Relaciones Rusia - OTAN


Una reciente filtración de documentos por parte del colectivo de ciberactivistas Anonymous ha puesto al descubierto una campaña de manipulación informativa contra Rusia al servicio de los intereses del Reino Unido, en la que destaca la activa implicación de Thomson Reuters Foundation y de BBC Media Action, entidades benéficas vinculadas a la agencia informativa Reuters y a la cadena BBC, respectivamente.

Entre los diversos documentos desvelados destaca una oferta de licitación firmada por la directora ejecutiva de Reuters, Monique Ville, el 31 de julio de 2017, en la que propone la celebración de un contrato con el Ministerio británico de Relaciones Exteriores y de la Commonwealth (FCO por sus siglas en inglés), para formar parte de un proyecto impulsado por este departamento bajo el epígrafe 'Desarrollo de capacidades en los medios rusos', entre cuyos objetivos estaba implementar "un programa de visitas temáticas al Reino Unido por parte de periodistas rusos e influencers".

Este programa pretendía producir un "cambio de actitud en los participantes" en estas visitas guiadas, destinadas a producir un "impacto positivo" en su "percepción del Reino Unido".

Dos años más tarde, en 2019, como también acreditarían las recientes filtraciones, la FCO desarrolló un programa similar, pero con una propuesta algo más agresiva, en el que ya se hablaba directamente de "contrarrestar la narrativa del Gobierno ruso y el dominio de los medios y el espacio de información". Reuters ofreció de nuevo su participación.

En la práctica, según se desprende de algunos de los textos filtrados, el Gobierno británico buscaba propagar su propia narrativa a través de los medios de comunicación de Rusia mediante la influencia de periodistas rusos formados en el Reino Unido. Por eso Reuters ofrece, en uno de sus intentos de obtener un contrato con la FCO, a su red de 15.000 periodistas y blogueros formados a través de sus "intervenciones de desarrollo de capacidades", 400 de los cuales trabajan en Rusia.

La BBC y su apoyo a los medios pro-OTAN​

Por su parte, la BBC, a través de su brazo operativo sin ánimo de lucro, BBC Media Action, también habría realizado una oferta, aparentemente exitosa, para participar en un programa encubierto de manipulación informativa en los países bálticos, así como en Ucrania, Moldavia y Georgia. El contrato ofrecido por el departamento británico de Exteriores para hacer este trabajo prometía a cambio sumas millonarias.

En concreto, BBC Media Action habría propuesto su colaboración, a través de un contratista de inteligencia ya desaparecido llamado Aktis Strategy –que ya había participado en programas anteriores del Gobierno británico– para apoyar y hacer crecer a los medios pro-OTAN en áreas de conflicto, por ejemplo durante el conflicto que se inició en 2014 en Donbás.

No obstante, los esfuerzos de Londres para mantener la influencia de la narrativa occidental en esta zona implicó también a otras entidades, a parte de la mencionada BBC Media Action. En concreto, la compañía Zinc Network se dedicó a "brindar segmentación de audiencia y soporte de focalización para dos medios independientes rusos, Meduza y MediaZona". Meduza tiene sede en Letonia, un país que, según los materiales filtrados, recibe apoyo financiero del Reino Unido para promover las políticas y valores europeos en los medios de comunicación "independientes".

Una estrategia para "debilitar" a Rusia y sus "influencias malignas"​

En un documento enviado a las diferentes compañías contratadas para llevar a cabo estos trabajos de "apoyo a los medios independientes" en países del este y en los Balcanes, el departamento británico de Exteriores detalla sin ambages la verdadera pretensión de su campaña mediática.

"El punto de partida de este programa es la identificación de patrones de comportamiento de la Federación de Rusia, que busca sembrar la desunión de las instituciones democráticas en Occidente", aseguran desde la FCO. Para ello, proponen "implementar programas e intervenciones que contrarresten estas influencias malignas".


A renglón seguido, el documento reconoce directamente que el objetivo de esta estrategia mediática no es otro que "debilitar la influencia del Estado ruso" en sus países vecinos.

Las mismas tácticas de las que acusaban a Rusia​

"Los archivos prueban que el Reino Unido está realizando una operación global secreta dirigida a cambiar el régimen en Rusia", afirma Anonymous, la entidad responsable de las filtraciones, que vincula esta campaña con los casos de Alexéi Navalny y los Skripal.

