Con la finalización de la primera etapa de la Campaña Antártica de Verano 2022/23, el rompehielos ARA “Almirante Irízar” se encuentra amarrado en el puerto de la ciudad de Ushuaia próximo a comenzar la segunda etapa. Como bien adelantamos anteriormente, durante la primera fase, la dotación del buque completó parte del reabastecimiento previsto para la Base Antártica Conjunta Marambio, Esperanza, Orcadas, Petrel y para la Base Científica Carlini.

Siguiendo lo comunicado por la Armada Argentina, antes de poner proa hacia la capital de la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, el buque arribó nuevamente a la Base Conjunta Antártica Petrel, ubicada al pie del glaciar Rosamaría, en la rada Petrel, de la Isla Dundee. Base la cual abasteció en las primeras jornadas de la primera etapa.

En ese sentido, por la noche del jueves, comenzaron las primeras maniobras donde desembarcó el Grupo de Trabajo de Petrel –que permanecerá hasta el mes de abril– y el Grupo Playa. Por medio de dos lanchas EDPV (Embarcaciones de Desembarco de Personal y Vehículos) comenzaron a efectuarse las primeras descargas de materiales científicos, de construcción, víveres, combustibles y maquinarias. A su vez, se replegó material remanente de la base y residuos antárticos, actividad prioritaria en el marco de los tratados internacionales firmados por la República Argentina.

Más tarde, en las primeras horas del viernes, se sumó a las tareas logísticas un helicóptero Sea King, perteneciente de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros, para finalizar el reabastecimiento en esta base mediante el desembarco de cargas especiales pesadas.

Particularmente el Grupo Reparaciones Petrel está integrado por personal de la Armada Argentina, del Ejército Argentino y de la Fuerza Aérea Argentina, los cuales deberán realizar el mantenimiento de las instalaciones y los preparativos para las mejoras futuras.

Por otro lado, luego de finalizar los trabajos en la Base Antartica Petrel, el rompehielos se dirigió hacia la Base Conjunta Antártica Esperanza, ubicada en Punta Foca (entre las caletas Choza y Águila) de la Bahía Esperanza, sobre el Estrecho Antarctic en la Península Antártica.

Una vez allí, se efectuó el despliegue del personal que invernará, dotación de trabajo y científicos que realizarán diferentes tareas de investigación. Junto con la colaboración del Grupo Playa y efectivos de la base, se descargaron materiales científicos, para la construcción, víveres, combustibles y se replegó material en desuso.

Por último, uno de los puntos del itinerario ordenado por el Comando Conjunto Antártico (COCOANTAR),fue la Base Científica Carlini. En ese marco, y luego de haber fondeado en Caleta Potter, las primeras maniobras consistieron en el desembarco de las lanchas EDPV (Embarcación de Desembarco de Personal y Vehículos) ARA “Corbeta Uruguay” y ARA “General San Martín”, y del Grupo Playa.

Una vez en la costa, junto al personal de la base, se procedió a la descarga del material científico, combustible, carga general, materiales de construcción y repuestos varios, provenientes del buque de la Armada Argentina. También se desplegó al personal del Servicio Meteorológico Nacional y a investigadores de la Dirección Nacional del Antártico que efectúan diversos estudios ambientales y proyectos científicos de interés nacional.

Como bien comunicó la Armada Argentina, las actividades logísticas apuntan a la preparación de la base para la invernada y darle continuidad al desarrollo de los proyectos científicos en el continente blanco.

Más allá de esto, se efectuó la apertura de la base antártica conjunta temporaria Decepción, la cual sólo operará durante el verano, y el despliegue de distintos campamentos para trabajos de campo. Todo ello, con el movimiento de personal correspondiente, tanto de científicos, técnicos y logísticos que conforman las nuevas dotaciones de las bases o que desarrollarán sus actividades a lo largo de la temporada estival.

Por otro lado, también se prestó colaboración a programas antárticos de países amigos: traslado de material y carga entre dos bases antárticas uruguayas (ECARE y Artigas), y transferencia de personal científico y militar del Ecuador desde la Base Frei (Chile) hasta la Estación Científica Maldonado.

La primera etapa en números

Según lo publicado por la Comando Conjunto Antártico, fueron distribuidos en las distintas bases antárticas argentinas más de 600 metros cúbicos de carga general, una cantidad superior a 700 metros cúbicos de Gas Oil Antártico a granel (a lo que se suman alrededor de 800 tambores de 200 litros del mismo combustible), y más de 300 tubos de gas envasado.

En cuanto al repliegue de basura antártica, fueron extraídos casi 1.200 tambores con residuos de diferentes grupos de clasificación, así como más de 50 metros cúbicos de desperdicios a granel, que superan ampliamente los 280 metros cúbicos de basura retirada del continente blanco.

Para la realización de las tareas, se emplearon aeronaves Hércules KC-130 y helicópteros Bell 212 de la Fuerza Aérea Argentina. Por su parte el Ejército Argentino brindo grúas, manipuladores telescópicos, camiones Unimog, vehículos Snow Cat, motos de nieve, y la Armada Argentina los buques RHAI, AVES, AVPA y TRCB, 2 helicópteros Sea King y embarcaciones menores. También se contó con el apoyo del personal especializado de la Agrupación de Ingenieros 601 del Ejército Argentino para la construcción de los Laboratorios Antárticos Multidisciplinarios (LAMs).

Images: Cortesia de la Armada Argentina y Comando Conjunto Antártico (COCOANTAR).

Te puede interesar: ZM En Off: El Newsletter mensual de Zona Militar

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.