El espionaje interno en los EE.UU.

Shandor

Colaborador
Colaborador
Un joven experto en espionaje pone contra las cuerdas a Obama

La Casa Blanca mantiene la incertidumbre sobre la reacción contra Edward Snowden, responsable de las filtraciones sobre la vigilancia secreta de las comunicaciones.


Un joven de 29 años, Edward Snowden, ha empujado a Barack Obama contra las cuerdas en la que ya es la peor crisis de su presidencia, con múltiples implicaciones políticas y diplomáticas que hacen presagiar dificultades todavía mayores para la Administración en las próximas semanas. Snowden, el responsable de las filtraciones sobre la vigilancia secreta de las comunicaciones, está ahora en algún lugar, posiblemente de Hong Kong, a la espera de encontrar un refugio seguro o de que las autoridades norteamericanas y chinas decidan sobre su futuro.

Obama, a la defensiva desde que se conocieron a final de la pasada semana los programas secretos de espionaje masivo
, se encuentra ante una situación imposible: actuar contra Snowden, intentando su captura y procesamiento, supone abrir una guerra contra quien puede ser pronto reconocido como un héroe; pasar por alto una filtración de semejante relevancia, sin embargo, no parece una opción viable.La identificación de Snowden, un subcontratado de la CIA para sus servicios de espionaje informático, ha dejado en estado de shock a toda la clase dirigente, no solo a la Casa Blanca, sino al resto de la Administración y hasta al Congreso, donde sólo voces secundarias han expresado opiniones claras. El Gobierno se ha limitado a una breve nota del Director de Inteligencia Nacional anunciando una investigación sobre lo sucedido, sin más detalles sobre su alcance o intenciones.

Catalogado ya como un mero continuista de la política antiterrorista de su antecesor, Obama puede ahora complicar aún más su posición, ya sea como el perseguidor de un adalid de la transparencia o como el negligente mandatario al que se escapan impunemente los secretos de estado.
Un hombre con una computadora y los adecuados accesos ha puesto en jaque, en definitiva, a los servicios secretos, a la clase política y, en cierta medida, a los poderosos medios de comunicación norteamericanos, todos ellos a la deriva tras la audacia de Snowden, del diario que le dio cobertura, The Guardian, y del principal autor de esas informaciones, Glenn Greenwald, un abogado y bloguero experto en derechos civiles que desde el año pasado es columnista del periódico británico.
Actuar contra Snowden, intentando su captura y procesamiento, supone abrir una guerra contra quien puede ser pronto reconocido como un héroe; pasar por alto una filtración de semejante relevancia, sin embargo, no parece una opción viable
Hay aún muchos interrogantes en esta historia: ¿Por qué desveló The Guardian el nombre de su fuente? ¿Por qué ahora? ¿Tenía Snowden propósitos distintos a los confesados? ¿Por qué abandonó su vida de lujo en Hawai para huir a Hong Kong? Y, ¿por qué precisamente a Hong Kong? Pero esas preguntas tienen, por el momento, importancia menor en comparación con la magnitud de los secretos que Snowden sacó a la luz y con el hecho mismo de que un subcontratado de segundo nivel sea capaz de acceder a esos secretos.
Con su gesto, algo suicida porque es posible que tenga que pasar el resto de su vida huyendo de la justicia estadounidense, Snowden ha puesto en evidencia al mismo tiempo el abuso de poder de un Gobierno que actúa a espaldas de los ciudadanos, la prolongación de las estructuras y métodos de seguridad implantados por la anterior Administración, la indisciplina dentro de los servicios secretos y la vulnerabilidad de éstos. Hay que recordar que en estos momentos ya está en marcha un juicio contra el soldado Bradley Manning por filtrar secretos a Wikileaks.
El caso de Snowden es algo distinto al de Manning, aunque ambos confiesan que actuaron en beneficio de la salud de la democracia y de los intereses de los ciudadanos de EE UU. “Cuando te das cuenta de que el mundo que ayudaste a crear va a ser peor para la próxima generación y para las siguientes, y que se extienden las capacidades de esta arquitectura de opresión, comprendes que es necesario aceptar cualquier riesgo sin importar las consecuencias”, afirma Snowden en un vídeo publicado por The Guardian.
Snowden ha puesto en evidencia al mismo tiempo el abuso de poder de un Gobierno que actúa a espaldas de los ciudadanos, la prolongación de las estructuras y métodos de seguridad implantados por la anterior Administración, la indisciplina dentro de los servicios secretos y la vulnerabilidad de éstos
The Washington Post también entró en contacto en los últimos días con él, que había adoptado el nombre en clave de Verax, pero el diario informaba el lunes que una persona registrada como Snowden había abandonado el hotel de Hong Kong en el que estaba alojada hasta ahora.
El pasado de Snowden refleja su pasión por la intriga y las gestas. Se alistó al Ejército en 2003 para participar en la guerra de Irak, pero lo abandonó al poco tiempo, según él, decepcionado por las prioridades y la filosofía militar. Otros medios han sabido que fue dado de baja tras romperse las dos piernas en un entrenamiento.
Comenzó a partir de ahí un peregrinaje entre varias compañías privadas que asisten al Gobierno norteamericano en labores de espionaje –un fenómeno característico de la seguridad en la última década-. La última de ellas, bajo cuya nómina estaba actualmente, es Booz Allen Hamilton, que el año pasado le facturó a la Administración 1.300 millones de dólares por asistencia en misiones de inteligencia.
Antes, había trabajado como infiltrado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en la Universidad de Maryland, y como especialista informático de la CIA en Ginebra y en Japón. Hasta mediados de mayo, cuando dejó el puesto con la excusa de un problema personal para trasladarse a Hong Kong, estaba basado en Hawai con un salario de 200.000 dólares anuales. Su madre, que sufre epilepsia, es asistente de un tribunal federal en Maryland.
Obama tiene que decidir cuál es la mejor salida política, que ahora mismo no se vislumbra
El único vínculo político que se le conoce, descubierto ayer por The Washington Post, es que el año pasado aportó 250 dólares a la campaña presidencial de Ron Paul, un congresista de ideología libertaria que participó en las primarias del Partido Republicano con un programa radicalmente antiestado. El hijo de Ron Paul, Rand Paul, también congresista republicano, ha anunciado su intención de querellarse contra el Gobierno por los programas descubiertos por Snowden.
No están claros aún qué pasos puede dar el Gobierno contra este joven. Aunque puede presentar cargos contra él, no puede ser juzgado hasta que se encuentre en territorio norteamericano. Para ello, tendría que secuestrarlo –posibilidad muy remota al estar en territorio de soberanía china- o esperar a que las autoridades de Hong Kong, si quieren y consiguen detenerlo, consideren oportuna la aplicación del acuerdo de extradición vigente. Antes de todo eso, Obama tiene que decidir cuál es la mejor salida política, que ahora mismo no se vislumbra.

Hong Kong, un refugio quizás no tan seguro

Edward Snowden reveló los programas de vigilancia masiva del Gobierno estadounidense desde la excolonia británica.


Cuando Edward Snowden decidió filtrar al diario británico The Guardiany al estadounidense The Washington Post los programas de vigilancia masiva de comunicaciones emprendidos por el Gobierno de Estados Unidos, tuvo que tomar una decisión vital: desde dónde lo haría. Optó por Hong Kong, un territorio situado en el sur de China, que fue devuelto por Reino Unido a Pekín en 1997 en unas condiciones que otorgan a sus ciudadanos una relativa autonomía política y unos derechos básicos -como el de libertad de expresión- de los que carecen los nacionales del continente.
“China continental tiene restricciones significativas sobre la libertad de expresión, pero la gente de Hong Kong posee una larga tradición de protestas en las calles, y de dar a conocer sus opiniones”, dijo Snowden en una entrevista en vídeo a The Guardian.
El exempleado de la CIA, de 29 años, no tendrá fácil, sin embargo, escapar a la justicia estadounidense. Hong Kong y Estados Unidos firmaron un tratado de extradición en 1996 –un año antes de la devolución de la colonia a China-, que entró en vigor en 1998 y proporciona a las autoridades de Hong Kong la potestad para retener a Snowden durante 60 días, después de haber recibido una petición de Washington que incluya una “causa probable”, mientras es preparada la petición formal de extradición.
Los expertos creen que la potencial extradición llevará bastante tiempo. El tratado con Estados Unidos incluye algunas excepciones, como crímenes considerados políticos, y Snowden podría aferrarse a esta posibilidad. Cualquier negociación sobre su entrega incluirá sin ninguna duda al Gobierno central chino. Aunque Hong Kong goza de un alto grado de autonomía, la responsabilidad sobre la defensa y la política exterior corresponde a Pekín, que ejerce una gran influencia tras las bambalinas en el territorio en los ámbitos político, legal, financiero y académico. Según la legislación de Hong Kong, el Gobierno central puede dictar instrucciones para que se conceda o no una extradición en casos en los que los intereses de China “en asuntos relacionados con la defensa o la política exterior se vean afectados de forma significativa”.
Abogados expertos en este campo creen que será difícil para el joven americano eludir el tratado si Washington decide procesarlo, máximo porque Pekín probablemente tampoco tenga mucho interés en evitar la deportación de alguien que, en principio, presenta poco interés político o informativo para China, ni en enturbiar las relaciones con Estados Unidos, en particular tras la cumbre que celebraron el presidente chino, Xi Jinping, y el estadounidense, Barack Obama, el fin de semana pasado en California, y en la cual anunciaron el nacimiento de “un nuevo modelo de relaciones” entre las dos mayores potencias del mundo para evitar los conflictos y la rivalidad.
Cualquier negociación sobre su entrega incluirá sin ninguna duda al Gobierno central chino
Lo que habría sido un asunto doméstico ha tomado una nueva dimensión al meter a China de por medio en un momento delicado. Altos funcionarios estadounidenses consideran que la ciberseguridad es probablemente el mayor conflicto bilateral que tienen las dos potencias, y en la cumbre entre Xi y Obama el presidente estadounidense proporcionó evidencias de supuestos robos de propiedad intelectual desde China. Las filtraciones sobre los propios programas de espionaje a gran escala destapadas ahora por Snowden podrían minar los esfuerzos de Washington para presionar a Pekín sobre los ciberataques chinos, ya que la administración estadounidense ha perdido con ellos credibilidad y autoridad moral para realizar exigencias a China.
En la excolonia británica, ya han sonado las primeras voces pidiendo la expulsión de Snowden, un antiguo asistente técnico de la CIA, que en la actualidad trabajaba para una empresa subcontratada por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en sus siglas en inglés) de Estados Unidos. Regina Ip, exresponsable de la seguridad de Hong Kong y diputada cercana a Pekín, ha afirmado este lunes que la Administración de la ciudad está “obligada a cumplir los acuerdos” con el Gobierno de Estados Unidos, que incluyen la extradición de fugitivos. “De hecho, va en su beneficio dejar Hong Kong”, ha dicho Ip, informa France Presse.
Snowden, que ha descrito el consulado de Estados Unidos en Hong Kong como “una estación de la CIA”, ha manifestado su interés en pedir asilo en Islandia, porque, según dice, es un país que se ha levantado en defensa de la libertad en Internet.
Hong Kong se ha visto envuelto en otros casos de extradición en el pasado. En marzo, el analista de Bolsa Trent Martin fue deportado del territorio a Nueva York para hacer frente a acusaciones de uso ilícito de información privilegiada. Otros sospechosos han sido extraditados por crímenes como contrabando, violación de los controles de exportación de equipos militares o fraude de inversión.
Pero las demandas estadounidenses no han sido siempre aceptadas. En 2008, Hong Kong liberó sin explicación a un iraní, Yousef Boushvash, a quien Washington había acusado de intentar obtener en Estados Unidos componentes de aviación sometidos a embargo para exportarlos. Boushvash era objeto de una querella criminal en Nueva York, por lo que su puesta en libertad provocó la ira de Estados Unidos.
EL PAIS.ES


