25 de Mayo de 1982. Jornadas extensas para ambos bandos. En esta fecha memorable para la Argentina en donde se celebra un nuevo aniversario de la formación del primer gobierno patrio, ha de destacarse que las Fuerzas Armadas Argentinas no han desistido en sus accionares a pesar de que el numero de sistemas en servicio ha ido en descenso. Las perdidas británicas tampoco pueden ser dejadas de lado. Los cuatro M-5 Dagger y los dos A-4 Skyhawk perdidos en las jornadas previas son solo una muestra de la persistencia e inquebrantable presión de los pilotos de la Fuerza Aérea Argentina y de la Aviación Naval de la Armada Argentina. Por otro lado, se han detectado desplazamiento hacia el oeste de la fuerza británica, incluidos los dos portaaviones (HMS Hermes e HMS Invencible), hasta unas 235 Km de la zona de los desembarcos en la Bahía de San Carlos.

FRENTE: ISLA MALVINAS

Bahía San Carlos

En las primeras horas de la mañana, el A-4B Skyhawk C-244 piloteado por el Cap. Hugo del Valle Plaver despegó de Rio Gallegos. Es alcanzado por fuego amigo mientras sobrevuela Pradera del Ganso junto al Teniente Daniel Gálvez, pero desde tierra los soldados disparan con sus armas ligeras hacia los aviones. Regresando hacia el estrecho de San Carlos, Palaver es derribado por un Sea Dart disparado desde el HMS Coventry.

Horas mas tarde, el Capitán Jorge García, el Teniente Lucero, el Teniente Paredi y el Alférez Isaac atacan a barcos no identificados. Luego del ataque Lucero es derribado por un misil Sea Cat disparado desde el HMS Yarmouth, logrando eyectarse, siendo capturado y transferido al barco hospital SS Uganda. Otro misil Sea Dart, disparado desde el HMS Coventry, derriba a García al Norte de San Carlos. Más tarde un A-4C Skyhawk, matricula C-304, del Grupo 4 de Caza desplegado en San Julián fue derribado al norte de la Isla Pebble por otro Sea Dart mientras retornaba de una misión en la Bahía de San Carlos.

Ataque a Puerto Argentino

Cerca del mediodía dos formaciones separadas de Harrier GR.3 y Sea Harrier llevan a cabo un nuevo ataque sobre la pista del aeropuerto de Puerto Argentino. Las bombas lanzadas desde gran altura no provocan daños de consideración. Como consecuencia de estos bombarderos, la artillería antiaérea argentina reporta el derribo de tres cazabombarderos enemigos.

Ataque al HMS Coventry

Por la mañana de la presente jornada la flota inglesa recibió la orden de posicionarse en el Estrecho de San Carlos. Dos buques de defensa aérea, el  destructor C-42 HMS Coventry y la fragata clase 22 Broadswrord se ubicaron cerca del continente con sus misiles Sea Dart y Sea Wolf respectivamente. La misión principal es dar una alerta temprana de la presencia argentina en las aproximación y, a su vez, dirigir a los Sea Harrier para la intercepción. 

Antes del amanecer, parten cuatro Skyhawks pertenecientes al Grupo 5 de Caza de las FAA con asiento en Rio gallegos. Son reabastecidos por un Hércules KC-130 mientras que otro en misión de exploración determina la ubicación del objetivo mediante radar.

Poco antes de las 1400, el Grupo 5 de Caza dispuso un nuevo ataque a la flota británica realizando dos vuelos con tres Skyhawks. Durante el vuelo reciben información de un Hércules C-130 la cual fue obtenida mediante su radar y de Puerto Argentino. Los dos pares de Skyhawks atacan casi simultáneamente desde direcciones distintas. Son detectados por los radares pero fallas en el funcionamiento de los sistemas misilísticos imposibilitaron el lanzamiento de los Sea Dart. El HMS Broadsword trató de hacer blanco en el primer par de atacantes (capitán Pablo Carballo y teniente Carlos Alfredo Rinke) con su sistema de misiles Sea Wolf pero sus sistema de rastreo se cayó durante el ataque, y no pudieron encenderlo antes del lanzamientos de las bombas.