El descubrimiento de la evidencia documental acerca de esta campaña de injerencia informativa ha desatado las críticas incluso dentro de las instituciones del Reino Unido, donde un diputado del Parlamento se ha mostrado escandalizado por la implicación de Reuters y BBC.

Se trata del laborista Chris Williamson, que señaló en su cuenta de Twitter que este "programa de manipulación informativa es más agresiva y tiene mayor alcance que cualquier cosa que Rusia haya hecho en Occidente".


En una conversación con el portal The Grayzone, Williamson destacó que "estas revelaciones muestran que, mientras los parlamentarios criticaban a Rusia, los agentes británicos utilizaban a la BBC y Reuters para desplegar, precisamente, las mismas tácticas que los políticos y los comentaristas de los medios de comunicación acusaron a Rusia de utilizar".

"La BBC y Reuters se describen a sí mismos como una fuente irreprochable, imparcial y autorizada de noticias mundiales –continuó Williamson– pero ahora ambos medios están enormemente comprometidos por estas revelaciones". "Un doble rasero como este solo hace que los políticos del 'establishment' y los piratas de los medios corporativos sigan perdiendo su reputación".

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, María Zajárova, comentó que en su Gobierno están "esperando la reacción de Londres". "Hay cientos de documentos que revelan la máquina de propaganda de Londres", señaló Zajárova.
Un escándalo que no hace ni eco aún...
 

Stoltenberg: Rusia y China siguen siendo amenazas para la OTAN y la UE
 
La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, criticó este lunes los anuncios de representantes del Pentágono sobre el despliegue de misiles de alcance corto y mediano en diferentes regiones del mundo.

"Para las tareas de despliegue y posible uso de tales armamentos, los militares estadounidenses forman grupos operativos especiales, dos de los cuales aparentemente se planea ubicar en Asia-Pacífico y uno, en Europa. Al mismo tiempo, se determinó que en el suelo europeo la tarea principal será alcanzar sistemas de defensa antiaérea […] en condiciones de un conflicto con Rusia", señala Zajárova.

El anuncio de la futura modernización de 44 complejos de misiles M270 por las Fuerzas Armadas británicas muestra que "a las declaraciones y acciones abiertamente hostiles y desestabilizantes a este respecto se han unido los militares de la Reino Unido", opina la vocera, quien denuncia que el Pentágono tiene planes de aumentar el alcance de los misiles de alta precisión PrSM hasta 800 kilómetros, mientras que oficialmente está limitado a 499 kilómetros.

"La realización de tales programas militares se acelera, lo que obviamente conlleva una reducción del espacio para la resolución político-diplomática del problema 'post-INF' y la prevención de un deterioro más serio en la esfera de misiles", indica Zajárova, resaltando que las proposiciones de Rusia de establecer moratorias para el despliegue de misiles de alcance corto y mediano con base en tierra "han quedado sin una reacción constructiva".

"De ninguna manera cerramos la puerta al diálogo, pero en las condiciones actuales no descartamos que Rusia se vea obligada a cambiar cada vez más el enfoque de sus esfuerzos hacia la implementación de medidas de respuesta técnico-militar a las amenazas emergentes de misiles", advierte la portavoz de la Cancillería rusa.
 

¿Estados Unidos y la OTAN engañaron a Moscú sobre la expansión? No (pero es complicado).

Por Mike Eckel 19 de mayo de 2021


Algunos mitos se remontan a milenios.

Este mito, si es que existe, se remonta a 1990, y poco más de tres décadas después, sigue constituyendo una queja central en la narrativa irritable del presidente ruso Vladimir Putin sobre los vínculos de Moscú con Occidente.

Es la cuestión de la expansión de la OTAN, una costra sin curar que, con las relaciones ruso-occidentales en su punto más bajo desde la Guerra Fría, ha sido eliminada una vez más y ahora se está desangrando a la vista del público.

Poner el tema en el centro de atención esta vez no fue una diatriba enojada de Putin sino un informe del grupo de expertos con sede en Londres Chatham House, que, en una publicación del 13 de mayo, tenía como objetivo disipar una serie de lo que llamó "mitos y percepciones erróneas" que han moldeado el pensamiento occidental y le han impedido establecer "una relación estable y manejable con Moscú".

