cuando era secretario de Hacienda, solía ofrecer información a la embajada de Estados Unidos en México.

Fácil

Las revelaciones del ex analista Edward Snowden causaron una nueva polémica en México

Paradójicamente estos tres expresidentes mantuvieron públicamente una actitud muy crítica hacia la Casa Blanca, e incluso Echeverría –cuya nombre clave ante la CIA era Litempo 8, según Wikileaks- se asumió como "el líder del tercer mundo" ante lo que llamaba "el imperialismo" de Rusia y Estados Unidos.

Así, para las agencias estadounidenses no ha sido complicado obtener información sobre su vecino del sur, recuerda Meyer en una entrevista con MVS Noticias.

"Tenían muchos informantes. Es muy fácil para la embajada norteamericana pedirle a alguien del sector privado, de la iglesia, del gobierno que platique con ellos, y entonces hacen las preguntas adecuadas".

"Desde hace un buen tiempo cualquier gobernante mexicano medianamente inteligente sabía que sus conversaciones, sus comunicados e incluso sus documentos escritos eran de posible interés para los servicios de inteligencia norteamericanos", explica.

"Debió actuar siempre de esa manera, consciente de que no hay secretos para los norteamericanos. Ahora ya nos queda muy claro".

"Traición"
"El gobierno mexicano debe dejar atrás la actitud que yo calificaría de agachona y pusilánime "

Denisse Dresser, analista

Para algunos especialistas es cuestionable la reacción del gobierno mexicano a las revelaciones de Der Spiegel. "Estamos hablando de espionaje de un jefe de estado a otro, un tema que no puede ser soslayado en aras de mantener la paz en la relación bilateral", advierte la especialista Denisse Dresser en conversación con MVS Noticias.

"El gobierno mexicano debe dejar atrás la actitud que yo calificaría de agachona y pusilánime que ha manifestado hasta el momento".

Pero Núñez García no está de acuerdo. "Habría que cuestionar por qué los estadounidenses actúan de esa manera con mi país", señala.

"En este tipo de coyunturas se debería poner en entredicho la buena voluntad de Estados Unidos para llevar relaciones armónicas con otros países".

Una posición que muchos comparten, sobre todo porque en la historia del país Felipe Calderón ha sido el presidente más cooperativo con la Casa Blanca.

Y sin embargo sus comunicaciones privadas fueron espiadas, algo que demuestra falta de confianza de los estadounidenses, señala la investigadora de la UNAM.

Mientras, la sensación que el caso deja en muchos mexicanos la describe el periodista Raymundo Rivapalacio en su columna publicada en varios medios locales. El título de su artículo es: "Traición a Calderón y Peña Nieto".
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias...den_protesta_pena_nieto_calderon_nsa_an.shtml
 

Sebastian

Colaborador
EE UU elude rendir cuentas a Europa

Washington ignora la exigencia de responsabilidades por el espionaje que plantea la UE
Lucía Abellán Bruselas 22 OCT 2013 - 19:59 CET1


Manifestación contra el espionaje masivo en Berlín. / tobias schwarz ((reuters))

Estados Unidos ha hecho oídos sordos a las explicaciones que le exige Europa por los escándalos de espionaje. Ninguna de las negociaciones abiertas en Bruselas para aclarar por qué Gobiernos y ciudadanos europeos fueron vigilados por empresas y autoridades estadounidenses ha dado fruto y, en algunos casos, Washington ha bloqueado esa rendición de cuentas. Las discusiones entre expertos comunitarios y estadounidenses avanzan con lentitud y todas las autoridades de la Administración de Obama citadas a comparecer ante el Parlamento Europeo han rechazado acudir. La Comisión Europea prepara una evaluación de las relaciones transatlánticas para final de año.

Cuatro meses después de las primeras revelaciones, los papeles del exanalista Edward Snowden siguen aturdiendo a los ciudadanos sin que la Unión Europea haya podido obtener un relato convincente sobre estos episodios. El Ejecutivo comunitario se apresuró a exigir explicaciones, pero EE UU remitió las respuestas a una serie de grupos de trabajo que han diluido las expectativas creadas en los tres ámbitos de representación europea: Comisión, Consejo y Parlamento.

Es difícil que los europeos pacten una postura común antes de los comicios​

En el caso del Ejecutivo comunitario, el escándalo sirvió para activar un acuerdo que Europa llevaba años negociando con el fin de establecer un marco común de intercambio de datos con EE UU. Tras reunirse un par de veces, el grupo tendrá otra cita el próximo 18 de noviembre con un asunto clave sobre la mesa: cómo lograr que ciudadanos y empresas de la UE puedan apelar ante las autoridades estadounidenses si ven violada la privacidad de sus datos personales. En la actualidad no pueden hacerlo, mientras que los norteamericanos sí piden amparo ante los diferentes órganos nacionales de la UE. La vicepresidenta y comisaria de Justicia, Viviane Reding, ha mostrado su indignación por la falta de reciprocidad, pero Washington se resiste a dar su brazo a torcer.