 

Sebastian

Colaborador
“No quiero vivir en un mundo en el que se graba todo lo que digo y lo que hago”

Edward Snowden explica los motivos que le llevaron a filtrar los detalles del programa de datos


Edward Snowden, la fuente de las revelaciones sobre los archivos de la NSA que ha publicado The Guardian, explica por qué llevó a cabo la mayor filtración en un organismo de inteligencia desde hace una generación, y qué piensa hacer a continuación.

Pregunta: ¿Por qué decidió denunciar las actuaciones de la NSA?
Respuesta: La NSA ha levantado una infraestructura que le permite interceptar prácticamente todo y capturar la inmensa mayoría de las comunicaciones humanas de manera automática y sin seleccionar los objetivos.

Si, por ejemplo, yo quiero ver sus correos electrónicos o el teléfono de su mujer, lo único que necesito es usar métodos de interceptación, que me permiten obtener correos, contraseñas, historiales de teléfono, datos de tarjetas de crédito. No quiero vivir en una sociedad que hace ese tipo de cosas... No quiero vivir en un mundo en el que se graba todo lo digo y lo que hago. Es algo que no estoy dispuesto a defender ni con lo quiera vivir.

P. ¿Pero no es necesaria la vigilancia para disminuir las probabilidades de atentados terroristas como el de Boston?
R. Tenemos que decidir por qué el terrorismo es una amenaza nueva. Siempre ha existido terrorismo. Lo de Boston fue un acto criminal. Y lo que lo resolvió no fueron las técnicas de vigilancia sino la labor policial de toda la vida. La policía hace muy bien su trabajo.

P. ¿Se considera otro Bradley Manning?
R. Manning fue el ejemplo clásico de alguien que denuncia una situación inspirado por la protección del bien público.

P. ¿Cree que ha cometido usted un delito?
R. Hemos visto suficientes delitos cometidos por el Gobierno. Es una hipocresía que ahora me acusen de ello. Han restringido la esfera pública de influencia.

P. ¿Qué cree que le va a pasar?
Me parece trágico que un estadounidense tenga que irse a vivir a un lugar que tiene fama de conceder menos libertades”
R. Nada bueno.

P. ¿Por qué ha escogido Hong Kong?
R. Me parece trágico que un estadounidense tenga que irse a vivir a un lugar que tiene fama de conceder menos libertades. No obstante, se supone que Hong Kong tiene más libertad, a pesar de pertenecer a la República Popular China. Posee una sólida tradición de libertad de expresión.

P. ¿Qué revelan los documentos filtrados?
R. Que la NSA miente de forma sistemática ante las preguntas del Congreso sobre el alcance de los programas de vigilancia en Estados Unidos. Creo que cuando el senador Ron Wyden y el senador Mark Udall preguntaron qué dimensión tenía esa vigilancia, la Agencia alegó que no tenía las herramientas necesarias para poder dar una respuesta.

Claro que tenemos las herramientos, y tengo mapas que muestran en qué lugares se ha vigilado más a la gente. Interceptamos más comunicaciones digitales en Estados Unidos que en Rusia.

P. ¿Y qué dice de las protestas del Gobierno de Obama sobre la piratería informática dirigida desde China?
R. Nosotros pirateamos todo en todas partes. Nos gusta diferenciarnos de los demás. Pero estamos en casi todos los países del mundo. En países con los que no estamos en guerra.

P. ¿Es posible rodearse de medidas de seguridad para protegerse contra la vigilancia del Estado?
R. No tienen ni idea de lo que es posible. Es espantoso hasta dónde llega su capacidad de actuar. Podemos intervenir ordenadores y, en cuanto un entra en la red, identificar desde qué ordenador entra. Una persona nunca está a salvo, por más que se proteja.

P. ¿Su familia sabía lo que tienía planeado?
La NSA miente de forma sistemática ante las preguntas del Congreso sobre el alcance de los programas de vigilancia”​
R. No. Mi familia no sabe lo que está pasando... Mi mayor miedo es que tomen represalias contra mi familia, mis amigos, mi pareja. Cualquiera con el que tenga una relación. Es algo que me atormentará el resto de mi vida. No podré comunicarme con ellos. Porque [las autoridades] actuarán con contundencia contra cualquiera que me conozca. Saber eso no me deja dormir.

P. ¿Cuándo decidió filtrar los documentos?
R. Uno ve cosas inquietantes. Cuando va viendo todo, se da cuenta de que algunas de esas cosas son excesivas. Y poco apoco se asienta la conciencia de que estamos haciendo mal. No hubo una mañana en la que me despertara [y decidiera que ya estaba bien]. Fue un proceso natural. En 2008 mucha gente votó por Obama. Yo, no. Yo voté a un tercer partido. Pero me creí las promesas de Obama. Iba a revelarlo todo [pero esperé por su elección]. Está claro que ha continuado las políticas de su predecesor.

P. ¿Qué le parece que Obama denunciara las filtraciones el viernes, al mismo tiempo que ensalzaba un nuevo debate sobre el equilibrio entre seguridad y transparencia?
R. Mi reacción inmediata fue que incluso a él le estaba resultando difícil defenderlo. Estaba tratando de defender lo indefendible, y él lo sabía.

P. ¿Y la reacción general ante las revelaciones?
R. Me ha sorprendido y satisfecho ver que los ciudadanos reaccionaban con tanta energía en defensa de los derechos que están reprimiéndose con la excusa de la seguridad. Sin llegar a ser Occupy Wall Street, se está formando un movimiento de base que pretende salir a las calles el 4 de julio para defender la Cuarta Enmienda a la Constitución de EE UU [que prohibe los registros sin orden judicial]. Se llama Restablezcamos la Cuarta Enmienda, y se ha originado en Reddit. La respuesta en internet ha sido tremenda y muy animosa.

P. El analista de política exterior Steve Clemons, que trabaja en Washington, ha dicho que en el aeropuerto de Dulles de la capital había oído a cuatro hombres que hablaban de una reunión de inteligencia a la que acababan de asistir.
A propósito de las filtraciones, uno de ellos dijo, según Clemons, que habría que hacer “desaparecer” tanto al periodista como al que había revelado los documentos. ¿Qué siente al saberlo?
No habría podido hacer esto sin estar dispuesto a aceptar el riesgo de ir a la cárcel. (...) Si quieren capturarme, con el tiempo, lo conseguirán”​
R. Alguien que estaba comentando la noticia dijo que “los espías de verdad no hablan así”. Pues bien, yo soy un espía, y les aseguro que hablan así. Cada vez que teníamos en la oficina un debate sobre cómo combatir el crimen, nunca se limitaban a proponer los procedimientos legales, sino que proponían acciones decisivas. Dicen que a una de esas personas más vale echarla del avión a patadas que darle ocasión de defenderse en un juicio. Abunda la mentalidad autoritaria.

P. ¿Tiene algún plan?
R. Lo único que puedo hacer es esperar y confiar en que el Gobierno de Hong Kong no me extradite... Mi idea es solicitar asilo en un país con valores como los míos. Él que más encaja es Islandia, donde se pusieron del lado de la gente al defender la libertad en internet. No tengo ni idea de qué futuro me aguarda.Quizá emitan una orden de detención a través de Interpol. Pero no creo haber cometido ningún delito fuera del territorio de Estados Unidos. Creo que se verá de forma inequívoca que es una cuestión política.

P. ¿Cree que acabará en prisión?
R. No habría podido hacer esto sin estar dispuesto a aceptar el riesgo de ir a la cárcel. No es posible enfrentarse a los servicios de inteligencia más poderosos del mundo y no ser consciente de ese peligro. Si quieren capturarme, con el tiempo, lo conseguirán.

P. ¿Qué siente ahora, casi una semana después de la primera filtración?
R. Creo que la indignación que se ha expresado está justificada. Me permite tener esperanza en que, me ocurra lo que me ocurra, el resultado será positivo para Estados Unidos. No creo que vaya a poder volver jamás a mi país, aunque me gustaría.

Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia. The Guardian News Media 2013
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/10/actualidad/1370865085_661307.html
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
La NSA, la agencia más secreta al servicio del “Gran Hermano”

Tiene protección legal para actuar en secreto y analizar los movimientos de los estadounidenses.


  • © S. LOEB - AFP


    La NSA tiene su sede principal en Fort Meade y en los próximos meses habilitará un nuevo complejo en el desierto de...



Pocos conocen detalles de las secretas operaciones de espionaje digital que encierran los edificios de cristal negro de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a las afueras de Washington, aunque las últimas revelaciones de la prensa permiten entrever lo que para algunos es “la punta del iceberg”.
“Aquí es donde conocen los secretos de verdad”, comentaba el año pasado una diplomática al contemplar en Fort Meade (Maryland) el centro de operaciones de la NSA de camino a una de las vistas de la corte marcial contra Bradley Manning por el caso WikiLeaks.
El soldado, acusado de la mayor filtración de información clasificada de la historia, está siendo juzgado en una base militar que es el corazón de la ciberinteligencia de EEUU.
Tras los atentados del 11 de setiembre de 2001 la NSA, dependiente del Pentágono y con más de 37.000 empleados civiles y militares, consiguió poderes más amplios para controlar las comunicaciones dentro y fuera de Estados Unidos y filtrar montañas de datos que permitan un día desmontar un complot terrorista.
La mayoría de las reglas por las que se rige la más opaca agencia federal estadounidense son en su mayoría secretas y conocidas en detalle por apenas un puñado de asesores del presidente Barack Obama, legisladores (algunos de los cuales han pedido información que les ha sido negada) y jueces en Washington.
La propia existencia de la NSA, creada en 1952 por el presidente Harry Truman, se ocultó durante más de 20 años, y pese a la llegada de Obama y sus llamados por la transparencia, los poderes de la agencia siguen siendo tan amplios ahora como durante los años de George W. Bush.
Desde 2008, cuando con un gran apoyo bipartidista el Congreso reformó la ley de vigilancia de comunicaciones extranjeras (FISA) para relajar en gran número de casos el control judicial, la NSA ha creado el mayor complejo de análisis de datos digitales conocido.
Tanto es así, que para los próximos meses la NSA espera tener operativo un complejo en el desierto de Utah que ha costado miles de millones de dólares y permitiría procesar y almacenar una cantidad de datos más de cinco veces superior a todo el tráfico anual de internet a nivel mundial, según una investigación de Fox News.
Hace casi un año el general Keith Alexander, director de la NSA desde 2005, visitó por primera vez la reunión de hackers más importante de EEUU, Defcon. Allí tachó de “absurdos” los rumores de que la agencia tenga archivos de 260 millones de ciudadanos estadounidenses y recordó que sus labores se limitan a la “inteligencia en el exterior”.
Pero William Binney, ex director técnico de la NSA, criticó duramente esas declaraciones y adelantó que la agencia tiene la capacidad -y la ejecuta- de recabar sin control judicial datos de redes sociales, correos electrónicos y registros de llamadas telefónicas tanto fuera como dentro de Estados Unidos.
“Dejé la NSA porque comenzaron a espiar a todo el mundo dentro del país”, aseguró hace unos meses en una entrevista con la revista Wired.
La punta del iceberg
Según las recientes revelaciones de medios como Washington Post o The Guardian, la NSA recopila a diario “metadatos” de llamadas telefónicas en EEUU que incluyen números, duración o localización de las llamadas, algo que autoriza un grupo de jueces conocidos como Tribunal FISA por períodos de 90 días.
Además, el programa “top secret” PRISM permite acceder directamente a los servidores de nueve de las mayores empresas de internet, entre ellas Microsoft, Google o Apple, para vigilar mensajes, videos o fotos en el extranjero, para encontrar patrones relacionados con actividades terroristas.
En una entrevista este fin de semana con Washington Times, Binney aseguró que estas filtraciones son solo “la punta del iceberg”, ya que la NSA dispone de hasta 20.000 millones de registros telefónicos y correos electrónicos de estadounidenses.
Pese al secretismo, tanto para Obama como para los congresistas demócratas y republicanos el amplio rango de acción otorgado a la NSA es esencial para evitar nuevos ataques contra intereses estadounidenses.
De hecho Carrie Cordero, una ex funcionaria del Departamento de Justicia experta en estos temas, indicó este viernes en un artículo de opinión que las filtraciones de los programas de alto secreto de la NSA no contribuyen más que a permitir que “nuestros adversarios tengan la información y por lo tanto el poder para adaptar sus técnicas y golpearnos”.
el observador
 

Sebastian

Colaborador
La NSA, la agencia de espionaje más secreta de Estados Unidos
Redacción
BBC Mundo
Lunes, 10 de junio de 2013

Especialistas en esconder secretos propios y descubrir los ajenos.
"No existe tal agencia", "No Such Agency", dice el chiste que juega con las iniciales de la Agencia Nacional de Seguridad en inglés, NSA. Tiene lógica, el organismo se especializa en secretos: esconder los propios y develar los ajenos.
Pero un exempleado de uno de sus socios internos, la Agencia Central de Inteligencia (CIA), hizo que en la última semana esa premisa fuera puesta patas arriba.
Edward Snowden reveló una serie de documentos secretos al diario británico The Guardian, en los que se dan detalles sobre un programa de espionaje de la NSA llamado Prism, que involucraba la participación de la compañía de teléfonos Verizon y los gigantes de internet Facebook, Google, Microsoft y Yahoo.
Muchas preguntas han comenzado a emerger a raíz de esta historia. Entre ellas, varias acerca de esta sigilosa agencia, su historia, actividades y alcance, que BBC Mundo responde a continuación.

1. ¿Qué hace la NSA?


"El hogar de los criptógrafos y los especialistas en descifrar mensajes codificados". Así comienza la descripción de la NSA de Estados Unidos que puede encontrarse en su sitio web.
Harry S. Truman le puso la firma a la creación de la NSA en 1952, con el objetivo de evitar un nuevo Pearl Harbor.​

Su misión, explica el texto, consiste en "prevenir que adversarios extranjeros adquieran acceso a información sensible o clasificada vinculada con la seguridad nacional", además de "recolectar, procesar y diseminar información de inteligencia de fuentes externas para propósitos de inteligencia y contrainteligencia y para respaldar operaciones militares".

Ha "provisto información oportuna a los responsables de las tomas de decisiones y líderes militares por más de medio siglo", sigue la explicación.
La NSA brinda servicio al Departamento de Defensa, agencias gubernamentales, contratistas del sector privado que trabajan para el Estado, y aliados de EE.UU., además de otras agencias de inteligencia ("nuestros clientes saben que pueden contar con nosotros", asegura la agencia).

Tom Carver, quien era corresponsal de la BBC en Washington en 2002, contaba que cuando Osama bin Laden se desplazó a Afganistán, la NSA escuchaba cada llamada que hacía en su teléfono satelital, lo que en dos años llevó a registrar más de 2.000 minutos de conversaciones.

En 1998 una base de entrenamiento de Bin Laden fue bombardeada. Él logró sobrevivir por poco y dejó de usar teléfonos. Pero EE.UU. lo volvió a encontrar y le dio muerte en mayo de 2011 en Pakistán.
Su presupuesto anual es información clasificada.
2. ¿Cuándo nació?


Misión

Según la propia NSA, su misión consiste en:
  • "Prevenir que adversarios extranjeros adquieran acceso a información sensible o clasificada vinculada con la seguridad nacional".

  • "Recolectar, procesar y diseminar información de inteligencia de fuentes externas para propósitos de inteligencia y contrainteligencia y para respaldar operaciones militares".
La entidad nació en 1952, con la firma del presidente Harry S. Truman (1945-1953), para dar alertas tempranas ante ataques potenciales como el de Pearl Harbor.

El gobierno no reconoció su existencia hasta más tarde, lo que llevó a que recibiera el apodo de "No existe tal agencia".
La NSA trabaja en conjunto con el Servicio Central de Seguridad (SCS), organismo establecido en 1972 para coordinar las actividades de la NSA con otras agencias militares que desarrollan tareas de criptografía.
3. ¿De quién depende?


Su director debe ser un alto cargo militar, de tres estrellas al menos. Desde 2005 está al frente de la agencia, también como jefe del SCS, el general Keith B. Alexander, con larga trayectoria en inteligencia militar.
La elección del puesto corre por cuenta de la Secretaría de Defensa, de la que depende la NSA, y requiere aprobación del presidente.

Tras negar que la NSA recolectara información de estadounidenses, James Clapper terminó reconociendo que sí lo hacía.​

Como forma parte de la Comunidad de Inteligencia de EE.UU. (el paraguas que engloba a todas las agencias de inteligencia de ese país), también depende de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional.
Ese puesto está ocupado por el teniente general retirado James Clapper desde agosto de 2010.

En marzo de 2012, cuando en el Congreso (la agencia es supervisada por comités parlamentarios, oficinas de la presidencia y el Poder Judicial) se le preguntó si la NSA recolecta "cualquier tipo de información de millones o cientos de millones de estadounidenses", respondió "no, señor".
Pero el 6 de junio de 2013 Clapper difundió un comunicado en el que confirmaba que la NSA sí recolecta datos de conversaciones telefónicas de millones de llamadas telefónicas en Estados Unidos.
4. ¿Quiénes son sus empleados?


Sus empleados son, entre otros, matemáticos y expertos en criptografía.
También cuentan con traductores y expertos en informática, que son a veces destinados a proyectos específicos. Se ha especulado con que estuvieron vinculados con el desarrollo del virus Stuxnet que afectó el funcionamiento de las instalaciones nucleares de Irán.

Los especialistas de la NSA suelen infiltrar redes de comunicación enemigas y líneas telefónicas en el extranjero.
El número de trabajadores del organismo es información clasificada, pero según Tom Carver, corresponsal de la BBC en Washington en 2002, la NSA tenía en ese entonces 38.000 empleados.
5. ¿Desde dónde opera?


