Luego de la excelente recepción de la primera entrevista realizada por Zona Militar en el ciclo «Consensos en Defensa Nacional» compartimos la segunda realizada al especialista Juan Battaleme.

En el intercambio, el entrevistado dio un repaso sobre el estado del instrumento militar, con su consecutiva baja de capacidades, la problemática presupuestaria que tiene la cartera de defensa desde hace años y las implicancias geopolíticas de las eventuales alianzas y asociaciones que pueda tener Argentina en materia militar.

Juan Battaleme es especialista en seguridad internacional y docente universitario. Es Licenciado en Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires (UBA), Magister en Relaciones Internacionales por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) y Magister en Ciencias del Estado por la Universidad del CEMA (UCEMA). Actualmente se desempeña como Secretario Académico del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI).

A continuación la entrevista.

Zona Militar – ¿Qué diagnóstico de manera sintetizada se puede hacer de la realidad de la Defensa Nacional?

Juan Battaleme – Lo primero que se puede señalar es que los impuestos destinados a defensa rindieron su fruto como hemos visto en cada una de las crisis que el país enfrentó. Los militares maximizaron cada uno de los pesos y dólares que recibieron del presupuesto nacional, que fueron muy escasos desde los noventa en adelante. No se les puede pedir que cumplan la variedad de tareas que realizan con menos del 1% del PBI.

Los maximizaron tratando de tener un mecanismo y una fuerza que les permita mantener cierto grado de movilidad y cumplir de alguna manera la misión que les encomendaron, las cuales estuvieron relacionadas con las tareas secundarias. Eso se hizo con un costo consiente por parte del poder civil, que fueron las capacidades de combate.  

Las sistemáticas políticas de ajuste los obligaron a desarrollar cierta creatividad, a ajustarse, pero a poder responder a las demandas que el Estado nacional les hace cada vez que hay una crisis humanitaria, cada vez que tuvieron que hacer un despliegue en el escenario internacional en misiones de paz o ahora que tuvieron que responder a la pandemia.

Ahora bien, todas esas son funciones secundarias para las que se han preparado y adquirido material. Hoy las Fuerzas Armadas cumplen sus roles con lo que tienen, de acuerdo con la constitución, pero los medios que tienen son obsoletos y es una fuerza militar obsoleta si la comparamos ya no con el resto del mundo, sino con las de América Latina. No hay un instrumento aéreo supersónico; en cuanto  instrumento naval, el primer buque nuevo que se compró en los últimos 30 años lo recibimos el año pasado; perdimos la fuerza de submarinos; perdimos los sistemas de defensa antiaérea. Hemos perdido poder de fuego, eso significa que somos un país vulnerable y que cada vez es más difícil y costoso proteger los intereses presentes y futuros del país. 

Entonces, en lo positivo, cumplimos con el objetivo de movilidad y respuesta rápida. En lo negativo, tenemos una fuerza débil, que no tiene poder de fuego ni capacidad de proyección y que ha quedado y va a seguir quedando marginada en los asuntos latinoamericanos si no se destinan seriamente los recursos necesarios para el reequipamiento que tienen que tener.

Ahí aparece la cuestión del FONDEF. Como dice el viejo dicho: ver para creer. Los antecedentes no son buenos, y lo poco que se destino para empezar a resolver de manera estructural los problemas existentes se hizo en gran parte bajo la administración Macri. El programa de Patrulleras de alta mar, los entrenadores avanzados, los helicópteros para el ejército. En este sentido, tal vez con el FONDEF se puedan financiar programas de largo alcance que permitan recuperar capacidades tan básicas para una nación que se considera potencia media, como puede ser la capacidad de defender su espacio aéreo.  

ZM – ¿Para usted, cuáles son las principales amenazas que enfrenta el Estado Nacional donde podría intervenir el ámbito de la Defensa Nacional?

JB – Las amenazas siguen siendo la integridad territorial, el control del espacio aéreo y el monitoreo del espacio ultraterrestre, la protección de recursos naturales no renovables. También garantizar a largo plazo la conectividad entre el continente, la isla de Tierra del Fuego y la Antártida; un control efectivo del espacio del Atlántico Sur y, por último, poder operar eventualmente en coaliciones de voluntad, en operaciones con aquellos países que lo deseen en el marco de la ONU para poder actuar en pos del mantenimiento del orden internacional. Yo creo que esas son las amenazas en términos generales que enfrenta la República Argentina y en las cuales debería moverse.