A la vista de esa falta de avances, Reding amenazó en verano con suspender el llamado acuerdo de puerto seguro (safe harbour), por el cual unas 3.000 empresas estadounidenses obtienen datos de las europeas en un marco de confianza y seguridad. Bruselas está ahora revisando esa estructura, porque duda de que ofrezca las suficientes garantías —la adhesión es voluntaria y los controles, laxos— y decidirá si la mantiene o no a finales de año. Lo más probable es que la Comisión presente un informe sobre cómo funciona ese intercambio y qué se puede hacer para evitar los abusos. Pero está por ver el grado de exigencia que sea capaz de imponer la Comisión, pues los Estados miembros recelan de poner contra las cuerdas a Washington.

Reding ha mostrado su indignación por la falta de reciprocidad de Washington​

Esa actitud titubeante de algunos de los Veintiocho determina la suerte que están corriendo las negociaciones abiertas en el Consejo Europeo. “Ustedes nos piden explicaciones de cómo funcionan nuestros sistemas de inteligencia, pero entonces nosotros les preguntaremos a ustedes cómo funcionan los suyos”, desafiaron los expertos estadounidenses a los europeos en una de esas reuniones, según fuentes conocedoras de los contactos. Estados Unidos se niega así a ofrecer información sobre cómo su agencia de seguridad nacional (NSA) accedió al corazón de las instituciones europeas.

En el fondo, los representantes norteamericanos dominan la normativa comunitaria y saben que las posibilidades legales de pedirles explicaciones son escasas. Por eso exigieron negociaciones bilaterales —entre Washington y cada uno de los Estados que lo soliciten— para tratar cualquier cuestión relativa al espionaje por parte de la agencia estadounidense, pues no reconocen a la UE rango de interlocutor válido. Los representantes del Gobierno estadounidense en Bruselas no han aclarado a este diario el porqué de su actitud.

De momento, se mantienen las formas y el grupo de trabajo entre el Ejecutivo estadounidense y el Consejo Europeo volverá a reunirse en unos días en Washington. Será la tercera cita y se desconoce si habrá alguna más. Los ministros de Justicia deberían evaluar las conclusiones de ese diálogo a finales de año.

Las autoridades de EE UU citadas por la Eurocámara no se han presentado​

El caso más evidente de ninguneo a las instituciones comunitarias se produce en el Parlamento Europeo, el más combativo con este caso, pero también el que menos atribuciones tiene para exigir responsabilidades.

Conscientes de esa debilidad, el 100% de las autoridades estadounidenses a las que se ha convocado a que comparezcan ante la comisión de investigación que abrió la Eurocámara para aclarar los hechos ha excusado su presencia con amables cartas dirigidas a la Comisión de Libertades, según ha comprobado este diario. No han sido los únicos. Dos ministros holandeses y representantes de los servicios de inteligencia de Francia, Bélgica, Suecia, Dinamarca y Polonia también rechazaron acudir.

A la vista de estos hechos, los socialistas en la Eurocámara han pedido que se suspenda el acuerdo de intercambio de información sobre transacciones financieras que Europa mantiene con EE UU para luchar contra el terrorismo. La Comisión, de momento, no tiene intención de hacerlo. “Es lamentable que la Eurocámara sea la única institución europea que hace cuanto está en su mano para obtener información. Ningún Gobierno europeo está actuando para aclarar los hechos, tampoco el español”, critica Juan Fernando López Aguilar, presidente de la Comisión de Libertades de la Eurocámara, que investiga las revelaciones.

“Ningún Gobierno europeo actúa para aclarar los hechos”, critica López Aguilar​

Bruselas fía todas sus esperanzas a lograr una norma europea de protección de datos que blinde los datos personales de los europeos. Pero las presiones de EE UU —tanto del Gobierno como de las grandes firmas tecnológicas— y la tibieza de los grandes Estados hacen peligrar el texto. El Parlamento Europeo ratificó el lunes una postura común, pero ahora son los Estados quienes tienen que negociar un texto único. Las fuentes consultadas dudan de que ese reto sea alcanzable antes de las próximas elecciones europeas, en mayo de 2014.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/22/actualidad/1382464771_047563.html
 

Sebastian

Colaborador
La NSA espió los ordenadores de los diplomáticos franceses en Washington

El espionaje estadounidense no solo interceptó comunicaciones en Francia, también espío a conciencia en las legaciones de París ante EE UU y ante la ONU
Miguel Mora París 22 OCT 2013 - 17:45 CET2

“No es que seamos ingenuos, ya sabíamos que nos espiaban, ¡pero esto es demasiado!”. Así se expresa en las páginas de Le Monde un alto funcionario del Gobierno francés, alarmado por la segunda entrega de revelaciones del diario sobre las escuchas que los servicios secretos de Estados Unidos realizaron a Francia, no solo en su territorio nacional, sino también en las embajadas que París mantiene en Washington y Nueva York.

Los documentos de la Agencia Nacional de Seguridad de EE UU (NSA) filtrados por el exagente Edward Snowden cuentan que los servicios estadounidenses no solo interceptaron decenas de millones de comunicaciones emitidas en Francia, sino que espío a conciencia en las legaciones de París ante EE UU y ante la ONU, implantando a distancia dispositivos electrónicos en sus ordenadores.

Ya sabíamos que nos espiaban, ¡pero esto es demasiado! Alto funcionario francés​

La envergadura del espionaje del teórico aliado ha generado un profundo malestar en París. Tras convocar al embajador de EE UU el lunes, el presidente François Hollande llamó por teléfono a Barack Obama por la noche para pedirle explicaciones y expresarle su “profunda reprobación hacia esas prácticas inaceptables entre aliados y amigos porque atentan contra la vida privada de los ciudadanos franceses”.