A las 15:20 el par de aviones conducido por el capitán Carballo atacó primero. Este último con dificultades para ver debido a una película de sal en la cubierta transparente de la carlinga. Una de sus bombas rebota contra el agua atravesando a la Broadsword en la popa sin estallar, destruyendo a un helicóptero Sea Lynx y generando daños en la propulsión de la fragata.

Segundos más tarde, el segundo par de Skyhawks, piloteados por el primer teniente Mariano Ángel Velasco y alférez Jorge Nelson Barrionuevo, se dirigieron hacia el HMS Coventry. Este lanzó un Sea Dart en un intento de distraerlos y viró rápidamente para evitar que su perfil se atacado. Por otro lado, en un intento de activar nuevamente sus sistema Sea Wolf , el HMS Broadsword no pudo disparar porque el HMS Coventry había virado colocándose directamente en la línea de fuego. Desde el HMS Coventry se lanza un misil Sea Dart que no alcanza los atacantes, también usó su cañón de 4.5 pulgadas y armas ligeras contra los blancos atacantes. Los cañones Oerlikon 20 mm fueron perturbados, dejando al barco sólo con la defensa de armas livianas y ametralladoras.

En una nerviosa maniobra defensiva, el HMS Coventry vira bruscamente para lograr una mejor posición para el lanzamiento de sus armas. En ese preciso instante, son lanzadas tres bombas de las cuales dos la alcanzan y penetran debajo de la línea de flotación por el lado de babor del buque. Una de las bombas explotó dentro de la sala de computadoras, destruyendo la sala de operaciones contigua, incapacitando a su plana mayor. La otra entró a la sala de motor delantero, explotando debajo del comedor donde estaba localizada la estación de primeros auxilios y el barco comenzó inmediatamente a escorarse a babor.

Perecen 19 hombres de su dotación mientras que 239 son rescatados por la HMS Broadsword y una multitud de helicópteros destacados al efecto.

Aviacion Naval sobre el SS Atlantic Conveyor 

Mientras tanto, el radar de Puerto Argentino detectó la presencia de la fuerza de tareas británica a unas 180 Km al Noreste de la capital al haberse aproximado a las islas en apoyo de las fuerzas desembarcadas.

Por la tarde, dos Super Etendard de la 2° Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque, piloteados por el capitán de corbeta Roberto Curilovic y el teniente Julio Barraza despegan de Rio Grande con el objetivo de para emprender una nueva acción contra la flota británica. Después de ser reabastecidos por un Hércules KC-130 al altura de Puerto Deseado, se aproximaron la fuerza de tareas desde el Norte.

Estando a 55 millas del blanco, Curilovic pudo detectar las naves británicas y dio aviso a su segundo y procedieron a realizar tres barrido para confirmar la ubicación de los buques. Lanzan sus misiles AM-39 Exocet y retornan en la esperanza de alcanzar uno de los portaaviones. En cambio, uno de ellos impacta en la banda de babor del Atlantic Conveyor penetra y estalla dando inicio a un importante incendio que causa la destrucción de su valiosa carga de abastecimientos militares y helicópteros.

Así termina el más fructífero día para las unidades aéreas argentinas. Con la pérdida de tres aviones, dos pilotos muertos y uno prisionero, han hundido el destructor HMS Coventry, averiado la fragata HMS Broadsword y provocado la pérdida total del Atlantic Conveyor y su carga casi vital para el posterior desarrollo de las operaciones británicas. Diecinueve tripulantes han muerto en el Coventry y diez en al Atlantic Conveyor.

FIN DEL DESEMBARCO DE TROPAS INGLESAS

Por la noche y luego de una extensa jornada, las tropas británicas finalizaron el proceso de desembarque. Ha sido completada la fase instalación de la operación anfibia. Todo esta preparado para el desplazamiento desde la cabeza de playa e iniciar el avance hacia Puerto Argentino.

Tal vez te interese Malvinas 40 años – Ataque aéreo a la BAM Malvinas, hundimiento de la HMS Antelope y ataque a la HMS Arrow

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.