Hay una amenaza derivada de la posibilidad de que suceda algo similar a una contienda bipolar entre China y Estados Unidos, en contexto es muy distinto. Yo suelo hablar de ella en términos de Guerra Fría 2.0, porque tiene semejanzas, pero es una competencia con muchas capas y un grado de complejidad diferente. En principio, la política actual hace que haya una incompatibilidad con Inglaterra y Estados Unidos y que cada vez más estemos pensando en fortalecer nuestras relaciones con actores no occidentales. Esas son decisiones políticas y cada administración decide que es lo que considera mejor, sin embargo, si la relación China-EE.UU.-Rusia se pone más tensa es lógico pensar que nos va a afectar.

Finalmente agregaría la poca conciencia que hay de la necesidad de tener una mejor defensa en el ámbito digital. Hablar efectivamente de ciberdefensa es plantear cómo nosotros nos posicionamos ofensiva y defensivamente en el ámbito digital, donde creo que tenemos un espacio donde necesariamente hay que adaptarse a las realidades del siglo XXI. Debemos desarrollar una mentalidad de defensa digital.

ZM – ¿Cómo evaluaría la situación del Instrumento Militar de las Fuerzas Armadas y cómo cree que debería orientar la política la adquisición del equipamiento pensando en el futuro?

JB – La situación no es buena. Nominalmente tenemos defensa. Sin embargo estamos en un camino muy lejano a las capacidades que poseíamos en los años ochenta, como escribimos con Francisco de Santibañes en nuestro articulo Argentina’s Defence Deficit en la revista Survival. Los proyectos quedan a medio camino, llamamos modernización a un sistema que en esencia es recuperar piezas de museo. Las razones que se esgrimen para tener defensa son contradictorias, alejadas de la realidad y se mantienen en el plano discursivo.

Ejemplo: vos podes hacer a volar un Gloster Meteor pero eso no significa que tengas Fuerza Aérea. Podes rebautizar a los AMX-13 y llamarlo Patagon, hacer una nota con una foto en alta resolución, pero en el mejor de los casos tenes una capacidad nominal de artillería autopropulsada. El uso de técnicas avanzadas de desinformación como los deepfakes pueden ser un problema para realizar operaciones tan complejas como son las de Paz. Todo eso demanda alinear el entorno con tus políticas, sino vas a seguir en un loop como el que nos muestra una película clásica conocida como el «Día de la marmota», donde siempre amaneces en el mismo lugar. 

Parafraseando al texto de Powell: Argentina ya entró en una etapa de “ni armas, ni manteca”, en referencia a esta idea de que los recursos son finitos y hay que tener una clara idea de cómo asignarlos y donde están las prioridades. Además esa asignación de cara al futuro y tener las capacidades que necesitas ahora y en el futuro hay que pensarlo no solamente con la lógica actual, sino con la futura. No sé por qué no tenemos ya un escuadrón de aviones de reconocimiento no tripulados o porque la aviación naval no incorporó aviones no tripulados para hacer exploración de larga profundidad en el mar. Los municipios han comprado helicópteros UAV y las Fuerzas Armadas no los tienen todavía, es medio una vergüenza.

Argentina ya entró en una etapa de “ni armas, ni manteca”

Juan Battaleme

Creo que hay que poner un gran componente en la defensa del espacio aéreo, hay que poner recursos y empezar a preparar a los hombres en relación a las comunicaciones espaciales, hay que recuperar a la Fuerza Aérea. Necesitamos todo aquello que permita, en esencia, capacidades de negación de área porque antiacceso es mucho mas costoso y no existe una clara voluntad política en desarrollar dichas capacidades. Aunque si empezáramos por el primer escalón no estaría nada mal. Además, yo tengo siempre esta idea de que hay que poner mucho más énfasis en el entrenamiento y en desarrollar al menos una unidad militar preparada para un combate de largo tiempo en climas extremos, adquirir la capacidad de poder transportarlos rápido y también en un numero suficiente de forma tal de que cuando los statu quo se resquebrajen puedan ser rápidamente empleados.

ZM – ¿Cuáles deberían ser los aliados naturales de la Argentina en el contexto mundial y qué ámbitos de cooperación cree que se puede profundizar?

