Si Argentina alguna vez elige abordar este problema, el bajo presupuesto para sus FFAA, y aumenta racionalmente el crecimiento del gasto de defensa y a la vez encuentra nuevas eficiencias, el Ministerio de Defensa debería ser parte primordial de la solución global, junto a un Congreso más inclinado a realizar una verdadera supervisión de los actos de ese organismo.

El enfoque inmediato de las FFAA es apoyar a las autoridades civiles durante esta crisis sanitaria mientras se preparan para otras misiones. Es un equilibrio complejo y difícil de lograr, mientras la incertidumbre del “que pasara post pandemia” está a la vuelta de la esquina.

¿Las consecuencias económicas de la epidemia de coronavirus obligarán al estado argentino a recortar su presupuesto de Defensa?

Varios analistas económicos han argumentado que la fuerte reducción de los ingresos fiscales, junto con los multimillonarios paquetes de la ayuda federal ya aprobados y en ejecución, junto a la tasa de inflación anual que se ha disparado, inevitablemente aumentarán la presión para recortar el gasto en varias áreas del estado, y Defensa ha sido desde siempre una presa fácil para la tijera de los ministros de economía y jefes de gabinetes de ministros.

Algunos estiman que los recortes serán tan pronunciados -o incluso más severos- que los realizados en otras crisis que asolaron a la nación.

El pronóstico de los recortes en defensa y otras áreas se basa en supuestos claves. El primer supuesto es la falta de crédito externo debido a la deuda externa impaga, la baja competitividad de la industria nacional, algunas en este momento al borde de la quiebra, junto a la poca capacidad del estado para fomentar la generación de dólares genuinos. La segunda suposición, se basa en el proyecto de ley FONDEF, la ley de alivio, elevada por el ministro de defensa, con el fin de financiar el proceso de reequipamiento de las FFAA que espera su sanción en la cámara de senadores, que sigue postergada y no se deslumbra por el momento una fecha de tratamiento. Y algunos hasta ya comienzan a dudar de su sanción.

Pero, ¿son estas funestas predicciones algo más que un reflejo de los prejuicios y las ilusiones de estos pronosticadores? Uno recuerda la observación de George Orwell: “La gente puede prever el futuro sólo cuando coincide con sus propios deseos, y los hechos más groseramente evidentes pueden ser ignorados cuando son desagradables.”

Donde se coincide es en que, Argentina a través del tiempo ha “tenido la idea de una política de Defensa fundamentalmente equivocada”. Hecho que queda al desnudo ante un requerimiento medianamente importante como el provocado por la pandemia, sobrellevado en base al esfuerzo del personal militar y su vocación de servicio.

En la escena geopolítica, la espectacular irrupción del COVID-19 un actor desconocido, ha volado por los aires todos los planes, de corto y mediano plazo no solo de Argentina sino del mundo y ha impuesto su autoridad de facto ante las potencias del planeta.

Tal vez te puede interesar: FONDEF – En espera de novedades

4 COMENTARIOS

  1. Lamentablemente, el panorama de Defensa de hoy y de lo que viene resulta frustrante, coincido totalmente con la mirada del autor de la nota.-

  2. Tambien coincido. Si el panorama económico- financiero del pais era sumamente critico antes de la aparicion del COVD19, ahora lo es mucho mas y vaya a saber por cuanto tiempo.

  3. Es preocupante, pero si hubiera una ley que ásignara un porcentaje fijo o no sobre toda la explotación de la zona de Vaca Muerta y adyacencias de lo que recibe el estado, o de lo que recibe por la exportación de soja, o de la carne, o de cualquier otra exportación, no digo aumentar el impuesto a la exportación sino un 0/0 de lo que perciba, tipo cobre en Chile?

  4. En Chile la clase política luego de varios años logro destruir la ley que otorgaba un 10 % de las ventas del cobre para equipamiento militar de las FFAA (Sebastian Piñera para ser mas exacto, el cual tradicionalmente es enemigo de las FFAA)…Se va a reemplazar a partir del otro año por presupuestos plurianuales (5 años).
    Los políticos son todos de la misma clase…

Deja un comentario