Considerando la nueva visión que tiene el presidente Petro sobre las funciones de las fuerzas militares donde se busca concentrar su acción en la protección del medio ambiente, el apoyo a comunidades necesitadas, la atención de desastres naturales y el desarrollo de la industria nacional, es cierto que para cumplir estas actividades es necesario que cada fuerza, adquiera elementos que puedan garantizar que esas metas y tracen planes que conlleven estos objetivos. En este artículo daré una pequeña visión de proyectos y compras que deben ser tomadas en cuenta si se busca cumplir con lo dicho por el presidente Gustavo Petro, e distintas alocuciones.

Para que el Componente Tierra de las FFMM pueda cumplir con lo propósitos propuestos se debe fortalecer las capacidades logísticas y para ello es necesario adquirir vehículos de trasporte en un número suficiente que sirvan de soporte tanto a la atención de desastres como al apoyo de comunidades vulnerables.

Lastimosamente la adquisición de trasportes tipo camiones y vehículos 4×4 en las FFMM siempre ha estado viciado de actos de corrupción y contratos poco trasparentes. Así existen mil marcas de distintos vehículos Chevrolet, Ford, Kenworth, etc., en el caso de los pesados y Renault, Toyota, Volkswagen, etc. en el caso de las camionetas, estas múltiples marcas generan problemas de repuestos además de sobre costos inexplicables, sin contar que al ser vehículos civiles sus prestaciones no alcanzan las de un sistema diseñado para un ejército. Por ejemplo un concesionario decide ofrecer una marca especial de camioneta a un Oficial en específico, que tiene la capacidad de contratación, que acarrea una serie de comisiones, para intermediarios, vendedores y lo que es peor sobornos para los miembros de las FFMM, como ya se está investigando en la fiscalía general de la nación (Caso camionetas y camionetas blindadas).

La solución a este grave inconveniente es realizar un concurso donde se elija de una única marca de camión militar, que realmente sea diseñado con tal fin, mediante un concurso claro que fije por veinte o más años dicho vehículo como el único que pueden adquirir las distintas fuerzas, e incluso otras entidades. Para lo anterior se llamaría directamente a las industrias fabricantes eliminado intermediarios y sobre costos, además de impedir actos de corrupción en los contratos y comprando vehículos realmente militares. El mismo precepto aplica para las camionetas y vehículos 4×4 necesarios para la fuerzas.

En el caso de vehículos pesados existen muchas marcas que ofrecen familias camiones militares como Navistar (ya en uso en la Infantería de Marina), los rusos Kamaz y Ural, la familia Oshkosh norteamericana y los germanos Reinmetal, MAN o Mercedes.

De otra parte también se debe buscar la donación por parte de Estados Unidos de camiones y vehículos 4×4, siendo clara la necesidad de más REO M-35 y sus versiones, y de Humvee en todas sus variantes.          

Otro aspecto fundamental es la construcción de un fuerte componente de Ingenieros Militares, con suficiente maquinaria, volquetas y trasportes, que como es lógico deberán seguir las pautas de los camiones de todas las fuerzas antes descrito. También deberán contar con Excavadoras, Aplanadoras o apisonadoras, Cargadoras, Tanques de agua y combustible, Distribuidores de asfalto, Bombas de concreto, Raspadoras, etc. e incluso con sistemas de bomberos para el control de incendios tan comunes en nuestro país.

En cuanto al apoyo de la industria nuestras FFMM en sus componentes de Tierra, deben propender por la adquisición de vehículos en la industria nacional o que por lo menos los repuestos necesarios sean fabricados en nuestro país. Punto aparte seria la construcción directa por parte de las industrias militares de vehículos propios, saliendo de conceptos ya probados sin la intervención innecesaria de contratistas externos.