Un "mito" en particular dio inicio a un furioso debate en los hilos de correo electrónico, salas de chat, listas de correo electrónico y en Twitter: "A Rusia se le prometió que la OTAN no se ampliaría".

"Nunca se ofreció a la U.R.S.S. una garantía formal sobre los límites de la expansión de la OTAN después de 1990", escribió James Lough, el investigador asociado que fue autor de la sección. "Moscú simplemente distorsiona la historia para ayudar a preservar un consenso anti-occidental en casa".

Nikolai Sokov, un exdiplomático ruso que sirvió en el Ministerio de Relaciones Exteriores en Moscú entre 1987 y 1992, no está de acuerdo. "La pieza de Chatham House es muy mala, parece ser una pieza producida por el Departamento de Ideología del Comité Central" del Partido Comunista de la Unión Soviética, dijo a RFE / RL.

"Sin embargo, no tuvimos que llegar a esto, y el problema podría haber quedado como un pequeño guión en la historia que no necesita ser resuelto", dijo. "Se trata más de la forma de ampliación de la OTAN y los argumentos utilizados para promover la ampliación".

Y así, más de dos décadas después de que la composición original de la Guerra Fría de 16 miembros de la OTAN se ampliara por primera vez para incluir tres estados del antiguo Pacto de Varsovia, y con Putin listo para permanecer en el cargo hasta la década de 2030, el pasado está muy presente.

"Todavía lo estamos debatiendo porque los defensores de la ampliación creen que actuaron de manera honorable y ayudaron a millones de personas que habían estado bajo el dominio soviético a lograr su libertad", dijo Jim Goldgeier, quien sirvió en el Consejo de Seguridad Nacional durante la presidencia de Bill Clinton en la década de 1990.

"La narrativa rusa es que Occidente los engañó y actuó de una manera que los dejó fuera de la Europa de la posguerra fría. Es muy difícil salvar estas posiciones, y las emociones se disparan, dado que las esperanzas de hace 30 años que Rusia fuera parte de Europa no se materializó ", dijo Goldgeier a RFE / RL. "Así que hay quienes quieren culpar a Occidente y quienes quieren culpar a Putin".

'No en la agenda'

Para muchos estudiosos de la Guerra Fría, la génesis de la narrativa se remonta principalmente a una visita en febrero de 1990 de James Baker, el secretario de Estado de Estados Unidos durante la presidencia de George Bush, a Moscú, donde Baker se reunió con el líder soviético Mikhail Gorbachev.

El Muro de Berlín había caído tres meses antes, y los líderes occidentales estaban discutiendo abiertamente si una Alemania dividida se reunificaría, algo que Moscú temía, y si eso sucedía, si las fuerzas de la OTAN finalmente estarían estacionadas en lo que entonces era Alemania Oriental. , algo que aterrorizó a Moscú.

Según las transcripciones publicadas años después por Estados Unidos y Rusia, Baker abordó el tema con el argumento de que era mejor tener una Alemania unificada dentro de la estructura política y militar de la OTAN que fuera de ella.

"En ningún momento de la discusión, ni Baker ni Gorbachov plantearon la cuestión de la posible extensión de la membresía de la OTAN a otros países del Pacto de Varsovia más allá de Alemania", según Mark Kramer, director del Proyecto de Estudios de la Guerra Fría en el Centro Davis de la Universidad de Harvard, quien revisó las transcripciones desclasificadas y otros materiales.

"De hecho, nunca se les habría ocurrido plantear un tema que no estaba en la agenda en ninguna parte, ni en Washington, ni en Moscú, ni en ningún otro Pacto de Varsovia o capital de la OTAN", escribió Kramer en un artículo de la revista de abril de 2009. .

Gorbachov se reunió con el canciller de Alemania Occidental, Helmut Kohl, el día después de la reunión con Baker. Según la investigación de Kramer, el tema de la unificación alemana era más prominente en la agenda que con Baker. "Gorbachov no buscó ninguna garantía sobre [la ampliación de la OTAN] y ciertamente no recibió ninguna", escribió Kramer.

En última instancia, según Steven Pifer, un ex embajador de Estados Unidos que se desempeñaba en el Departamento de Estado en ese momento, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, junto con Alemania, acordaron no desplegar fuerzas de la OTAN no alemanas en la antigua Alemania Oriental.