La cuestión volvió a ser abordada ayer en una entrevista celebrada en París entre los jefes de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, y de EE UU, John Kerry.

Una nota secreta de la NSA, fechada el 10 de septiembre de 2010, resume en diez páginas los códigos que debían utilizar los agentes para orientarse en el meandro de siglas que usa la agencia. El papel explica cómo funcionaba el programa GENIE, la principal herramienta de la guerra electrónica que permitió a EE UU a implantar a distancia dispositivos de escucha en ordenadores.

La Embajada francesa en Washington fue identificada por la NSA con el código secreto Wabash, y la representación en Nueva York ante Naciones Unidas, con el de Blackfoot, traducción literal de la conocida expresión pied noir —los franceses que vivían en Argelia antes de la independencia—.

Los servicios secretos utilizaban diferentes técnicas de recopilación de información: el sistema Highlands pirateaba ordenadores a distancia y el Vagrant se usaba para captar los contenidos de las pantallas.

Otro documento secreto de agosto de 2010 procedente de la dirección de información electrónica de la NSA cuenta que las informaciones sustraídas a las cancillerías extranjeras, y en particular a Francia, tuvieron un papel importante en el voto, realizado del 9 de junio de ese año en el Consejo de Seguridad de la ONU, de una resolución que imponía más sanciones a Irán por su programa nuclear.

De acuerdo con el análisis de la agencia, esa operación fue un “éxito silencioso que ayudó a diseñar la política exterior de Estados Unidos”. La entonces embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Susan Rice, afirmó que el espionaje ayudó a “conocer las posiciones sobre las sanciones y permitió hacer avanzar las negociaciones”.

Le Monde había revelado el lunes el carácter "masivo" del espionaje estadounidense de las comunicaciones emitidas en Francia y para ilustrarlo señaló que en sólo 30 días, entre finales de 2012 y comienzos de 2013, fueron interceptados 70,3 millones de mensajes, correos electrónicos y llamadas.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/22/actualidad/1382456741_632079.html
 

Sebastian

Colaborador
Estados Unidos espió los teléfonos móviles de 35 líderes mundiales

El diario británico 'The Guardian' revela que la NSA intervino 200 números de teléfono de jefes de Estado y de Gobierno

Claudi Pérez / Lucía Abellán Bruselas 25 OCT 2013 - 00:13 CET264


François Hollande y Angela Merkel hoy en Bruselas- / Yves Logghe (AP)

La Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA) ha rastreado las comunicaciones de miembros del Gobierno español, según han manifestado a EL PAÍS fuentes conocedoras de la documentación filtrada por Edward Snowden, el exanalista de la citada agencia refugiado en Rusia y cuyas revelaciones han abierto una profunda crisis internacional. “Las agencias de espionaje estadounidenses han empleado la misma práctica en muchos países. Y España no ha sido ninguna excepción”, aseguraron las citadas fuentes, que no precisaron la identidad de los políticos vigilados ni el periodo en que se interceptaron las comunicaciones. Esta labor se efectuó en paralelo a la masiva recogida de datos procedentes del rastreo de comunicaciones electrónicas y telefónicas de los ciudadanos españoles, tal y como ha sucedido en otros países.

El Gobierno español teme que entre los políticos espiados figure el presidente, ya sea Mariano Rajoy o José Luis Rodríguez Zapatero. El Ministerio de Asuntos Exteriores tiene previsto convocar al embajador estadounidense, James Costos, en el mismo momento en que disponga de información en este sentido, ya sea de forma oficial o a través de los medios de comunicación. El pasado martes, EL PAÍS adelantó que los servicios secretos españoles estaban convencidos de que España había sido objeto de masivos barridos de llamadas telefónicas y comunicaciones por parte de la NSA. Del mismo modo que Francia o Alemania.


Documento al que ha tenido acceso The Guardian.

La sospecha de que los servicios de inteligencia de EE UU llevan años espiando el móvil de la canciller Angela Merkel irrumpió ayer en la enésima cumbre del euro. E hizo saltar por los aires una agenda cargada de temas tan crudos como fundamentales para la UE (telecomunicaciones, unión bancaria e inmigración), al conocerse que la querencia norteamericana por el control de datos llega hasta el mismísimo teléfono de la canciller alemana. Pero Merkel no es ni mucho menos la única. El escándalo sigue agigantándose: la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EE UU supervisó las conversaciones telefónicas de 35 líderes mundiales, según reveló ayer el diario británico The Guardian basándose en un documento secreto que asegura que un alto funcionario entregó dichos números a la agencia.

Un memorando confidencial revela que la NSA fomenta que los funcionarios de mayor rango de toda la Administración, incluida la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el Pentágono, compartan sus agendas para que la agencia pueda monitorizar los números de teléfono de los líderes extranjeros con sus sistemas de vigilancia. El documento señala que un funcionario estadounidense no identificado entregó más de 200 números, incluidos los de los 35 líderes.

