Conflicto Serbia - Kosovo?

Esta serían la nacionalidad d elas tropas de la KFOR....

totalmente disminuida, hubo un momento que habia mas de 30.000 sin contar las Policias Militares, como carabineros Italianos, Guardia Civil Española , Gendarmeria Nacional Argentina
 
el tema pasa...si rusia, hace en serbia...lo mismo que estados unidos hace en ucrania.
Rusia y Servia no comparten fronteras.
Las separa un significativo cordón de miembros de la OTAN.
Hay cuestiones logísticas involucradas que imposibilitan replicar la historia.

Pero claramente, Servia y Rusia tienen una larguísima historia de buenas relaciones con amigos y enemigos comunes. Así que sí, claramente pinchar a uno es una forma de pinchar a otro.
Claramente algo de todo esto tiene que ver con la disolución de la ex Yugoslavia y todo lo que ocurrió después.
Algo de todo esto esta en la historia detrás de Kosovo. Una provincia secesionista para Servia que ha recibido reconocimiento como Estado independiente por muchos países. Lo cual no quita que en cuento a estado "independiente" tiene soberanía extremadamente limitada. Bien podría llegar a ser ser considerado un estado-fallido.

Ahora bien, me parece importante notar que no puede dejarse de lado cuestiones intrínsecas a la población de estos lugares, la convivencia entre las mayorías y minorías de cada lugar y las políticas públicas llevadas a cabo por los gobiernos locales. No son temas menores en esta región del mundo.
Ya van varios años tensándose la relación en este tema. Dos años atrás, si la memoria no me falla, ya se produjeron enfrentamientos por los escudos que figuraban en las patentes de los vehículos de servios y kosovares. Hay problemas de pasaportes y de derechos de ciudadanías. Problemas para cruzar la fronteras. Etcétera. Hay tensiones cotidianas.
Parte de los tiros que se sufrieron estos últimos días parecen ser un reflejo de la puesta en práctica de algunas políticas del gobierno de Kosovo que rompían el status quo, pero que también eran una respuesta por el principio de reciprocidad a políticas similares que estado poniendo en práctica recientemente el gobierno de Servia.
Quizás, ambas partes debieran tratar de evitar romper el precario status quo y trabajar en mejorar la convivencia de sus conciudadanos y el respeto de los derechos de sus respectivas minorías.
 

Jorge II

Serpiente Negra.
Si escala el conflicto; esplota Europa; principlamente porque no todos los miembros de la OTAN van a salir en defensa de Kosovo, Serbia es un pais muy duro, no son faciles por ende lo mejor para Europa es que solucionen sus problemas de manera pacifica.
 

El presidente de Serbia se dirigirá a la nación tras reunirse con el primer ministro de Kosovo en Bruselas​


Publicado:18 ago 2022 15:18 GMT

El presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, se dirigirá este viernes a la nación una vez finalizada las conversaciones con el primer ministro de la autoproclamada República de Kosovo, Albin Kurti, que se celebran en Bruselas bajo el auspicio de la Unión Europea.

"Mañana se dirigirá al público, será uno de sus discursos más importantes", comunicó el jefe de la oficina serbia para las relaciones serbokosovares, Petar Petkovic, citado por la prensa local.

Este miércoles, Vucic y Kurti se reunieron por separado con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenbeg. El presidente serbio reiteró que su país es "militarmente neutral" y aboga por la paz.
 
Las declaraciones del presidente de Serbia aumentan las tensiones con Kosovo
 
Última edición:
Serbia comenzó a llevar decenas de tanques y vehículos blindados de transporte de personal a la frontera con Kosovo.

Esto está ocurriendo en vísperas de que finalicen los términos del ultimátum entregado por las autoridades de Kosovo a Belgrado. Dada la transferencia de tanques serbios a la frontera desde Kosovo, es obvio que Belgrado se está preparando para una confrontación muy seria, no solo con las fuerzas especiales de Kosovo y los radicales locales, sino también con las fuerzas de mantenimiento de la paz de la OTAN.
Actualmente no se registran acciones agresivas de Serbia, sin embargo, se sabe que las unidades de la OTAN también han avanzado a las regiones fronterizas con Serbia, lo que indica preparativos para una escalada muy grave, aunque el anterior líder serbio, Aleksandar Vučić, negó categóricamente la probabilidad de cualquier enfrentamiento.

