presupuesto

Parte III – El Estado Mayor Conjunto de las FFAA

En esta tercera parte de la propuesta para orientar la actualización de la Política de Defensa Nacional abordamos la organización, misión y funciones del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, los Comandos Conjuntos Permanentes y las Bases Conjuntas. 

Estado Mayor Conjunto (EMCO)

La misión actual del EMCO es: Asistir y Asesorar al Ministro de Defensa en materia de Estrategia Militar y realizar el Planeamiento Estratégico Militar, a fin de contribuir en forma coordinada con las otras Fuerzas de la Nación al Sistema de Defensa Nacional.

Se propone modificar la función principal del EMCO con foco en: “Asesorar y Asistir al Ministro de Defensa en materia de Estrategia Militar; realizar el Planeamiento Estratégico Militar y Conducción de las Fuerzas Armadas a fin de contribuir -en forma coordinada y sinérgica- con las demás Políticas Públicas del Estado Nacional y de países amigos, las Fuerzas de Seguridad federales, el Sector Académico, Tecnológico e Industrial y la Población en general, al desarrollo y consolidación de un eficiente Sistema de Defensa Nacional en aptitud de proteger la soberanía e independencia, la integridad territorial, capacidad de autodeterminación y los Intereses Vitales de la Nación Argentina”.

El EMCO debe constituirse en una instancia orgánica y no sólo de coordinación y asesoramiento para la conducción superior del Instrumento Militar de la Nación, sus Reservas, la Movilización Nacional, etc. Para ello, se propone darle estatus de Secretaría de Estado, con dependencia orgánica directa del Ministro de Defensa, siendo su titular el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, quien deberá tener jerarquía de Teniente General o equivalente, y ejercerá la titularidad de la Secretaría de Defensa y Estado Mayor Conjunto, secundando al Ministro de Defensa, por lo que el Jefe del EMCO también será Viceministro de Defensa.

De la “Secretaría de Defensa y Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas” dependerán en forma orgánica y directa las siguientes dependencias:

  • Subsecretaría del Ejército Argentino (SEAR).
    • Subsecretaría de la Armada de la República Argentina (SARA).
    • Subsecretaría de la Fuerza Aérea Argentina (SFAA).
    • Subsecretaría de Inteligencia Estratégica Militar (SIEM).
    • Comando Operacional Conjunto (COPERAL).

La Subsecretaría del Ejército Argentino estará a cargo de quien sea Jefe del Estado Mayor General de la citada Fuerza; el titular de la Subsecretaría de la Armada de la República Argentina será el Jefe del Estado Mayor General de la Armada; la Subsecretaría de la Fuerza Aérea Argentina estará a cargo de quien sea el Jefe del Estado Mayor General de dicha Institución. Los Jefes de cada una de las FFAA deberán tener jerarquía de Teniente General, Almirante y Brigadier General, aunque tendrán menor antigüedad que quien ejerza la titularidad del Estado Mayor Conjunto de las FFAA.

Unidad de Auditoría InternaMinistro de DefensaJefe de Gabinete de Asesores 
     
    
      
Secretaría de Estrategia, Personal y Emergencias Secretaría de Defensa y Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas Secretaría de Logística, Investigación y Producción  Secretaría de Coordinación Administrativa
     
  
      
Comando Operacional Conjunto (COPERAL)Subsecretaría del Ejército ArgentinoSubsecretaría de la Armada de la República ArgentinaSubsecretaría de la Fuerza Aérea ArgentinaSubsecretaría de Inteligencia Estratégica Militar (SIEM) 

Por su parte, la Subsecretaría de Inteligencia Estratégica Militar estará a cargo de un Oficial Superior con grado de General de División o equivalente, secundado por otro Oficial Superior de jerarquía equivalente pero perteneciente a otra Fuerza Armada, a fin de que el relevo del titular de la SIEM recaiga en su segundo (la rotación será cada dos años), permitiendo mantener un completo dominio de los proyectos en marcha y la necesaria continuidad de las tareas de largo aliento.

La SIEM tendrá a cargo la planificación y ejecución del Plan Estratégico de Inteligencia Militar, con foco en la obtención, procesamiento y diseminación de Inteligencia Estratégica Militar. Además, la SIEM tendrá a cargo la coordinación y control de los Planes Específicos de Inteligencia Táctica Militar, ejecutados por las respectivas Direcciones Generales de Inteligencia Militar (DGIM) de cada una de las Fuerzas Armadas.

