El jefe del departamento militar ruso, Anatoli Serdiukov, comunicó hoy que las pruebas del misil balístico intercontinental Bulavá se van a reanudar en la segunda quincena de este mes.

Anteriormente se informó que los ensayos tendrían lugar entre el 9 y el 12 de septiembre pero Serdiukov dejó claro que “no habrá lanzamientos esta semana, debido a los preparativos” y que “a lo mejor, se van a efectuar en septiembre pero no en la primera quincena, seguramente”.
Agregó que la intención es lanzar “tres misiles, como mínimo” para entender, si se producen algunos fallos, cuál es la causa. De los 12 lanzamientos anteriores, sólo 5 fueron un éxito pero detrás de cada fracaso se escondían “problemas diferentes”, dijo el ministro.

El misil balístico intercontinental R30 3M30 Bulavá-30 (RSM-56, en tratados internacionales y SS-NX-30, en la clasificación de la OTAN) es un cohete de tres etapas lanzado desde submarinos. Usa propelente sólido en las dos primeras etapas, y líquido en la tercera. Su lanzamiento se efectúa desde un túnel inclinado lo que hace innecesaria la parada del submarino para la eyección del proyectil.

Tiene un alcance de 8.000 kilómetros y puede portar de 6 a 10 cabezas nucleares hipersónicas autónomas, de 100 a 150 kilotones cada una, capaces de modificar la trayectoria de vuelo. El misil Bulavá se instalará en los submarinos nucleares del Proyecto 955 (clase Borei), provistos de 12 lanzadores. Rusia planea construir ocho submarinos de esta clase para 2015.

RIA Novosti

Deja un comentario