Hoy, Rusia apoya activamente la política de Belgrado y, si es necesario, se puede proporcionar a Serbia la asistencia requerida, aunque Belgrado aún no ha solicitado oficialmente la asistencia rusa.

Подробнее на: https://avia-es.com/news/serbiya-na...-kosovo-desyatki-tankov-i-bronetransportyorov
 


El riesgo de otra guerra en los Balcanes, Parte 1: Situar los puntos críticos recientes en contexto​

sam lichtenstein
Director de Análisis en RANE, Stratfor
LECTURA DE 10 MIN 15 de agosto de 2022 | 19:38 GMT
Nota del editor: Esta columna es la primera de una serie de dos partes que evalúa el riesgo de que estalle otra guerra en los Balcanes en medio de renovadas preocupaciones sobre las tensiones étnicas, los disturbios políticos y la competencia de influencias externas en la región.

Llámelo el "conflicto de la matrícula", o tal vez no. Hace dos semanas, los medios de comunicación mundiales cubrieron intensamente el breve estallido de protestas en el norte de Kosovo. Una disputa recurrente sobre las matrículas llevó a los serbios étnicos a bloquear carreteras y obligó a las autoridades kosovares a cerrar brevemente dos cruces fronterizos con Serbia. La policía de Kosovo también informó que asaltantes desconocidos les dispararon, aunque no hubo heridos, y algunos manifestantes serbios golpearon a algunos conductores que intentaron eludir los controles de carretera. Las protestas comenzaron el 31 de julio, pero terminaron el 1 de agosto.

Dependiendo de su perspectiva y elección de la cobertura de los medios, el incidente fue mucho ruido y pocas nueces o un presagio de un posible regreso al conflicto étnico. Sin embargo, como suele ser el caso en el encuadre de eventos de todo o nada, el estallido no debe descartarse y merece una atención real, pero tampoco sugiere que Kosovo, o la región más amplia de los Balcanes, esté en peligro inminente de colapsar. a la violencia generalizada como lo hizo en la década de 1990. En cambio, la disputa por las matrículas es un síntoma de un desafío mucho mayor: la política de identidad étnica no resuelta, lo que nos obliga a nosotros, como analistas, a considerar los riesgos, pero también el contexto más amplio en el que están presentes.

Los fantasmas del pasado de los Balcanes​

Las protestas del 31 de julio no tuvieron precedentes. La disputa ha estado latente desde septiembre de 2021, cuando las autoridades kosovares anunciaron por primera vez que no renovarían un acuerdo de una década con Serbia para reconocer sus matrículas en Kosovo. Las autoridades kosovares restaron importancia a la decisión, diciendo que el cambio simplemente coincidiría con las reglas emitidas por Belgrado, que no reconoce los riesgos de la unificación de osovo que desestabilizan los Balcanes. Sin embargo, en un anticipo del último estallido, los serbios del norte de Kosovo bloquearon temporalmente los cruces fronterizos, con informes esporádicos de violencia callejera de bajo nivel, antes de que las autoridades kosovares retiraran la prohibición y la situación se calmara.