En 1999, años después de la reunificación alemana y la retirada de todas las tropas soviéticas de Europa del Este, la OTAN admitió a tres países del antiguo Pacto de Varsovia: Polonia, la República Checa y Hungría.

Diez años más tarde, en una entrevista con el periódico alemán Bild, Gorbachov se quejó de que Occidente había engañado a Moscú. "Mucha gente en Occidente se frotaba las manos en secreto y sintió algo como un rubor de victoria, incluidos los que nos habían prometido: 'No nos moveremos ni un centímetro más hacia el este'", dijo.

Más tarde, Gorbachov pareció dar marcha atrás, diciendo que el tema de la ampliación, de hecho, nunca surgió en 1989 o 1990. "El tema de la 'expansión de la OTAN' nunca se discutió; no se planteó en esos años. Lo digo con pleno sentido. Ni un solo país de Europa del Este sacó el tema, ni siquiera después de que el Pacto de Varsovia dejó de existir en 1991 ", dijo al periódico Kommersant en octubre de 2014.

Gorbachov no pudo ser contactado para hacer comentarios. Un portavoz no respondió de inmediato un correo electrónico.

'El espíritu del tratado'

El primer presidente de Rusia, Boris Yeltsin, desconfiaba de la expansión de la OTAN, pero no se opuso a ella, según memorandos desclasificados. "Entendemos, por supuesto, que cualquier posible integración de los países de Europa del Este en la OTAN no conducirá automáticamente a que la alianza se vuelva de alguna manera contra Rusia", escribió Yeltsin en una carta de septiembre de 1993 al presidente de Estados Unidos, Bill Clinton. "Pero es importante tener en cuenta cómo podría reaccionar nuestra opinión pública a ese paso".

Pero Yeltsin también citó lo que emitió como garantías dadas a los funcionarios soviéticos durante las negociaciones sobre la unificación alemana, y escribió que "el espíritu del tratado sobre el acuerdo final ... excluye la opción de expandir la zona de la OTAN hacia el Este".

Cuatro años más tarde, en un esfuerzo por calmar las preocupaciones de Moscú, la OTAN y Rusia firmaron el Acta de Fundación OTAN-Rusia, un acuerdo político que establece, entre otras cosas, que "la OTAN y Rusia no se consideran adversarios". En 2002, la OTAN y Rusia acordaron establecer un consejo consultivo conjunto, aparentemente como un lugar para resolver los desacuerdos. Pero muchos en Moscú consideraron que el consejo era ineficaz.

Luego, dos años más tarde, la OTAN experimentó la mayor expansión de su historia, admitiendo siete países más de Europa del Este, incluidos los estados bálticos de Estonia, Letonia y Lituania, que habían sido repúblicas de la Unión Soviética y estaban irritados bajo el gobierno de Moscú. Si bien no era la primera vez que un miembro de la OTAN limitaba con Rusia o la Unión Soviética, ahora las tropas de un miembro de la OTAN podrían estar ubicadas a solo 625 kilómetros de Moscú.

En 2007, en la Conferencia de Seguridad de Munich, una reunión anual de alto nivel de funcionarios, diplomáticos y expertos de ambos lados del Atlántico, Putin desató una andanada contra la OTAN, así como contra Estados Unidos, acusando a la alianza de duplicidad y amenaza. Rusia.

"Creo que es obvio que la expansión de la OTAN no tiene relación con la modernización de la propia alianza o con garantizar la seguridad en Europa. Al contrario, representa una seria provocación que reduce el nivel de confianza mutua", dijo.

"¿Qué pasó con las garantías que hicieron nuestros socios occidentales después de la disolución del Pacto de Varsovia? ¿Dónde están esas declaraciones hoy?" Preguntó Putin, un comentario que provocó que se rascaran la cabeza, porque el debate se ha centrado casi exclusivamente en los comentarios hechos antes de que se derrumbara el Pacto de Varsovia. "¿Dónde están estas garantías?"

Un año después del discurso de Putin, en una cumbre de Bucarest en abril de 2008, la OTAN se negó a ofrecer a Georgia y Ucrania un camino rápido hacia la membresía, pero aseguró a los dos países que eventualmente se unirían a la alianza.

Cuatro meses después, Rusia invadió Georgia, destruyó sus fuerzas armadas, ocupó dos regiones que ya habían tenido una autonomía casi completa y humilló al entonces presidente del país, Mikheil Saakashvili, quien había pedido abiertamente que Georgia se uniera a la OTAN.