Berlín y París dejan a un lado el lenguaje diplomático para acusar a Washington​

Esa revelación aumenta las tensiones diplomáticas entre Estados Unidos y sus aliados. Y da alas al malestar en Europa: Berlín y París olvidaron anoche viejas rencillas y se conjuraron para acusar a EE UU de las peores tretas, en un lenguaje inusualmente poco diplomático para los tiempos que corren. Prácticamente todos los países secundaron esa enérgica reacción —unidad europea, al menos esta vez— con un tableteo de declaraciones. Las fuentes consultadas ni siquiera descartaban un texto conjunto de condena de los Veintiocho.

La escalada verbal fue contundente: la canciller fue mucho más allá del habitual lenguaje de madera de las cumbres y apuntó en Bruselas que el espionaje “es totalmente inaceptable”. En un giro relativamente inesperado tras la tibia respuesta inicial alemana cuando se desencadenó el escándalo, Merkel explicó que ya informó a las autoridades estadounidenses de su malestar por estas prácticas el pasado junio, y anteayer volvió a hacerlo en una conversación telefónica con el presidente de EE UU, Barack Obama. El equipo de Obama volvió a negar ayer que esté espiando o vaya a espiar a Merkel, aunque lleva dos días midiendo cuidadosamente sus palabras acerca de si pinchó —o no— el teléfono de la canciller en el pasado.

La gran mayoría de los presidentes y primeros ministros europeos presentes en Bruselas secundó las críticas del eje franco-alemán, aunque España, por ejemplo, evitó pronunciarse al respecto. Los dirigentes se dividían entre quienes reclaman medidas concretas como respuesta (la paralización de las negociaciones sobre el tratado de libre comercio con EE UU, por ejemplo) y los que prefieren una reacción más modulada, sin represalias.

No faltaban en los pasillos de Bruselas teorías conspirativas, análisis sobre el tempo de las denuncias franco-alemanas y tesis sesudas sobre lo bien que vendría un enemigo exterior para unir a un continente falto de consensos. Solo una cosa es segura: el hecho de que esta cumbre esté copada por el espionaje (y, en segunda instancia por la inmigración) consolida la idea de que el interés por la economía se desplaza a otros campos. Probablemente sea la primera cumbre en la que la crisis no monopoliza el debate.

Varios dirigentes de la UE plantean suspender el diálogo sobre libre comercio​

La dimensión alcanzada por el escándalo probablemente sea la llamada de atención definitiva para convencer a los países más titubeantes (con Alemania a la cabeza hasta hace dos días) de que este es un asunto europeo, explicaron fuentes diplomáticas, en el que merece la pena meterse a fondo. El debate tiene varias aristas interesantes. La principal, las explicaciones que se deben exigir a EE UU, hasta ahora muy reticente a rendir cuentas. Ahí lo fundamental es la fuerza de cada país contra Washington: Europa no tiene competencias sobre cuestiones de seguridad nacional e inteligencia. Por eso Washington solo admite como interlocutores válidos a los Estados, lo que debilita la posición europea.

Más allá de la impotencia mostrada hasta ahora, lo ocurrido pone patas arriba las relaciones transatlánticas. Anteayer el Europarlamento pidió que se anule el acuerdo de transferencia de datos bancarios con EE UU, muy sensible para Washington porque eso le permite acceder a información sobre transferencias financieras para luchar contra el terrorismo. Por otro lado, la Comisión estudia suspender el otro gran acuerdo vigente: el llamado safe harbour, por el que unas 3.000 empresas estadounidenses acceden a datos de los europeos.

Otra cosa será que estos episodios fuercen la negociación en el Consejo sobre una norma europea de protección de datos, que lleva meses estancada. Contar con un marco más garantista que el actual (y adaptado a Internet) favorecería a los europeos, pero tampoco es la panacea y, en la práctica, no puede evitar este tipo de intromisiones alegales, según las fuentes consultadas.

Al cierre de esta edición, la catarata de declaraciones era lo único tangible en la cumbre de Bruselas. Todas ellas en condicional: condena a EE UU si es que efectivamente ha espiado a Merkel, a Francia o a cualquiera de los demás. “Si hubiera algo parecido a unidad europea, lo mínimo sería una declaración conjunta de denuncia”, explicaba una fuente del Consejo. Pero los hubiera, aun siendo fascinantes, no importan.

Cruce de reproches
“Hemos dejado claro que Estados Unidos reúne información en el extranjero igual que hacen todas las naciones”, dijo ayer el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, que sin embargo eludió aclarar si EE UU espió el teléfono de la canciller alemana.

Angela Merkel en Bruselas: “Espiar a los amigos es totalmente inaceptable”. “Sin motivos ni indicios muy serios no hubiésemos dado un paso diplomático de esta gravedad”, dijo Guido Westerwelle, ministro de Asuntos Exteriores alemán, tras reunirse con el embajador de EE UU.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/24/actualidad/1382640063_178177.html
 

Sebastian

Colaborador
Merkel: “Espiar a los amigos es totalmente inaceptable”

Crece la indignación en Alemania después de que el Gobierno revelase que el móvil de la canciller ha podido ser interceptado

J. Gómez / L. Doncel Berlín / Bruselas 24 OCT 2013 - 19:55 CET


VIDEO: REUTERS-LIVE! / FOTO: AFP

Alemania ha convocado este jueves al embajador estadounidense en Berlín, John B. Emerson, para pedir explicaciones sobre el supuesto espionaje del teléfono móvil de la canciller Angela Merkel por parte de los Servicios secretos estadounidenses. El ministro de Exteriores en funciones, Guido Westerwelle, se reunirá esta tarde personalmente con el enviado de Washington en la sede de su Ministerio. Tanto la convocatoria del Embajador como la reunión personal con el jefe de la Diplomacia alemana son medidas extraordinarias, con las que Berlín manifiesta su indignación por las sospechas de espionaje a su Gobierno. El miércoles, la propia canciller Merkel llamó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para protestar por el presunto espionaje de su teléfono. Un portavoz de la Casa Blanca aseguró acto seguido que Washington “ni vigila ni vigilará” el móvil de Merkel. Lo que no dijo es si lo han espiado en el pasado.

