El principal helicóptero de transporte medio del Ejército de Estados Unidos fue el resultado de las lecciones aprendidas por el Ejército durante la guerra de Vietnam. Aunque la guerra en el Sudeste Asiático validó la utilidad de los helicópteros en la guerra moderna, las elevadas pérdidas de helicópteros y de personal llevaron a la demanda de un avión de transporte de ala rotatoria más rápido y mejor blindado. El resultado fue el ahora icónico helicóptero UH-60 «Black Hawk».

La participación estadounidense en Vietnam fue el primer uso a gran escala de los helicópteros para trasladar tropas y equipos en el campo de batalla. Mientras que los helicópteros se utilizaron en la Guerra de Corea y en la guerra francesa de Argelia, las fuerzas estadounidenses utilizaron ampliamente los helicópteros en Vietnam.

Unidades como la Primera División de Caballería del Ejército y la 101ª División Aerotransportada, junto con unidades del Cuerpo de Marines, llevaron a cabo grandes movimientos de tropas a nivel de batallón con helicópteros a través de Vietnam del Sur para pillar desprevenidas a las unidades del Viet Cong y del Ejército de Vietnam del Norte. Las unidades de fuerzas especiales también utilizaron helicópteros para introducirse en las líneas enemigas hasta Laos y Camboya.

Este uso intensivo de helicópteros tuvo un alto costo: de los 11.827 helicópteros que sirvieron en Vietnam, 5.086 fueron derribados en acción. El helicóptero más popular de la guerra, el UH-1 Iroquois de transporte medio, sufrió el derribo o el accidente de 3.305 de los 7.103 helicópteros desplegados en Vietnam. 2.709 pasajeros y tripulaciones murieron en accidentes de UH-1.      

Después de la guerra de Vietnam, el Ejército continuó invirtiendo fuertemente en helicópteros. Ante la perspectiva de un combate de alta intensidad contra legiones de tanques soviéticos, el Ejército experimentó con el concepto de la llamada división TRICAP, en la que la Primera División de Caballería se reorganizó con dos brigadas de infantería mecanizada/acorazada y una tercera brigada formada por dos batallones de helicópteros de ataque y un tercer batallón de infantería aeromóvil.

Aunque el concepto resultó ser un fracaso, hizo que el Ejército se inclinara por la idea de hacer que todas sus divisiones tuvieran capacidad aeromóvil, y a cada una se le asignó una brigada de aviación completa de helicópteros de transporte y ataque.

Un problema: si los helicópteros sufrían casi un 50 por ciento de pérdidas contra oponentes vietnamitas ligeramente armados, serían prácticamente asesinados por las tropas soviéticas y del Pacto de Varsovia, que contaban con las últimas defensas aéreas, en particular misiles tierra-aire disparados desde el hombro.

El Ejército iba a necesitar un nuevo helicóptero con la velocidad necesaria para cruzar el campo de batalla con rapidez y la protección necesaria para evitar su derribo. En enero de 1972, Boeing-Vertol y Sikorsky obtuvieron contratos para el diseño y la producción de prototipos, y el modelo de Sikorsky ganó el concurso en diciembre de 1976. El helicóptero UH-60A «Black Hawk» entró oficialmente en servicio en 1979.

El Black Hawk fue diseñado para ser más rápido y transportar más tropas que el UH-1. Equipado con dos motores de turbina General Electric T700, el helicóptero UH-60A tenía una velocidad de crucero de 139 nudos, treinta nudos más rápido que el UH-1. Tenía una carga interna máxima de 2.460 libras, es decir, once soldados de infantería a plena carga, y podía operar con peor tiempo que el UH-1. Una versión posterior, el UH-60L, aumentó la velocidad de crucero a 150 nudos; el UH-60M, más reciente, es ligeramente más rápido, con 154 nudos.

El UH-60 también estaba blindado contra las amenazas de la defensa aérea enemiga. El piloto y el copiloto se sientan en asientos protegidos por el blindaje. Los rotores del helicóptero se diseñaron con núcleos de titanio para resistir el fuego enemigo de hasta veintitrés milímetros, y la aeronave está equipada con sensores presurizados capaces de detectar daños en la presurización del rotor.

Esto le permitió luchar contra el sistema móvil de defensa aérea ZSU-23-4 «Shilka», que utilizaba cuatro cañones de veintitrés milímetros controlados por radar. Para la defensa contra las amenazas de misiles, cada uno está equipado con el receptor de alerta de radar AN/APR-39(V)1 y el sistema de contramedidas infrarrojas AN/ALQ-144 y el dispensador de chaff/flare.

Como transportes, los UH-60 suelen estar ligeramente armados, con dos ametralladoras de pivote a ambos lados del helicóptero. Sin embargo, el 160º Regimiento de Aviación de Operaciones Especiales del Ejército de EE.UU. modificó varios de ellos para convertirlos en el UH-60 Direct Action Penetrator, una variante de helicóptero de combate fuertemente armado que podía montar opcionalmente un cañón M230 de treinta milímetros, cohetes Hydra de 2,75 pulgadas, misiles antitanques Hellfire, misiles antiaéreos Stinger, miniguns M-134 y pods de armas GAU-19 en las alas.

Los helicópteros Black Hawk entraron en acción por primera vez en la invasión de Granada en 1983, seguida de la invasión de Panamá en 1989. El UH-60 se utilizó ampliamente en la Guerra del Golfo de 1991 y en la misión humanitaria de 1994-95 en Somalia, donde participó en la famosa incursión «Black Hawk Down» y en la batalla posterior. En el periodo posterior al 11-S, los Black Hawks han operado ampliamente tanto en Irak como en Afganistán.

En 2011 se reveló que los UH-60 altamente modificados habían participado en la operación para matar a Osama bin Laden. Se cree que los Black Hawks incorporan una configuración de palas de bajo ruido, revestimientos de pintura antirradar, parabrisas tratados y varios cientos de kilos de modificaciones en la forma física de la aeronave para hacerla menos visible a los radares. Al menos un Black Hawk modificado participó en la incursión, y fue destruido por las fuerzas estadounidenses tras sufrir un duro aterrizaje.

El fuselaje del UH-60 seguirá prestando servicio hasta principios de la década de 2030, cuando será sustituido por el helicóptero Joint Multi-Role Medium, que forma parte del Programa de Elevación Vertical del Futuro de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Los dos principales candidatos son el Sikorsky-Boeing SB-1 Defiant y el Bell V-280 Valor de rotor basculante.

Cualquiera que sea la aeronave que gane, está garantizado que el UH-60 será sustituido por un nuevo y audaz diseño que alcance nuevas cotas de velocidad y rendimiento. Mientras tanto, el Ejército está preparando el lanzamiento del nuevo UH-60V, que actualiza los helicópteros más antiguos con una cabina totalmente digital. El diseño del UH-60, influenciado por los campos de batalla de Vietnam, seguramente volará de una forma u otra durante medio siglo, o más.

Tal vez te puede interesar: ¿El nuevo corcel de batalla para el Ejército Argentino?

3 COMENTARIOS

  1. compren material ruso que rusia fue el que nos ayudo en malvinas. rusia es el verdadero aliado de argentina. el orco del norte te traiciono y se abrazo con inglaterra. reaccionen muchachos y no se dejen presionar por el orco del norte.

    • Comparto con vos. Y como si fuera poco, te venden más barato y con posibilidad de mantenimiento en el país. Necesitamos otro 1816 y romper de una vez. Sino vamos a repetir las mismas historias y así nos fue y nos está yendo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.