Si bien la disputa aparentemente se trata de matrículas, se conecta con divisiones mucho más profundas que explican por qué la medida ha generado estos estallidos de disturbios. Aunque varios acuerdos de paz pusieron fin a la lucha que comprendió los múltiples conflictos que acompañaron a la desintegración de Yugoslavia en la década de 1990, dejaron sin resolver muchas cuestiones fundamentales, la mayoría de las cuales se refieren a cuestiones de identidad étnica. Como uno de los puntos críticos regionales más grandes, la disputa entre Kosovo y Serbia toca dos desafíos subyacentes. En primer lugar, está la cuestión antes mencionada de la legitimidad de la independencia de Kosovo. La disputa es nominalmente política y podría, en teoría, llegar a algún tipo de arreglo. Pero también tiene una dimensión étnica porque la gran mayoría de la población de Kosovo es étnicamente albanesa y musulmana, mientras que Serbia s es en gran parte étnicamente serbio y cristiano. A esta división se suma el hecho de que más de la mitad de la minoría serbia de Kosovo se concentra en la región más septentrional de Mitrovica, en la frontera con Serbia, lo que la diferencia étnicamente del resto de Kosovo y ayuda a explicar por qué las manifestaciones por la disputa de las matrículas se han concentrado allí. . Sin embargo, para complicar aún más las cosas, está el hecho de que grupos más pequeños de minorías serbias están repartidos por zonas del resto de Kosovo. haciéndolo étnicamente distinto del resto de Kosovo y ayudando a explicar por qué las manifestaciones por la disputa de las matrículas se han concentrado allí. Sin embargo, para complicar aún más las cosas, está el hecho de que grupos más pequeños de minorías serbias están repartidos por zonas del resto de Kosovo. haciéndolo étnicamente distinto del resto de Kosovo y ayudando a explicar por qué las manifestaciones por la disputa de las matrículas se han concentrado allí. Sin embargo, para complicar aún más las cosas, está el hecho de que grupos más pequeños de minorías serbias están repartidos por zonas del resto de Kosovo.

Muchos estudios académicos han diseccionado la cuestión de si los conflictos étnicos son realmente sobre identidades en competencia o si en realidad son disputas veladas sobre otros temas, como el poder político y el acceso a los recursos naturales. Sin embargo, el hecho es que tales conflictos pueden causar serias divisiones, especialmente cuando las diferencias étnicas y los agravios materiales se superponen.

En los Balcanes, esto se debe en parte a su historia. Después de todo, Yugoslavia, ya sea como un reino antes de la Segunda Guerra Mundial o como una federación comunista después de ella, siempre se mantuvo unida por un líder central fuerte, no debido a una unidad lógica entre los diversos pueblos que habitaban el territorio. Por lo tanto, como era de esperar, las guerras (y los crímenes de guerra) de la década de 1990 que comprendieron la disolución de Yugoslavia se libraron en gran medida entre líneas étnicas, lo que reforzó la importancia fundamental de las identidades culturales.

Desde entonces, los líderes balcánicos de todo el espectro político han apelado con frecuencia a las etnias sobre las nacionalidades, manteniendo así las identidades personales en el centro de la sociedad. Esto ha significado que muchos aspectos de la vida cotidiana, desde los debates políticos hasta, sí, las matrículas, todavía tienen connotaciones étnicas. Incluso las medidas diseñadas para mitigar las preocupaciones étnicas, como las cuotas étnicas para puestos gubernamentales en muchos países, han mantenido la política de identidad en primer plano y, en algunos casos, han empeorado las tensiones.

Como una demostración trágica de la prominencia de la política de identidad, incluso las amenazas más improbables corren el riesgo de inflamar el malestar étnico en los Balcanes. Por ejemplo, durante mucho tiempo se especuló sobre la creación de una "Gran Albania".eso incorporaría a la población mayoritariamente albanesa de Kosovo a la propia Albania. Los políticos de ambos países se han pronunciado a favor y las encuestas sugieren que los ciudadanos de ambos lados de la frontera, en teoría, estarían dispuestos a aceptar la idea. No obstante, la noción de una "Gran Albania" se ha relegado en gran medida a la periferia, ya que se cree ampliamente que la creación de tal estado se enfrentaría a desafíos legales potencialmente insuperables, objeciones prácticas sobre la implementación y cambios económicos y políticos impopulares. Pero aun así, la mera discusión de la idea ha provocado interrupciones en Serbia y ha generado preocupaciones sobre los efectos en cadena en otros países balcánicos con grandes minorías albanesas, todos los cuales han mantenido las divisiones étnicas al frente y al centro.