Los servicios de seguridad alemanes sospechan que la vigilancia se prolongó durante años. Según el diario alemán Die Welt, un número de teléfono antiguo de la canciller aparece un uno de los documentos filtrados por el exempleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense Edward Snowden. La canciller usó dicho canal de comunicación entre 1999 y el pasado mes de julio. Berlín cree que los espías norteamericanos podrían haber intervenido tanto los mensajes de texto como las llamadas de la jefa del Gobierno alemán

Merkel, a su llegada hoy a la cumbre de la Unión Europea en Bruselas, ha afirmado que "no es aceptable en absoluto el espionaje entre amigos y aliados". "Desde que (en junio) hablamos sobre la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA), se lo he dejado claro también al presidente Obama: espiar a los amigos es totalmente inaceptable", ha señalado. "Se lo dije a él en junio, cuando estuvo en Berlín, en julio y también ayer en una llamada telefónica".

Los portavoces de Exteriores anunciaron este jueves que Westerwelle expondrá ante Emerson la “sorpresa y la indignación” alemanas ante las sospechas de que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense fisgoneó en las comunicaciones de Merkel. La canciller utiliza su móvil muy a menudo, tanto para hablar como para enviar mensajes de texto con los que se comunica con ministros y personal de confianza.

Su indignada reclamación a Washington no libró a la canciller de nuevas críticas por su actitud contemporizadora ante las revelaciones previas sobre el espionaje masivo a los ciudadanos alemanes y europeos. Este verano, el diario británico The Guardian y el semanario de Hamburgo Der Spiegel revelaron que la NSA y otras agencias de Estados Unidos y Reino Unido monitorizan con gran precisión millones de comunicaciones en sus países aliados. Basaban sus informaciones en documentos sustraídos por el exempleado de la NSA Edward Snowden, que denunció la pasmosa magnitud del fisgoneo a las redes internacionales de internet y telefonía por parte de estadounidenses y británicos.

Tras el consiguiente escándalo en Alemania, donde las vulneraciones a la privacidad generan considerable inquietud pública, Merkel dijo en una entrevista televisada el 18 de agosto que ella carecía de “razones para dudar de que las custiones que se plantearon [con las revelaciones] estén ya aclaradas”. Una frase puesta en entredicho por su propio portavoz, Steffen Seibert que, en una nota de prensa emitida el miércoles por la noche dice que Merkel exigió en su llamada telefónica a Obama “respuestas a cuestiones que el Gobierno federal planteó hace ya meses”. En septiembre se celebraron elecciones generales y la democristiana Merkel (CDU) prefirió en agosto dar el caso por resuelto. Hasta que se ha enterado de que los espías vigilan, probablemente, su propio teléfono.

Ronald Pofalla, el Ministro sin cartera que coordina los servicios secretos alemanes desde Cancillería, dijo en verano que el escándalo había quedado atrás. Los democristianos temían que las informaciones sobre el espionaje a sus ciudadanos les pasaran factura en los comicios. Estados Unidos prometió colaborar más estrechamente con Berlín en cuestiones de seguridad y Pofalla aseguró que “en Alemania no se están vulnerando los derechos fundamentales de millones de personas”. Aunque quizá sí los de la Canciller.

Las sospechas partieron de una investigación del Spiegel, que se dirigió al Gobierno con documentos que apuntan al espionaje del móvil de Merkel. Los servicios secretos alemanes comprobaron los datos y alertaron a Cancillería de que las sospechas son plausibles. Seibert dijo el miércoles por la noche que Merkel se quejó a Obama por lo que, de confirmarse, considera “prácticas absolutamente inaceptables”.

El jefe de Los Verdes en el recién constituido Parlamento federal (Bundestag), Anton Hofreiter, tachó este jueves de “desfachatez absoluta” que Estados Unidos haya vigilado el celular de la canciller alemana. Añadió que también es una “desfachatez absoluta” que el Gobierno de Merkel se indigne solamente ahora, después de meses de revelaciones sobre el espionaje a las comunicaciones a través de internet y las redes de telefonía móvil.

La mermada oposición, compuesta por Los Verdes y el partido La Izquierda (Die Linke), acusa a Merkel de usar un doble rasero y pide al Gobierno en funciones que ponga sobre la mesa todo lo que sabe del espionaje a los ciudadanos. El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) está negociando con Merkel una gran coalición para gobernar Alemania en la legislatura que empieza, así que la canciller no tiene que temer ataques demasiado duros.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/24/actualidad/1382603983_947738.html
 

Sebastian

Colaborador
Rajoy da instrucciones para convocar al embajador de EE UU por el espionaje

“Las actividades de espionaje no son propias de las relaciones entre socios como España y EEUU"

El presidente descarta por ahora encargar una investigación al CNI

Miguel González Bruselas 25 OCT 2013 - 14:18 CET202

Mariano Rajoy ha dado instrucciones al ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, para que convoque al embajador de EE UU en Madrid, James Costos. Pero no lo hará para presentar una protesta o para quejarse por la actividad en España de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), que ha rastreado millones de llamadas, SMS y correos electrónicos de ciudadanos privados y ha espiado a políticos y miembros del Gobierno, según adelantó ayer EL PAÍS. Sino que lo llamará para “recabar información sobre noticias aparecidas en los medios de comunicación”, según ha dicho hoy el presidente en la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo.

