En medio de las tensiones en Medio Oriente con Irán, Estados Unidos tomó la decisión de utilizar la disuasión como instrumento para resolver la fuerte crisis que acontece en el Golfo Pérsico.

Para ello, desplegó una de las unidades de operación más grandes de las que dispone su Marina: el Grupo de Ataque USS Abraham Lincoln.

El objetivo es, según declaró John Bolton, asesor de seguridad de la Casa Blanca, «defender a las fuerzas e intereses estadounidenses en la región» y asimismo, enviar un mensaje a Irán y sus amenazas de bloquear el estrecho de Ormuz.

«Estados Unidos está desplegando el Grupo de Ataque USS Abraham Lincoln y un grupo especial de bombarderos hacia la región del Comando Central (que incluye Medio Oriente) para enviar un mensaje claro e inequívoco al régimen de Irán de que cualquier ataque contra intereses de Estados Unidos o de nuestros aliados será respondido con una fuerza implacable«. (John Bolton)

El estrecho de Ormuz posee un enorme valor estratégico por ser uno de los pasos naturales marítimos del comercio internacional por donde transita la tercera parte del petróleo proveniente del Golfo Pérsico. El estrecho es un área compartida con varias naciones, además de Irán, los Emiratos Árabes Unidos, y Omán. Sin embargo, el control de la seguridad del estrecho la proporciona Irán con su Guardia Revolucionaria, fuerza que recientemente fue declarada como una organización terrorista, por el presidente Donald Trump.

Irán ha amenazado con bloquear el paso, si Estados Unidos continúa con su política de imponer sanciones económicas a aquellos países que comerciar con Teherán. Específicamente, por la venta de crudo iraní a países como India, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Turquía, Italia, Grecia y China. Sin embargo, la situación se agravó con el sabotaje que sufrieron los cuatro buques tanqueros en el estrecho, cuyo ataque fue atribuido a Irán.

Como consecuencia, según declaró el Pentágono, la llegada a Medio Oriente del USS Abraham Lincoln, tuvo que ser acelerada por la crítica situación y la posibilidad de la escalada en el conflicto.

Imagen: US Navy

El Grupo de Ataque USS Abraham Lincoln comprende lo que se entiende como un verdadero ejército marino. Conformado por más de 6.000 personas, varios buques, un portaaviones nuclear que fue actualizado en 2017, para poder operar los nuevos cazas F-35C Lightning II de la Marina. Asimismo, a bordo del USS Abraham Lincoln se encuentran numerosos escuadrones aéreos de los cazas F-18, aeronaves de vigilancia, un escuadrón de aviones preparados para la guerra electrónica y varios helicópteros de combate.

También se encuentra el crucero lanzamisiles USS Leyte Gulf, y los destructores lanzamisiles USS Bainbridge, el USS Mason, el USS Nitze y el USS Winston S. Churchill.

Medio Oriente: un teatro de operaciones ya muy conocido

Ya en 1991, el USS Abraham Lincoln tuvo su participación en la operación conocida como Tormenta del Desierto, cuando Irak invadió Kuwait.

En 1993, la situación se complicó con Saddam Hussein y el USS Abraham Lincoln volvió a la región para hacer cumplir la zona de exclusión aérea establecida en territorio iraquí.

También operó en Somalia como parte de una operación de la ONU para tratar de proteger a las víctimas durante la Guerra Civil que vivía ese país. Y años después fue desplegado durante la operación Libertad Duradera en la guerra en Afganistán.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí