Durante la cobertura realizada en el Centro de Ensayos en Vuelo, Zona militar tuvo la oportunidad de apreciar en primera persona las actividades y procesos que requiere la actual campaña de vuelos de prueba que se viene ejecutando con el IA-58 Pucará Fénix OVX-501, único prototipo remotorizado del histórico bimotor argentino. Los vuelos, que se realizan desde la pista de la Fábrica Argentina de Aviones «Brigadier San Martín», tienen el objetivo de evaluar la performance de la aeronave y sus características de vuelo, con la meta final puesta en obtener la certificación de las modificaciones realizadas. Tal como hemos informado oportunamente, también marchan en paralelo los proyectos para la modernización de la cabina y equipo de comunicación, así como la integración de sendos pod, uno que brindará la capacidad de observación EO/IR y otro que integrará un radar de apertura sintética.

La actividad aérea que ha venido realizando el Pucará Fénix desde que retomó con la campaña de vuelos de prueba demandan un estricto cronograma, durante el cual se deben satisfacer los requerimientos y especificaciones previamente establecidas. Si durante esta fase se confirma que el OVX-501 ha logrado cumplir con los requisitos aplicables, el siguiente paso será convalidarlo por medio de la certificación. Con este documento oficial emitido por la DIGAMC, se podrá avanzar hacia la fabricación en serie, siempre y cuando se mantengan las previsiones en cuanto a las tareas que realizará el Pucará Fénix.

Iniciando la Jornada

Como es usual en la actividad militar, la jornada inicia desde bien temprano, antes de las primeras luces que caracterizan a las frías mañanas de junio. El Centro de Ensayos en Vuelo no es la excepción. Pese a la pandemia por el COVID-19, los vuelos de la campaña de ensayos con el Pucará Fénix han sido constantes, habiendo reiniciado el pasado 4 de mayo luego de un pausa de varios meses. Durante las coberturas realizadas por Zona Militar, siempre realizadas bajo el protocolo sanitario vigente, el OVX-501 nos recibió en la plataforma de vuelo, alistado y puesto a punto por el personal técnico y mecánicos para iniciar la faena del día.

Previo al inicio del vuelo, Piloto e Ingeniera de Ensayos junto al personal técnico e ingenieros de FAdeA realizan el briefing en la sala de pilotos. Durante el mismo se discuten diversas consideraciones que van desde la meteorología hasta las comunicaciones, repasándose también algunos puntos sobresalientes de vuelos previos. El contenido central del briefing se concentra en la actividad que se realizará durante la jornada, la cual será de acuerdo con los diversos parámetros establecidos en la tarjeta de ensayos en vuelo correspondiente. Con la coordinación finalizada, piloto e ingeniero de ensayos alistan los últimos detalles para iniciar el descenso a la línea de vuelo.

Una vez en la plataforma, la tripulación junto al personal técnico realizan una inspección pre-vuelo del exterior del Pucará Fénix, así como una revisión preliminar de la cabina. Una consideración no menor, y que es transversal a todos los medios y actividades aéreas, son las novedades que puedan surgir durante esta etapa, durante la puesta en marcha y durante el checklist final previo al despegue. En caso de algún desperfecto o falla, se evaluarán los alcances de la misma y posibilidad de solución inmediata. Sin embargo, y pese a que simple vista resulte en detrimento de la actividad aérea, primará la seguridad por lo que muchas veces un vuelo podrá verse aplazado por algunos días.

Con el piloto e ingeniera en la cabina, la puesta en marcha del OVX-501 se realiza sin novedades. El rodaje hacia la cabecera de la pista se da entre el característico silbido de los Pratt & Whitney PT6A-62 así como del olor a combustible, los cuales pronto inundan la plataforma de vuelo. Una vez en el aire, el Pucará Fénix se dirigirá al sector asignado para realizar las pruebas previstas, lo que transcurre en aproximadamente poco más de una hora. El rasante sobre la pista de FAdeA anuncia el arribo del bimotor y con él, también lo hace el fin de sus actividades aéreas para lo que resta de la jornada. Una vez más, la sala de pilotos será el lugar donde convergen la tripulación y el personal de FAdeA, esta vez para realizar el respectivo de-briefing. El cierre de la jornada se concretará con el análisis posterior de los datos obtenidos por el equipamiento de telemetría montado en el Pucará Fénix. Si los mismos son acordes a los parámetros establecidos, se avanzará en la siguiente tarjeta. Sin embargo, por razones de diversa índole puede ocurrir que se deban repetir algunas pruebas, por lo que el cronograma inicialmente previsto podrá verse alterado y extenderse.

