El pasado 16 de junio, se realizó una cumbre de carácter constructiva entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en la cual se acordaron diversos parámetros de diplomacia entre ambas naciones. Sin embargo, a pocas horas previas a la reunión, se destacó un ejercicio naval militar realizado por Rusia en el océano Pacífico, aumentando las tensiones con las defensas estadounidenses.

En dicho ejercicio, considerado de mayor magnitud desde la Guerra Fría, participaron aeronaves de patrulla marítima, bombarderos, y buques de guerra rusos. Estados Unidos, por su parte, buscó responder a las provocaciones con el envío de los aviones de caza F-22 Raptor.

F-22
F-22 – Commons

Mientras tanto, a 200 millas del este de Hawái, el Grupo de Ataque de Portaaviones 1, encabezado por el USS Carl Vinson, se encuentran realizando u na serie de ejercicios de certificación de grupo de ataque. Debido a las provocaciones de las fuerzas armadas rusas, se trasladaron a una distancia más cercana a Hawái, a pesar de ser un ejercicio planeado previamente.

Te puede interesar: Rusia anuncia modernización del lanzacohetes RPG-7V2

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.