Con este fin, si bien las tensiones con tintes étnicos entre Kosovo y Serbia fueron las noticias más recientes, podría decirse que la mayor amenaza de disturbios se encuentra en Bosnia y Herzegovina, otro país balcánico con una minoría serbia grande y angustiada. Allí, el gobierno descentralizado se divide efectivamente en dos entidades mayoritariamente autónomas: la Federación de Bosnia y Herzegovina, principalmente bosnio-croata, y la República Srpska, dominada por los serbios. Este sistema difícil de manejar, que también incluye una presidencia tripartita (una de cada uno de los tres grupos étnicos principales) a nivel nacional, se estableció en el acuerdo de Dayton de 1995 que puso fin a la Guerra de Bosnia.. Si bien el acuerdo de paz negociado por Estados Unidos resolvió la guerra de más de tres años, lo hizo a costa de crear una estructura de gobierno insostenible que efectivamente paralizó al país y afianzó las distinciones étnicas.

Esto ha resultado en numerosos estallidos en Bosnia y Herzegovina, el más reciente causado por el principal político serbobosnio del país, Milorad Dodik. Dodik dirige la República Srpska y, a menudo, se involucra en cínicos llamamientos políticos a las divisiones étnicas. Lo que es más preocupante, ha amenazado repetidamente con sacar a la República Srpska de las instituciones nacionales de Bosnia y Herzegovina, una medida que socavaría directamente la tenue paz de la posguerra. Como testimonio de esta amenaza, a principios de este año, Estados Unidos y el Reino Unido sancionaron a Dodik por cargos relacionados con amenazar la estabilidad tanto de su país como de la región en general.

mirando hacia el oeste​

Pero a pesar de todos los titulares de los medios que cuestionan si los Balcanes se encaminan hacia otra guerra, estos puntos críticos recientes han resultado notablemente más en un gemido que en un estallido. Esto se debe en gran parte a que, a pesar de todas sus diferencias, los Estados balcánicos comparten el deseo de integrarse más profundamente en Europa y, en muchos aspectos, dependen de la financiación económica occidental y, en algunos casos, de las garantías de seguridad.

Lo que es más importante, todos los países de la región ya son miembros de la UE (Croacia y Eslovenia), un "país candidato" oficial que participa en negociaciones en curso con Bruselas (Albania, Macedonia del Norte, Montenegro y Serbia), o un "país potencial". país candidato'' a la adhesión a la UE (Bosnia y Herzegovina y Kosovo). Por lo tanto, todos los estados balcánicos están altamente incentivados para mantener la paz, ya que cualquier regreso a la violencia pondría en peligro su proceso de adhesión y los muchos beneficios que esperan obtener al unirse a la Unión Europea.

La Unión Europea ya es el principal socio económico de los países de la región, y Bruselas y los países individuales de la UE representan la mayor parte del comercio y gran parte de la ayuda financiera que fluye hacia los Balcanes. Por lo tanto, tensar las relaciones de la UE al involucrarse en un conflicto no es solo una preocupación teórica a más largo plazo, sino que también tendría consecuencias inmediatas para las economías de los Balcanes.

Combinada con la histórica influencia política y económica de EE. UU. (como lo demuestra el papel de Washington en el fin de las guerras yugoslavas de la década de 1990), la influencia de la Unión Europea sobre los Balcanes es una palanca crucial que ha ayudado una y otra vez a calmar las tensiones. Además, la presencia de efectivos de mantenimiento de la paz, asesores e instructores de la UE y la OTAN sobre el terreno en Kosovo y Bosnia y Herzegovina proporciona un control tangible del conflicto en los dos posibles polvorines más importantes de la región, disuadiendo la violencia y asegurando que el malestar sea mínimo cuando estalle. -ups ocurren.