En este aparte debo mencionar el proyecto Búfalo de vehículo 4×4 blindado que fue cancelado inexplicablemente y el concepto Escorpión Cobra de vehículos ligeros, que también fue cancelado, tal vez por ser directa competencia, que impediría la compra de camionetas civiles en los concesionarios del norte de Bogotá y que si se hubieran llevado a termino con una producción numerosa hubiera jalonado la industria nacional y dotado a nuestras fuerzas militares de un importante recurso. En Latinoamérica proyectos como Gaucho de Argentina, el Tiuna de Venezuela y el Kojak Boliviano, demuestran que es factible, rentable y provechoso para la industria la producción de vehículos militares nacionales.

Para concluir, si se pretenden cumplir las políticas del nuevo gobierno para nuestras FFMM en especial el componente de tierra, se deberán realizar cambios fundamentales en el sistema de contratación y en la visión de las necesidades de las fuerzas, y aunque este pequeño escrito solo esboza algunos de los aspectos con el fin de mejorar la operatividad, faltándome muchos aspectos por analizar y siendo muy corto, pretende dejar un grano de arena para la construcción de un mejor país.

Te puede interesar: La Fuerzas Aéreas de Colombia y Estados Unidos participaron del Ejercicio Combinado Relámpago VII

Publiidad

Abogado egresado de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, especializado en Derecho Comercial, nacido en Tunja Boyacá Colombia. Estudioso de la temas militares enfocándose en las fuerzas armadas de Latinoamérica y en especial de su país. Ha publicado artículos en Las Dos Orillas sobre temas de defensa.

4 COMENTARIOS

  1. El Sr.Petro toma sus decisiones claro, a partir de ahora la misión principal del ejército Colombiano será ayudar en desastres naturales, ecología y medio ambiente? Y la secundaria cuál será? Se comprarán nuevos cazas para reemplazar a los Kfir? o se traerán escavadoras? Y qué hacemos con la artillería pesada, ya no hace falta?

  2. El «Búfalo» no es un desarrollo colombiano, es el simple resultado de la instalación de una cápsula monocasco blindada en forma de kit llamada «Survivable Combat Tactical Vehicle» (SCTV) desarrollada por Granite Tactical Vehicles Inc en solo tres viejos vehículos AM General HMMWV recibidos de EEUU como parte del «Plan Colombia» realizada por Textron Systems bajo contrato, que pretendió comercializarlos bajo su marca como Textron Systems LTV «Survivability Upgrade Kit»; la industria militar colombiana no estuvo involucrada en el proyecto más allá de prestar un sitio para su ensamble, ningún ingeniero colombiano estuvo involucrado en la creación del kit ni en el diseño de organización y métodos para su instalación (manuales) o en la instalación misma.

  3. La cancelación del vehículo Cobra tiene su explicación en la naturaleza del emprendimiento; fue un vehículo excesivamente caro para ser añadido ligero y desprotegido, cuyo desarrollo se encomendó a un taller mecánico de Bogotá sin suficiente infraestructura industrial para producirlo en serie, solo el armazón era producido en Colombia y todos los sistemas debían ser importados (motorizacion, transmisión, suspensión, frenos, sistema eléctrico, etc.); llegó justo cuando las FFMMCC comenzaron a recibir vehículos AM General HMMWV de los excedentes de EEUU en forma regular; no paso de una pequeña preserie de cuatro vehículos.

    Sobre el variado inventario de marcas de automotores en las FFMMCC, hay que argumentar que mucho se debe a la influencia que por años tuvo el ciudadano Germán Montoya Vélez y Colmotores en la adjudicación de contratos; casi siempre se trataba de la marca que estuviera ensamblando esa empresa.

  4. La estrategia del gobierno colombiano es la misma que la de nuestro país. Debilitar técnica y moralmente las FFAA para aquel día en que la democracia ya no convenga los grupos insurgentes y populistas afines a ese gobierno tomen el poder sin impedimentos, sin Fuerzas Armadas que puedan garantizar la república. Se tenía que decir y se dijo. Yo sé que en nuestras cabezas no cabe esa idea porque somos neuróticos, con propensión a la culpa y a hacer bien las cosas. Pero los psicópatas no tienen ese problema. Son amorales. Van al poder por el poder, a la tiranía eterna. Y en nombre de nuestro bien mas preciado: el pueblo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.