JB – Argentina no tiene aliados naturales. Todos los aliados se corresponden a diversos ciclos políticos con necesidades diferentes y patrones culturales distintos. Nuevamente retrocedemos en nuestra relación con Estados Unidos e Inglaterra y eso demora una acción sostenida en el tiempo y cuando las relaciones vuelven a ser buenas las medidas van a ser todas de corto plazo. En este contexto aparecen las alternativas de China o Rusia, que expresan las ideas y concepciones de la actual administración. Si ellos pueden traducir eso en equipamiento y relación de largo plazo en el campo militar es una incógnita. Al igual que con occidente, se necesita plata, ya que ni chinos ni rusos van a realizar regalos en sus sistemas de armas mas competitivos. Un MiG-29 o un J-10 son aviones caros y que además implican muchos cambios. Si se esta dispuesto a cambiar y asignar recursos es una decisión política, la cual tiene pros y contras. Cada cual evaluara los mismos según su lente. El proceso de adquisición de armas no es uno meramente objetivo, como tampoco lo es la compra de determinados bienes de capital. 

La región es nuestro espacio natural y hay que trabajar con ellos en todo lo que se pueda, sabiendo que tienen sus intereses nacionales y que algunos de ellos son contradictorios con los nuestros. Ahí aparece la diplomacia para ir haciendo los ajustes necesarios. La alternativa es un ABCUP, sabiendo que con Chile tenemos una historia mixta de confianza y desconfianza, que Brasil, Chile, Perú y Uruguay siguen un alineamiento occidental y eso esta en lo militar también y que corremos el riesgo de quedar aislados en nuestra propia región.

También la pregunta de las alianzas nos lleva al punto de «aliados para qué». La ocupación de Malvinas hace difícil normalizar todos los aspectos de la relación con el Reino Unido, sobretodo después de la guerra. Eso arrastra en algunos temas a EE.UU. aunque nuestra condición de Aliado Extra OTAN nos podría ayudar mas de los que nosotros mismo hemos querido. Israel ha sido un buen aliado cuando lo hemos necesitado. Rusia y China pueden ser aliados de oportunidad pero su alcance estratégico tiene implicancias para nuestros objetivos. Si bien solemos decir que es bueno llevarse bien con todos, esos «todos» no siempre se llevan bien entre ellos y generan numerosos problemas a quienes tratan de mantener algún grado de balance.

ZM – ¿Cómo evaluaría usted la percepción actual de la ciudadanía sobre el rol de las Fuerzas Armadas?

JB – La percepción de la ciudadanía en general es buena salvo en sectores que están altamente ideologizados. Los militares, entre otras de las cosas que supieron hacer, fue reconciliarse con la sociedad. Siempre que se los necesito respondieron, en cada una de las crisis. En general se mantuvieron al margen de la vida política argentina. La tragedia del ARA San juan generó un proceso de reflexión y reforzó el consenso acerca de su necesidad.

Ahora, ¿eso te da pie para obtener la voluntad de la ciudadanía para que se destinen los recursos necesarios para un instrumento militar más moderno y que el Estado invierta en su defensa?

Dos ideas fueron especialmente dañinas: una fue aquella que deslegitimó a los militares diciendo “pero Argentina con quién se va a pelear” o «solo sirven para rendirse», etc.. La segunda fue seguir una lógica menemista del tipo  “ramal que para, ramal que cierra”, pero traducida al campo militar fue «el sistema de armas que se vuelve obsoleto o inoperante, si no se puede recuperar no se reemplaza». Por lo tanto, el ahogo presupuestario del cual la ciudadanía no tiene porque estar al tanto, hizo sus estragos que se tradujeron en temas de material y de entrenamiento con los riesgos que eso conlleva.

A la ciudadanía le preocupa mas el accionar de la policía, y los problemas de seguridad que no están resueltos y que nos afectan día a día y que les resulta mas angustiante que el sistema de defensa.

ZM – ¿Cuáles son los consensos básicos que usted podría compartir y considerar con sus pares académicos, superando las diferencias de ideologías y posiciones políticas a la hora de pensar la Defensa Nacional?

JB – Creo que en el siglo XXI existen nuevas discusiones sobre las cuales producir un consenso. La primera es que es que los militares no pueden seguir siendo tratados de la forma que son tratados por cuestiones ideológicas y hasta en algún punto discriminatorias.

La primera (Discusión) es que es que los militares no pueden seguir siendo tratados de la forma que son tratados por cuestiones ideológicas y hasta en algún punto discriminatorias.

Juan Battaleme

El segundo consenso es la necesidad de modernizar el instrumento militar con material que brinde una capacidad operativa real, esto es, que preocupemos en el sentido efectivo a quienes debamos preocupar. Lo cual hace que se generen muchos mas entendimientos.

El tercero es la educación y el entrenamiento militar. Son hombres y mujeres que tienen la misión de defender los intereses nacionales con los riesgos que ello implica. Eso demanda un ethos y capacidades especificas. Son ante todo militares de la nación. Eso debemos respetarlo porque además tiene un componente mas: todos los militares se reconocen entre ellos como parte de una comunidad lo cual permite hablar de la diplomacia militar, la cual tiene el componente de que siendo hombre de armas tienen un rol central en el mantenimiento de la paz y en la construcción de la misma.

Esos son los consensos que tenemos que desarrollar.

ZM – Pensando en el espacio académico como un asesor natural a la gestión política, ¿qué propuestas se le ocurren para cambiar, profundizar o mantener en la política de Defensa Nacional?

JB – Que se sincere la realidad y que dejemos de hablar de manera eufemistica. Se hace lo posible para mantener una estructura que hace todo lo posible por mantenerse a pie, pero que no tiene los recursos necesarios para hacerlo. Que comiencen a trabajarse en las miradas que por ejemplo expresaron ustedes en la serie de escritos conocidos como una Política de Defensa para el Siglo XXI. todo lo que se diga, sin recursos, quedara en palabras al viento.

Te puede interesar: Paulo Botta: «La ciudadanía cada vez entiende menos la necesidad de defender lo nuestro»

23 COMENTARIOS

  1. ……»Nuevamente retrocedemos en nuestra relación con Estados Unidos e Inglaterra y eso demora una acción sostenida en el tiempo»…..casi como lamentandolo, osea con los ingleses siempre tuvimos problemas, desde los inicio de nuestro país, hay que dejar de andar llorándoles ya que nuestros intereses chocan gusten o no, nuestras acciones sostenidas en el tiempo no pueden estar atadas a terceros;
    ….»Rusia y China pueden ser aliados de oportunidad pero su alcance estratégico tiene implicancias para nuestros objetivos»…….de que objetivos hablamos??? nuestros obj solo se cumplen con eeuu?? se supone que somo un país soberano; en cuanto a material jamas recibimos algo decente de eeuu, incluso en nuestras mejores épocas siempre fue material ya superado…..
    ….y si, necesitamos recursos para reequipar con material que sirva y si es de desarrollo propio superando las etapas de prototipos mejor…..eso si, nada de lanchas con imagen futuristas y desarmadas….cosas que sirvan…..

  2. Interesante y buen articulo, y tiene razón aqui no hay buenos y malos, ni Rusia, ni China ni Europa y USA van a regalar nada, con los presupuestos actuales lo que se compre ahora es para salir del paso simplemente, y como he comentado en otro articulo, la única posibilidad de que Argentina de un gran salto cualitativo es implicarse en el programa FCAS Future Combat Aircraft System, caza que empezará a sustituir a los Eurofigthers de Alemania y España y a los Rafale de Francia, y que será fabricado entre estos 3 paises, es a largo plazo pero Argentina tendría que implicarse aunque sea en un porcentaje pequeño y negociar luego con España la transferencia de algunas unidades, no hay muchos trenes que pasen y este es uno de ellos, ahora se comprarán algunos cazas supersónicos, pero el futuro a largo plazo es el FCAS, por su parte Inglaterra, Italia y Suecia fabricarán uno similar, el Tempest, pero amigos en Europa habrá dos opciones.

    • A la Argentina le falta Determinación y una Política a largo plazo y si la ciudadanía no exige eso de Nuestros Representantes, nunca se conseguirá nada. El Occidente tiene sus Intereses y Argentina no está en sus planes. Si se trata de conseguir Repuestos de Occidente, Gran Bretaña siempre vetará las acciones Argentinas. Dejen de soñar y actúen como haría San Martin, Belgrano y Peron!