Tome la disputa de matrículas entre Serbia y Kosovo, por ejemplo. Fue la intervención política de la UE y EE. UU., respaldada por las fuerzas de mantenimiento de la paz de la OTAN sobre el terreno, lo que redujo las tensiones en septiembre pasado, así como hace dos semanas. De hecho, el jefe de política exterior de la Unión Europea tiene previsto celebrar negociaciones en Bruselas el 18 de agosto entre Kosovo y Serbia como parte de un diálogo en curso facilitado por la UE (otra restricción del conflicto armado) entre las dos partes. Si bien es poco probable que la disputa territorial en la raíz del problema se resuelva pronto, la presión multinacional y el precedente histórico sugieren que Kosovo ajustará la medida de matrícula o retrasará nuevamente su implementación más allá del 1 de septiembre, cuando actualmente está programado para entrar en vigor. . Esto significa que es probable que el desacuerdo permanezca en un punto muerto, es mucho más un problema que hay que gestionar que una crisis que hay que contrarrestar. De hecho, a pesar de todas sus fanfarronadas retóricas, ni el primer ministro kosovar Albin Kurti ni el presidente serbio Aleksandar Vucic
ha mostrado un serio apetito por el conflicto armado real, lo que traería costos significativos para ambos países con pocos beneficios. En cambio, ambos líderes parecen estar utilizando los atractivos de la identidad étnica más como una forma de obtener apoyo político interno, establecer posiciones de negociación sólidas y, en algunos casos, obtener concesiones de Occidente, antes de finalmente dar marcha atrás.

Además, considere que algunos estados balcánicos están tomando medidas para profundizar la integración regional. De hecho, las disputas étnicas y de otro tipo no han impedido que Albania y Serbia (junto con Macedonia del Norte y potencialmente otros algún día) hagan planes para crear un mercado único que permita la libre circulación de personas, bienes, servicios y capital. Si bien es cierto que el proceso es lento y enfrenta desafíos a corto plazo, no es el tipo de formulación de políticas que sugiere que estos países están planeando un conflicto importante.

Finalmente, lo que pueden parecer problemas intratables no tiene por qué serlo. Lo que ahora es Macedonia del Norte tuvo una disputa de casi tres décadas sobre su nombre anterior, simplemente Macedonia, que también es una región de Grecia. Durante años, el desacuerdo, que también contó con argumentos sobre la identidad étnica, fue una fuente de inestabilidad regional. Las tensiones con Grecia por el cambio de nombre también inhibieron la aspiración de Macedonia de unirse a la OTAN y la Unión Europea, ya que ninguno de los bloques quería admitir a un país que tenía una disputa tan continua con un miembro existente. Sin embargo, en última instancia, Atenas y Skopje llegaron a un acuerdo en 2018 en el que Macedonia se convirtió en Macedonia del Norte,

En la segunda parte de esta serie, exploraremos el creciente interés de China y Rusia en los Balcanes y lo que puede significar para la estabilidad a largo plazo de la región.
 

El riesgo de otra guerra en los Balcanes, Parte 2: Influencia rusa y china​

sam lichtenstein
Director de Análisis en RANE, Stratfor
LECTURA DE 9 MIN 16 de agosto de 2022 | 16:50 GMT

Nota del editor: esta columna es la segunda de una serie de dos partes que evalúa el riesgo de que estalle otra guerra en los Balcanes en medio de renovadas preocupaciones sobre las tensiones étnicas, los disturbios políticos y la competencia de influencias externas en la región.

En la primera parte de esta serie , examinamos los impulsores locales y las restricciones sobre el potencial de un conflicto renovado en los Balcanes. Sin embargo, las acciones de los actores externos, a saber, Rusia y China, también son clave para evaluar la estabilidad regional.

La influencia histórica de Rusia​

Rusia históricamente ha visto a los Balcanes como parte de su esfera de influencia. Esto ha contribuido a parte de la corrupción, la parálisis política, el aumento de la militarización y otros desafíos que aquejan a los países balcánicos. La influencia de Moscú es más pronunciada en Serbia, con la que comparte una variedad de lazos prácticos y simbólicos. Particularmente en Serbia, pero en toda la región, la propaganda rusa (incluida la desinformación sobre el estallido de una "guerra" entre Kosovo y Serbia hace dos semanas) ha tratado de explotar las tensiones étnicas y otras divisiones en un intento de evitar que los estados regionales se alineen. hacia el oeste.

