¡Adiós al Huey!

0

Si se habla de helicópteros, el Huey no deja de acaparar la mayor atención. No tanto por su tecnología en la actualidad, sino por haberse convertido en un emblema de las operaciones militares modernas dada su versatilidad. Sin duda el Huey lo cambió todo para las organizaciones militares, por la posibilidad de realizar un sinfín de misiones en un sistema robusto, confiable e incluso letal.

Desde 1959 en adelante, con la introducción de este helicóptero en el US Army, el imaginario colectivo asocia el concepto de helicóptero a esta compleja herramienta que ganó su popularidad (y protagonismo) en la Guerra de Vietnam y que a partir de sus beneficios dentro de las operaciones desarrolladas, terminó siendo producido en enormes cantidades siendo desplegado por una enorme cantidad de países a lo largo y ancho del mundo.

A partir de los primeros modelos del apodado Huey o Iroquois, comenzó el análisis y el rediseño del helicóptero para proveer mayores capacidades dentro de las misiones helitransportadas. Uno de estos rediseños se consolido en el modelo 205, que apuntaló una extensión del fuselaje del helicóptero para poder transportar mas personal o mayo carga. Es así, que nace el UH-1H, el cual agrega espacio de transporte, una cabina ampliada para los tripulantes y una simplificación del acceso para la tropa o para transportar una camilla dentro de operaciones MEDEVAC.

Este fue el modelo elegido por Alemania a mediados de la década del 60, que concluyó con la fabricación de casi 4 centenas de helicópteros para el Heer, la Bundesgrenzchutz (Guardia Fronteriza) y la Luftwaffe.

El Huey en Alemania

La República Federal Alemana fue uno de esos países que tuvo un intenso uso del helicóptero dentro de sus organizaciones. Observando las características del UH-1H, el país avanzó en un plan de incorporación de helicópteros con la particularidad de que los mismos debían ser fabricados bajo licencia en territorio alemán.
Si bien una primera entrega salió directamente desde la Bell, a partir del año 1967, unos 345 helicópteros terminaron saliendo de líneas de producción de la compañía Dornier de una planificación por un total de 406 unidades.

La motorización de los helicópteros fue realizada por Motoren und Turbinen Union GmbH, otrora BMW Flugmotorenbau, destinada a proveer motorización para cazas y bombarderos desde 1916.

El uso de los UH-1D (apodado “sacudidor de alfombras”) en las fuerzas alemanas se destinó en mayor medida como utilitario además de brindar apoyo en operaciones de Search and Rescue (SAR). Mientas en Estados Unidos los helicópteros apuntalaron distintas misiones, entre ataque, apoyo de fuego, entre otras, Alemania los destinó especialmente a las misiones SAR y de transporte dada sus características de confiabilidad y seguridad.
Desde el año 1967 y ya con 54 años de servicio, la flota de UH-1D consolidó unas 2.33 millones de horas de vuelo en sus filas, realizando operaciones locales además de internacionales bajo mandato ONU (Bosnia y Kosovo, entre otras).

Contemplando la vejez del concepto y su dificultad para hacerse con material logístico, Alemania avanzo desde mitad de la década del 90 a retirar parte de su flota. Para el año 97, del total remanente de 176 helicópteros, unas 5 decenas fueron dadas de baja, atendiendo a la proyección de su reemplazo: el NH90, que comenzó a ser incorporado desde el año 2003.

Atendiendo el esfuerzo de estas aeronaves para apoyar en las distintas misiones encomendadas en el país, Alemania ha decidido darle una despedida llamativa, llevando al viejo helicóptero a visitar todos los rincones del país antes de que finalmente su ciclo operativo termine y su legado quede para los libros de historia.

La despedida

El helicóptero matricula 73+08 ha sido el elegido para hacer el ultimo viaje de despedida. En este helicóptero que posee la inscripción “Goodbye Huey!” (o ¡Adiós Huey!) pintada en su fuselaje, la tripulación realizara un tour de despedida por toda Alemania.

Este sacudidor de alfombras pintado especialmente, viajara a partir de abril del año 2021 por distintas ubicaciones del país, entre shows aéreos como AERO Friedrichshafen o el International Air Show ILA Berlín o eventos conmemorativos institucionales (40 años del Hospital del Bundeswehr Ulm, 85 años del Aeropuerto de Dresden) entre otros, para que la gente pueda ver su último vuelo.

Posteriormente, esta unidad quedará preservado para demostraciones estáticas y que los interesados se acerquen a apreciar el importante legado en operaciones que les deja esta memorable nave a las fuerzas alemanas.

Tras 54 años y con este próximo evento, los alemanes y el mundo podrán decirle a los nobles helicópteros: ¡adiós Huey!

Galería

Créditos especiales a Jan Hoier por las imágenes para Zona Militar.

Te puede interesar: La custodia en el cielo – un día de patrulla con Aviación del Ejército

Deja un comentario