      • Tiene razón falta determinación, y politica a largo plazo, Suecia seria un ejemplo a seguir, fabrica sus propios cazas, fragatas y tanques, habria que aprender de su sistema económico, en 40 años de populismo de unos y otros, no se ha conseguido una economia fuerte, algo falla, en cuanto al caza FCAS no llevará componentes britanicos sujetos a veto, será la competencia del Tempest inglés, y se venderá también a otros paises, y volará en Alemania, Francia y España, no en Inglaterra o USA, y España y Francia ya han hecho a Argentina ofertas de aviones de combate, nada es imposible.

        • En caso de guerra, Gran Bretaña ejercería presión para que Argentina no consiga Componentes para Cazas u otros. Si son de origen Europeo, yo no correría el riesgo de quedarme sin municiones o repuestos.

          • La presión de Inglaterra es cierta, pero no va ha impedir que paises soberanos como Francia o España vendan sus aviones a quien creán conveniente, los Mirage F1M con importante modernización de SAGEM Y THOMSON (Francesas) no se vendieron por decisión Argentina ante la falta de presupuestos, no por veto inglés, se han comprado 5 SEM a Francia y hay una oferta de DASSAULT por 22 MIRAGE 2000 que sigue en firme, les guste o no a los ingleses., los Mirage iii y Dagger Argentinos después de Malvinas tuvieron apoyo logistico y repuestos de DASSAULT hasta que dejaron de volar hace cinco años, por que cumplieron su ciclo vital.

    • Tu comentario Joaquín es lo más parecido a la trama de una película de disney. A veces pienso, cómo puede que la gente no se ubique dónde está parado. Podemos soñar con llegar a formar parte del primer mundo, pero nunca vamos a formar parte de él. Siempre seremos periferia para ellos. Nosotros tenemos que preocuparnos por nosotros y por la región en la que vivimos. Jamás vamos a tener el Tempest en la FAA. Al contrario, deberemos en el futuro tener un avión que contrarreste las amenazas que implique el Reino Unido para la Argentina de acá a 20 años. Ya bastante tenemos en nuestra historia como para seguir arrastrándonos por migajas de los países que nos ven como simples colonias.

  3. Muy claro y de lo mejor que he leido, me gusta la parte que dice que podemos quedar aislados ya que nuestros vecinos estan alineados a occidente. Le falto nobrar la base China que tenemos en el Sur.

  4. Muy buen análisis!! Hay algo en lo que se lo nota un poco ambiguo, y es en la relación con el Reino Unido y con la OTAN. Si vamos a ser aliados lo primero que deberían hacer es devolvernos las Malvinas. Por lo tanto hasta que eso no suceda nos deberíamos sentir liberados para comprar armamento no Occidental, no necesariamente nos hace sus enemigos. El punto es que uno de sus integrantes si lo es.
    Tampoco concuerdo respecto a la relación con Brasil. Creo que debemos profundizar nuestros vínculos hasta los huesos. De hecho tenemos muchos proyectos estratégicos en común, además de una relación comercial y social más que natural. En lo que sí competimos es en los deportes, lo cual se vuelve casi anecdótico o divertido. En general las pujas comerciales son cíclicas y no lo suficientemente graves para romper una relación. Más allá de algún desacuerdo se nota honestidad intelectual en el entrevistado.
    Me parece muchísimo mejor esta entrevista que la primera. Se nota un gran nivel académico y capacidad de análisis. Felicitaciones Zona!!

  5. Con los ingleses habrá problemas siempre que sigan usurpando algo que es nuestro, y eso ya dejando de lado la lamentable historia de coloniaje económico que sufrimos por décadas. Por supuesto que acercarnos a China y a Rusia va a disgustar a la Casa Blanca, pero ¿Qué podemos esperar de los yanquis que no sea perjudicial para nuestro país? Si fuera por EEUU y UK no deberíamos aspirar a algo más que los Pampa III para nuestra FAA. Nuestro pais necesita renovar su parque de armamento, naval, aéreo y terrestre. Si occidente no nos quiere vender armas acorde a los tiempos que corren, debemos buscar en otras fuentes. Si, es cierto que Brasil y Perú son pro occidentales, pero tienen armas rusas en sus arsenales, ¿por qué no podríamos hacer lo mismo nosotros sin tener que alinearnos con chinos o rusos? Claro, es cierto, que si comprar armas de esos orígenes, entras a depender de sus repuestos y mantenimiento mayor, pero lo mismo ocurre con los occidentales. Los embargos que sufrimos y seguimos sufriendo, son de paises del bloque occidental.