De hecho, hace apenas dos semanas, Rusia difundió la desinformación de que había estallado una "guerra" entre Kosovo y Serbia después de que la decisión del primero (ahora retrasada hasta principios de septiembre) de no reconocer más las matrículas serbias provocó un breve estallido de disturbios a lo largo de la frontera entre Kosovo y Serbia. El Kremlin también ha sido una fuerza desestabilizadora en otras disputas; en Bosnia y Herzegovina, Rusia ha respaldado implícitamente las amenazas hechas por el principal político serbobosnio del país, Milorad Dodik, de desmantelar la estructura de gobierno establecida en el acuerdo de poder compartido que puso fin a la Guerra de Bosnia en 1995.

Moscú incluso ha sido acusado de intentar fomentar un golpe de estado (fallido) en Montenegro en 2016 como parte de una campaña de desestabilización más amplia para tratar de evitar que el país se uniera a la OTAN (lo que hizo al año siguiente). Y, por supuesto, tras la invasión rusa de Ucrania a principios de este año, han aumentado los temores de que la alta tolerancia al riesgo del presidente Vladimir Putin pueda llevarlo a tomar medidas agresivas en los Balcanes para desestabilizar aún más la dinámica política y de seguridad en Europa.

Pero incluso en Serbia, existen limitaciones a la influencia de Rusia. A diferencia de otros gobiernos occidentales, Belgrado no ha sancionado directamente a Moscú en respuesta a su agresión contra Kyiv. Pero Serbia ha respaldado otras sanciones contra los apoderados rusos y votó a favor de múltiples resoluciones de la ONU que condenan la invasión de Ucrania. Y aunque algunos han llamado al presidente serbio Aleksandar Vucic "pequeño Putin" en referencia a sus lazos estrechos percibidos con el Kremlin, el liderazgo de Vucic se ha definido en última instancia mucho más por un deseo de mantener el poder. En mayo, por ejemplo, Vucic apareció en los titulares cuando criticó los comentarios hechos por Putin comparando el derecho de Kosovo a la independencia con el de las regiones de Donetsk y Lugansk de Ucrania ocupadas por Rusia. Más recientemente, Vucic también condenó a un legislador de su gobernante Partido Progresista Serbio (SNS) por parecer llamar a la guerra con Kosovo en respuesta a la disputa por las matrículas; en un tuit del 31 de julio, el legislador del SNS planteó la idea de que Serbia “se vería obligada a comenzar la desnazificación de los Balcanes”:usando el mismo término controvertido que usó Putin antes de enviar tropas a Ucrania, que Vucic denunció públicamente como "estúpido" e "irresponsable".

Con este fin, Vucic está más que feliz de enfrentar a Rusia y Europa para lograr sus objetivos. De hecho, Serbia es el mayor receptor regional de fondos de preadhesión de la UE, pero al mismo tiempo firmó recientemente un acuerdo de gas con Moscú. Vucic también sabe que a veces debe satisfacer las simpatías prorrusas de los serbios, algunos de los cuales han protestado en apoyo de las acciones de Rusia en Ucrania.

En un nivel más estratégico, la guerra de Ucrania también es un arma de doble filo para Rusia. Si bien ofrece a Moscú otra cuestión clave para tratar de separar los Balcanes de Occidente, también ha obligado a la Unión Europea y la OTAN a reenfocarse en sus periferias cercanas para contrarrestar la influencia rusa. Ambas alianzas están reexaminando sus relaciones con los Balcanes y ahora son conscientes de que cualquier inestabilidad grave, y mucho menos un conflicto real, le daría una oportunidad a Rusia. Esto sugiere que hay motivaciones aún mayores en Occidente para ayudar a manejar las disputas de los Balcanes y avanzar en su integración más profunda con la Unión Europea y la OTAN, incluso si eso significa en algunos casos atenuar las críticas (como sobre la corrupción) países que miran hacia el oeste.

