A mediados del mes de junio, el Centro de Ensayos en Vuelo de la Fuerza Aérea Argentina concluyó con una de las fases correspondientes a la homologación de armamento por parte del IA-63 Pampa III. De la actividad, que se inició en marzo pasado y debió ser puesta en pausa por la emergencia sanitaria debido a la pandemia de COVID-19, tomó parte el Pampa III EX-03, aeronave asignada al CEV y que se encuentra debidamente acondicionada para realizar esta tarea. Durante la cobertura realizada en exclusiva por Zona Militar, pudimos presenciar los preparativos necesarios para encarar este tipo de actividad que permitieron concretar sin novedades los vuelos que se realizaron desde la pista de la Fábrica Argentina de Aviones «Brigadier San Martín».

La mencionada homologación con el sistema de armas Pampa III no solo constituye un reaseguro a la campaña realizada en el Pampa II-40 y a las certificaciones tipo ya otorgadas por la Dirección General de Aeronavegabilidad Militar Conjunta (DIGAMC) sino que también tienen como objetivo contrastar el cumplimiento de determinados requerimientos técnicos operativos y características de una acción, en este caso como es la incidencia del lanzamiento de bombas en las modificaciones realizadas en el Pampa III. Se espera que en los próximos meses se dé inicio a la siguiente fase, la cual consistirá en tiro con los pod Colibrí 7,62mm y con pod ventral DEFA 553 de 30mm.

Preparativos

Al igual que en la cobertura realizada con el IA-58 Pucará Fénix, la jornada en el CEV se inició antes de las primeras luces del día, con la puesta a punto del IA-63 Pampa III EX-03 por parte del personal técnico de la Fuerza Aérea Argentina y de FAdeA. Cabe recordar que esta aeronave en particular es la única sobreviviente de los prototipos iniciales (posteriormente se le sumaría el EX-04 -Av 1027-, actualmente en proceso de modernización en FAdeA), y que históricamente realizó los ensayos funcionales y prácticas con armamento, así como su homologación.

Frente al hangar que actualmente aloja a los Beechcraft B-45 Mentor, la actividad en la plataforma es incesante: Pese a que la atención del personal presente gira en torno al Pampa III EX-03, técnicos también trabajan en el B-45 EX-086 y en el alistamiento del Cessna 180F Skywagon PG-394, aeronave que en el marco de la emergencia sanitaria realiza constantemente vuelos a distintos puntos de la provincia, para la búsqueda y transporte de muestras COVID-19.

Energizado por una GPU Hobart, el EX-03 recibe chequeos de cabina y subsistemas a la vez que técnicos especialistas dan las últimas revisiones a los sistemas pirotécnicos de los pilones internos Alkan 6095 y de los Alkan 6096 externos, con el objeto avanzar al siguiente paso: el artillado. En un carro portabombas aguardan dos bombas inertes PG 250, las cuales se montarán en los pilones internos, trabajo que demanda cierto esfuerzo al personal encargado de la tarea. En los pilones externos se montarán PG 125 inertes, completando la configuración. El proceso, que se repetirá en las dos salidas previstas, se completa cuando se asegura el armado de los pilones con sus respectivos pines y con la instalación de las espoletas inertes junto a su respectivo cableado.

Con el EX-03 armado y listo, solo queda esperar que la tripulación, compuesta por Piloto de Ensayos e Ingeniera de Ensayos, finalice el briefing en la sala de pilotos. Durante esta reunión, de la cual participan la mencionada tripulación junto a personal técnico e ingenieros de FAdeA, se abordan diversas cuestiones que van desde la meteorología hasta las comunicaciones, repasándose puntos sobresalientes de vuelos previos. La organización de la actividad también incluye al equipo del CEV que se desplazó hasta el campo de tiro, desde donde oficiará como director de tiro, controlando y coordinando diversos aspectos relacionados con la actividad aérea prevista.

Cabe recordar que el lanzamiento de las bombas inertes se realizará sobre el campo de tiro La Cruz perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina, establecimiento dependiente de la Escuela de Aviación Militar. El mencionado polígono se encuentra localizado en el departamento de Calamuchita, al sur de la ciudad de Córdoba, a poco más de 90 kilómetros. Tal como mencionamos, hasta ese lugar se desplazó un equipo del CEV encabezado por un Oficial Piloto con el objetivo de servir como director de tiro para el Pampa III EX-03, función que lo pone a cargo de tareas tales como evaluación de las condiciones del campo de tiro y autorizar o no las pasadas y los lanzamientos de las aeronaves participantes. También hace las veces de oficial de seguridad, observando situaciones de riesgo que puedan surgir previo, durante o posteriormente a la actividad aérea, tales como fuegos que se ocasionen en el campo producto del armamento impactado, bandadas de pájaros que puedan hacer peligrar la integridad o presencia no autorizada de personal o animales.

Una vez en plataforma, la tripulación junto a los técnicos realiza las respectivas inspecciones pre-vuelo. En la cabina, más precisamente en el puesto de la ingeniera de vuelo destaca el montaje correspondiente al display móvil de pantalla táctil Dewetron MOB-DISP T12, el cual servirá para proporcionar la información relevante recabada por la instrumentación y sensores con que cuenta el EX-03. Luego de cada salida, un técnico se encarga de transferir los datos recabados por los sistemas de adquisición y registro embarcados a una unidad móvil. Las conclusiones de los lanzamientos saldrán de los parámetros relevados por la instrumentación de vuelos de prueba (FTI).

