Oleos de Malvinas

"EL SOBREVIVIENTE INGLÉS" DEL MAESTRO ALBERTO NASSIVERA

PARA COMPRENDER LO QUE SIGNIFICA Y REPRESENTA, SERÍA CONVENIENTE QUE LEYERAN EL TEXTO QUE ACOMPAÑA A LA MISMA… Y ASI COBRARÁ SU VERDADERA DIMENSIÓN… GRACIAS Y ESPERO QUE LES GUSTE

El 21 de mayo de 1982, cerca de las 10.30 Hs. , un solitario Aermacchi MB-339 de la 1ra. Escuadrilla de Caza y Ataque, al mando del Teniente de Navío Owen Crippa, penetra en la Bahía San Carlos . Luego de sortear su primer helicóptero (un Sea Lynx) y atacar con fuego de cañones de 30 mm. y cohetes Zuni a la fragata H.M.S. Argonaut, continúa su vuelo, adentrándose más y más entre las naves británicas que habían comenzado el desembarco.
"Calculé que no me iban a disparar para no impactarse entre ellos", relataría Owen.
Serpenteando por el centro de la formación enemiga, Crippa nota que se aproxima, en sentido contrario, de frente y a su misma altura, un helicóptero Westland HC-4 Sea King . Para evitar la colisión, los pilotos de ambas aeronaves hacen una maniobra evasiva extrema y pasan a escasa distancia una de otra, como una exhalación.
Más de 36 años después, Owen Crippa realiza un viaje de placer, recorriendo parte de la Ruta 40 con un grupo de amigos y, al llegar a la localidad de Los Antiguos, provincia de Santa Cruz, una mujer pide hablar con él, diciéndole: "Yo estoy casada con un militar inglés, al que usted le salvó la vida". La sorpresa fue mayúscula, pues no tenía idea de la circunstancia en que eso hubiera podido pasar; razón por la cual, le pidió a Laura (ese es su nombre) que lo llevara hasta donde estaba tal persona.
Minutos después se encontraba con James Richards, un ex Suboficial Jefe, Ingeniero en Armas, que había servido para la Royal Navy, durante la Guerra de Malvinas.
La sorpresa se convirtió en incredulidad cuando Owen escuchó que James había viajado, como pasajero, en aquel helicóptero Sea King, contra el cual estuvo a punto de chocar.
Recientemente, por gentileza del propio Crippa, que me facilitó datos de su contacto, me he puesto en comunicación con Richards. A continuación, una parte de lo que él mismo me contó:
"El trabajo que me dieron fue visitar cualquier barco de la flota que requiriera servicio o mantenimiento (N. del A.: Esto incluía desactivar bombas, lanzadas por los pilotos argentinos, que pudieran haber quedado alojadas en los barcos). Esto se hacía mediante la transferencia con helicópteros. Ese día, cuando sonó la advertencia de ataque, yo estaba parado en el borde de la puerta abierta del Sea King, enredado mi brazo en una malla de carga. Al realizar el piloto la violenta acción evasiva, yo salí despedido hacia afuera y quedé colgado de la red, dislocándome el hombro derecho. Todo mi cuerpo estuvo debajo del helicóptero; hasta que, nuevamente en vuelo horizontal, mis compañeros lograron rescatarme y arrastrarme al interior. Después de eso, me llevaron a un barco y pudieron atender mis lesiones"
Dos días después, hallándose completamente inepto para poder realizar sus normales funciones, el 1er. Teniente Luciano Guadagnini (quien murió en esa acción) lanzó la bomba de 454 Kg. que llevaba su Skyhawk A-4B y ésta quedó alojada en el interior de la fragata H.M.S. Antelope. Entonces se comisionó al Sargento Jim Prescott , quien sucedía en jerarquía a James Richards, para que intentara desactivarla.
Todos sabemos el final: Se produjo un estallido, matando a Prescott y la Antelope se hundió pocas horas después.
Evidentemente, Laura tenía razón… Owen, sin saberlo ni quererlo, había provocado las lesiones que salvaron la vida de James.
¿Cómo sigue esta historia?. Pues Crippa y Richards mantienen fluida comunicación (En la cual, extraordinariamente yo he terciado). James llegó a Argentina en 2011, enamorado de Laura, a la que conoció a través de internet y con quien actualmente forma pareja. Ambos viven actualmente en Villa Allende, provincia de Córdoba.

 

Eagle_

Colaborador
Colaborador
Aviones de Guerra Nro 11

Hola Grulla! En realidad los T-34 estaban muy lejos aún de las defensas aéreas de Puerto Argentino, y pudieron zafarse de los Sea Harrier escondiéndose entre la nubosidad.

Como otro detalle, la configuración de bombas no fue la usada por los aviones navales en Malvinas. Hace poco tiempo tuve una charla con uno de ellos que estuvo desplegado en la isla Borbón, y me comentó que el lanzamiento de bombas con el TurboMentor era en picado, por lo que había que llegar al blanco con altura, algo que no podían darse el lujo de hacer en Malvinas. Mientras estuvieron en el continente intentaron buscarle la vuelta, intentando por ejemplo llegar al blanco a baja altura, levantar a escasa distancia del objetivo en un ascenso de la máxima performance del avión, para luego caer sobre el mismo lanzando las bombas, lo que tampoco resultó satisfactorio, por lo que la configuración de combate era con las ametralladoras 7,62mm y las coheteras.

Saludos!
 