En 2014, después de que Rusia se apoderó de la península de Crimea en Ucrania y equipó, financió y proporcionó apoyo militar a los combatientes separatistas en el este de Ucrania, avivando una guerra que continúa hoy, la OTAN suspendió cualquier consulta con Rusia.

Poco después de que el parlamento de Rusia respaldara la toma de Crimea, Putin dijo en un discurso que Rusia estaba humillada por la expansión de la OTAN. "Nos han mentido muchas veces, han tomado decisiones a nuestras espaldas, nos han colocado ante un hecho consumado", afirmó.

'Vendiendo la narrativa'

Entre los que han alimentado las afirmaciones rusas de una promesa se encontraba el último embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética, Jack Matlock, quien ha insistido repetidamente, tanto en su testimonio ante el Congreso como más recientemente, que Gorbachov había recibido garantías de que si Alemania se unía y se quedaba en la OTAN , las fronteras de la OTAN no se moverían hacia el este.

Pero Wolfgang Ischinger, un ex embajador alemán y viceministro de Relaciones Exteriores que ahora es el jefe de la Conferencia de Seguridad de Munich, dijo que los acuerdos sobre la reunificación alemana, incluido el tratado de 1990 conocido como el tratado 2 + 4, allanaron formalmente el camino para que los dos países volver a ser uno, no hizo mención a la ampliación de la OTAN.

"Rusia ha tenido bastante éxito en vender la narrativa de que, a cambio de su aceptación de la unificación alemana a través del Tratado 2 + 4, se les prometió que no habría una ampliación de la OTAN ", dijo Ischinger a RFE / RL." Rusia se presenta a sí misma como la víctima ".

"Cualesquiera que sean las promesas sobre la no ampliación que puedan haber sido discutidas ... en 1990, el hecho duro es que Rusia aceptó la ampliación, con condiciones detalladas, y por escrito, cuando se acordó el Acta de Fundación OTAN-Rusia", dijo Ischinger en un e- correo. "Las posteriores afirmaciones rusas de que se habían hecho diferentes promesas en 1990 simplemente no son relevantes. De hecho, esto es propaganda, ¡y es de mala fe!"

Sokov, el ex diplomático que ahora se encuentra en el Centro de Viena para el Desarme y la No Proliferación, dijo que el mayor problema era que la ampliación de la OTAN podría haberse "manejado" para minimizar los malentendidos.

¿Una oportunidad perdida?


La expansión inicial, en 1999, se produjo en la época del bombardeo de Yugoslavia por la OTAN, cuyo objetivo era detener los avances de las fuerzas serbias contra la población kosovar. La indignación de Rusia por la campaña se cristalizó con la decisión del entonces primer ministro Yevgeny Primakov de hacer girar su avión con destino a Estados Unidos sobre el Océano Atlántico en protesta. La invasión estadounidense de Irak en 2003 fue otra acción que provocó la ira de Moscú.

"Está mal rechazar las preocupaciones rusas", dijo Sokov.

El Acta de Fundación de 1997 fue bien intencionada, al igual que la creación en 2002 del Consejo OTAN-Rusia, dijo. Pero argumentó que estos acuerdos "nunca han funcionado", argumentando que la alianza a menudo toma acciones que afectan la seguridad rusa o regional sin consultar a Moscú.

"El procedimiento que se utiliza en cambio es que la OTAN toma una decisión y luego trata de convencer a Rusia de que [la] decisión es buena y debe ser aceptada. Esta última es una fórmula para el desastre", dijo. "Creo firmemente que era posible ampliar la OTAN y evitar conflictos. Se perdió la oportunidad y hoy vemos un conflicto que se agrava, del cual la pregunta sobre las garantías dadas por Baker no es más que un símbolo".

Pero para otros académicos, el problema radica principalmente en Moscú, con la forma en que Putin y el Kremlin perciben la historia de la ampliación de la OTAN y la forma en que la presentan al público ruso y a Occidente. "La idea de que la OTAN hizo y rompió una promesa de que no aceptaría ningún nuevo estado miembro en Europa del Este es una de las ideas centrales que impulsan la visión de Rusia de un Occidente hostil", dijo Keir Giles, consultor y coautor del Chatham. Informe de la casa.

Y parece poco probable que eso cambie pronto.