Con la tripulación en posición, se inicia la puesta en marcha del TFE-731-40-2N, mientras que el personal de tierra brinda indicaciones y realiza las últimas revisiones exteriores. Una vez que los encargados del armamento retiran y presentan los pines al piloto, reciben el pulgar arriba por parte del piloto. Con el último OK, el EX-03 da potencia, produciéndose el clásico cabeceo, previo a iniciar el rodaje por la plataforma en dirección a la cabecera. El procedimiento es el normal para este tipo de actividad: una vez en posición y luego de unos minutos durante los cuales se realizan los chequeos finales, se da potencia máxima y el Pampa III acelera a lo largo de la pista. El despegue se realiza sin novedades, a la vez que personal técnico con años de experiencia en el sistema de armas nos recalca una de las virtudes de la remotorización, la cual sin duda ofrece mejores capacidades sobre todo cuando los Pampa operan con cargas y deben despegar desde aeródromos localizados en regiones elevadas y que cuentan con alta temperaturas.

El primer vuelo durará poco más de media hora, tiempo durante el cual el personal del CEV nos hace sentir una vez como en como en casa dentro de los límites que impone el actual protocolo. Con la llegada del EX-03, la actividad en tierra nuevamente se torna incesante: técnicos de la Fuerza Aérea y de FAdeA que han intervenido a lo largo de la jornada atiende diversas tareas, desde el chequeo general del EX-03 pasando por la obtención de datos recabados por los equipos abordo el Pampa III. Con el avión energizado, nuevamente se repite el proceso de artillado y configuración de los pilones, mientras que el Cessna 180F Skywagon PG-394 finaliza su rodaje en plataforma, arribando con una nueva carga sanitaria. En poco más de 30 minutos, el EX-03 ha recibido similar configuración de carga de bombas inertes y se encuentra listo para su segunda salida del día. Para esta ocasión (gracias a la iniciativa del personal de vuelo) el rodaje y despegue se pudo apreciar desde el paño verde, acompañados por ingenieros de la DGID.

Durante los vuelos efectuados, se realizaron circuitos de tiro standard de 30 grados de picada solo a los efectos de lanzar el armamento y que el mismo impacte dentro del campo. Tal como mencionamos, no se trataron de prácticas de puntería sino más bien de pruebas funcionales con el objetivo de medir vibraciones, temperaturas y otros parámetros en los elementos modificados producto del programa de remoción de obsolescencias del Pampa III, a la vez que se evalúa la incidencia de la mencionada actividad en los nuevos componentes.

Cierre de la jornada

Con la finalización del segundo vuelo, la jornada para el EX-03 llega a su fin sin novedades. Quedará aguardar el análisis de los datos recabados durante la presente homologación de lanzamiento de bombas, para avanzar a la siguiente fase de pruebas funcionales que consistirá en tiro con pod de ametralladora 7.62mm y cañón de 30mm, tanto en perfil aire-aire como aire-tierra. La ejecución de esta última actividad no solo dependerá de cómo evolucione el actual contexto sanitario sino también el cronograma dispuesto para las unidades operativas y la disponibilidad del EX-03, el cual debía entrar en inspección en FAdeA en los primeros días del mes de julio.

Como se mencionó previamente, la homologación realizada durante los meses de marzo y junio sirvieron como un reaseguro para capacidades ya contrastadas en el IA-63 Pampa III, consideras siempre dentro de la función de entrenador avanzado que cumple la mencionada aeronave. Esta última aclaración, aunque parezca redundante, fue una de las tantas consideraciones técnicas que se realizó durante la cobertura realizada: pese a que el IA-63 Pampa III puede ser artillado con bombas y/o pod de ametralladoras y cañón, su función siempre girará en torno a la tarea para la que fue concebido: formación y adiestramiento de pilotos de caza, donde su diseño como entrenador avanzado ha sido y es revalidado a diario, tanto por los pilotos de la Fuerza Aérea Argentina como de otras naciones.

Agradecimientos: A Secretaría General de la FAA así como a las Jefaturas de la Dirección General de Investigación y Desarrollo (DGID) y del Centro de Ensayos en Vuelo (CEV). A los mecánicos, personal técnico, ingenieros, pilotos y personal de torre por la excelente predisposición y trato brindado a Zona Militar durante los días que duraron las coberturas.

Créditos de todas las fotos: Carlos Borda Bettolli para Zona Militar.

7 COMENTARIOS

  1. Excelente…por que es el único avión de «combate» que la FAA tendrá en los próximos 20 años…viendo el historial de compras de sistemas de armas de combate de los últimos 20 años…a armarlo con todo lo que se pueda…excito en la tarea

  2. Es bueno que se homologue el Pampa III para usar bombas, cañones y ametralladoras. No se menciona el uso de coheteras. Es necesario que estos aviones puedan ser artillados ya que nuestra capacidad de ataque es cada vez menor. Con el cambio de función del Pucará la FAA tiene casi nula capacidad de ataque a tierra de apoyo cercano.

  3. Ya estoy cansando un poco con esto, pero espero que alguien se haga eco de mis preguntas algún día:
    Qué pasa con la versión naval del Pampa?…
    No pensaron en un Pampa monoplaza?…
    Ya no sirven ni los A4AR y todavía no hay otro reemplazo…

  4. Carlos, quizá sepas del tema… En caso que se fabricará la Dardo 2, el Pampa podría cargarla? Sería darle un uso más belicoso al avión…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.