La guerra en Ucrania incluso ha ayudado a frenar algunas provocaciones regionales, sobre todo en junio, cuando Milorad Dodik anunció un retraso de seis meses en sacar a su región de la República Srpska de las instituciones nacionales de Bosnia y Herzegovina. Dodik no descartó formalmente el plan, pero citó específicamente la incertidumbre geopolítica como el motivo del aplazamiento, lo que abrió una vía para la mediación.

El creciente impacto de China​

China también representa un desafío, principalmente económico, aunque cada vez más también político y militar. Una gran parte de la influencia de la Unión Europea en los Balcanes son los enormes beneficios económicos que traería la membresía. Pero cuanto más tarde el proceso de adhesión, es más probable que los estados regionales comiencen a buscar lazos económicos en otros lugares, un vacío que Beijing ha tratado de llenar con entusiasmo.

En los últimos años, China ha invertido miles de millones de dólares anuales en la región, particularmente en Serbia. Y a diferencia de la ayuda de la UE y EE. UU., que a menudo está condicionada a combatir la corrupción o fortalecer el estado de derecho, la mayor parte de la ayuda de China viene con pocas condiciones, lo que la hace especialmente atractiva para los beneficiarios regionales. Aunque todavía está muy por detrás de Rusia, China también ha comenzado a involucrarse más en las disputas políticas y los asuntos militares de la región; esto fue más notable en abril, cuando los aviones militares chinos entregaron un sistema de defensa aérea a Serbia, una representación visualmente evocadora de la creciente influencia china.

Pero también hay advertencias importantes en esta narrativa. Si bien la inversión china en la región ha aumentado, aún no se acerca al nivel de inversión de la UE. Serbia, por ejemplo, es con mucho el mayor receptor balcánico de fondos chinos, aunque se estima que la inversión china representa aproximadamente solo el 1% de la inversión extranjera directa total en Serbia (en comparación con el 70% de la Unión Europea). Además, si bien los préstamos chinos pueden venir con menos condiciones, sus términos también son opacos y difíciles de pagar, lo que termina atrapando a los prestatarios. En Montenegro, un proyecto vial de 1.000 millones de dólares financiado por China (conocido como la "autopista a ninguna parte") ha atraído la atención de los medios de comunicación de todo el mundo por los estragos que ha causado en las finanzas del país, una advertencia de la que muchos estados de la región han tomado nota.

Y en todo caso, la adquisición del sistema de defensa aérea chino por parte de Serbia es una prueba más de que la administración de Vucic no está en deuda con Rusia, sino que busca enfrentar a las grandes potencias entre sí, probablemente mirando a Occidente para contrarrestar. Después de todo, Serbia (al igual que Bosnia-Herzegovina) tiene un Plan de Acción de Asociación Individual con la OTAN, la forma más cercana de cooperación que un estado no miembro puede tener con el bloque.

El papel de Turquía​

Finalmente, hay un tercer actor externo, Turquía, que también juega un papel en la región, aunque en última instancia, su influencia ha sido menos impactante y despertó menos preocupación en las capitales occidentales. La proximidad geográfica y los lazos históricos subyacen en el interés de Ankara por la región, particularmente en países de mayoría musulmana como Albania y Bosnia y Herzegovina. En general, Turquía ha desempeñado el papel de inversor extranjero, pero también ha competido por la influencia en términos religiosos mediante la difusión de su marca del Islam.

Si bien estos factores en ocasiones han provocado quejas en Europa, en última instancia, la membresía de Turquía en la OTAN y los profundos lazos comerciales con la Unión Europea (aunque no como miembro) significan que sus actividades no han generado temores similares a los de Rusia y China. De hecho, mientras que Moscú y Pekín han sido presentados como desestabilizadores impulsados ideológicamente, Ankara ha seguido en gran medida una política exterior muy práctica en los Balcanes y ha favorecido el statu quo orientado a Europa , dispuesto a ser visto como un mediador que resuelve disputas en lugar de un disruptor que los aviva.