La central de operaciones de la NSA se encuentra en Fort Meade, junto a una base del ejército de Estados Unidos, entre Baltimore y Washington DC.
La nueva central de datos de la NSA en Utah, que se espera empiece a operar en septiembre de 2013.​

También tiene oficinas en Colorado, Georgia, Hawái y Texas, además de puestos de escucha y registro de información dentro y fuera de EE.UU.
Está construyendo una inmensa central de datos en Camp Williams, Utah, a un costo estimado en US$2.000 millones.

Esas instalaciones, de más de 90.000 metros cuadrados, se convertirán en la central de almacenamiento de información de la NSA y otras agencias de inteligencia, según informa una nota de la revista Wired de marzo de 2012 firmada por James Bamford, quien se ha especializado en investigar la historia de esta agencia.

La revista dice que se espera que comience a operar en septiembre de 2013.
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias...e_uu_national_security_agency_perfil_nc.shtml
 

Sebastian

Colaborador
El hombre que reveló la amplia red de vigilancia de EE.UU.
Redacción
BBC Mundo
Lunes, 10 de junio de 2013

Un exfuncionario de la CIA, la agencia de inteligencia de EE.UU., ha sido identificado por el diario británico The Guardian como la fuente de las filtraciones sobre los programas de vigilancia secreta de llamadas telefónicas e internet de Estados Unidos.

Edward Snowden, de 29 años, es descrito por el periódico como un exasistente técnico de la CIA que actualmente trabaja para el contratista de defensa Booz Allen Hamilton.

The Guardian indicó que su identidad fue revelada porque él mismo lo pidió.
Las recientes revelaciones muestran que organismos de Estados Unidos recopilaron millones de registros de llamadas y monitorearon información de internet.

Un vocero de la Oficina del Director Nacional de Inteligencia dijo que el caso no ha sido referido al Departamento de Justicia como un asunto criminal.

The Guardian asegura que Snowden le dijo que huyó a Hong Kong el 20 de mayo y que se encontraba recluido en un hotel.

Fechas clave
5 de junio:The Guardian informó que la NSA está recopilando los registros telefónicos de millones de clientes estadounidenses de Verizon por orden de una corte secreta.

6 de junio:The Guardian y The Washington Post reportaron que la NSA y el FBI están interviniendo compañías de internet estadounidenses para rastrear comunicaciones online en un programa conocido como Prism

7 de junio:The Guardian informó que el presidente Barak Obama le pidió a las agencias de inteligencia a hacer una lista de potenciales blancos extranjeros para ciberataques estadounidenses.

7 de junio: El presidente Obama defiende los programas. Asegura que son supervisados muy de cerca por el Congreso y las cortes.

8 de junio: El director de la inteligencia nacional de EE.UU. James Clapper califica las filtraciones como si "literalmente te destriparan".

9 de junio:The Guardian identifica un extrabajador de la CIA, Edward Snowden, como la fuente de las filtraciones.

Snowden le comentó al diario que la amplitud de la vigilancia estadounidense era "horripilante". "Podemos instalar micrófonos en máquinas. Una vez entro en la red, puedo identificar tu máquina. Hagas lo que hagas en términos de protección, nunca volverás a estar seguro".

"No quiero vivir en una sociedad que haga ese tipo de cosas. No quiero vivir en un mundo donde todo lo que hago y digo es grabado".

Snowden afirmó que él no creía que hubiese cometido un crimen: "Hemos visto suficiente criminalidad por parte del gobierno. Es hipócrita hacer una acusación en mi contra".
Cuando se le preguntó que creía que pasaría con él, respondió: "Nada bueno".

Islandia
Snowden admitió que podría terminar en la cárcel. "Si te quieren agarrar, con el tiempo lo conseguirán", añadió.

El exfuncionario señaló que teme que las autoridades estadounidenses "actúen agresivamente contra cualquier persona que me ha conocido. Eso me quita el sueño".
"No creo que vuelva a ver mi hogar", indicó.

Snowden dijo que se había ido a Hong Kong por su "fuerte tradición en pro de la libertad de expresión".

Hong Kong firmó un acuerdo de extradición con Estados Unidos poco antes de que su territorio volviera a ser parte de la soberanía china en 1997.

Reacción mediática de EE.UU.


  • Un editorial del USA Today reconoce que "el primer resultado de las acciones de Snowden es una ganancia. Ha desatado un debate público en torno a los programas invasivos. Ese debate debió haberse suscitado antes de que dichos programas fueran creados". Pero, indica, "motivos puros y efectos loables no cambian el hecho de que él violó la ley".
  • Un editorial del Chicago Tribune señala que "algunas nuevas restricciones" en el programa de recopilación de información por parte de la inteligencia estadounidense deberían entrar en rigor: "Si el gobierno está buscando, por ejemplo, llamadas entre Estados Unidos y terroristas en Pakistán o Yemen ¿por qué no simplemente pide los registros de las llamadas a ciertos países? ¿No hay otra manera de restringir la investigación para dejar la mayor cantidad de estadounidenses afuera?
  • Robert O'Harrow en el Washington Post escribió que la creciente dependencia de contratistas de inteligencia estadounidenses "refleja un enorme giro hacia la subcontratación o la tercerización de los pasados 15 años, en parte debido a los recortes de las instituciones gubernamentales". O'Harrow argumenta que "eso ha aumentando dramáticamente el riesgo de desperdicio y abusos de contrataciones, pero dada la amenaza terrorista y los mandatos de la seguridad nacional del Congreso, la comunidad de la inteligencia no tienen muchas opciones".
Sin embargo, Pekín puede bloquear cualquier extradición si considera que afecta la defensa nacional o su política externa.

Snowden agregó que está interesado en solicitar asilo en Islandia. Sin embargo, el periódico de Hong Kong South China Morning Post indicó que el embajador islandés en China había dicho que "de acuerdo con la ley islandesa, una persona sólo puede presentar una solicitud una vez la persona está en territorio islandés".

"Valores"
En un comunicado, Booz Allen Hamilton confirmó que Snowden había sido su empleado por menos de tres meses.

"Si es cierto, esta acción representa una grave violación del código de conducta y de los valores fundamentales de nuestra compañía", señala el comunicado.

La primera de las filtraciones se dio a conocer el miércoles en la noche, cuando The Guardian informó que una corte secreta de Estados Unidos le había ordenado a la compañía Verizon que le entregara a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) la "metadata" de millones de registros de llamadas telefónicas.

La "metadata" incluye los números de los dos teléfonos que participan en una llamada, la duración de la comunicación, la hora y la fecha en la que se produjo y la ubicación de las personas (para celulares, la información está determinada por las torres que emiten las señales que permiten la transmisión de la llamada o el texto).

A esa información le siguió una serie de revelaciones, que se publicó en The Washington Post y en The Guardian, en la que se señala que la NSA intervino directamente servidores de nueve compañías de internet, incluyendo Facebook, Google, Microsoft y Yahoo para rastrear comunicaciones online en un programa conocido como Prism.

Todas las empresas de internet negaron haberle dado acceso a sus servidores al gobierno de Estados Unidos.

Prism

James Clapper: "Es extremadamente dañino y afecta la seguridad del país".​

Prism es un programa que le da acceso a la NSA y al FBI a correos electrónicos, conversaciones en la web (chats) y otras comunicaciones directamente desde los servidores de las principales compañías estadounidenses de internet.

La información es usada para rastrear a extranjeros de los que sospecha pueden estar vinculados con actividades terroristas y espionaje.

La NSA también está recopilando los registros telefónicos de clientes estadounidenses, pero no graba el contenido de sus llamadas.

El sábado, el principal funcionario de inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, calificó la filtración como si "literalmente te destriparan".
"Espero que seamos capaces de localizar quién está haciendo esto porque es extremadamente dañino y afecta la seguridad del país", indicó el funcionario en conversación con NBC News.
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/06/130610_edward_snowden_espionajes_eeuu_mr.shtml
 

Sebastian

Colaborador
Para no abrir otro tema:

El Gobierno británico cierra filas para defender a sus servicios secretos

El primer ministro y el jefe del Foreign Office eluden confirmar el uso del programa Prisma por parte de la inteligencia

Los pesos pesados del Gobierno británico salieron ayer en defensa de los servicios secretos y rechazaron las acusaciones del diario The Guardian de que han accedido sorteando la ley británica a informaciones de ciudadanos británicos o residentes en Reino Unido.

Ni el primer ministro David Cameron ni el jefe del Foreign Office, William Hague, confirmaron o desmintieron que el centro neurálgico de las escuchas de inteligencia, GCHQ, ha utilizado el programa estadounidense Prisma, que ha sido acusado de entrar en los servidores de Google, Skype y otras siete grandes empresas de Internet.

Por la mañana, Cameron recordó que las agencias de inteligencia están sometidas al escrutinio de la Comisión de Inteligencia y Seguridad de los Comunes. “Ese escrutinio es importante y voy a asegurarme de que así ocurra”, declaró el primer ministro. La comisión ha recibido “cierta información” y hoy accederá a un informe completo, según explicó por la tarde el responsable de Exteriores en una comparecencia de urgencia en los Comunes.

“Se ha sugerido que el GCHQ utiliza nuestra colaboración con Estados Unidos para sortear la ley británica, obteniendo información que no habrían podido obtener legalmente en Reino Unido. Quiero dejar claro que esa acusación no tiene base”, dijo Hague. “Cualquier dato obtenido por nosotros a través de Estados Unidos que afecta a nacionales de Reino Unido es sometido a los adecuados controles y salvaguardas de Reino Unido”, aseguró.

Sin embargo, Hague se escudó en la necesaria discreción con la que ha de abordar las cuestiones del espionaje para eludir cualquier detalle concreto sobre la forma en que se realizan esos intercambios de información. No se refirió a la acusación clave realizada por el extrabajador a cuenta de la CIA Edward Snowden de que los británicos utilizan desde 2007 el programa Prisma.