Si hasta ahora el Gobierno se escudaba en que no le constaban las actividades ilegales de la agencia estadounidense en territorio español, ahora Rajoy dice que no quiere tomar ninguna decisión “sin tener la total y absoluta certeza de las razones que las motivan”. Eso sí, ha dejado claro que el ordenamiento jurídico español, como todos los democráticos, “regula claramente el derecho a la privacidad de las comunicaciones de todos los ciudadanos” y que “las actividades de espionaje no son propias de una relación entre socios y aliados y España y Estados Unidos son países aliados y amigos que desean mantener unas relaciones lo más estrechas posibles”.

Rajoy, que se reunió el jueves en Bruselas con Angela Merkel, quien ha denunciado la intervención del teléfono que utilizaba desde 1996 y hasta este mismo año, ha insistido en que él no tiene “en este momento” la constancia que tiene la canciller alemana de haber sido espiada, por lo que su propósito es “hacer todo lo posible para enterarnos de si algunas de las informaciones publicadas [en relación a EL PAÍS] son ciertas de manera total o parcial”.

En ese “hacer todo lo posible”, Rajoy no incluye por el momento encargar una investigación al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), a pesar de que este organismo es el responsable de la seguridad de las comunicaciones de los miembros del Gobierno. Y tampoco planea sumarse, aunque todos los socios de la UE han sido invitados, a las conversaciones que Francia y Alemania mantendrán hasta final de año con EE UU para fijar un marco de actuación de los servicios secretos. De momento, solo se convocará al embajador de EE UU, “y a partir de ahí ya veremos”, concluyó Rajoy: “Iremos informando a la opinión pública de todo lo que se pueda informar”. Es decir, tratándose de espionaje, de muy poco.

"Inaceptable e inadmisible"
El ministro García-Margallo aseguró esta mañana tras la reunión del Consejo de Ministros que el 8 de julio de 2013 hubo una reunión entre España y EE UU, cuando salieron publicadas las primeras informaciones. En esa reunión España manifestó sus líneas rojas, como "el derecho a la privacidad de las comunicaciones y la intimidad". Además, recordó que la Comisión Europea creó un grupo de trabajo para estudiar los efectos de las escuchas. "Obama se comprometió en julio a dar todos los datos de la NSA".El ministro también dijo que "no hay confirmación expresa de que se haya espiado al presidente del Gobierno", y que, de confirmarse, esta práctica sería "inaceptable e inadmisible".

Añadió que el embajador de EE UU asiste en Oviedo a la entrega de los premios Príncipe de Asturias y que no va a poder ser convocado hoy. La cita será el lunes a las diez y media en el ministerio de Exteriores.
http://politica.elpais.com/politica/2013/10/25/actualidad/1382703485_534653.html
 

Sebastian

Colaborador
Cameron se desmarca de sus socios y enarbola su apoyo a Washington

Ni Londres ha sido víctima del espionaje que han sufrido otras capitales, ni quiere saber nada de ninguna entente europea que exija explicaciones a EE UU

Luis Doncel Bruselas 25 OCT 2013 - 16:18 CET


David Cameron y Angela Merkel, hoy, en Bruselas. / YVES HERMAN (AFP)

Mientras los líderes de Francia, Alemania, Italia e incluso España muestran su indignación por las escuchas protagonizadas por los servicios de investigación estadounidenses, Reino Unido hace alarde de su relación privilegiada con Washington. Ni Londres ha sido víctima del espionaje que han sufrido otras capitales, ni quiere saber nada de ninguna entente europea que exija explicaciones a EE UU. "Tenemos servicios de inteligencia y los vamos a mantener. Criticaré a los que publican su trabajo porque eso ayuda a nuestros enemigos. Así de simple", ha dicho tajante el primer ministro británico, David Cameron.

"El señor Snowden [el analista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) que ha revelado las escuchas generalizadas] y algunos periódicos que lo publican van a hacer mucho más difícil mantener a nuestros países y a nuestra gente a salvo", ha señalado el líder conservador tras el fin de la cumbre europea en la que Alemania y Francia han sacado adelante una iniciativa que en los dos próximos meses debería restaurar la confianza que las dos capitales europeas tienen en el Gobierno estadounidense. Las revelaciones, en fin, "no ayudarán a hacer el mundo más seguro, sino más peligroso", ha resumido.

Cameron también se ha visto obligado a hablar de la posibilidad de que Reino Unido hubiera ayudado a EE UU para realizar escuchas a otro país miembro de la UE, Italia. "En el Consejo Europeo no hablamos de estas cosas", ha respondido cuando le han preguntado si ha comentado el asunto con el primer ministro italiano, Enrico Letta. "No comento los asuntos de los servicios de inteligencia. Todos los países los tenemos, pero no nos pronunciamos sobre ellos", ha añadido.