En un artículo para la Brookings Institution en 2014, Pifer, el ex embajador, predijo que para Putin, "la supuesta promesa de Occidente de no ampliar la alianza sin duda seguirá siendo un elemento estándar de su giro anti-OTAN.

"Eso es porque encaja tan bien con el cuadro que el líder ruso busca pintar de una Rusia agraviada, aprovechada por otros y cada vez más aislada, no por sus propias acciones, sino por las maquinaciones de un Occidente engañoso". "Dijo Pifer.

Fuente: https://www.rferl.org/a/nato-expansion -russia-mislead / 31263602.html

Copyright (c) 2021. RFE / RL, Inc. Reimpreso con permiso de Radio Free Europe / Radio Liberty, 1201 Connecticut Ave., N.W. Washington DC 20036.
 

Rusia creará una veintena de nuevas formaciones y unidades militares en su Distrito Militar Occidental en respuesta a las acciones de los países de la OTAN liderados por EE.UU. cerca de las fronteras rusas, según informó este lunes el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú.

El alto cargo destacó que la amenaza militar sigue creciendo en la región, puesto que las naciones de la Alianza Atlántica están aumentando la intensidad de los vuelos de su aviación estratégica, la presencia de buques de guerra con misiles de crucero y su número de ejercicios militares.

"Las acciones de nuestros colegas occidentales destruyen el sistema de seguridad en el mundo y nos obligan a tomar las contramedidas adecuadas. Mejoramos constantemente la composición de combate de las tropas. Antes de fin de año, serán creadas unas 20 formaciones y unidades militares en el Distrito Militar Occidental", declaró Shoigú.

Según el ministro, estos pasos están "sincronizados con el suministro de armas y equipamientos militares modernos" y este año está previsto proveer unas 2.000 armas a las tropas del distrito. Además, Shoigú precisó que las Fuerzas Armadas de Rusia están mejorando constantemente la preparación de personal y los órganos de mando y control militares.

"La intensidad de la realización de las tareas de entrenamiento de combate por parte de los barcos de la Flota del Báltico aumentó en un 30 %. Se han realizado más de 200 ejercicios con varios tipos de armas. El tiempo total de vuelo en el distrito aumentó en un 4 %", detalló el ministro.
 

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha incluido a nueve ciudadanos de Canadá en una lista negra "por la formación y realización de un curso antirruso", según ha subrayado este lunes María Zajárova, la portavoz de la Cancillería.

"Ottawa continúa apoyando las iniciativas dirigidas contra Rusia en varios niveles, mostrando una actividad inapropiada y contraproducente en apoyo del régimen ultranacionalista en Kiev y las fuerzas rusofóbicas en los Estados bálticos, acusaciones infundadas de 'agresión' contra Ucrania, así como intentos de interferir en los asuntos internos rusos", ha lamentado Zajárova.

Según la portavoz, tales acciones de la parte canadiense, que contribuyeron a la degradación de las relaciones bilaterales, afectan negativamente las perspectivas de restablecer un diálogo interestatal completo entre los dos países.

Asimismo, Zajárova ha señalado en un comunicado que la decisión de prohibir la entrada a Rusia para nueve ciudadanos canadienses es una respuesta a las sanciones "ilegales" impuestas por la Cancillería canadiense a nueve funcionarios rusos por el encarcelamiento del opositor Alexéi Navalny.
 
Cumbre de la OTAN con Rusia y China en el punto de mira, aunque el secretario general
ha subrayado que no se desea una nueva guerra fría
 

La Flota rusa del mar Negro y los Guardacostas recurrieron este miércoles al fuego de advertencia cuando un destructor de la Armada del Reino Unido cruzó la frontera estatal de Rusia y entró en las aguas territoriales del país cerca del cabo Fiolent, en el sudoeste de Crimea, informó el Ministerio ruso de Defensa.

"A las 11:52 del 23 de junio, el destructor Defender de la Armada británica, que operaba en la parte noroccidental del mar Negro, cruzó la frontera estatal de la Federación Rusa y se adentró 3 kilómetros en su mar territorial cerca del cabo Fiolent", detalló el Ministerio.

Dos buques de guerra de la OTAN entran en el mar Negro y son vigilados por Rusia

Dos buques de guerra de la OTAN entran en el mar Negro y son vigilados por Rusia
El buque fue avisado en un primer momento sobre el uso de armas en caso de violación de la frontera rusa, pero "no reaccionó a esta advertencia", indicó el Ministerio.

