Más de medio siglo de pruebas nucleares

Sebastian

Colaborador
NUKES@atomicarchive
Prueba termonuclear «Dominic Harlem», 1.2 Megatones a una altitud de 4150 m. Zona de la Isla de Navidad, 12 de junio de 1962.

 
el audio será original? como se escucha el contador Geiger al final.
Es un montajes. Varias películas diferentes concatenadas y, obviamente, varios audios diferentes unidos.
Por las dudas, aclaremos que en esa época los audios y las películas se registraban por separado. Había que unirlos después. Forma parte del arte de la edición.

Como se trata de un montaje, es imposible a ciencia cierta asegurar que la totalidad de los registros en película y/o sonidos corresponden al mismo evento.
Si diría que es probable ya que es una pelicula que trata de mostrar de lo que son capaces.

Dicho todo eso, es altamente probable que el ruido del contador Geiger que llama su atención sea verídico, sea que refiera a esta exploción en concreto o cualquier otra del período en cuestión.
Es consistente.
 

Rober D

Moderador Intransigente
Miembro del Staff
Moderador
Nuclear "Fizzle"
Una bomba nuclear atmosférica "impulsada" que no funcionó correctamente y que produjo aproximadamente un 99% menos de energía de la prevista (solo 190 toneladas de TNT equivalente)
 

Rober D

Moderador Intransigente
Miembro del Staff
Moderador
Foto de larga exposición que muestra los caminos de los múltiples vehículos de reentrada dirigibles independientemente de 300 kt (MIRV) desde un misil nuclear LGM-118 Peacekeeper, Atolón Kwajalein, 30 de marzo de 1984.
 

Rober D

Moderador Intransigente
Miembro del Staff
Moderador
Imágenes de la Bomba Tsar recientemente publicadas. La explosión más grande de la historia.
 
Vi nukes de los EEUU y de Rusia . . . Acá vienen las chinas. Primer test de una bomba nuclear en China (1964) -->>



De la película "Trinity and beyond: The Atomic Bomb Movie".


Cordiales Saludos
 
La primera detonación nuclear de la India


Algo curioso: Según el video arrancaron con los estudios en 1944 --->> ?!


Cordiales Saludos
 

Las explosiones nucleares pueden afectar de varias maneras la capa superior de la atmósfera y lo hacían cuando las potencias nucleares como EE.UU. llevaron a cabo una larga serie de pruebas de sus armas de destrucción masiva. El daño es comparable con el impacto de algún meteorito u otros eventos solares y terrestres que liberan una enorme energía, pero en ningún caso es permanente, afirma este martes un artículo publicado por The Conversation.

Un efecto a corto plazo de aquellas explosiones fueron los apagones temporales de las comunicaciones a larga distancia por radio de alta frecuencia en el área circundante. Sin embargo, los autores descartan que dichos apagones se debieran a una destrucción de la ionósfera y que el despliegue de los múltiples satélites de enlace estuviera relacionado con las consecuencias de la carrera armamentista de la Guerra Fría.


Este análisis popular fue preparado en respuesta a una pregunta al respecto de un lector, que se basó en la lectura de un estudio viejo, que se remonta a los años 1960 y denunció, en medio de las pruebas desenfrenadas de las bombas cada vez más potentes, un importante daño atmosférico. Contrariamente, sostiene este nuevo artículo, las detonaciones nucleares aumentaron temporalmente el nivel natural de la ionización en la atmósfera superior.

Los problemas que experimenta la tecnología moderna de comunicaciones tienen un origen natural. Los canales de transmisión de las señales de radio que utilizan los servicios de emergencia y de vigilancia marítima aprovechan el rebote de las ondas entre dos capas superiores de la ionósfera, por un lado, y la superficie del planeta, por el otro. Este mecanismo solo funciona bien cuando no prevalezcan los efectos de la capa inferior, la cual es absorbente y obstaculiza la propagación de la señal.

De día y especialmente durante una tormenta solar, esta capa baja a menudo debilita la intensidad de las ondas de radio en la región más baja del espectro de alta frecuencia y así se convierte en un obstáculo. Sin embargo, al cambiar a frecuencias más altas, se puede recuperar la comunicación interrumpida.

Explosión de bombas frente a otros impactos en la atmósfera​



Las pruebas como aquellas que EE.UU. llevaron a cabo sobre los atolones del Pacífico producen la radiación en rayos X igual que las tormentas solares, algo que aumenta la ionización en todas las capas de la ionósfera. Esta radiación hace que la capa superior, comprendida entre los 200 y 300 kilómetros sobre la Tierra, sea más reflectante para las ondas de radio de alta frecuencia, pero asimismo la capa más baja se vuelve más absorbente.

Ambos efectos pueden ser observados poco después de cada detonación, pero la ionósfera permanece intacta. Las llamadas ondas de gravedad atmosférica son otra respuesta a la explosión nuclear. Estas ondas viajan en todas direcciones y provocan unas 'perturbaciones ionosféricas viajeras' siempre que lleguen a la ionósfera, pero su efecto es igualmente breve.

Los autores citan la caída del meteorito de Cheliábinsk en 2013 en Rusia para demostrar que las explosiones de meteoritos y las detonaciones nucleares generan ondas con características similares en la atmósfera.

Las erupciones volcánicas, como la del monte Santa Helena en 1980 en EE.UU. y los terremotos más fuertes también son procesos de alta energía que impactan en la atmósfera superior, sostiene el medio.
 

Noticias del Sitio

Arriba