Pese a este claro alineamiento con el discurso de los estadounidenses, Cameron, como el resto de 27 líderes de la UE, estampó su firma en una declaración que mencionaba la "honda preocupación" de los europeos por las prácticas de los servicios de inteligencia americanos. Los jefes de Estado y de Gobierno señalan en el comunicado que el espionaje puede hacer que se pierda la confianza entre Europa y Washington, "lo que perjudicaría la necesaria colaboración en la recogida de inteligencia".

Las palabras de Cameron chocan con la interpretación que han hecho la mayoría de líderes europeos del escándalo. "Hemos enterrado juntos a nuestros soldados en Afganistán. No puede ser que nos tengamos que preocupar de que nuestros aliados nos espíen", había dicho en la madrugada del jueves al viernes la canciller alemana, Angela Merkel. "No se puede permitir", resumió el presidente francés, François Hollande.

Cameron dijo estar de acuerdo con la declaración conjunta realizada por los Veintiocho y aseguró que el jueves hubo muchas discusiones sobre el escándalo del espionaje en varios Estados miembros.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/10/25/actualidad/1382710688_180951.html
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Y si, la colonia de EE.UU en Europa tiene que apoyarlos.
 

Sebastian

Colaborador
Francia espía a EE.UU., según exjefe de inteligencia francés

Jueves, 24 de octubre de 2013

El exjefe de inteligencia se mostró sorprendido por la reacción de su gobierno.

El anterior director de la inteligencia de Francia reveló que el gobierno de su país espía a EE.UU. de la misma manera que Washington lo hacía con varios de sus aliados como se confirmó esta semana.

"Nosotros también espiamos a EE.UU.", le dijo al diario Le Figaro Bernard Squarcini, conocido como el "tiburón" del expresidente Nicolás Sarkozy y jefe de los servicios de espionaje franceses hasta hace un año.

"La inteligencia francesa sabe bien que todos los países, sean aliados o no en la lucha contra el terrorismo, se espían unos a otros todo el tiempo", agregó.

Squarcini se mostró sorprendido por la airada reacción de su gobierno a las revelaciones del diario Le Monde, que publicó el domingo que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) había grabado millones de llamadas telefónicas en Francia.
http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_...nal_espionaje_francia_estados_unidos_az.shtml
"Pensaría que nuestros políticos no se molestan en leer los informes que les preparan los servicios de inteligencia", dijo.

El presidente francés, Franços Hollande, mostró su disgusto después de que se supiera hasta qué punto Washington espía a los franceses. El lunes incluso habló por teléfono con su par, Barack Obama.
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
EEUU dice que tiene 'obligación de saber qué pasa en el mundo'
  • 'Nuestras capacidades técnicas no tienen rival, pero nuestro Gobierno no opera sin control'
  • La portavoz del Departamento de Estado no quiere entrar a debatir si existe control judicial

Varios jóvenes protestan en Brasilia con caretas de Edward Snowden. UESLEI MARCELINO
Estados Unidos "tiene la obligación de obtener información de lo que está pasando en el mundo, para defender a nuestros ciudadanos, a nuestros aliados y a nuestra patria". La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, ha arrancado en esos términos su habitual conferencia de prensa diaria. Tras esas palabras, ha quedado clara la postura del Gobierno de Obama con respecto al escándalo del espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de las conversaciones de jefes de Gobierno de países aliados y democráticos, como Alemania, Italia, Francia y España.
Claro que por intentarlo no quedó. La prensa hizo más de dos docenas de preguntas a Psaki, que fueron contestadas sistemáticamente en los mismos términos. "Cualquier servicio de inteligencia del mundo lo hace"; "Nuestras capacidades técnicas no tienen rival, pero nuestro Gobierno no opera sin ningún control"; "Las tres ramas del Gobierno [Ejecutivo, Legislativo y Judicial] juegan un papel en la supervisión de nuestras actividades de inteligencia"; "Nuestras agencias de inteligencia tienen las restricciones más duras que ha habido en la Historia"... y así sucesivamente.
Algunas de las afirmaciones de Psaki (o de sus evasivas, según como se quiera mirar), sin embargo, plantean nuevos interrogantes. Por ejemplo, la portavoz no quiso entrar a debatir si existe control judicial (al menos, mediante los tribunales secretos que supervisan el espionaje a ciudadanos estadounidenses) en el caso de los 'pinchazos' electrónicos a líderes extranjeros. La legislación estadounidense es muy clara a la hora de no dar a los extranjeros los mismos derechos que a los nacionales (véase Guantánamo) y una de las grandes cuestiones en este caso es si el espionaje de la NSA ha tenido algún tipo de control efectivo.
Para Psaki, sin embargo, todo esto es "una distracción", que no debe hacernos olvidar los aspectos claves de la relación trasatlántica, sobre todo en materia de Irán, Siria y el Tratado de Libre Comercio que la UE y EEUU han empezado a negociar este verano. Por ahora, según la portavoz del Departamento de Estado, no ha habido ningún intento de introducir el escándalo de la NSA en esos campos.
La portavoz del Departamento de Estado dejó claro que esperan "más filtraciones" y usó en dos ocasiones la expresión "desde que Edward Snowden entró en nuestras vidas", en lo que supuso una clara manifestación de quién es, para el Gobierno de Obama, el culpable del escándalo. Con respecto a lo que el embajador estadounidense, James Costos, podría decir al ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, el lunes; Psaki se limitó a decir que "se trata de conversaciones privadas al nivel de nuestros contactos diplomáticos".
Asimismo, Estados Unidos está avisando a sus aliados internacionales de que el ex analista Edward Snowden tiene decenas de miles de documentos de alto secreto que aún no ha revelado y que pueden comprometer a todos, según informa EFE. "Esperamos que más denuncias salgan a la superficie, dada la cantidad de información clasificada filtrada por el señor Snowden", indicó Psaki.
Esas nuevas denuncias podrían ver la luz "en las próximas semanas", anticipó la portavoz en momentos en que está creciendo el malestar, tanto en Europa como en Latinoamérica, por el espionaje de EEUU a gobiernos y mandatarios extranjeros.
elmundo.es
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
EE.UU. advierte a sus aliados que Edward Snowden tiene más documentos secretos
La portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, dijo que "esperan más denuncias filtradas" por el ex espía de la CIA; crece el escándalo en otros países.




Edward Snowden, asilado en Rusia, tendría muchos más documentos comprometedores para EE.UU.. Foto: AP
WASHINGTON (EFE).- Estados Unidos avisó a sus aliados internacionales que el ex analista Edward Snowden todavía tiene en su poder decenas de miles de documentos de alto secreto que aún no ha revelado y que pueden comprometer a varios países.
Mientras, el presidente Barack Obama ha pedido revisar la política de espionaje, tras conocerse en las últimas horas que su país espió a 35 mandatarios de todo el mundo.
"Esperamos que más denuncias salgan a la superficie, dada la cantidad de información clasificada filtrada por el señor Edward Snowden ", indicó en una rueda de prensa la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.
"Esas nuevas denuncias podrían ver la luz en las próximas semanas", anticipó la portavoz en momentos en que está creciendo el malestar, tanto en Europa como en Latinoamérica, por el espionaje de EE.UU. a gobiernos y mandatarios extranjeros.
Según fuentes del Gobierno citadas por The Washington Post, la Oficina del Director Nacional de Inteligencia, James Clapper, está informando a los servicios de inteligencia extranjeros sobre la posibilidad de que Snowden revele operaciones de espionaje conjuntas extremadamente delicadas.
De acuerdo con ese diario, Snowden, asilado actualmente en Rusia, tiene en su poder 30.000 documentos de la red de inteligencia JWICS, que integra las bases de datos secretas del Pentágono, el Departamento de Estado y otras agencias de seguridad y espionaje.
Esa red secreta es la misma de la que el soldado Bradley (Chelsea) Manning recopiló información clasificada durante meses para transferirla luego a la organización WikiLeaks.
EE.UU. teme ahora que pueda quedar al descubierto la cooperación en materia de espionaje con países que no son tradicionales aliados suyos o con departamentos de un gobierno extranjero sin el conocimiento de otras autoridades de ese mismo país.
Como ejemplo, The Washington Post indica que existen programas de inteligencia contra Irán, Rusia y China en los que los países colaboradores no son conocidos públicamente como aliados de EE.UU.
Escándalo que crece
Mientras tanto, el escándalo sigue creciendo, sobre todo en Europa a raíz del supuesto espionaje a un teléfono celular de la canciller alemana Angela Merkel, y a las llamadas telefónicas de 35 líderes mundiales.
Francia y Alemania lograron que en las conclusiones de la cumbre de otoño de la Unión Europea (UE) se incluyera hoy un anexo en el que subrayan que los servicios de inteligencia son "vitales en la lucha contra el terrorismo", pero también que "una falta de confianza podría perjudicar la necesaria cooperación" en este ámbito.
Además, el Parlamento Europeo (PE) anunció que nueve eurodiputados de la Comisión de Libertades Civiles estarán el lunes en Washington para recoger información sobre el supuesto espionaje electrónico masivo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos a ciudadanos europeos.
Y, por su parte, el Gobierno español ha convocado para el lunes en el Ministerio de Asuntos Exteriores al nuevo embajador de EE.UU. en España, James Costos, para recabar información sobre un supuesto espionaje a España.
Sin entrar en detalles, la portavoz del Departamento de Estado explicó que en ese tipo de reuniones a las que varios embajadores de EE.UU. han sido convocados en los últimos días los diplomáticos están exponiendo los "propósitos" de la recolección de inteligencia y el hecho de que se está llevando a cabo "una revisión".
"Hoy el mundo está altamente interconectado y el flujo de información no tiene precedentes. Es por ello por lo que el presidente nos ha pedido revisar nuestras capacidades de vigilancia, con respeto a nuestros socios extranjeros", aseguró la principal asesora de Obama para la lucha antiterrorista, Lisa Monaco.
En una columna de opinión publicada hoy en el diario USA Today, Monaco argumenta que la recolección de información es algo que hacen todas las naciones y los estadounidenses "recopilan la misma clase de inteligencia que otros países".
"Nos queremos asegurar de que recopilamos información porque la necesitamos y no porque sencillamente podemos", enfatiza Monaco, quien reconoce que las capacidades de espionaje estadounidense "no tienen parangón"..
lanacion
 

Noticias del Sitio

Arriba