A las 12:06 y a las 12:08 un buque patrulla de guardacostas abrió fuego de advertencia. A las 12:19 un avión de ataque Su-24M efectuó un aviso con lanzamiento de bombas en la zona a la que se dirigía el destructor.

A consecuencia de estas acciones, el Defender abandonó las aguas territoriales rusas.

El Ministerio ruso de Defensa ha citado al agregado militar del Reino Unido en relación al incidente en el mar Negro.

Los mayores ejercicios Sea Breeze​

Entre el próximo 28 de junio y el 10 de julio se llevarán a cabo los ejercicios militares Sea Breeze 2021, que se organizan anualmente en el mar Negro desde 1997 bajo el patrocinio de la Armada de Ucrania y la Sexta Flota de EE.UU.

Estos simulacros serán los mayores desde que se realizan, con un total de 32 estados involucrados y participación de observadores. Enas maniobras tomarán parte más de 5.000 efectivos, 32 buques de guerra y 40 aeronaves, informa la agencia UPI, que cita un comunicado de la Armada estadounidense.

Más de 5.000 efectivos, 32 buques de guerra y 40 aeronaves participarán en los ejercicios organizados por Ucrania y EE.UU. en el mar Negro

Más de 5.000 efectivos, 32 buques de guerra y 40 aeronaves participarán en los ejercicios organizados por Ucrania y EE.UU. en el mar Negro

Aunque la mayoría de los países son miembros de la OTAN, naciones como Pakistán, Marruecos, Australia o Senegal también estarán involucrados.

Rusia anunció a primeros de junio que monitoreará de cerca los ejercicios. "El Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia seguirá de cerca los preparativos y el desarrollo del ejercicio ucraniano-estadounidense Sea Breeze con la participación de los países de la OTAN", declaró a TASS el representante oficial del Ministerio ruso de Defensa, el mayor general Ígor Konashénkov.

El alto militar enfatizó que Rusia "reaccionará adecuadamente a la evolución de la situación si fuera necesario".
 

Estados Unidos ha empezado a instalar sistemas terrestres de Defensa de Misiles Balísticos Aegis en el territorio de Polonia, cerca de la localidad Redzikowo, informó la Agencia de Defensa Antimisiles del país norteamericano en un comunicado.

El radar de sistemas Aegis tiene una cobertura de 360 grados y estará disponible para proporcionar operaciones defensivas de largo alcance de forma continua y fiable los 365 días del año, reza el texto del mensaje de la agencia. Todos los Aegis terrestres utilizan un sistema defensivo idéntico a los utilizados en los buques Aegis de la Marina de EE.UU. y ha sido adaptado específicamente a través de modificaciones de software para detectar, rastrear, atacar y destruir misiles balísticos en vuelo desde sitios en tierra.

Cuando se complete esta instalación en Polonia, pasará a ser el segundo sitio de defensa contra misiles en tierra en Europa y marcará la finalización de la fase final del programa estadounidense para construir un sistema europeo de defensa antimisiles adaptativo por etapas. Los sistemas entregados como parte de este programa protegen a las fuerzas estadounidenses desplegadas y a los aliados europeos de la OTAN en la región de amenazas actuales, emergentes y de misiles balísticos que se originan fuera del área euroatlántica, destaca la agencia.

Ahora los elementos del sistema de defensa antimisiles estadounidense están ubicados en la parte continental de EE.UU., en Europa (Polonia y Rumanía) y en la región de Asia y el Pacífico. Los medios marítimos de interceptación de misiles balísticos (destructores con misiles antibalísticos) están desplegados cerca de la costa de Rusia y de China.

La construcción de la base de defensa antimisiles en tierra en Polonia se completará en 2022, según la Agencia de Defensa Antimisiles estadounidense.

Por su parte, Rusia y China han mostrado varias veces su preocupación por el despliegue de sistemas de la defensa antimisiles estadounidense, pues las consideran una amenaza para su seguridad nacional. Además, a Rusia le preocupa que las bases de defensa antimisiles en Rumania y Polonia utilicen lanzadores universales como los que se usan en barcos para lanzar misiles antibalísticos y de crucero y que, simplemente, podrían ser reemplazados con misiles de crucero.
 

Noticias del Sitio

Arriba