“Nuestras agencias practican y acatan la ley de Reino Unido en todo momento, incluso cuando tratan información de fuera de Reino Unido”, dijo. Tampoco quiso aclarar si Londres ha pedido a Washington que no espíe a británicos en Reino Unido, alegando que cada país actúa de acuerdo con sus propias leyes.

Las palabras de William Hague parecían haber sido cuidadosamente redactadas por un abogado para que, pase lo que pase, nadie le pueda acusar de haber mentido al Parlamento. Pero, incluso tomadas al pie de la letra, parecían más pensadas para respetar la letra de la ley que su espíritu.

Nada de lo que dijo el jefe del Foreign Office impediría un escenario en el que los estadounidenses espían en Reino Unido y, cuando encuentran algo interesante, avisan a los británicos para que estos puedan cumplir los requisitos legales necesarios.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/10/actualidad/1370886528_384479.html
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
OFF TOPIC

Récord de ventas del libro de Orwell “1984”


Las compras del clásico texto se dispararon 337% desde que estalló el escándalo de espionaje de llamadas e Internet en Estados Unidos.

El clásico del autor inglés George Orwell "1984" registró un récord de ventas en los últimos días, tras el escándalo de espionaje por las filtraciones del topo Edward Snowden sobre las operaciones secretas de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) para acceder a información personal de millones de ciudadanos.
Las ventas del libro aumentaron un 337% desde que se publicaron las revelaciones de Snowden, que dieron cuenta cómo la NSA accedió a millones de conversaciones telefónicas y datos de Internet personales.
El grupo Amazon informó que "1984" rompió todos los récords de ventas desde entonces.
La novela política de ficción introdujo los conceptos del omnipresente y vigilante Gran Hermano (Big Brother), de la notoria habitación 101, de la ubicua policía del Pensamiento y de la neolengua.
Según analistas, existen paralelismos entre la sociedad actual y el mundo de 1984, y sugieren que estamos comenzando a vivir en lo que se ha conocido como sociedad orwelliana.
En tanto, el pasado 6 de junio se conmemoraron 60 años desde la publicación del libro.

(Fuente: Agencias)
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
OFF TOPIC
Canadá también espía a millones de personas

Tiene su propio sistema de vigilancia similar al que usa EE.UU. para tener acceso a datos privados.

Canadá también tiene un programa de espionaje de teléfonos, correos electrónicos y otras actividades en internet similar al de Estados Unidos desde 2011, según admitió ayer el ministro de Defensa canadiense, Peter MacKay.
En declaraciones en el Parlamento de su país, el ministro aseguró que ha autorizado al servicio secreto CSE a espiar las telecomunicaciones en todo el mundo y reunir datos digitales sobre las conexiones telefónicas y de Internet.
"El CSE no se ocupa de las comunicaciones de los canadienses. Es el espionaje exterior. Esto es algo que pasa desde hace años", admitió MacKay.
"Este programa es dirigido a actividades fuera del país, amenazas extranjeras", añadió MacKay.
El programa fue inicialmente aprobado en 2005 pero fue suspendido en 2007 y 2008 después de que el organismo que controla el servicio de inteligencia electrónica de Canadá (CSEC) expresase el temor de que era demasiado amplio y podía incluir la vigilancia de ciudadanos canadienses.
Pero en noviembre de 2011 MacKay aprobó una nueva versión del programa que registra el llamado "metadata" de las comunicaciones.
El metadata es la información asociada con comunicaciones electrónicas (como direcciones de protocolo de internet, o la hora en que se produjo la comunicación), pero no el contenido de la información, por lo que legalmente las autoridades canadienses no necesitan autorización judicial para recopilar este tipo de datos.
La semana pasada se supo que la Agencia Nacional de Inteligencia (NSA) de Estados Unidos tiene en vigor un programa llamado PRISM que permite vigilar comunicaciones digitales de nueve grandes proveedores de internet en EE.UU. Gran Bretaña también admitió que usó el sistma Prism de EE.UU para espiar a las grandes compañías de internet del mundo.

(Fuente: Agencias)
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
TANOARG, eso lo publique el dia 26/05 con el titulo:
Vidas observadas: crece el uso estatal y privado de datos personales de la gente, noticia que nadie dio bola, hasta ahora
 

Sebastian

Colaborador
Rusia dispuesta a considerar el asilo político de Snowden

11 de junio de 2013 Iván Safrónov, Elena Chernenko, Galina Dúlina, Kommersant
El culpable de la filtración sin precedentes de datos secretos sobre la vigilancia que llevan a cabo los servicios secretos estadounidenses sobre los usuarios de la red, el joven de 29 años Edward Snowden, está intentando encontrar refugio en algún país que no le entregue a los EE UU.


Edward Snowden. Fuente: AP​

El antiguo empleado de los servicios secretos, huido a Hong Kong y actualmente en paradero desconocido, explica su acción diciendo que no quería ser parte de un "sistema que causa más daño que bien". El Secretario de prensa del Presidente, Dmitri Peskov, ha afirmado a Kommersant que si Snowden presenta una solicitud de asilo político, el gobierno de la Federación Rusa la estudiará.

El mismo Edward Snowden ha declarado su intención de "pedir asilo político en cualquier país que crea en la libertad de expresión y que esté en contra de la violación del derecho a la privacidad" y habló de Islandia, pero este país explicó que para esto debería encontrarse en el territorio del país y en Hong Kong no hay representación diplomática islandesa.

Pero en Hong-Kong sí que hay representación de la Federación Rusa. El miembro del Comité de la Duma estatal sobre información política, Robert Shleguel, declaró a Kommersant que Moscú debería estudiar la posibilidad de ofrecer asilo a Snowden. "Sería una buena idea", dijo el diputado.


Entre las empresas que colaboraban con los servicios secretos de EEUU se encuentran Microsoft, Yahoo!, Google, Facebook, AOL, Skype, YouTube, Apple y PalTalk. El auditorio mensual de Skype en Rusia (en 2012) es de 26,7 millones de personas, YouTube lo utilizan más de 25 millones de rusos y Facebook unos 9 millones.

Por su parte, Dmitri Peskov, secretario de prensa del Presidente de Rusia, aclaró a Kommersant que "en este asunto no existe el modo condicional. Actuaremos de acuerdo con los hechos. Si llega una solicitud de este tipo, será estudiada", aseguró.

Ayer se supo el nombre de la persona que publicó los datos del programa secreto PRISM gracias al cual los servicios secretos de los EE UU recopilan información sobre los usuarios de los motores de búsqueda y de las redes sociales más populares, como Google o Facebook.

Como se ha sabido tras un encuentro con los periodistas del Washington Post y The Guardian, se trataba del antiguo trabajador de la CIA y de la Agencia Nacional de Seguridad (FBI), Edward Snowden, de 29 años.

En la entrevista publicada en los dos periódicos explicó los motivos de su acción. Snowden sintió la necesidad de publicar los métodos de los servicios secretos de los EEUU cuando en 2007 trabajaba bajo cubierta diplomática en Ginebra para la CIA.

"Comprendí que era parte de un sistema que causaba más daño que bien", explicó. Snowden confiaban en que la situación mejorara con la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca. Cuando comprendió que el nuevo presidente "continuaría la política de sus predecesores", Snowden decidió "abrir los ojos a la sociedad sobre lo que se hace en su nombre, pero contra ella".

Hasta ese momento tenía "una vida muy cómoda": sus ingresos anuales eran de unos 200.000 dólares, vivía con su novia en Hawai, trabajando para el FBI y para el gigante armamentístico Booz Allen Hamilton.

A mediados de mayo Snowden copió una serie de documentos secretos del FBI y voló a Hong Kong, desde donde se puso en contacto con periodistas presentándose como Verax ("veraz" en latín). Según explica se guió por consideraciones puramente ideológicas.

"Si me hubiera interesado el dinero podría haber filtrado secretos a Rusia o a otros países", explica, "He sacrificado todo porque no puedo permitir que el gobierno de los EE UU creara un mecanismo que violara el derecho humano universal a la intimidad".

"Incluso en caso de que no hayas hecho nada malo, te están siguiendo, grabándote", les dijo a los periodistas, "Basta caer bajo vigilancia, aunque sea por error, para que puedan vigilar cada uno de tus pasos, todas tus conversaciones".

Cuando le preguntan qué relación tiene esto con las declaraciones del gobierno de EEUU explicando que han sido víctimas de un ataque cibernético por parte de terceros países, Snowden responde: "Nosotros crackeamos a todos y todo. Vigilamos prácticamente a todos los países".

Ayer el ministro de justicia de los EEUU inició una investigación sobre la "revelación no autorizada de información secreta por parte de personas que tenían acceso a la misma". La orden llegó del director de los servicios secretos de los EE UU, James Keppler, cuando declaró que las filtraciones habían supuesto un "inmenso perjuicio" para la seguridad del país.

Algunos congresistas exigieron a la Casa Blanca que obtuviera a cualquier precio la extradición de Edward Snowden. El director del subcomité de espionaje de la Cámara de Representantes, Peter King, hizo un llamamiento al gobierno de los EEUU "para que Snowden fuera castigado con toda la fuerza de la ley". "Los EE UU deberían dejar bien claro que ningún país deberá ofrecer asilo político a esta persona", añadió.

Los expertos consideran que Hong Kong puede satisfacer sin problemas la petición de extradición gracias al acuerdo firmado con los EEUU en 1997. Bien es cierto que Pekín puede ejercer el veto sobre la decisión de entrega, en caso de que considere que Edward Snowden es perseguido por "razones políticas".

Sin embargo los expertos políticos consideran que los gobiernos de Hong Kong y de China llegarán a un acuerdo con la Casa Blanca. En los EEUU Snowden se enfrentará a una enorme condena por divulgación de secretos de estado, hasta 20 años por cada documento del FBI entregado a los periodistas.
Artículo publicado originalmente en ruso en Kommersant.
http://rusiahoy.com/internacional/2...el_asilo_politico_de_snowden_exage_28835.html
 

Sebastian

Colaborador
A quiénes afecta el escándalo de espionaje en Estados Unidos
Redacción
BBC Mundo
Martes, 11 de junio de 2013

El presidente de EE.UU., Barack Obama, debió salir a dar explicaciones por el plan.​

La noticia de que la Agencia de Seguridad Nacional del gobierno de Estados Unidos tiene acceso completo y directo a los registros telefónicos de los clientes de Verizon causó un escándalo la semana pasada que el propio presidente Barack Obama debió salir a enfrentar.