  6. Siempre es interesante e ilustrativo conocer los pensamientos, opiniones y definiciones de expertos en materia defensa de nuestro país, lo llamativo en este caso es la eterna insistencia de querer establecer el alineamiento con EEUU como única salida, olvidándonos del papel que este país en la guerra de Malvinas, ademas estamos alineados a ellos desde que existimos como nación y así nos va. El haber sido criados en la idolatría por ellos termino por crear una clase dirigente con una total falta de nacionalismo, alentado así la corrupción y supeditando nuestra economia a los intereses del norte.En otro orden Si bien es cierto que fue aparentemente una buena compra las de las OPV, es falaz que el gobierno del Presidente Macri diera los pasos en pos de comenzar a solucionar nuestros problemas de defensa, estuvo mas preocupado en intentar por todos los de involucrar a nuestras fuerzas armadas en seguridad interior, el resto fue puro humo al igual de lo que sucede ahora con el actual gobierno.

    • Tal cual Vicente, es llamativa esa insistencia. Siempre está ese miedo a «quedar fuera del mundo». Si es por nuestros «aliados» deberíamos tener unas simples FFAA mexicanizadas o colombianizadas. Ojalá que el Gobierno apoye a la gestión de Rossi y dejen de gastar recursos en cuestiones como el «ministerio de la mujer», que nadie dice que no es importante, pero -por otro lado- tenemos problemas muchos más graves y más urgentes. De todas formas Rossi al menos demuestra estar más interiorizado que Aguad y no fue a preguntarle al Reino Unido si nos vetaba con el F50. Esperemos que el FONDEF sea un inicio. El problema de este país es que no hay un norte común. Y hay dos proyectos de país que siguen en continua discusión desde hace décadas.

    • No es correcto que estemos alineados con los EE UU dede que existimos como nacion , anteriormente nuestra alianza era con los Ingleses , el cambio comenzo en el año 1955 con la llamada «Revolucion Libertadora»

  7. Bd, nuevamente una nota acorde a lo q es ZM. En este caso el entrevistado fue más profundo q el anterior. Es imposible apartarse d un contexto político q no ayuda desde 1983 a la fecha. Desde el inicio a la democracia nos han desangrando nuestros políticos d turno, los embajadores d turno y nuestros militares d turno ya q por imposición política con ayuda foránea, nos “obligaron” a detener el avance tecnológico en nuestra FFAA. La defensa d nuestro suelo no debe tener bandera política, debe tener determinación y convicción en ese tema. Realmente m entusiasma leer estos comentarios d gente preparada en dar tal o cual solución al tema militar, pero esta misma gente preparada cuando llegan a la función pública”NO SE Q LES PASA Q NO HACEN LO Q PREGONAN O ESCRIBEN”, es así y el tiempo m hace decir q es así. Refundar las FFAA desde la ideología es remitirnos a cómo funciona el colegio militar, desde ahí parten los oficiales q en algún momento llegar a conducir los destinos d las FFAA , y en ese destino al cual llegan, tiene un tinte político q es quien en definitiva toma la designación d esos militares. Después tenemos los intereses respecto a cada gobierno en el cual, los designados juegan a ser más papistas q el papa y así se produce el juego político d turno. En medio estamos nosotros q elegimos a las autoridades, elegimos mal? Y si !! Ya q la realidad q en el ámbito militar siempre estamos tapando parches. Este cóctel explosivo detonó en los 70, luego vino la guerra ( donde todos sabemos el pq d esa guerra) d ahí en mas la democracia y sus consecuencias políticas, sociales, económicas y sobre todo Militar. Podré y podemos seguir escribiendo horas, el entrevistado d turno, nos hará reflexionar dada su experiencia y vivencias respecto a lo q se debería hacer, pero la realidad es q ningún académico q llegó a DECIDIR en la función pública, ayudo a q esté presente en las FFAA.. cambie. La opción Rusa tiene un pq, los políticos sabrán ese pq y actuarán en consecuencia ya q hay antecedentes en donde Los chinos ya hicieron esa jugada y consiguieron instalarse con una base en el sur. nuestros vecinos siempre han jugado a nuestras espaldas. Gran parte d nuestros proyectos militares, fueron a manos d los Brasileros(1983/1988) otros a manos d los americanos ( Pampa, cóndor, en los años 90 ) y así hasta llegar a chile en donde se proyectó la construcción d barcos en conjunto se hizo el pago del proyecto en cuestión con fondos d nuestros impuestos, pero misteriosamente ese proyecto sólo continuó del lado chileno y con motores q proveyó el RU. No soy militar, pero veo la realidad q todos vemos, con la diferencia q no me influye lo político y debe ser por eso q no ocupare ningún cargo en donde se determinen decisiones q ayuden a mejorar nuestra Política militar.
    Pasaron las propuestas Noruegas por los sub, ahora estamos tratando d ver cómo nos hacemos d equipamiento con brasil( blindados, algún sub, helis) y nos llegan propuestas desde la FR por aviones, protección d nuestro espacio aéreo. Q es lo mejor? Solo los políticos d turno lo saben. Nadie en su sano juicio d las actuales autoridades militares, objetarán esas decisiones y saben pq… porque están cómodos, entienden, pq aprendieron, q no los lleva a nada tratar d cambiar esas decisiones y se remiten a sugerir, no quedan expuestos y así se alarga el tiempo d hacer y tener unas FFFAA equipadas. Felicitaciones a zona militar por estas jornadas, nos ayuda a conocer el pensamiento de personas q solo conocemos, al menos yo, por su lapicera. Espero q sea chino, Ruso o del país q sea, tener a nuestra gloriosas FFAA Equipadas y actualizadas, pronto. Felicidades!!!