Pekín, Bruselas o Moscú?​

En esta evaluación, por lo tanto, las preocupaciones sobre las tensiones étnicas regionales son reales pero también manejables. Los líderes balcánicos pueden ofrecer mucho ladrido proverbial, pero comparativamente poco mordisco. Esto no quiere decir que los brotes esporádicos, como el que se vio hace dos semanas, no serán riesgos continuos. Incluso podrían crecer en severidad y duración, especialmente si los líderes regionales avivan las llamas étnicas. Después de todo, el peligro de jugar a la política de identidad es que tales pasiones son profundamente personales y más difíciles de moderar. Pero, fundamentalmente, las limitaciones (políticas, económicas y militares) de un conflicto más amplio parecen superar los factores que lo impulsan.

Sin embargo, una suposición implícita es que los estados de los Balcanes sienten que una integración más profunda con Occidente sigue siendo una posibilidad realista, a pesar de muchos años de espera .. De hecho, gran parte de la justificación subyacente de la paz proviene de la creencia de que el conflicto dañaría mucho más las aspiraciones de los estados balcánicos de lo que obtendría cualquier beneficio importante. Pero si la Unión Europea y la OTAN no ofrecen vías de acceso concretas, y los estados occidentales individuales pierden interés en los Balcanes, los cálculos de los líderes regionales podrían cambiar. Esto podría abrir la puerta a una mayor influencia rusa y china o incluso preparar el escenario para que un líder regional apueste a que una gran provocación empujaría a Occidente a hacer concesiones en lugar de ver al país inclinarse hacia Moscú o Beijing. Sin duda, los líderes europeos clave han hecho declaraciones recientes en apoyo de una integración más profunda con los Balcanes y han realizado viajes a la región, pero en última instancia deberán mostrar acción, no ofrecer meras palabras.

En este sentido, las elecciones generales en Bosnia y Herzegovina programadas para el 2 de octubre proporcionarán una prueba de fuego clave, no solo en función de cómo se desarrollen a nivel nacional, sino también de cuán comprometidas están la Unión Europea, la OTAN y otros actores occidentales clave en la carrera. -arriba y siguiendo la votación. Después de todo, en muchos aspectos, los Balcanes son los de Occidente para perder . Si bien la guerra de Ucrania ciertamente ha reenfocado la relevancia de la región para Occidente, la invasión de Rusia también es un trágico recordatorio de cuán rápido pueden escalar las cosas, incluso cuando no parece haber una justificación estratégica clara .
 
Bombarderos estadounidenses B-52 se dan un paseo' por la zona.

La Fuerza Aérea de EE.UU. ha informado este lunes de sobrevuelos de dos de sus bombarderos pesados tipo B-52 Stratofortress con capacidad nuclear “a baja altura en el sureste de Europa”. Las aeronaves están desplegadas en la base ‘RAF Fairford’ del Reino Unido.

Los bombarderos sobrevolaron primero Skopje, capital de Macedonia y luego Tirana, la capital de Albania, la costa de Montenegro y por último la ciudad croata de Dubrovnik. Macedonia del Norte fue el último país de los Balcanes en unirse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en el año 2020 y Montenegro lo hizo en 2017, ambos a pesar de la fuerte oposición de Rusia.
 

Secretario de Estado adjunto de EE.UU.: "Tenemos que dejar de lado la narrativa de que Kosovo es Serbia"​


Publicado:26 ago 2022 23:06 GMT


El presidente de Serbia responde a los dichos de un alto cargo de EE.UU. de olvidar "la narrativa de que Kosovo es Serbia"​


Publicado:27 ago 2022 14:49 GMT


Serbia está dispuesta a aceptar parcialmente los requisitos para los documentos de entrada a Kosovo​


Publicado:27 ago 2022 12:33 GMT


Serbia y Kosovo llegan a un acuerdo sobre libre circulación, disputa que casi llevó a un enfrentamiento armado​


Publicado:27 ago 2022 16:47 GMT
 

Noticias del Sitio

Arriba