Guardia Costera de Japón

China sigue generando tensión en el sistema internacional, pero esta vez en las islas Diaoyu que Japón controla y llama Senkakus, ubicadas en el Mar de China Oriental. Recientemente Japón anunció que se está preparando para una escalada de conflicto con China sobre la soberanía del archipiélago tras anunciar que espera la llegada de decenas de barcos pesqueros chinos que, según Japón, violarán la soberanía de las aguas territoriales alrededor del conjunto de islas. Ante este escenario Japón anunció que sus fuerzas de autodefensa está listas para responder ante cualquier intrusión.

Por su parte Beijing ha reforzado sus reclamos de soberanía sobre las islas y las aguas circundantes, alegando que Japón no tiene derecho de exigir a los barcos pesqueros chinos que detengas sus operaciones, y que la prohibición que actualmente mantiene Japón en las islas Diaoyu expirará pronto. Fue por este motivo, que el Ministro de Defensa japones Taro Kono, dijo en una conferencia de prensa que las unidades de las Fuerzas Marítimas de Autodefensa de Japón (MSDF) están listas para responder a la llegada de los barcos chinos, según informa The South China Morning Post.

En el año 2016, cuando Japón levanto una prohibición a los barcos chinos, 72 barcos pesqueros acompañados por 28 barcos de la guardia costera china operaron en aguas territoriales alrededor de las islas durante cuatro días, en gran parte con impunidad.

Por otro lado analistas japoneses advierten que no habrá mucho que pueda hacer Japón cuando un aproximado de 100 barcos pesqueros chinos lleguen al área, especialmente si son escoltados por los barcos de la Guardia Costera China.

Los barcos de guardacostas chinos han mantenido una presión casi constante durante los últimos 18 meses, ingresando a las aguas territoriales de Japón o la zona contigua alrededor de las islas a voluntad e ignorando las solicitudes de salida. Hasta hace poco, los barcos del gobierno chino estuvieron presentes en el área durante un récord de 111 días consecutivos antes de partir antes de un tifón.

Garren Mulloy, profesor de relaciones internacionales en la Universidad Daito Bunkyo, especialista en temas de seguridad regional, dijo que la presencia de los barcos de guardacostas chino son una «pesadilla para Japón» puesto que superan en números a los barcos de guarda costa japoneses.

A esto Mulloy agregó que la Guardia Costera de Japón ya está sobrecargada con unidades desplegadas en el norte monitoreando a las fuerzas rusas, otras unidades operando en el Mar de Japón para frenar la pesca ilegal de los barcos pesqueros norcoreanos. Por otro lado, China posee un Guardia Costera y una Armada mucha más grande, y China conoce de esas limitaciones y está investigando las debilidades de Japón, aseguró Mulloy.

A si mismo, Mulloy agregó que espera que la Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón (MSDF) estén preparada para cualquier enfrentamiento, pero que permanezcan, como lo ha hecho en el pasado, a unos 180 kilómetros de un posible punto de enfrentamiento. Eso permitiría a las embarcaciones del MSDF apoyar a los guardacostas en caso de que fuera necesario, pero también, estar lo suficientemente cerca para ayudar en caso de que ocurra un accidente y un barco se hundiese. Del mismo modo Mulloy afirma que «al mantener esa distancia, Japón también puede argumentar que no está agravando la situación».

Para muchos especialistas, no hay mucho que Japón pueda hacer si más de 100 barcos pesqueros con apoyo de la Guardia Costera de China arriban a la zona.

También Mulloy afirmó que China parece estar «peleando con todo el mundo en este momento», citando enfrentamientos con varias naciones por reclamos territoriales en el Mar de China Meridional, con Taiwán y en la frontera con India. «Están siendo muy provocativos y es confuso porque no es necesario», dijo. “Las relaciones de Japón con China no han sido malas en los últimos años, pero las cosas parecen estar empeorando ahora que la visita de Estado planeada a Japón – por el presidente chino Xi Jinping- ha sido cancelada» (..) «Quizás los chinos piensen que todo el mundo está peleando con ellos, pero tenemos que recordar que todo lo que hace Beijing, significa algo. Todo es estratégico. Pueden parecer decididos a ganar el control de las Islas Senkakus porque eso demostraría que tienen el poder militar para ganar cualquier pedazo de territorio en el que pongan sus corazones. Y eso también podría diseñarse como un mensaje para Taiwán», concluyó Mulloy.

Tal vez te pueda interesar: El buque Tipo 075 de China ya comenzó con las pruebas de mar

2 COMENTARIOS

  1. El comportamiento de China habla de una franca invasión en todos los sentidos, varios países no saben como sacarse los pesqueros de sus aguas, incluyéndonos, pero también los últimos años desarrollaron el espionaje informático, la invasión comercial global y se hicieron populares con cierto grupo de enfermedades, incluyendo el famoso Covid-19. En Argentina se les ha cedido gentilmente territorios para un dudoso proyecto de comunicaciones, que es controlado por el Ejercito Popular de Liberación, nosotros miramos de afuera sin saber cual es su verdadero fin. China se transformó en un país peligroso en todo sentido y prácticamente para todos.

  2. La verdad . . . . estos tipos (china) son un autentico problema, leo . . . Ecuador, Chile, ahora Japón, Argentina y tantas otras naciones con similares problemas, son un gran problema, son una plaga, depredan todo a su paso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.