Luego de la visita realizada por Zona Militar, el Pucará Fénix no solo prosiguió con los vuelos de ensayos, sino que finalmente recibió el esperado espaldarazo gracias a la aprobación del contrato interadministrativo de “Modernización de Aeronaves de la Fuerza Aérea Argentina” firmado entre el Ministerio de Defensa y la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín”. El mencionado documento proporcionará los fondos necesarios para garantizar el completamiento de la campaña de ensayos en vuelo, la certificación del OVX-501 y la integración del pod POA (Pod de Observación Aérea) desarrollado por la empresa cordobesa FixView. Y tal como mencionamos previamente, de no surgir mayores inconvenientes, una vez concretada la certificación se podrá avanzar con la fabricación en serie del Pucará Fénix y la adquisición de los respectivos pods POA. Cabe recordar que también marcha en paralelo el desarrollo de un radar de apertura sintética, proyecto liderado por la empresa rionegrina INVAP. El mencionado radar se acomodará en un tanque de 318 litros y se montará ventralmente en el Pucará Fénix.

IA-58 Pucará Fénix OVX-501

De acuerdo con lo oportunamente expresado por la Fuerza Aérea Argentina en octubre de 2019, el Pucará Fénix se constituiría en un adelanto técnico-cualitativo, gracias a un proceso que vería la transformación de una aeronave de ataque a otra que permitiría efectuar misiones ISR (Intelligence-Surveillance-Reconnaissance, es decir, Inteligencia-Vigilancia-Reconocimiento). Con la concepción del programa, se proyectó que el Fénix debería proporcionar un incremento en la capacidad de Vigilancia y Control del Aeroespacio Nacional, con una proyección de empleo por un periodo aproximado entre 15 y 20 años.

El OVX-501, anteriormente matriculado como AX-561, es el resultado del programa de remotorización previsto en el FAS 1160, el cual a grandes rasgos tenía prevista la recuperación operacional del sistema de armas Pucará, así como el desarrollo de una serie de prototipos con el fin de solucionar deficiencias e incrementar capacidades. Estas soluciones, dispuestas en etapas, avanzarían de manera paralela a los fines de cubrir el desarrollo de un sistema de navegación, la mencionada remotorización y un sistema integrado de navegación y tiro (SINT).

Como resulta conocido, para la remotorización se evaluaron cuatro plantas propulsoras para reemplazar a los Astazou XVI-G: Dos de Garrett (TPE331-12-UHR y TPE331-12-B) y dos de Pratt & Whitney (PT6A-60A y PT6A-62), optándose por el modelo 62 de P&W. Una vez concretados los necesarios trabajos de adaptación en bancada y barquillas realizados por la empresa IAI, la campaña de ensayos en vuelo del único prototipo se iniciaría en noviembre de 2016, para lo cual le fueron instalados al AX-561 los equipos necesarios, resultando en las hoy características sonda de pitot, ángulo de ataque y temperatura total, todos ellos parte del FTI.

Lamentablemente la campaña de ensayos en vuelo del AX-561 sufrió constantes altibajos durante los siguientes años, paralizándose regularmente por diversas razones. Durante ese período, los IA-58 Pucará de la III Brigada Aérea también transitaban sus últimas horas de vuelo, hecho que se concretó con su baja en octubre de 2019. Sin embargo, la combinación de diversos factores, tales como el aprovechamiento de material en vuelo con horas remanentes y los nuevos requerimientos operativos que se desprendieron de las necesidades para controlar el espacio aéreo y vigilancia de la frontera, terminarían por abrir las puertas al Pucará Fénix.

Agradecimientos: A Secretaría General de la FAA así como a las Jefaturas de la Dirección General de Investigación y Desarrollo (DGID) y del Centro de Ensayos en Vuelo (CEV). A los mecánicos, personal técnico, ingenieros, pilotos y personal de torre por la excelente predisposición y trato brindado a Zona Militar durante los días que duraron las coberturas.

¡Apoyanos!

4 COMENTARIOS

  1. «…la fabricación en serie del Pucará Fénix …», ¿fabricar? Argentina perdió la capacidad de fabricar nuevos Pucará gracias a la Lockheed a cargo de la ex FMA, Sin temor a pasar por ignorante, preguntó ¿qué funciones podrá cumplir este Pucará Fénix en un campo de batalla moderno? Lo veo más para tareas de seguridad en la frontera, para pillar contrabandistas o narcos, pero no para poder hacer funciones de reconocimiento en un teatro de batalla moderno, con tantos MANPADs y AAA de tubo en manos de los ejércitos modernos. Podría ser útil en tareas COIN, para ubicar guerrillas poco armadas, pero en una guerra convencional moderna, pongo en duda su supervivencia.

  2. Las misiones que realiza este aparato son actualmente para UAVs..es u concepto anticuado y que solo sirve para darle trabajo a la empresa a cargo del programa y mantener sus empleos en la provincia, pero que sirve muy poco para la FAA…mejor sería gastar el dinero en lo que realmente necesitan…Los KAI F/a 50… y si hay menos dinero, comprar misiles AA y bombas laser para las Skyhawk

  3. Es verdad lo que dice Jack, para inteligencia ya existen los UAV y hay más de un modelo, el Pucará es un avión diseñado para ataque, teniendo en cuenta que no tenemos helicópteros que cumplan ésa función viene bien que lo hagan nuestros aviones renovados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.