Tras la denuncia, efectuada por los periódicos The Washington Post (EE.UU.) y The Guardian (Reino Unido), se filtró un informe que sacó a la luz un completo plan de vigilancia cibernética desarrollado por el gobierno de Estados Unidos.

El documento secreto filtrado por el exfuncionario de la CIA Edward Snowden, que contenía 41 diapositivas y mucha información clasificada, salpicó además a nueve empresas de tecnología, entre las que se cuentan Apple, Google y Facebook.

Según el presidente Obama, "nadie está escuchando" las conversaciones telefónicas de los estadounidenses.

El 6 de junio se dio a conocer la primera noticia sobre la vigilancia ejercida por el gobierno estadounidense sobre las redes de comunicación que utilizan sus habitantes.

Una orden judicial secreta emitida en abril autorizó a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, según sus siglas en inglés) a interceptar los registros telefónicos de millones de clientes en EE.UU. de Verizon, uno de los mayores proveedores de comunicaciones del país.

El Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) otorgó la orden al FBI el 25 de abril, otorgándole autoridad ilimitada para obtener los datos por un período de tres meses, que finaliza el 19 de julio.

Bajo los términos de la orden, se entregan los dos números telefónicos (emisor y receptor), al igual que los datos como la localización y duración de las llamadas. El contenido de la llamada en sí no está cubierto por la orden.

Por lo tanto, según la información inicial, el programa crearía una base de metadatos, es decir, datos sobre los datos.

"Nadie está escuchando sus conversaciones telefónicas. El programa no se trata de eso", advirtió el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien debió salir a explicar el complejo plan, denominado PRISM, tras las filtraciones en la prensa.
Lo cierto es que la revelación forma parte de un plan mucho más grande y de mayor alcance, denominado PRISM.
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias..._prism_y_vigilancia_cibernetica_eeuu_ch.shtml
 

Sebastian

Colaborador
Edward Snowden nos salva de los Stasi Unidos de América

En mi opinión, no ha habido en la historia estadounidense una filtración más importante que la publicación por parte de Edward Snowden del material de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés), y eso incluye sin duda los Papeles del Pentágono hace 40 años. La revelación de Snowden nos brinda la posibilidad de dar marcha atrás a una parte fundamental de lo que ha equivalido a un “golpe ejecutivo” contra la constitución estadounidense.

Desde el 11-S, se ha producido, al principio en secreto, pero luego de una forma cada vez más abierta, una revocación de la Declaración de Derechos por la que este país luchó hace 200 años.

En concreto, la 4ª y la 5ª enmienda de la constitución estadounidense, que protegen a los ciudadanos de las intromisiones injustificadas en sus vidas privadas por parte del Gobierno, han sido prácticamente suspendidas.

El Gobierno afirma que dispone de una orden judicial de acuerdo con la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés), pero esa orden de vigilancia ampliamente anticonstitucional procede de un tribunal secreto, protegido frente a una supervisión real y que obedece casi por completo a las exigencias del Ejecutivo. Como dice Russel Tice, un exanalista de la NSA, “es un tribunal desautorizado que autoriza por sistema”.

Por tanto, es una tontería que el presidente diga entonces que existe una supervisión judicial, al igual que también lo es la supuesta función supervisora de los comités de inteligencia en el Congreso. No es la primera vez —como en los temas de las torturas, los secuestros, las detenciones, los asesinatos con drones y los escuadrones de la muerte— que han resultado estar dominados por los organismos a los que supuestamente controlan. También son agujeros negros para la información que los ciudadanos tienen que conocer.

El hecho de que los líderes del Congreso fuesen “informados” sobre este tema y lo consintiesen, sin ningún debate abierto, ninguna audiencia, ningún análisis parlamentario ni tampoco ninguna posibilidad de expresar una disconformidad real, solo demuestra lo deteriorado que está el sistema de controles y equilibrios en este país.

Obviamente, EE UU no es ahora un Estado policial, pero dada la importancia de esta invasión de la privacidad de las personas, tenemos todas las infraestructuras electrónicas y legislativas de un Estado así. Si, por ejemplo, hubiese ahora una guerra que provocase un movimiento antibelicista a gran escala – como el que tuvimos en contra de la guerra en Vietnam – o, lo que es más probable, si sufriésemos un ataque más de la magnitud del 11-S, temo por nuestra democracia. Estos poderes son extremadamente peligrosos.

Hay razones legítimas para que exista la confidencialidad, y concretamente para mantener la confidencialidad de las comunicaciones de los servicios de espionaje. Esa es la razón por la cual Bradley Mannning y yo – y ambos teníamos acceso a dicha información de inteligencia con autorizaciones más altas que el alto secreto – decidimos no revelar ninguna información que tuviese esa clasificación. Y esa es la razón por la cual Edward Snowden se ha comprometido a negarse a publicar la mayor parte de la información que podría haber revelado.

Pero lo que no es legal es usar un sistema de confidencialidad para ocultar programas que son a todas luces anticonstitucionales por su alcance y sus posibles abusos. Ni el presidente ni el Congreso en conjunto pueden revocar por sí mismos la 4ª enmienda, y esa es la razón por la cual lo que ha revelado Snowden hasta el momento se mantenía oculto al pueblo estadounidense.

En 1975, el senador Frank Church habló de la Agencia Nacional de Seguridad en estos términos:
“Conozco la capacidad que existe para hacer que la tiranía sea absoluta en EE UU, y debemos hacer que este organismo y todos los organismos que poseen esta tecnología actúen dentro de la ley y bajo una supervisión adecuada para que nunca crucemos ese abismo. Es el abismo del que no hay vuelta atrás”.

La peligrosa perspectiva de la que advertía era que la capacidad de los servicios de espionaje estadounidenses de recabar información —que actualmente no tiene ni punto de comparación con la que existía en la época predigital— “podía volverse en contra del pueblo estadounidense en cualquier momento, y a ningún estadounidense le quedaría ninguna privacidad”.

Eso ha ocurrido ahora. Eso es lo que Snowden ha hecho público, con los documentos oficiales secretos. La NSA, el FBI y la CIA cuentan, con la nueva tecnología digital, con un poder de vigilancia sobre nuestros ciudadanos con el que la Stasi —la antigua policía secreta de la antigua “república democrática” de Alemania del Este— ni siquiera habría podido soñar. Snowden revela que la llamada comunidad de los servicios de espionaje se ha convertido en la Stasi Unida de América.

Por tanto, hemos caído en el abismo del senador Church. La pregunta es ahora si tenía razón o se equivocaba en lo de que no había vuelta atrás, y si eso significa que la democracia real se volverá imposible. Hace una semana, me habría costado argumentar esas conclusiones con respuestas pesimistas.
Pero el hecho de que Edward Snowden haya arriesgado su vida para revelar esta información, inspirando posiblemente a otras personas con unos conocimientos, una conciencia y un patriotismo parecidos a mostrar un valor civil comparable —entre la ciudadanía, en el Congreso y en la propia rama ejecutiva— me hace ver la inesperada posibilidad de encontrar la manera de subir y salir del abismo.

La presión de unos ciudadanos informados sobre el Congreso para que forme un comité de investigación que ponga en claro las revelaciones de Snowden y, espero, de otras personas, nos podría llevar a someter a la NSA y al resto de la comunidad de los servicios de espionaje a una supervisión real, y a controlar y a restablecer la protección de la Declaración de Derechos.

Snowden ha hecho lo que ha hecho porque ha reconocido lo que son los programas de vigilancia de la NSA: una actividad peligrosa y anticonstitucional. Esta invasión general de la privacidad de los ciudadanos estadounidenses y extranjeros no contribuye a nuestra seguridad; pone en peligro las mismísimas libertades que estamos tratando de proteger.

Daniel Ellsberg es un antiguo analista del Ejército esadounidense. En 1971 filtró los Papeles del Pentágono a The New York Times. Los documentos contenían un análisis secreto sobre la toma de deciciones del Gobierno estadounidense en relación con la guerra de Vietnam.
Traducción de News Clips.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/11/actualidad/1370945170_387365.html
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
El casi desconocido artículo 702 que permite a EE.UU. espiar a internet
En diciembre y durante algunas horas los parlamentarios estadounidenses debatieron públicamente acerca de la ley que rige el programa de vigilancia de internet PRISM, cuya revelación por Edward Snowden la semana pasada, desató un escándalo planetario.

