Incidentes entre Corea del Norte y Corea del Sur


El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, reconoció este martes que su país está en un "punto de inflexión" y se enfrenta a "circunstancias sin precedentes", en un discurso pronunciado ante miles de miembros del gobernante Partido del Trabajo en la inauguración de una conferencia política celebrada en Pionyang.

A su juicio, el país vive un "período crítico que supone un importante punto de inflexión". En estas condiciones, dijo, el cumplimiento de las decisiones anteriores del partido, en particular las que buscan mejorar la calidad de vida del pueblo incluso en "las circunstancias sin precedentes en las que tenemos que superar numerosos desafíos, depende del papel que desempeñen las células base del partido".

Quienes escucharon estas palabras fueron los secretarios de las organizaciones primarias (o células) del partido reunidos para su sexta conferencia, según informa la Agencia Central de Noticias Coreana. En Corea del Norte, estas unidades constan de 5 a 30 miembros y supervisan las obras y la organización del trabajo en las fábricas y otros lugares.

Kim instó a los presentes a implementar las decisiones tomadas en el congreso del partido que tuvo lugar en enero, cuando prometió reforzar la disuasión nuclear de cara a la presión de EE.UU. y anunció un nuevo plan quinquenal de desarrollo nacional. Parte del discurso del dirigente estuvo dedicada a criticar las "deficiencias" en el trabajo de las células base del Partido del Trabajo, unas carencias que, aunque no especificó, deberían corregirse de inmediato para garantizar el desarrollo "saludable y sostenible" del partido.

A comienzos de este año el líder norcoreano ya mostró una franqueza inusual al admitir que el plan económico quinquenal establecido en 2016 no había alcanzado sus objetivos "en casi ninguno de los sectores".

Expertos cuya opinión recoge AP coinciden en que Kim vive el que quizás sea su momento más complicado en casi una década en el poder, puesto que el aislamiento por el coronavirus causó aún más problemas a una economía ya devastada por las paralizantes sanciones económicas que EE.UU. y la ONU impusieron a Corea del Norte por su programa de armas nucleares.

La anterior conferencia de secretarios de las organizaciones primarias se celebró en 2017.
 

Corea del Norte acusa a EEUU de insultar a su líder y asegura que no se quedará con los brazos cruzados
 
Última edición:

Nocturno Culto

Colaboracionista
Colaborador
Despliegues de misiles en la península de Corea: una carrera armamentista acelerada

POR: SANGSOO LEE
7 DE MAYO DE 2021


Las significativas mejoras por parte Corea del Sur en las capacidades de su fuerza convencional son un motor importante en los esfuerzos de Corea del Norte para acelerar su desarrollo de capacidades más avanzadas para sus misiles balísticos y armas nucleares. La incorporación de nuevas tecnologías por parte del Norte en sus misiles balísticos aumentará significativamente la amenaza a la seguridad nacional de Corea del Sur y Estados Unidos. El anuncio de la administración Biden de que buscará un enfoque pragmático y por fases para la desnuclearización de Corea del Norte podría dar incentivos a Pyongyang para alcanzar acuerdos favorables a Washington y Seúl. Estas futuras negociaciones podrían frenar el desarrollo futuro de misiles por parte del Norte y detener o desacelerar la carrera armamentista en curso entre las dos Coreas, mientras que crearían oportunidades para generar el tipo de confianza necesaria para seguir trabajando hacia la desnuclearización.

Antecedentes

Corea del Norte llevó a cabo dos pruebas de misiles de corto alcance a fines de marzo, la primera de este tipo en un año y la primera desde que el presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, asumió el cargo. Justo antes de las pruebas, el primer viceministro de Relaciones Exteriores, Choe Son Hui, dijo que Corea del Norte no sentía la necesidad de responder a los recientes intentos de la administración Biden de establecer un diálogo, descartándolos como un "truco para ganar tiempo". Kim Jong Un ha juzgado probablemente que, al menos en el corto plazo, Biden no está interesado en cumplir con las principales demandas del régimen, como el fin de la "política hostil" de Estados Unidos y garantías de seguridad y el alivio de las sanciones impuestas el Norte. Desde la perspectiva del régimen, llegar a un acuerdo nuclear ahora con la nueva administración parece menos probable que durante la presidencia de Trump, ya que Biden ha puesto énfasis en la amenaza que representa Corea del Norte y su historial de derechos humanos.

Como resultado, las pruebas de misiles realizadas a finales de marzo fueron vistas como una señal para Washington que Pyongyang continuaría desarrollando su programa de armas nucleares en el actual entorno "hostil". Ri Pyong Chol, vicepresidente del Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea, hizo una declaración proclamando que Corea del Norte está ejerciendo únicamente su derecho a la autodefensa y condenó la injusticia de la situación de seguridad en la península al afirmar que EE. UU. trajo “activos nucleares estratégicos en la península de Corea y lanzan ICBMs [misiles balísticos intercontinentales] en cualquier momento que quiera”, y critica a “el Norte cuando realiza 'incluso una prueba de un arma táctica'”.
El 28 de marzo, Jo Chol Su, un alto funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, describió de manera similar la prueba como "un ejercicio del derecho legítimo de autodefensa para disuadir las amenazas militares planteadas a la península de Corea y salvaguardar la paz y la prosperidad de nuestro estado".

Carrera de misiles con Corea del Sur

En muchos sentidos, los avances de misiles más recientes de Corea del Norte se han centrado en las capacidades para contrarrestar las mejoras de defensa de Corea del Sur, incluidas las capacidades de misiles balísticos y las defensas de misiles. A pesar de la protección de la disuasión extendida de los Estados Unidos, durante los próximos cinco años, el gobierno de Corea del Sur planea gastar más del 80 por ciento de su presupuesto de defensa de $ 90 mil millones para impulsar las capacidades de defensa, especialmente sus defensas de misiles. Mientras tanto, Estados Unidos acordó levantar los límites de peso para los misiles balísticos de Corea del Sur en 2017, "lo que llevó al desarrollo de al menos un arma más pesada que podría desempeñar un papel clave" en la implementación de "estrategias destinadas a prevenir los ataques de Corea del Norte o 'decapitar' su liderazgo." Uno de los resultados más importantes es el misil Hyunmoo-4 con un alcance de 800 km y un una ojiva de dos toneladas. Este misil puede usarse para atacar instalaciones subterráneas profundamente enterradas en Corea del Norte.

Otra gran parte del reciente desarrollo de misiles de Corea del Sur es un nuevo misil balístico lanzado desde submarinos (SLBM), el Hyunmoo-2B; Se espera que estos misiles convencionales, con un alcance de 500 km, se desplieguen con los submarinos de clase KSS III de 3.000 toneladas o más grandes. El desarrollo de SLBM por parte de Corea del Sur y la última prueba de vuelo pueden haber sido una motivación potencial para los nuevos modelos Pukguksong de Corea del Norte, mostrados en desfiles militares recientes.

En un discurso en el Octavo Congreso del Partido en enero, Kim Jong Un criticó al presidente de Corea del Sur, Moon, por los comentarios hechos en una visita a la Agencia estatal para el Desarrollo de la Defensa (ADD), donde proclamó que el desarrollo de misiles balísticos del país posee “suficiente rango ylla ojiva más pesada del mundo”, probablemente refiriéndose al Hyunmoo-4. Estos acontecimientos muestran una carrera armamentista emergente entre las dos Coreas, ya que tanto Seúl como Pyongyang trabajan para igualar los avances militares del otro.

Sin embargo, Corea del Norte se está enfocando en desarrollar misiles ofensivos para disuadir a las fuerzas militares de Corea del Sur porque no tiene un sistema de defensa antimisiles para garantizar la supervivencia y el potencial de segundo ataque de su arsenal estratégico. Por lo tanto, sus pruebas recientes estaban destinadas a demostrar una capacidad de ataque con misiles que superen al Hyunmoo-4 de Corea del Sur en términos de sofisticación de su sistema de guiado y peso de su ojiva. Por ejemplo, la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) informó que los nuevos misiles podrían transportar una carga útil de 2,5 toneladas, más del doble del peso de la ojiva de una tonelada de su KN-23. En teoría, el nuevo misil balístico sería capaz de transportar una ojiva más pesada que los misiles surcoreanos, que alcanza un máximo de dos toneladas.

KCNA también afirmó que los misiles eran tácticos y de combustible sólido y llevaban un "proyectil táctico guiado de nuevo tipo" que podía realizar maniobras de "gliding and pull-up" en vuelos a baja altitud. Este avance podría inutilizar el sistema "Terminal High Altitude Area Defense" (THAAD) desplegado en Corea del Sur en 2017. Corea del Norte también anunció que los dos misiles volaron 600 kilómetros hacia el Mar del Este (Mar de Japón), mientras que el ejército de Corea del Sur estimó un distancia de vuelo de alrededor de 450 kilómetros con una altitud de 60 kilómetros. Algunos expertos en misiles sugieren que las maniobras de "gliding and pull-up" permitirían a los misiles evitar los sistemas de detección de radar en Corea del Sur, creando nuevos desafíos para sus defensas de misiles. Además del desarrollo de misiles balísticos de corto alcance (SRBM), Pyongyang ha anunciado planes para desplegar submarinos de propulsión nuclear armados con armas nucleares para 2022, y ha dicho que llevarán el SLBM Pukguksong-5, el más recientemente revelado por el país (pero aún no probado en vuelo). Kim Jong Un ha dicho que tal arma será de gran importancia para aumentar las capacidades de ataque por sorpresa y ataque nuclear de largo alcance de Corea del Norte.

La carrera entre la ofensiva y la defensiva

Los sistemas de defensa antimisiles de los Estados Unidos también han evolucionado para hacer frente a las amenazas nucleares y de misiles de Corea del Norte. En marzo de 2020, la administración Trump pidió al Congreso de los Estados Unidos que proporcionara “380 millones de dólares durante los próximos cinco años” para desarrollar y evaluar un “prototipo de arma láser espacial” para 2023 que pueda destruir misiles balísticos intercontinentales. El 16 de noviembre de 2020, la Marina de los EE. UU. lanzó con éxito el SM-3 Block IIA desde el atolón Kwajalein hacia un área al noreste de Hawái, un misil diseñado para eliminar un "objetivo representativo de un misil balístico intercontinental" en aproximación, como los misiles balísticos intercontinentales de Corea del Norte.

La nueva clase de SRBM de Corea del Norte representa actualmente una seria amenaza para las tropas surcoreanas y estadounidenses en la península de Corea, una amenaza que crecerá a medida que Pyongyang despliegue SRBM con motores de combustible sólido, misiles hipersónicos y ojivas maniobrables. Durante el Octavo Congreso del Partido, Kim Jong Un dijo que Corea del Norte está "llevando a cabo una investigación para perfeccionar la tecnología de guía en fase terminal para cohetes con ojivas múltiples". Basado en el desarrollo y las pruebas de misiles balísticos intercontinentales de Corea del Norte hasta la fecha, su nuevo misil balístico intercontinental podría tener una carga útil suficiente para permitir el despliegue de múltiples ojivas dirigibles de forma independiente; un mayor progreso de parte de Corea del Norte en la miniaturización de ojivas podría permitirle desplegar cuatro ojivas múltiples en sus misiles balísticos intercontinentales para 2022. Si se utilizan estas tecnologías, los misiles norcoreanos serán menos vulnerables a las defensas antimisiles. Por lo tanto, es cada vez más probable que Corea del Norte acelere las pruebas de armas estratégicas en los próximos años para realizar esas mejoras. Sin embargo, a fin de evitar sanciones adicionales y presiones militares externas tanto como sea posible, Pyongyang parece estar tomando medidas parciales y graduales para obtener los conocimientos y tecnologías necesarios para un nuevo misil balístico intercontinental, en lugar de realizar pruebas adicionales de largo alcance.

Conclusión

Las significativas mejoras de parte de Corea del Sur en las capacidades de fuerza convencional han impulsado a Corea del Norte a avanzar en sus armas estratégicas y capacidad nuclear. Lo que estamos presenciando hoy en la península de Corea es el mismo tipo de dinámica de acción-reacción que se desarrolló entre los Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría, una carrera armamentista desestabilizadora y costosa que llevó a ambas partes a buscar acuerdos de control de armas para promover estabilidad estratégica, reducir la carrera de armamentos y disminuir la los gastos de defensa. Corea del Norte podría encontrar atractivo el control de armas porque facilitaría el desarrollo paralelo de su disuasión nuclear y crecimiento económico.

 

Noticias del Sitio

Arriba