  8. No concuerdo con este señor. Tiene una única mirada «occidental». . . donde los buenos son los Yankees y el resto es «comunista». Si los Americanos del Norte nos venden o regalan algo, es viejo o en desuso y solo dispara cebita

  9. Cuales son los consensos basicos que ust…..?

    Para mi el primer consenso se cumple mayormente, puede que en las generaciones adultas exista alguna resistencia pero a mi ver superada.
    El tercero lo veo atado al primero pienso que el que ingresa a una institucion militar es consiente de su deber con la sociedad en su conjunto . descuento que sabe los «riesgos» ? si puede que un porcentaje ingrese para adquirir una profesion y luego dar un salto a la actividad privada , en esos casos se podria aplicar alguna compensacion.
    El segundo lo veo como el mas importante y que no se cumple ……que preocupe en el sentido efectivo a quienes debamos preocupar… esta claro y creo que la mayoria aderimos , si no que sentido tienen las fuerzas …lo cual hace que se generen muchos mas entendimientos.
    Adhiero a lo expresado en estos parrafos . Gracias por permitirnos conocer otras opiniones.

  10. Claramente no entendés el alcance del veto inglés. Como cuesta comprender que no es solo sobre el material con algún componente ingles. Su influencia en base a balanza comercial y empresas les permite presionar a los estados de la UE y que no los vendan nada. Además que los sistemas de armamento hoy necesitan del fabricante post venta. ¿En caso de conflicto los repuestos de ese armamento OTAN de dónde lo sacas? En mi canal tenés un vídeo de 20 minutos de la cuestión si te interesa.
    Saludos compatriota

  11. En la realidad cualquier potencia que nos venda armamentos puede tener implicancias en nuestro futuro, el 80 % del mercado internacional de armas es de Rusia, China, Inglaterra, EEUU y ocasionalmente Francia, es lo que más ganancias deja junto con los subproductos e insumos, mucho de esto manejado desde el mercado negro. La venta de armamento no implica simplemente fondos y créditos, detrás de ello vienen una serie de condicionantes políticos y económicos; cuando compramos un avión, un buque o un vehículo, no solo hacemos una oferta de dinero, hacemos un compromiso de entregar parte de nuestra autonomía como país soberano. El veto de los británicos se refiere a éso, no le van a vender a alguien que amenace sus intereses, los Chinos hacen lo mismo, los Rusos y los Yankees hacen lo mismo. Para poder negociar en defensa hay que tener cierto grado de autonomía para no caer en la absoluta dependencia y transformarse en un país satélite.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.