La misión de evacuación que actualmente tiene lugar en la ciudad de Kabul ha obligado a distintas naciones al despliegue y refuerzo de su personal y medios militares a los fines de no solo garantizar la seguridad del aeropuerto «Hamid Karzai» sino que también estos recursos sirvan como elementos para emprender misiones de rescate de aquellas personas que, por diversas cuestiones, no ha podido ingresar o acceder a las proximidades de la mencionada estación aérea.

Con el inicio de la crisis tras el rápido avance de las fuerzas talibanes y ante la necesidad de garantizar la seguridad en tierra para facilitar la evacuación de sus ciudadanos, comitivas diplomáticas así como del personal de apoyo local (traductores, colaboradores y un largo etc), diversos países se vieron ante la urgencia de robustecer la presencia militar en Kabul, específicamente en el aeropuerto, el cual quedaría como el único nexo con el exterior.

Ante este contexto que podría derivar en una completa debacle, los Estados Unidos iniciaron el despliegue de diversas unidades convencionales pertenecientes a su elemento de Respuesta Rápida, en este caso el Special Purpose Marine Air-Ground Task Force – Crisis Response (asignado al Comando Central) y el Batallón 1-504th de la 1st Brigade Combat Team, 82nd Airborne Division. A estas unidades se le sumaría personal del 24th Marine Expeditionary Unit y de la 3rd Brigade, 10th Mountain Division, así como integrantes de la 16 Air Assault Brigade británica, los cuales representarían en núcleo de las fuerzas destinadas a garantizar el perímetro del aeropuerto Hamid Karzai, el orden interno del mismo, el control de los accesos, asistencia a los evacuados, entre otras tareas.

Sin embargo, la naturaleza de la crítica misión por delante también demandó el despliegue de distintas unidades de Tropas de Operaciones Especiales. Algunas de ellas ya mantenían presencia en Afganistán (caso norteamericano), sin embargo fueron muchas las naciones que recurrieron a sus elementos de Operaciones Especiales a los fines de garantizar las tareas de evacuación: Alemania, Italia, España, Francia, Hungría, Egipto, Suecia, Dinamarca, Canadá, Noruega, Nueva Zelanda, Polonia, Holanda, Reino Unido, Finlandia y Ucrania, solo por mencionar algunos países.

¿La razón de esta elección? Se trata de unidades altamente capacitadas, con un elevado grado de alistamiento y bajo perfil, constituyendo una herramienta adecuada para atender este tipo de misiones. También se debe tener en cuenta que muchas de estas unidades han operado y operan en el marco de Fuerzas de Tareas conjuntas, facilitando la coordinación e interacción entre ellas así como la operación con medios de apoyo que actualmente operan en los cielos afganos.

Su presencia también se justifica ante la necesidad de emprender misiones de rescate/evacuación en territorio hostil o fuera de las inmediaciones del aeropuerto, tal como ha sucedido con TOEs norteamericanas, españolas y alemanas. En el primer caso, solo se confirmó que las Fuerzas Especiales norteamericanas lograron con éxito la recuperación de 16 ciudadanos de la misma nacionalidad mientras que los Boinas Verdes españoles del Mando de Operaciones Especiales ejecutaron también con éxito un raid en el casco urbano de Kabul a los fines de trasladar ciudadanos afganos al aeropuerto. Hace unas pocas horas trascendió que el KSK alemán también ha ejecutado diversas misiones de rescate en la ciudad de Kabul, empleando para ello los helicópteros MH-6 Little Birds del 160 Regimiento Aéreo de Operaciones Especiales (160th SOAR)

Pese a que algunas unidades despliegan como elemento de seguridad junto con los medios de transporte aéreo de sus respectivas naciones, algunas TOE han optado por mantener presencia e incrementar sus capacidades a los fines de poder atender los diversos requerimientos operacionales que vayan surgiendo en un contexto altamente volátil y cambiante. Un ejemplo son los alemanes, los cuales trasladaron a Kabul dos helicópteros Airbus H145M SOF los cuales generalmente operan con el Kommando Spezialkräfte (KSK). Por sus características, estas aeronaves resultan ideales para operaciones aéreas en ambientes restringidos, pudiendo insertar y extraer personal así como brindar apoyo de fuego, en caso de ser necesario. Misma misión corre para los helicópteros del 160th SOAR, los conocidos «Night Stalkers» norteamericanos, unidad que dispone en Kabul de sus MH-47G, MH-60M (utilitarios y DAP) y AH/MH-6 Little Bird.

Aunque la gran mayoría de las unidades desplegadas provienen de Fuerzas Armadas, se ha dado el caso de TOEs pertenecientes a Fuerzas de Seguridad, como ha sido el caso del Grupo Especial de Operaciones (GEO) del Cuerpo Nacional de Policía de España, del 1º Reggimento carabinieri paracadutisti «Tuscania» italiano, solo por mencionar uno ejemplos.

Con la fecha límite impuesta para el 31 de agosto, podemos especular que la actividad de las TOEs presentes en Kabul se vea incrementada ante la necesidad de recuperar a la mayor cantidad de personas. O incluso, que personal y medios sean empleados en otro tipo de operaciones. A continuación, una galería de las TOE que se han dejado ver en Kabul.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.