Finalmente, el Comando Operacional Conjunto (COPERAL) también tendrá rango de Subsecretaría de Estado, siendo su Comandante un Oficial Superior con jerarquía de General de División de una Fuerza distinta a la de quien sea Jefe del EMCO y su Segundo Comandante será un Oficial de la otra FFAA, a fin de que haya un adecuado balance, interacción y verdadera “conjuntez”.

A modo de ejemplo, si el Jefe del EMCO es un Oficial del Ejército, el Comandante del COPERAL podría ser un Oficial de la Armada y el Segundo Comandante debería ser un Oficial de la Fuerza Aérea. Además, convendría que, independientemente de la normal alternancia quien ejerza la primera magistratura del Estado, los relevos del Jefe del EMCO y de las FFAA se hiciera en forma regular, cada dos años, respetando -en el caso de los cargos del EMCO- la alternancia correlativa de la titularidad de las respectivas Jefaturas, la Subsecretaría de Inteligencia Estratégica Militar, los Comandos Conjuntos Permanentes y las Bases Conjuntas.

La estructura orgánica del EMCO tendrá las siguientes Jefaturas (J), a saber: J-I Personal; J-II Inteligencia; J-III Operaciones; J-IV Logística; J-V Planes, Programas y Presupuesto; J-VI Doctrina y Organización; J-VII Investigación, Desarrollo y Producción; J-VIII Reservas y Movilización; Dirección General de Aeronavegabilidad Militar Conjunta; Dirección General de Prensa y Protocolo; Dirección General de Asuntos Jurídicos; Inspección General del EMCO; Unidad de Auditoría Interna ; Estado Mayor y Gabinete Asesor; Ayudantía; y -relación funcional- con el Tribunal Superior de Disciplina y Justicia Militar de las Fuerzas Armadas, el cual será totalmente autárquico en cuanto a no estar subordinado al Jefe del EMCO en virtud del estado militar de dicha autoridad.

J-I Personal J-II Inteligencia J-III Operaciones J-IV Logística J-V Planes, Programas y Presupuesto
    
       
J-VI Doctrina y Organización      Unidad de Auditoría Interna
  Estado Mayor y Gabinete Asesor del EMCO Secretaría de Defensa y Estado Mayor Conjunto Inspección General del EMCO  
J-VII Investigación, Desarrollo y Producción   Comando Operacional Conjunto (COPERAL)
         
J-VIII Reservas y Movilización Dirección General de Prensa y Protocolo Dirección General de Asuntos Jurídicos Dirección General de Aeronavega-bilidad Militar ConjuntaSubsecretaría de Inteligencia Estratégica Militar
      
    Subsecretaría del Ejército Argentino Subsecretaría de la Fuerza Aérea Argentina Subsecretaría de la Armada de la República Argentina
         

La titularidad de las Jefaturas y Direcciones será rotativa cada dos años por sus subordinados inmediatos, quienes serán de otra FFAA, de manera de asegurar la rotación de las tres FFAA cada cuatro años. La elección de los oficiales y suboficiales destinados al EMCO se hará entre el 10% de los mejores promedios de cada promoción de las Fuerzas; será condición para ser Jefe del Estado Mayor de cada Fuerza haber cumplido al menos seis años en dos o más cargos del EMCO.

En la órbita del EMCO, específicamente del COPERAL, deben crearse una serie de Comandos Conjuntos Permanentes (CCP) que tendrán jurisdicción sobre Ambientes Geográficos Particulares (AGP); en las dimensiones (aérea, cibernética, etc.) de la guerra en las cuales se llevan a cabo las acciones militares disuasivas y/o de empeñamiento efectivo para lograr los objetivos de la Estrategia Nacional y salvaguardar los Intereses Vitales de la Nación.

A los actuales Comandos Conjuntos existentes, a saber; Comando Conjunto Antártico, Comando Conjunto Aeroespacial y Comando Conjunto de Operaciones Especiales, se sumarán otros cuya creación y consolidación resultan pertinentes y convenientes en virtud de la evolución de los sistemas de armas, las técnicas y tácticas de combate así como la evolución de las actuales y potenciales amenazas  que hoy se vislumbran a mediano plazo.

Comandos Conjuntos Permanentes del EMCO:

  • Comando Conjunto Noroeste Argentino (CONOA) agrupa las provincias del Norte y Oeste, a saber: Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Mendoza y Neuquén;
  • Comando Conjunto Noreste Argentino (CONEA) con jurisdicción en las provincias del Norte y Este, a saber: Misiones, Entre Ríos, Corrientes, Formosa, Chaco y Santa Fe;
  • Comando Conjunto Centro (COCEN) incluye a Córdoba, San Luis, La Pampa y Buenos Aires;
  • Comando Conjunto Sur (COSUR) sobre el territorio continental de las provincias patagónicas, excluyendo a la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur;
  • Comando Conjunto Electoral y de Mitigación de Emergencias (COEME) abarca todo el país;
  • Comando Conjunto de Transporte, Movilización y Reservas (COTER) incluye todo el territorio;
  • Comando Conjunto Antártico (COANT), cubre el sector antártico reivindicado por nuestro país;
  • Comando Conjunto Marítimo (COMAR) con jurisdicción sobre los territorios insulares, el litoral atlántico, la plataforma continental, el lecho y subsuelo, el espacio aéreo y la zona SAR;
  • Comando Conjunto de Operaciones en el Exterior (COPEX) abarca al personal y medios en Misiones de Paz, operaciones militares en el extranjero, ejercicios, etc.;
  • Comando Conjunto de Comandos y Fuerzas Especiales (COFES) incluye a todas las Unidades y Subunidades de este tipo de tropas de las tres FFAA;
  • Comando Conjunto Aeroespacial (COAER) abarca la dimensión aérea y espacial nacional;
  • Comando Conjunto de Telecomunicaciones, Información y Guerra Electrónica (COTIG);
  • Comando Conjunto de Ciberdefensa (COCIB);

Cada uno de los Comandos Conjuntos citados precedentemente estará a cargo de un Oficial con grado de General de Brigada o equivalente -que serán relevados por sus segundos cada dos años- según sea la Fuerza que tenga a cargo su conducción permanente, a saber:

  • El Ejército tendrá a cargo el CONOA, CONEA, COCEN, COSUR, COTER y COEME;
  • La Armada el COMAR, COANT, COPEX y COFES;
  • La Fuerza Aérea el COAER, COTIG y COCIB.

Los Comandos Conjuntos Permanentes citados precedentemente tendrán dependencia orgánica directa del Comando Operacional Conjunto y serán responsables del adiestramiento, alistamiento y el accionar militar conjunto de las Unidades de las tres FFAA con asiento de paz en su jurisdicción y de aquellas que se hallen en tránsito o ejecutando alguna misión disuasiva y/o efectiva, en apoyo a la comunidad o netamente militar, ya sean ejercidos específicos, conjuntos, combinados o acciones de combate.

Por lo expuesto, a nivel orgánico, el COPERAL quedará conformado del siguiente modo, a saber:

CONOA CONEA COSUR COCEN COTER
      
COMAR  COPERAL   COAER
      
COPEX COFES COANT COTIG COCIB

A continuación se describen someramente las funciones y responsabilidades de los Comandos Conjuntos Permanentes citados precedentemente.

CONOA, CONEA, COCEN Y SOSUR

Estos cuatro Comandos Conjuntos tienen jurisdicción sobre el territorio continental de las provincias que abarcan y tendrán control funcional de todas las Unidades Militares de las tres FFAA que tengan asiento permanente en sus áreas de cobertura geográfica o que, por diversos motivos (ejercicios, mantenimiento, etc.), se hallen transitoriamente en su jurisdicción.

COEME

El Comando Conjunto Electoral y de Mitigación de Emergencias tendrá jurisdicción en todo el país, incluyendo su territorio continental, insular y antártico.

La misión primaria del COEME será la planificación, coordinación y control de operaciones militares para responder a emergencias antrópicas (accidentes industriales o nucleares, incendios, evitar y/o acotar la contaminación ambiental, etc.) y/o naturales (inundaciones, erupciones volcánicas, etc.).

Además, el COEME tendrá a cargo el planeamiento, asegurar la logística y la seguridad de las elecciones, la custodia de urnas y de los establecimientos habilitados para el voto, etc.

Del COEME dependerá el “Batallón Conjunto de Ingenieros de Guerra Química, Bacteriológica y Nuclear (BCIQBN), integrado por tres Compañías reforzadas que estarán asentadas en cercanías de las Centrales Nucleares de Atucha I y II (localidad de Lima, Provincia de Buenos Aires); de la Central Nuclear Embalse en Río Tercero, Provincia de Córdoba); del Reactor de Investigación RA-6 en Bariloche y la Planta de Enriquecimiento de Uranio de Pilcaniyeu (ambas localidades en la Provincia de Río Negro).

La Compañía cercana al Complejo de Atucha estará integrada en partes iguales por miembros del Arma de Ingenieros del Ejército Argentino y de la Infantería de Marina Argentina, teniendo como Jefe y Subjefe a Oficiales de la Armada y del Ejército, alternándose la Jefatura y Subjefatura de dicha Compañía Conjunta de Ingenieros cada dos años por cada una de esas Fuerzas.

Las otras dos Compañías del BCIQBN serán comandadas por Oficiales del Arma de Ingenieros del Ejército y sus Segundos Jefes serán Oficiales Ingenieros de la Infantería de Marina Argentina, teniendo una proporción de efectivos de dos tercios del Ejército y un tercio de la Armada.

Las tres compañías contarán con equipamiento individual, uniformes, sensores, vehículos especiales y medios aéreos -tripulados y no tripulados- para realizar monitoreos radiológicos, descontaminación QBN, traslados de personal y carga, evacuaciones médicas, etc.

COTER

El Comando Conjunto de Transporte, Movilización y Reservas (COTER) tendrá la responsabilidad de mantener actualizado el inventario y disponibilidad de medios aéreos, navales y terrestres (camiones, colectivos, trenes de pasajeros y cargas, etc.); el estado de rutas, aeropuertos, aeródromos, vías férreas, canales y puertos, etc.; estaciones de servicio y refinerías; etc.

Además, será la instancia encargada de planificar y ejecutar los movimientos internos y despliegues al extranjero de personal y medios de las tres FFAA, previendo su logística y medidas de seguridad que sean pertinentes adoptar a lo largo de su traslado y mientras dure la operación; la meteorología, el racionamiento, viáticos, etc.

Asimismo, el COTER tendrá a cargo el proceso de selección, formación y adiestramiento del personal que integre la Reserva de las FFAA, conociendo su situación laboral, estado psicofísico, lugar de residencia, datos de contacto (mail y teléfono), nivel de preparación para el combate, etc.

En cuanto a la Movilización, este Comando deberá mantener actualizadas las capacidades actuales y potenciales del país en materia de Industria; Recursos Naturales Renovables y No Renovables; Energía (represas, centrales nucleares, termoeléctricas y solares, redes de distribución, etc.); Ciencia y Tecnología; Telecomunicaciones; Transporte multimodal; Comercio internacional; Finanzas y Reservas del BCRA y del Tesoro; Salud, composición y distribución demográfica de la población; Migraciones; civiles que sean Legítimos Usuarios de Armas; etc.

El COTER también deberá maximizar el trabajo interagencial a nivel nacional y provincial, a fin de que la planificación de obras de infraestructura prevean el empleo de rutas, puertos, aeropuertos, vías férreas, etc., en el marco de un eventual empleo militar de dichas facilidades.

COMAR

Si bien el Comando Conjunto Marítimo posee una naturaleza esencialmente inherente al ámbito específico de la Armada Argentina, tendrá carácter de Comando Conjunto a partir de las lecciones que dejó la Guerra de Malvinas, conflicto en el cual la Fuerza Aérea Argentina debió empeñar sus aviones de combate contra buques y objetivos en tierra, además de helicópteros y aeronaves de transporte para asumir el grueso del apoyo logístico para las tropas desplegadas en las islas.

Asimismo, las zonas de costa y la fase de transición desde una operación de desembarco anfibio a la etapa posterior de afianzamiento de la cabeza de playa y posterior avance terrestre para la conquista y consolidación de las posiciones terrestres propias en la profundidad del territorio implican la necesaria participación de las tropas del Ejército Argentino.

Además, del mismo modo en que en el año 2004 se creó el Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial (SINVYCA), actualmente existe un avanzado proyecto para la constitución del Sistema Integral de Vigilancia y Control del Espacio Marítimo (SINVYCEM). La concreción de esta iniciativa parlamentaria así como la inminente creación del Comando Conjunto Marítimo en el ámbito del Estado Mayor Conjunto potenciaría la capacidad de monitoreo, control y protección de los valiosos recursos naturales (pesca, petróleo, etc.) existentes en el Mar Argentino; la seguridad de la ruta bioceánica (Pacífico-Atlántico Sur); la proyección argentina hacia el Sector Antártico; el control de las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur; la salvaguarda de la vida humana en el mar; etc.

Dado el actual despliegue de medios navales, aeronavales, submarinos y de Infantería de Marina, se estima que la mejor locación para el asentamiento de la sede permanente del COMAR sería en la Base Naval Puerto Belgrano, cercana a Bahía Blanca, al sur de la Provincia de Buenos Aires.

COANT

El actual Comando Conjunto Antártico (COCOANTAR) cambiaría su acrónimo a COANT y se trasladaría de su asiento de paz en el Edificio Libertador de la Ciudad de Buenos Aires a Ushuaia, capital de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

La conveniencia de que su personal y medios sean desplegados en esa locación en vez de continuar en la Ciudad de Buenos Aires facilitarían las operaciones, brindando un mayor y mejor conocimiento del área de operaciones, la adaptación del personal al rigor climático, la logística de los medios, etc.

Además, en casos de emergencias, cuando el tiempo es esencial para la salvaguarda de la vida humana, la proximidad de los medios del COANT al área de operaciones reduciría los plazos de despliegue, tal como sucedió en el año 2002, cuando el Rompehielos ARA “Almirante Irízar” rescató al buque alemán Magdalena Oldendorff, que se hallaba aprisionado por los hielos antárticos.

Resulta clave para la soberanía nacional que el Estado nacional avance en la construcción de un Polo Logístico Antártico y una Base Conjunta para unidades de las tres FFAA en Ushuaia. Dichas instalaciones deberían brindar servicios de muelle para buques (argentinos y extranjeros) de grandes dimensiones, pista y hangar para aeronaves de transporte pesado, talleres de mantenimiento, alojamientos para personal permanente y temporario, etc.

Los principales medios que deberían depender en forma orgánica del COANT serían el Rompehielos ARA “Almirante Irízar”: un buque polar (a incorporar); los cuatro Avisos tipo Neftgaz; tres aviones Twin Otter; cinco helicópteros Sea King/MI-171; las Bases antárticas (permanentes y temporarias); la Escuela Conjunta Antártica de las Fuerzas Armadas (ECAFA); vehículos; etc.

Finalmente, también el personal civil y militar que cumpla funciones en los medios y bases antes citados tendrá dependencia directa del COANT.

COPEX

El Comando Conjunto de Operaciones en el Exterior tendrá a su cargo la planificación, ejecución, control y administración de todas las misiones que lleven a cabo las FFAA argentinas en otros países o en aguas internacionales; la coordinación y control de medios y personal militar extranjero que ingrese a nuestro país por ejercicios, cuestiones académicas, emergencias, etc.

Una de las principales tareas del COPEX será la conducción de las tropas argentinas que operan en Misiones de Paz bajo mandato de la ONU; el control orgánico de los efectivos y medios argentinos que integran la Fuerza de Paz Conjunta Combinada Cruz del Sur con Chile y la Compañía de Ingenieros Combinada Gral. San Martín con Perú, la gestión del Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones Militares de Paz (CAECOPAZ), etc.

Asimismo, cuando sea preciso realizar operaciones militares estratégicas de apoyo a la comunidad y/o de combate (encubiertas como sabotajes; o abiertas, como la evacuación/defensa de las Embajadas argentinas, etc.), las mismas estarán subordinadas al COPEX, que realizará su planeamiento y ejecución empleando el personal y medios de las tres FFAA que resulte más idóneo.

COFES

El Comando Conjunto de Comandos y Fuerzas Especiales (COFES) debe ser potenciado de manera tal que las tropas que lo componen alcancen el nivel de una Brigada, con total autonomía para su despliegue en menos de 24hs a cualquier rincón del país o, en un máximo de 48hs, al extranjero.

Actualmente el COFES tiene injerencia funcional sobre las tres Compañías de Comandos 601, 602 y 603; la Compañía de Fuerzas Especiales y de Apoyo de Fuerzas Especiales 601 y la Compañía de Buzos del Ejército; la Agrupación de Comandos Anfibios (APCA) y la Agrupación de Buzos Tácticos (APBT) de la Armada; y del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Fuerza Aérea Argentina.

Se estima conveniente incrementar el número de efectivos de los actuales 800/1000 a unos 3000/4000 efectivos, para lo cual las Subunidades citadas precedentemente tendrían que evolucionar orgánicamente al nivel de Batallones, incrementando no solo su plantilla de personal sino también de armamento, sensores, vehículos, aeronaves, etc.

El COFES deberá planificar y ejecutar operaciones de Comandos y Fuerzas Especiales en territorio nacional y en el extranjero, ya sea en forma específica, conjunta o combinada. Además, tendrá a cargo la elaboración y estandarización doctrinaria; la determinación de los criterios académicos, psicofísicos y las habilidades para definir la selección y formación; el adiestramiento a nivel específico, conjunto y combinado; la homogeneización del armamento, medios y equipos; etc.

COAER

El Comando Conjunto Aeroespacial será responsable de ejercer el monitoreo y control H-24, los 365 días del año, de la dimensión aérea y espacial de jurisdicción nacional, considerando la proyección de los límites del territorio continental, insular y antártico argentino como así también sobre sus espacios marítimos soberanos y los que sean de interés para la Defensa Nacional, teniendo la responsabilidad de detectar, identificar, interdictar y controlar el movimiento y actividad de aeronaves (tripuladas o no tripuladas), satélites, vectores, etc.

El COAER dispondrá de sistemas integrados de comando y control que permitan la comunicación, procesamiento de datos y gestión operacional de los medios (aviones, buques, baterías antiaéreas, etc.) y sensores radar -fijos y móviles, terrestres, aéreos y navales- que integran el Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial (SINVICA) creado por el Decreto 1407/2004; también tendrá control funcional sobre las aeronaves de las FFAA (tripuladas y no tripuladas) en operaciones reales; de los buques de la Armada y las baterías de defensa antiaérea de las tres FFAA; la Red de Observadores del Aire (ROA) de la FAA -que será potenciada con la integración de sus equivalentes del Ejército y la Armada- y los sistemas de Comunicaciones, Inteligencia, Mando y Control.

En la dimensión espacial, la misión primaria del COAER será el desarrollo de la capacidad nacional de diseñar, construir, lanzar y operar satélites y Vehículos Estratosféricos No Orbitales (VENO); la obtención, procesamiento y diseminación de imágenes y datos de interés para la Defensa;  el monitoreo de lanzamientos y satélites de otros países; la protección de los activos propios en la estratósfera y el espacio exterior; negar o afectar el uso de satélites de otras potencias; etc.

Además de la Vigilancia y Control del Aeroespacio de jurisdicción y de interés nacional (por ejemplo el movimiento aéreo en un país vecino), el COAER planificará y ejecutará misiones de Vigilancia y Reconocimiento (mediante aeronaves y satélites), manteniendo una fluida relación con la Subsecretaría de Inteligencia Estratégica Militar a fin de brindar la necesaria alerta anticipada ante cualquier movimiento inusual de tropas, medios terrestres, aéreos o navales que impliquen un riesgo o amenaza -directa, inminente o eventual- para la Defensa Nacional.

Argentina debe lograr la autonomía en desarrollar lanzadores satelitales para asegurar su soberanía y evitar la dependencia de otras naciones. Se debe potenciar la cooperación interagencial, a nivel nacional (especialmente la FAA y CITEDEF y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales) e internacional (con Perú, México, Brasil, Italia, Turquía, etc.) en inyectores satelitales, satélites, cargas útiles con sensores pasivos y activos (cámaras ópticas, infrarrojas, radares de apertura sintética), sistemas de telemetría, comando y control, procesamiento y distribución de datos satelitales.

Del mismo modo, será imprescindible maximizar la articulación sinérgica entre el COTIG y la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales (ARSAT) en lo que hace a las telecomunicaciones a través de satélites geoestacionarios propios y/o de terceros (con trasponder de grado militar), servicios de almacenamiento físico y en la nube, telemetría y control satelital, etc.