Los principios de ese programa eran de conocimiento público desde hace años.
Snowden, exsubcontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), no ha hecho en realidad más que revelar al Washington Post y a The Guardian el modo operativo del programa, dejando al descubierto la facilidad con que la NSA accede a las comunicaciones que transitan por nueve sitios de internet, entre ellos Google, Facebook y aquellos que pertenecen a Microsoft.
Esta disposición "no necesita de la obtención de una orden individual. Permite en cambio al gobierno obtener lo que se llama una orden de programa", agrega.
"No sólo el Congreso está al tanto sino que la justicia debe autorizar" los controles, dijo el viernes el presidente Barack Obama.
Los sitios internet desmintieron al unísono haber concedido "acceso directo" y total a los espías estadounidenses, pero indicaron que obedecían a los pedidos de cooperación avalados por la justicia.
La base legal se encuentra en el artículo 702 de la ley llamada "FISA Amendment Act", de 2008, cuya validez el Senado extendió hasta 2017 por una muy amplia mayoría de votos (73 a 23) el 28 de diciembre.
ads not by this site

Esta norma había sido votada para reemplazar y dar marco legal al programa de escuchas secretas y sin mandato de justicia creado bajo la presidencia de George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Reveladas por el New York Times en 2005, las escuchas fueron luego colocadas bajo control del Congreso y del poder Judicial.
La ley establece diferencias de trato entre los extranjeros que viven fuera de Estados Unidos y los estadounidenses o extranjeros que viven en Estados Unidos.
Para vigilar a un ciudadano estadounidense o un residente en el país, los servicios de inteligencia deben justificar su solicitud y obtener una orden judicial individual ante una corte secreta de 11 miembros, encargada desde 1978 de autorizar las escuchas.
Pero los extranjeros residentes fuera del territorio nacional no disponen de estas protecciones constitucionales. El Congreso dio a los espías prácticamente carta blanca.
"El artículo 702 otorga al gobierno nuevos poderes para controlar las comunicaciones de personas que se supone extranjeras y que viven fuera de Estados Unidos", explicó el 27 de diciembre el demócrata Ron Wyden.
La orden tiene una validez de un año entero "y autoriza al gobierno a recoger un número potencialmente elevado de llamadas telefónicas y correos electrónicos, sin que sea necesario que los remitentes y los destinatarios estén conectados al terrorismo o al espionaje".
"La supervisión por el poder Legislativo, Judicial o Ejecutivo ha sido muy rigurosa en estos cuatro años", dijo entonces la todopoderosa presidenta de la Comisión de Inteligencia Dianne Feinstein. Los miembros habilitados del Congreso reciben informes semestrales y presentaciones periódicas.
"Algunos planes de atentados fueron desbaratados gracias a este programa. Es un programa vital", dijo la legisladora.
elpais
 

Sebastian

Colaborador
Putin, el seguro aliado de la seguridad

El presidente ruso sostiene que métodos de espionaje como los que utiliza EE UU son necesarios
En cuestiones de seguridad entendida como actividades policiales, de servicios secretos y militares, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, se presenta como un hombre con el que Estados Unidos y sus aliados pueden contar, al margen de cuales sean sus diferencias en lo que a democracia y libertad se refiere.

El martes en una entrevista en RT (el complejo de canales televisivos estatales en inglés, español y árabe, destinados a propagar el punto de vista ruso en el extranjero), Putin fue interpelado sobre Edward Snowden, el joven que desveló programas de vigilancia de las comunicaciones por internet. Según el presidente ruso, Snowden no dijo nada que “no se supiera” cuando reveló que los servicios de seguridad de EE UU espían las comunicaciones electrónicas de los ciudadanos.

Afirmó Putin que “en condiciones de la lucha contra el terrorismo internacional esto adquiere un carácter global” y que “estos métodos de trabajo se necesitan”. Tras referirse a la importancia del “control” por parte de la sociedad, Putin afirmó que Rusia no se pueden escuchar las conversaciones sin “el correspondiente permiso de los jueces”, así que escuchar con las autorizaciones correspondientes es “normal” y escuchar sin ellas es ”malo”. Lo que no dijo el presidente es que en Rusia, según aseguran expertos independientes de este país, los servicios de seguridad tienen jueces que sancionan todas sus peticiones de escucha.

Así las cosas, habría que ver cuál sería el resultado si a Snowden se le ocurriera pedir asilo político en Rusia. Una cosa es protagonizar un programa de entrevistas en RT, como hace Julián Assange, y otra muy distinta vivir e integrarse en Rusia, con un marco de libertades y derechos que difieren del occidental. De momento, ningún alto funcionario ha prometido asilo a Snowden. El ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, se negó a especular sobre el tema y afirmó que si lo pide, examinarán el tema. En el mismo sentido se expresó el jefe de prensa de Vladímir Putin, Dmitri Peskov, y el jefe del comité de internacional de la Duma, Alekséi Pushkov, ha dicho que acogerlo equivaldría a darle asilo político y que los EE UU se pondrían histéricos.

Como veterano de la Seguridad, Putin entiende el uso de distintos tipos de armamento, desde los aviones sin piloto a los misiles intercontinentales sin cargas nucleares pasando por las cargas nucleares de baja intensidad, pero en todas estas modalidades se muestra a favor de una regulación internacional. En el caso de los aviones sin piloto, subrayó que es necesario elaborar unas reglas que minimicen el número de víctimas.

De la seguridad hace depender Putin la futura relación con Georgia, el país vecino del Cáucaso de importancia clave para la tranquilidad de los juegos Olímpicos de Sochi, que transcurrirán en febrero de 2014 a pocos kilómetros de la frontera con Abjazia, territorio autoproclamado independiente de Georgia que Rusia ha reconocido como país.

En los estudios de RT, Putin vinculó el incremento de las relaciones comerciales y la normalización de las relaciones con Georgia con la cooperación policial y de servicios de seguridad contra la delincuencia y el terror. Putin se refirió de forma nebulosa a un incidente “hace 6 ó 7 años” en el que Rusia se habría visto obligada a repeler una incursión de guerrilleros que habrían llegado a 30 kilómetros de Sochi desde Georgia en camiones del ministerio del Interior. “Desde el territorio de Georgia en el Cáucaso se nos infiltra constantemente el elemento terrorista”, dijo.

El presidente negó que el suceso al que se refería hubiera ocurrido en el valle de Kodori, de donde los abjazos echaron a los georgianos en 2008.
Refiriéndose al Norte de África, Oriente Próximo y Siria, Putin llamó la atención sobre las contradicciones y la falta de previsión de la política occidental. Y de nuevo, subrayó el tema de la seguridad: Irak es inestable y no tiene seguridad sobre el mantenimiento de su integridad territorial, Yemen es inestable, Túnez también.

En Libia hay enfrentamientos étnicos entre tribus y guerra por los recursos. Como mínimo, dijo midiendo sus palabras, la región se hunde en un estado de “indefinición y conflicto”. Putin se refirió al grupo Dzhabjat an Nursa, una de las organizaciones claves de la oposición armada siria, que ha sido declarado terrorista por su colaboración con Al Qaeda por el departamento de Estado norteamericano. Según el presidente, EE UU no tiene respuesta cuando se le pregunta si ese grupo participará en el futuro gobierno. Putin dijo que cuando les pregunta a los americanos: “¿Acaso van a tomar un periódico y espantarla como si fuera una mosca?”, ellos responden: “no sabemos”. “Esto no es una broma, sino una cosa seria” sentenció.

Tras varias disquisiciones filosóficas sobre las diferencias culturales y de comprensión del mundo entre EE UU y Rusia, Putin afirmó que EE UU fue durante un tiempo el único imperio tras la desintegración de la URSS y que, como tal imperio, no quiere reconocer sus equivocaciones porque ello sería dar signos de debilidad. En realidad, Putin estaba extrapolando un modelo de comportamiento oriental que no es ajeno al comportamiento ruso.

La discusión con colegas norteamericanos que, como esta corresponsal, estaban en los estudios de RT cuando Putin era entrevistado, llevaba a otras interpretaciones: EE UU no quiere cambiar de comportamiento, porque “ni se le ocurre pensar que pudiera haberse equivocado”, tan seguros están de su infalibilidad de criterio. Sea como sea, Rusia y EE UU quieren dialogar y ambos están convencidos de que no hay otra salida. Otra cosa es cómo articulan cada uno de ellos la seguridad con la libertad y la democracia.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/12/actualidad/1371037019_961293.html
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
Habrá más revelaciones del "topo"

ASHINGTON (AP).- Mientras el gobierno de Estados Unidos analiza represalias contra Edward Snowden -el ex contratista de la CIA que filtró las prácticas de las agencias de seguridad-, el periodista que hizo de enlace con él anunció que habrá más "revelaciones significativas" en las próximas semanas sobre los programas de espionaje de la Casa Blanca.
"Durante las próximas semanas y meses, vamos a tener muchas más revelaciones significativas", dijo Glenn Greenwald, el redactor del diario The Guardian que publicó detalles de la trama del espionaje interno.
Greenwald dijo que aún no decidieron cuándo difundir la próxima nota sobre la base de la información brindada por Snowden.
"Hay docenas de historias generadas por los documentos que nos dio, y nuestra intención es avanzar en todas ellas", dijo Greenwald.
Y como ya se esperaba con el precedente del caso WikiLeaks, que desató una cacería humana contra Julian Assange, la cadena CBS señaló sobre la base de fuentes anónimas del gobierno que el Departamento de Estado prepara una demanda contra Snowden, el "topo" de 29 años ahora exiliado en Hong Kong.
En cambio, en una respuesta más constructiva a la tormenta política, miembros del Congreso dijeron ayer que estudiarán formas de prevenir ataques terroristas sin renunciar a la defensa de la privacidad.
"Hay muy poca confianza en el gobierno, y es por una buena razón", dijo el legislador demócrata Adam Schiff, miembro de la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes. "Somos nuestro peor enemigo", añadió..
la nacion
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
Estados Unidos y Brasil, los países que más espían a sus ciudadanos en Google


Un viandante pasa delante del logotipo de Google en Alemania. | Efe

El Gobierno de Estados Unidos es el que más información pide a Google sobre sus usuarios. El segundo país más controlador del mundo en Internet es Brasil, y España es el octavo, según los datos del buscador.
Sin contar las solicitudes secretas de la agencia de seguridad nacional, la Administración Obama hizo más de 41.000 peticiones entre junio de 2009 y diciembre de 2012, como se refleja en el informe bianual de la compañía sobre su relación con los gobiernos.
Google ha pedido ahora al Departamento de Justicia incluir en sus datos también las órdenes judiciales confidenciales de la agencia de seguridad nacional. En una carta al fiscal general, el buscador se queja de que la falta de información "alimenta la especulación" y asegura que la afirmación de que el Gobierno ha tenido "acceso sin trabas" a sus datos "simplemente no es verdad". Facebook y Microsoft también apoyan esta demanda porque temen la pérdida de "confianza" de sus usuarios.
Más allá del caso concreto desvelado por Edward Snowden, las peticiones de información de varias agencias oficiales son habituales y aumentan cada año. Después de Estados Unidos, el país que más ayuda pide a Google para sus investigaciones es Brasil, que en tres años presentó casi 13.000 solicitudes y es el país que más veces demanda a Google que elimine páginas y comentarios de su web.
España es el octavo que más se dirige al buscador, con 2.881 peticiones en tres años y por detrás de Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Es más activo a la hora de intentar que se eliminen páginas webs por motivos de piratería, pornografía infantil u otras ofensas. Según los datos del segundo semestre de 2012, España es el séptimo país en solicitudes de este tipo y en la UE sólo tiene por delante a Reino Unido y Alemania.
el mundo.es
 

Sebastian

Colaborador
La Comisión amenaza con romper con Washington si no explica el espionaje

Reding indica que "el Parlamento evaluará toda la relación transatlántica según sus respuestas"

Claudi Pérez Bruselas 12 JUN 2013 - 17:39 CET
La comisaria europea de Justicia, Viviane Reding, ha querido dejar las cosas claras al fiscal general estadounidense, Eric Holder, antes de acudir a la reunión que celebrarán el viernes. Reding ha enviado una carta inusualmente dura a Holder para pedir explicaciones sobre el espionaje orquestado desde el Gobierno de Barack Obama y advertirle de que el asunto puede afectar a las relaciones entre la Unión Europea y Estados Unidos.

