Para modernizar sus fuerzas navales, Argentina lanzó una licitación para adquirir cuatro nuevos barcos de patrulla de alta mar. Y el fabricante francés Naval Group había prevalecido, a expensas de la española Navantia y el chino CSIC [China Shipbuilding Industry Corporation].

Sin embargo, el caso aún no se había retirado ya que, en el último momento, el astillero español Gondan fue invitado a este proceso de adquisición asegurándose de que lo podía hacer mejor por menos. Y las consideraciones comerciales relacionadas con las exportaciones argentinas de bioetanol a la Unión Europea, a las que Francia se había opuesto, perturbaron esta cuestión.

Finalmente, las negociaciones se reanudaron el pasado mes de febrero, gracias a la visita, en París, del presidente argentino, Mauricio Macri. Visita durante la cual firmó la adquisición de cinco SEM retirados del inventario de la Armada para las necesidades de Aviación Naval Argentina.

Luego, en junio, se firmó un acuerdo comercial entre el Grupo Naval y la Armada Argentina. Quedó por resolver la cuestión de la financiación de esta adquisición, cuyo importe se estimó en unos 300 millones de euros. Y el juego parecía malo a la luz de la situación financiera y económica de Argentina, que requería un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para obtener $ 50 mil millones en ayuda (una extensión de $ 7 mil millones más se ha concedido recientemente). El primer tramo de este préstamo, 15 mil millones, acaba de ser liberado.

Tomaria largas negociaciones alcanzar un acuerdo, ya que es solo el 29 de noviembre que un “acuerdo de crédito” firmado por el Ministro de Economía francés, Bruno Le Maire, y su homólogo argentino, Nicolás Dujovne. , en Buenos Aires, al margen de la cumbre del G-20.

Así, la Armada Argentina recibirá cuatro patrulleras de alta mar, incluida “L’Adroit”, que ha prestado un gran servicio a la Armada en los últimos años. Los otros tres barcos se construirán en Francia, a priori por el astillero Kership [empresa conjunta entre Naval Group y Piriou, ed].

El buque patrullero de L’Adroit fue construido con fondos propios. Con una longitud de 87 metros e implementado por una pequeña tripulación (32 a 46 marineros), tiene un alcance de 8,000 millas náuticas. Puede navegar a la velocidad de 21 nudos, está armado con un cañon de 20 mm, y una ametralladoras de 12,7 mm. Es capaz de acomodar un helicóptero o un avión no tripulado.

Para Argentina, la renovación de las capacidades de patrulla marítima es imperativa para poder controlar su zona económica exclusiva y, por lo tanto, luchar contra la pesca ilegal de calamar, lo que le genera unos 800 millones de dólares por año de pérdida de ingresos.

3 COMENTARIOS

    • Hola Aurelio, en Francia se compra y paga en Euros, y el FMI presta su dinero en Dolares, el articulo en ningun momento habla de pesos.
      Si el pais pretende patrullar su ZEE lo mejor son barcos, no te parece ?.

  1. Si, pero los barcos se pueden fabricar en astilleros argentinos, como se hacía YA ANTES DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, y ahora los tenemos muy sub- ocupados, por falta de POLÍTICAS DEL ESTADO., desde hace décadas.
    Y nuestra gente necesita que la pongan a trabajar, y no que le “regalen el pescado”.
    Además, sugiero que esos barcos estarán pobremente artillados, según lo publicado
    Opino que deberían tener por lo menos DOS CAÑONES DE 30 mm (tipo Defa, como los de Etendard y Mirage), y con eso se lograria estandarizar la munición, el adiestramiento y el mantenimiento, además de aumentar su capacidad de destruir objetivos (en defensa, y en ataque).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí