En el día de la fecha, el Boletín Oficial publicó la aprobación por parte de la Jefatura de Gabinete de Ministros para la Contratación Directa Interadministrativa que tiene como objeto el desarrollo y producción en serie del entrenador primario IA-100 B, proyecto en el cual viene trabajando la Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” desde hace poco más de un año. Los montos totales que serán destinados al mencionado contrato ascienden a la suma de USD 10.051.796,00 en concepto de materiales y de $439.705.272,00 para mano de obra.

De acuerdo con la información que se desprende del contrato rubricado por el Ministerio de Defensa, FAdeA y la Fuerza Aérea Argentina, el objeto del mismo incluye el desarrollo y certificación de una aeronave prototipo de instrucción primaria denominada IA-100 B, la fabricación en serie y entrega a FAA de diez aeronaves IA-100 B y la adquisición equivalente al 22% del valor de materiales para la fabricación de ocho aeronaves IA-100 B prevista para futuros contratos con el MinDef para provisión a la FAA.

Oportunamente informamos algunas de las características preconceptuales del diseño propuesto, habiendo destacado la configuración lado a lado, ideal para este tipo de aeronaves de instrucción, quedando abierta la opción para una configuración triplaza o incluso cuatriplaza. Su fabricación estaba pensada inicialmente en materiales compuesto aprovechando la capacidad instalada de FAdeA, a la vez que se pretendía obtener certificación acrobática según FAR part 23. En el marco de las proyecciones iniciales, el IA-100 estaba pensado para ser impulsado por un motor Lycoming AEIO 540 de 260HP, mientras que su tren de aterrizaje debería ser del tipo retráctil.

De acuerdo con las fuentes consultadas oportunamente, los plazos dispuestos para el completar el desarrollo (desde etapa conceptual hasta la certificación) estaban proyectados en poco más de dos años, habiendo planificado inicialmente que las primeras unidades de serie salieran a la luz en el año 2022. Los lineamientos de la planificación inicial tenían como objetivo primario la producción de entre 35 y 40 aeronaves, las cuales estaban pensados para ser destinados a la Fuerza Aérea Argentina y al Comando de Aviación Naval de la Armada.

El actual contrato tiene como fecha de finalización el 31 de diciembre de 2023

Tratándose de una noticia en desarrollo, esperamos realizar las correspondientes consultas a los fines de brindar mayor información.

Publiidad

12 COMENTARIOS

  1. Creo que ante los problemas presupuestarios se le dió prioridad a un entrenador básico… ojalá el proyecto se desarrolle, lo bueno es que lo piden tanto la FAA como la ARA, eso es una pegada. También sería bueno que le pongan pilas a la exportación.

  2. Muy buena noticia, es un diseño simple, pero no se necesita mas para su rol como aeronave de instrucción primaria, el potencial mercado puede ser militar y civil.

  3. Osvaldo,no es un nicho tan nutrido,generalmente se suele pagar mucho más por aviones más avanzados que no necesitan serlo para una instrucción básica,creo que tiene un gran potencial de ventas,el tiempo lo dira

  4. La administración anterior de FAdeA lo canceló como proyecto. La excusa fue considerar demasiado competitivo el segmento de aviones de entrenamiento primario. FALSO.

    Parece que no entendieron que el IA-100 B biposto para entrenamiento es un punto de partida. Además, hacia adelante este proyecto puede dar versiones cuatriplaza como enlace para cualquier fuerza militar o de seguridad, taxi aéreo, uso en empresas o agropecuario. Este diseño excede totalmente su nicho puramente militar.

    Es un error si la Fuerza Aérea Argentina, encarece el proyecto buscando el Grob alemán porque su hora de vuelo es carísima y por eso nadie lo compra salvo cuando lleva el mismo motor que llevará el IA-100 Malvinas, “que es irrompible”

    REGLA BÁSICA: Cuanto más se encarezca el avión en los planos, menos se construirán en la realidad, y más caros de operar y menos ventas también. Y ESTE ENTRENADOR BÁSICO NO NECESITA SER CARO, con 6 instrumentos para aprender lo básico de pilotear, sobra. La aviación sigue siendo básicamente volar con 6 relojes cuando se es cadete. Esto no cambió en un siglo.

    Poner mucha aviónica a un entrenador BÁSICO es confundirlo con un entrenador AVANZADO, y para eso tenemos al Pampa. Debemos ser inteligentes con los escasos recursos. Si el IA 100 vale más de un millón de dólares, fracasa como proyecto. Por debajo de esa cifra, será un éxito. Y estamos por debajo de esa cifra. Apoyemos este proyecto porque traerá dinero, pero además, formará cadetes con capacidad de acrobacia y todo de forma muy barata antes que salten al Pampa y luego, esperemos, a un verdadero caza de combate

  5. Lo importante será que a diferencia del primitivo IA 100 no sea un experimental,! sino que se cumpla el duro proceso de cumplimiento de la FAR 23 para la correspondiente certificacion, sin la cual ni pensar en exportar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.