Última edición:
El piloto del Turbo Mentor de la ilustración es la Truca Manzella. Efectivamente, estaban equipados con miniguns, al borde de su capacidad de vuelo por el peso que llevaban.
Manzella se salvó en esa ocasión porque no era su hora. Años más tarde se encontró en el Reino Unido con el piloto que le disparó.
Si mal no recuerdo, volvió de Borbón al continente en el Twin que volaron Uriona y Poza.
 

Patanglén

soʌ sɐʇsǝ ɐʇlǝnʌ opɐp oɥɔǝɹǝp lɐ ʎoʇsǝ oʎ
Colaborador
"EL SOBREVIVIENTE INGLÉS" DEL MAESTRO ALBERTO NASSIVERA

PARA COMPRENDER LO QUE SIGNIFICA Y REPRESENTA, SERÍA CONVENIENTE QUE LEYERAN EL TEXTO QUE ACOMPAÑA A LA MISMA… Y ASI COBRARÁ SU VERDADERA DIMENSIÓN… GRACIAS Y ESPERO QUE LES GUSTE

El 21 de mayo de 1982, cerca de las 10.30 Hs. , un solitario Aermacchi MB-339 de la 1ra. Escuadrilla de Caza y Ataque, al mando del Teniente de Navío Owen Crippa, penetra en la Bahía San Carlos . Luego de sortear su primer helicóptero (un Sea Lynx) y atacar con fuego de cañones de 30 mm. y cohetes Zuni a la fragata H.M.S. Argonaut, continúa su vuelo, adentrándose más y más entre las naves británicas que habían comenzado el desembarco.
"Calculé que no me iban a disparar para no impactarse entre ellos", relataría Owen.
Serpenteando por el centro de la formación enemiga, Crippa nota que se aproxima, en sentido contrario, de frente y a su misma altura, un helicóptero Westland HC-4 Sea King . Para evitar la colisión, los pilotos de ambas aeronaves hacen una maniobra evasiva extrema y pasan a escasa distancia una de otra, como una exhalación.
Más de 36 años después, Owen Crippa realiza un viaje de placer, recorriendo parte de la Ruta 40 con un grupo de amigos y, al llegar a la localidad de Los Antiguos, provincia de Santa Cruz, una mujer pide hablar con él, diciéndole: "Yo estoy casada con un militar inglés, al que usted le salvó la vida". La sorpresa fue mayúscula, pues no tenía idea de la circunstancia en que eso hubiera podido pasar; razón por la cual, le pidió a Laura (ese es su nombre) que lo llevara hasta donde estaba tal persona.
Minutos después se encontraba con James Richards, un ex Suboficial Jefe, Ingeniero en Armas, que había servido para la Royal Navy, durante la Guerra de Malvinas.
La sorpresa se convirtió en incredulidad cuando Owen escuchó que James había viajado, como pasajero, en aquel helicóptero Sea King, contra el cual estuvo a punto de chocar.
Recientemente, por gentileza del propio Crippa, que me facilitó datos de su contacto, me he puesto en comunicación con Richards. A continuación, una parte de lo que él mismo me contó:
"El trabajo que me dieron fue visitar cualquier barco de la flota que requiriera servicio o mantenimiento (N. del A.: Esto incluía desactivar bombas, lanzadas por los pilotos argentinos, que pudieran haber quedado alojadas en los barcos). Esto se hacía mediante la transferencia con helicópteros. Ese día, cuando sonó la advertencia de ataque, yo estaba parado en el borde de la puerta abierta del Sea King, enredado mi brazo en una malla de carga. Al realizar el piloto la violenta acción evasiva, yo salí despedido hacia afuera y quedé colgado de la red, dislocándome el hombro derecho. Todo mi cuerpo estuvo debajo del helicóptero; hasta que, nuevamente en vuelo horizontal, mis compañeros lograron rescatarme y arrastrarme al interior. Después de eso, me llevaron a un barco y pudieron atender mis lesiones"
Dos días después, hallándose completamente inepto para poder realizar sus normales funciones, el 1er. Teniente Luciano Guadagnini (quien murió en esa acción) lanzó la bomba de 454 Kg. que llevaba su Skyhawk A-4B y ésta quedó alojada en el interior de la fragata H.M.S. Antelope. Entonces se comisionó al Sargento Jim Prescott , quien sucedía en jerarquía a James Richards, para que intentara desactivarla.
Todos sabemos el final: Se produjo un estallido, matando a Prescott y la Antelope se hundió pocas horas después.
Evidentemente, Laura tenía razón… Owen, sin saberlo ni quererlo, había provocado las lesiones que salvaron la vida de James.
¿Cómo sigue esta historia?. Pues Crippa y Richards mantienen fluida comunicación (En la cual, extraordinariamente yo he terciado). James llegó a Argentina en 2011, enamorado de Laura, a la que conoció a través de internet y con quien actualmente forma pareja. Ambos viven actualmente en Villa Allende, provincia de Córdoba.

Que pena, tanto esfuerzo en pintar una obra que refleja algo que es muy probable que jamás haya sucedido.

Más pena y tristeza da ver como los huecos de la Historia de Malvinas se van llenando de leyendas, mitos y falsedades.

Por lo menos el autor podría haberse documentado bien en representar el 115 de Crippa tal cual voló ese 21 de mayo, lo único realmente comprobable de este extraño episodio.

Saludos!
 

Noticias del Sitio

Arriba