COTIG

Las actuales Direcciones de Informática y Comunicaciones de las Fuerzas Armadas, así como sus respectivas Unidades y Elementos de Guerra Electrónica serán fusionados en el Comando Conjunto de Telecomunicaciones, Informática y Guerra Electrónica (COTIG) dependiente del EMCO.

El COTIG tendrá a cargo la formulación e implementación de las políticas y planes relacionados con la formación y adiestramiento del Personal civil y militar, la Doctrina, Logística, procedimientos, etc.

A través del COTIG, el EMCO será capaz de asegurar el Comando y Control de todos los niveles de las Unidades Militares, ya sea en tiempos de paz o de guerra, en el ámbito nacional e internacional, en despliegues en Misiones de Paz, Emergencias Humanitarias, Operaciones Especiales, etc.

El COTIG tendrá estrecha relación con ARSAT a fin de coordinar el desarrollo de la capacidad de operación y telemetría de satélites, almacenamiento de datos, alojamiento de servidores, telepuertos y teléfonos satelitales, telecomunicaciones por fibra óptica y satélites específicos para el MINDEF o de uso dual -propios y/o de terceros- con transponder de grado militar que brinden el mayor nivel de seguridad a las comunicaciones estratégicas para la Defensa Nacional.

COCIB

Las Unidades de Ciberdefensa de cada Fuerza serán fusionadas y pasarán a depender del Comando Conjunto de Ciberdefensa (COCIB), bajo la órbita del COPERAL.

Este Comando tendrá a cargo la elaboración de la doctrina conjunta en la temática, la formación y adiestramiento del personal, la gestión logística y el alistamiento de los medios para operaciones de prevención, monitoreo, identificación, mitigación, ciberdefensa y ciberataque.   

El COCIB debe disponer de un marco normativo que proteja y habilite a los miembros de las FFAA a reaccionar de manera preventiva y/o reactiva ante los indicios o consumación de un ataque cibernético. Asimismo, es deseable que tenga una amplia vinculación y fluida interacción con el sector académico (Universidades públicas y privadas) y empresarial; las Fuerzas de Seguridad federales; Agencia Federal de Inteligencia (AFI); Banco Central de la República Argentina (BCRA); AFIP; Ministerio de Transporte; Ministerio del Interior; Ministerio de Ciencia y Tecnología; Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA); Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI); empresas de telecomunicaciones y tecnología; etc.

CIERRE, CREACIÓN Y REDESPLIEGUE DE UNIDADES

Las Unidades de las FFAA que se encuentren relativamente próximas serán reagrupadas, en lo posible, en un mismo emplazamiento geográfico si ello resultare apto, factible y aceptable; para lo cual se tendrán en cuenta no sólo la reducción de costos administrativos (impuestos, servicios, infraestructura, sanidad, etc.) y operativos (mantenimiento de medios, guardia, adiestramiento conjunto, etc.), sino también la posibilidad de potenciar la sinergia que aporta la conjuntez, el conocimiento interpersonal entre efectivos de distintas Fuerzas, facilitar la instrucción, adiestramiento e interoperabilidad, etc.

De este modo, entre otras iniciativas se podría trasladar la VI Brigada Aérea y uno o más Regimientos a la Base Aeronaval Punta Indio; en la Escuela de Aviación Militar (EAM), con asiento en la Ciudad de Córdoba, se podría alojar el grueso de los aviones de transporte estratégico de la FAA dada su proximidad a la IV Brigada Aerotransportada  (IV Br Aerot) y el grueso de las Unidades de la Agrupación de Fuerzas de Operaciones Especiales (AFOE), así como por su ubicación equidistante a los cuatro puntos cardinales del país.

A la capital cordobesa también debería ser trasladado el grueso de los helicópteros del Comando de Aviación del Ejército Argentino, ya que resultan los medios de movilidad más apropiados para proyectar la mayor parte de los efectivos y medios de la Fuerza de Despliegue Rápido (AFOE, IV Br Aerot y X Brigada Mecanizada, con asiento en La Pampa).

La fuerte presencia militar inglesa en las Islas Malvinas, Georgias, Sandwich del Sur y sus aguas adyacentes (zona de exclusión de facto para los buques y aeronaves de bandera argentina), impide a nuestro país ejercer el control de esos territorios soberanos y percibir los ingresos que genera la actividad pesquera, lanera y petrolera en esas zonas. Además, la ilegítima usurpación británica en Malvinas sirve de plataforma para fortalecer el reclamo inglés sobre el sector antártico reclamado por la Argentina (que en parte también se atribuye Chile).

Las principales áreas geográficas en las cuales deberían asentarse las Unidades de las FFAA son las fronteras del NOA, NEA y austral (Santa Cruz y Tierra del Fuego), ya que son las zonas de menor densidad demográfica, con fronteras muy permeables por sus condiciones orográficas y con relativa facilidad para ser conquistadas en una eventual operación militar enemiga, ya sea aerotransportada, por desplazamiento terrestre de columnas de Infantería y Caballería desde el oeste de la Cordillera de los Andes y/o por desembarco anfibio desde el sur y el litoral atlántico.

Asimismo, la gran actividad de organizaciones criminales transnacionales ligadas al narcotráfico contrabando, trata de blancas y terrorismo en el NOA y NEA requiere una mayor presencia militar en esas zonas del país, para lo cual deberían incrementarse los efectivos y medios en estas áreas, así como redesplegar y/o crear nuevas unidades a tal fin.

Bases Conjuntas (BC) a crear:

  • Puerto Iguazú: tendrá un Escuadrón Aéreo de la FAA, un Batallón de Infantería de Marina (BIM) de la Armada y Unidades del Ejército.
  • Salta: un Escuadrón Aéreo de la FAA y unidades de montaña del EA.
  • Corrientes: alojará unidades de monte del Ejército y un BIM de la Armada.
  • Paraná: tendrá una Brigada Aérea (BA) de la FAA, unidades del Ejército y un BIM de la ARA.
  • Córdoba: Escuela de Aviación Militar, Escuadrones de Aviones de Entrenamiento, Combate, Transporte, Vigilancia y Reconocimiento; la AFOE y IV Br Aerot del EA.
  • Mendoza: IV BA de la FAA y Unidades de Montaña del EA.
  • Ezeiza: recibe la I BA de la FAA y reactiva la Escuadrilla Aeronaval de Transporte de la ARA.
  • Campo de Mayo: alojará a la VII BA concentrando la masa de los helicópteros del EA y FAA, además de diversas unidades de Infantería del EA.
  • Punta Indio: recibirá la VI BA de la FAA y alojará aviones y helicópteros de la ARA.
  • Mar del Plata: fusiona las Unidades de Artillería Antiaérea de las FFAA.
  • Río Gallegos: tendrá aeronaves de transporte y combate de la FAA y ARA; buques y un BIM de la ARA; unidades Mecanizadas del EA.
  • Río Grande: unidades del Ejército; buques, un BIM y una Escuadrilla Aeronaval de la ARA.
  • Ushuaia: alojará al COANT y al Polo Logístico Antártico; aviones y helicópteros de FAA y ARA; buques y un BIM de la ARA; un regimiento de infantería mecanizada del EA.
  • Bases Antárticas: todas tendrán carácter conjunto, con presencia de las tres FFAA.

Tal vez te puede interesar: Hacia una política de defensa para la Argentina del siglo XXI

3 COMENTARIOS

  1. No es la primera vez que se organizan y se crean los diferentes comandos y zonas de acción dentro de las FFAA, creo que viene sucediendo desde hace cinco décadas, pero lo peor es que seguimos operando casi con el mismo armamento desde el 83. Cambiemos o no las piezas de lugar lo que faltó antes sigue faltando hoy, no sé hasta que punto la organización puede reemplazar a la carencia y dar algún resultado, lo que antes se llamaba defensa hoy debería seguir llamándose defensa.

  2. La Organización y planificación es impecable, pero como dice el Cantar de mio Cid, «Que buen vasallo sería si tuviese un gran Señor» el Señor son los politicos que deben aportar los fondos necesarios para que todo lo planificado funcione al 100×100. esperemos que así sea.

  3. Suena todo muy bonito, ¿pero qué pasa si concentramos y reagrupamos las unidades en un solo lugar y ante un conflicto el mismo queda bloqueado o anulado por el enemigo? Se pierde el uso de todos los recursos que estaban ahí empeñados. Yo creo que no se trata sólo de evaluar los costos con el ojo del Administrador, hay cuestiones tácticas que deben valorarse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.