La responsable de Justicia, que viajará el jueves a Dublín para participar en el encuentro bilateral entre las dos potencias, envió el pasado lunes una carta de dos folios y medio al fiscal general en la que exige explicaciones por este escándalo. Y deja para el final la advertencia más contundente: "Dada la gravedad de la situación y la seria preocupación que ha expresado la opinión pública a este lado del Atlántico, entenderá usted que espere respuestas rápidas y concretas el viernes. Como usted sabe, la Comisión Europea rinde cuentas ante el Parlamento Europeo, que probablemente evaluará toda la relación trasatlántica a la luz de sus respuestas", concluye la misiva, a la que ha tenido acceso este periódico.

De esa forma velada, la luxemburguesa Reding avisa a Estados Unidos de que la representación más directa de los ciudadanos en las instituciones comunitarias, el Parlamento, puede querer revisar todos los acuerdos de cooperación que existen entre la UE y EE UU y que benefician en gran medida a Estados Unidos. Los países comunitarios ya entregan, por ejemplo, información sobre movimientos de capitales y sobre pasajeros aéreos de todos los vuelos que tengan como origen o destino Estados Unidos. Se da la paradoja de que los 27 Estados aún no comparten esa información entre sí -llevan meses intentando sacar adelante esta regulación- pero sí la envían al otro lado del Atlántico con el objetivo de luchar contra el terrorismo.

Antes de lanzar esa cuasiamenaza, Reding, conocida por plantear los asuntos de forma clara y, en ocasiones, alejada del eufemístico lenguaje comunitario, muestra inquietud por las "adversas consecuencias [del programa de vigilancia de datos] para los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos". La comisaria recuerda a Holder que hace un año los dos coincidieron en la necesidad de ofrecer a los ciudadanos "un alto nivel de protección para su privacidad".

Reding subraya que el acceso directo de las fuerzas de seguridad estadounidenses a los datos personales de ciudadanos europeos almacenados en servidores de compañías estadounidenses "deben quedar excluidos salvo en situaciones concretas, excepcionales y revisables judicialmente". Lejos de quedar en generalidades, Reding presenta una lista con siete preguntas -algunas con apartados a y b- que exigen respuesta de Holder.

Lo primero que le interesa a la comisaria es saber si el programa de espionaje afecta principalmente a ciudadanos que no sean estadounidenses y, en concreto, a europeos. Además, pregunta si el acceso a esos datos personales se limita a casos concretos y cuáles son los criterios empleados para el seguimiento. E inquiere sobre el caso contrario: si la información se recoge de forma masiva, "sin justificación relativa a casos concretos", y si esas prácticas son regulares u ocasionales.

En cuanto a los objetivos, la titular de Justicia pide aclaraciones sobre si se utiliza con fines de seguridad nacional, de inteligencia relacionada con el exterior y cómo se definen ambos conceptos. Y le pregunta qué vías administrativas o judiciales tienen a su alcance las empresas en Europa o Estados Unidos para el acceso, la recogida y el procesamiento de datos bajo programas como el de vigilancia de datos. Casi de forma retórica -porque conoce la respuesta- le pide información sobre los procedimientos por los que un ciudadano europeo puede informarse de si están afectados por alguno de estos programas de espionaje. Más claramente, le pide una comparación entre los procedimientos disponibles para los estadounidenses y los residentes (aunque no sean estadounidenses).

En el fondo de estas últimas preguntas late un malestar que la Unión Europea lleva tiempo arrastrando sobre las diferencias de trato a los europeos en Estados Unidos respecto a los estadounidenses en territorio comunitario. Uno de los elementos que paralizan el acuerdo global de protección de datos que negocian desde 2011 las dos potencias reside en que un norteamericano puede recurrir ante las autoridades europeas si siente que su información personal ha sido violada y, en cambio, un europeo no puede hacer lo mismo en Estados Unidos.

Reding advierte a Holder de que casos como el de la vigilancia a las comunicaciones de los ciudadanos "pueden minar la confianza de los europeos" en los sistemas de cooperación con Estados Unidos, "ahora mismo en revisión en el proceso legislativo europeo".
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/12/actualidad
/1371051599_670201.html

La Unión Europea teme por la privacidad de sus datos

La Comisión pedirá explicaciones a EE UU sobre el espionaje
Los países negocian desde hace meses cómo cerrar las lagunas de privacidad

El espionaje informático en Estados Unidos ha colocado en primer plano un problema que inquieta a Europa desde hace meses: la desprotección de los datos personales. Apenas unas horas más de conversación les faltaron a los ministros europeos de Justicia del pasado jueves para que la revelación del programa estadounidense centrara la reunión en la que los mandatarios trataban de reforzar las normas comunitarias de protección de datos. La Comisión Europea constató con pesar que hay Estados dispuestos a bloquear esa regulación poco antes de que The Guardian revelara con sus informaciones la urgencia de pactar ese nuevo marco.

Las normas comunitarias sobre esta materia datan de 1995. Pese a figurar todavía entre las más garantistas del mundo, la irrupción de Internet en la vida diaria de los europeos —y especialmente la llegada de las redes sociales— ha convertido en obsoleta la regulación. El Ejecutivo comunitario lanzó hace ya año y medio una propuesta para restringir el acceso que compañías y poderes públicos tienen a datos sensibles de los usuarios y regular cuestiones tan novedosas como el derecho al olvido.

Desde entonces, los Estados miembros se resisten a ponerse de acuerdo en elementos fundamentales de la regulación. Pero la irrupción del espionaje estadounidense ha desatado el nerviosismo de algunos miembros de la Comisión Europea. “Este caso demuestra que un marco legal para la protección de datos personales no es un lujo, sino un derecho fundamental.

Ya es hora de que el Consejo Europeo demuestre que puede actuar rápidamente para reforzar los derechos de los ciudadanos”, reclamó la vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de Justicia, Viviane Reding, tras conocerse el espionaje.

A la hora de evaluar el grado de desprotección de los ciudadanos en la red, tan importante resulta la regulación europea como la que detalla los intercambios de datos entre Europa y Estados Unidos.

Ninguna de las dos acaba de concretarse. Pero el escándalo de la vigilancia ha llegado a tiempo para centrar la reunión que mantendrán a partir del miércoles en Dublín los responsables europeos con las autoridades estadounidenses. La casualidad ha querido que este encuentro anual se dedique en esta ocasión a la protección de datos.

Ni la regulación europea ni la que controla los intercambios con EE UU termina de concretarse

Reding tendrá la oportunidad de preguntar a Estados Unidos los detalles del espionaje, a cuántos europeos ha afectado y cómo piensa garantizar la seguridad de las comunicaciones, según explica una portavoz de la comisaria.

La preocupación no es nueva. La Unión Europea entrega ya numerosos datos de sus ciudadanos a Estados Unidos (de los pasajeros aéreos, de las transferencias bancarias...), pero no tiene garantías de que el tratamiento de esos datos respete los estándares europeos.

Por eso la comisaria de Justicia explora desde 2011 un acuerdo de protección de datos vinculado a la cooperación policial y judicial. Porque en la práctica, por muchas regulaciones que se aprueben al respecto, tanto los poderes públicos como los privados tienen acceso a información clave del ciudadano que puede ser utilizada en su contra.

Varios elementos bloquean desde hace tiempo esa colaboración entre las dos potencias. Entre ellos, que un ciudadano estadounidense que considere violada su privacidad puede reclamar ante las autoridades europeas, mientras un europeo no puede hacer lo mismo frente la administración estadounidense.

La Comisión quiere, además, clarificar si esos intercambios implicarían una cesión indiscriminada de datos o se trataría de peticiones cuando existan “sospechas concretas”, explican fuentes comunitarias. “Cuando un ciudadano europeo manda mensajes o llama por teléfono a alguien en Estados Unidos no espera que sus datos personales sean interceptados o transmitidos a terceras personas”, describen.

Otras fuentes comunitarias consideran que las posibilidades de aproximación en este acuerdo de intercambio de datos son ahora más limitadas que antes de conocerse la revelación del cerco a las comunicaciones privadas.

Aunque algunos Estados miembros son menos beligerantes en este terreno, la mayoría recela del uso que Estados Unidos pueda dar a esas bases de datos, mucho más ahora. La propia canciller alemana, Angela Merkel, aprovechará la cita que mantendrá con el presidente estadounidense, Barack Obama, el próximo 18 de junio para pedirle explicaciones sobre este caso.

El control de las comunicaciones indigna especialmente al Parlamento Europeo, muy celoso de la privacidad de los ciudadanos. “¿Cómo podemos hablar de relación especial entre la Unión Europea y Estados Unidos cuando Obama dice explícitamente que solo han espiado a extranjeros?”, se pregunta la diputada holandesa liberal Sophie in 't Veld, gran defensora de las libertades civiles.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/06/11/actualidad/1370978538_074776.html
 

Noticias del Sitio

Arriba