24 de mayo de 1982. Las condiciones climáticas en Malvinas no eran las más favorables, con una tendencia a niebla bastante perpetrada durante el día, aunque al mismo tiempo era el clima perfecto para realizar salidas de ataque. 

La FAS operó activamente durante el día, evaluando la defensa antiaérea enemiga y proveyendo las consideraciones necesarias para atacar, pero también para ejecutar maniobras de defensa acertadas. Pero la FAS también seguía tratando de neutralizar las actividades del desembarco en San Carlos, ocurrido días antes. Sin embargo, aquel 24 de mayo se impartió la orden de “ataque en masa”, con el objetivo de sobrepasar la capacidad de la defensa británica. Los escuadrones desplegados habían recibido una misión clara a llevar a cabo: atacar la zona de desembarco, tanto a los objetivos navales como al material bélico acumulado en el puerto. 

Frente: BAM Malvinas y su ataque aéreo

Desde el Reino Unido evaluaron favorablemente los recientes logros alcanzados, como los aterrizajes exitosos en San Carlos o los despliegues aire-aire del Sea Jet luego del desembarco. Sin embargo, esa moral construida en base al triunfo se vió afectada durante las primeras horas del 24 de mayo de 1982. El HMS Hermes y su equipo habían sido encomendados para realizar un bombardeo nocturno sobre las posiciones argentinas en la BAM Malvinas (MLV), pero uno de los Sea Harrier que despegó del Hermes estalló a los pocos minutos, precipitándose en el mar y falleciendo su piloto, el teniente comandante Gordie Batt. Esta operación fue posteriormente criticada, ya que los pilotos de los Harrier venían de un día entero de vuelvo en CAP. Además, los mismos carecían de experiencia en la cubierta y ataque nocturno y no habían podido practicar formas de ataque coordinado. La carencia de radares también fue un problema a considerar, ya que si no contaban con radares realizar un bombardeo nocturno era aún más difícil. 

Por la mañana, el HMS Hermes y su Escuadrón 800 también fueron los encargados de llevar a cabo el primer ataque del día a la BAM MLV. Aproximadamente a las 09:35 de la mañana del 24 de mayo, dos Sea Harrier GR 3 de la Royal Air Force aparecieron por el noroeste y lanzaron bombas de fragmentación con espoletas de explosión aérea. Cada uno lanzó tres bombas de 1.000 lb retardadas por paracaídas. Una de ellas afectó gravemente a la pista de la BAM MLV. 

Los dos Harrier mantuvieron una distancia discrecional sobre la capacidad de tiro de la artillería antiaérea argentina, ya que el objetivo principal era distraer a la AAe, y así fue ya que las defensas no tuvieron el tiempo de apuntar, además de que los aviones lograron escapar. 

RAZONYFUERZA - FOTOS Y RELATOS DE LA GUERRA DE MALVINAS - Fuerzas Armadas  Argentinas

Momentos después, y en medio de las explosiones, otros dos GR 3 pasaron desde el oeste, lanzando más bombas BRP. Con suerte, la artillería antiaérea tuvo tiempo de reaccionar, y como consecuencia uno de los Harrier quedó gravemente averiado y posiblemente derribado. 

Casi todos los ataques, similares a los ya mencionados anteriormente, se produjeron entre la mañana y el mediodía. Muchos de ellos ocurrieron desde una gran altura, y fueron los que más averiaron la pista y dañaron en tierra un IA-58 y un MB-329 argentinos. 

Sea Harriers, Falklands War, 1982 | Aviones de combate, Aviones caza,  Aviones

Hundimiento del HMS Antelope

El día anterior, dos escuadrillas de A-4B despegaron desde la BAM Río Gallegos con el objetivo de llevar a cabo un ataque contra un objetivo en particular: la HMS Antelope, una fragata clase Amazon de la Royal Navy. El comando de la FAS había planificado durante la noche las primeras misiones de ataque. 

Fotografía tomada desde la costa de la Bahía Ajax la noche del 23 de mayo en el momento de la explosión de una de las bombas alojadas en el interior de la fragata Antelope.
HMS Antelope

Hubo dos oleadas preparadas, aunque en la segunda oleada comenzaron a disparar hacia blancos claros. Tanto el 1er Ten Guadagnini como el Alférez Gómez atacaron a la fragata clase 21 HMS Antelope con bombas de MK17. La expedida por el Alf Gómez no explotó, pero ingresó en el casco de la Antelope. Los pilotos fueron atacados en el proceso. 

A bordo de la Antelope fallecieron dos hombres al intentar desactivar una de las bombas que había quedado dentro de la misma, y en la mañana del 24 de mayo de 1982 la fragata terminó hundiéndose y partiéndose en dos. 

Ataque a la fragata HMS Arrow y otras misiones

Ese mismo día, la escuadrilla Jaguar (OF 1230) integrada por el 1erTen Vázquez, el Alf Martínez y el Teniente Bono, estaba encargada de atacar los buques logísticos que reforzaban las tropas desembarcadas en el puerto de San Carlos. Lograron no ser interceptados y atacaron con seis bombas a la fragata Arrow. Sin embargo, los tres A-4C parte de la escuadrilla recibieron nutrido fuego antiaéreo, tanto desde los buques como desde tierra. 

HMS Arrow

El avión que más dañado quedó fue el C-305 del Teniente Bono, aunque los tres pilotos enfrentaron pérdidas de combustible, por lo que tuvieron que eyectar tanques suplementarios y volaron con un rumbo distinto. El jefe ordenó la eyección de Bono, acción que el teniente no realizó justificando que aún tenía 3000 libras de combustible. Los pilotos cruzaron el estrecho de San Carlos y cruzaron la Gran Malvina, donde observaron al avión del Teniente Bono iniciar viraje descendente e impactar en el mar. Esta salida de la escuadrilla Jaguar fue ampliamente notoria, y fue reconocida a nivel internacional, más aún luego de que el Ten Bono haya ofrecido su vida. 

De manera similar, la escuadrilla ORO (OF 1228) también realizó una salida de ataque el 24 de mayo por la mañana. Integrada por el Capitán Raúl Díaz, el Mayor Luis Puga y el Teniente Carlos Castillo, los tres M-5 debían atacar los buques británicos que defendían las fuerzas en tierra. Sin embargo, fueron interceptados por una PAC al norte del estrecho San Carlos sobre Bahía Elefante y detectados por la fragata británica HMS Broadshow. Los pilotos recibieron múltiples disparos, por lo que debieron eyectarse. Sin embargo, solo el Cap Díaz y el My Puga lograron ser recuperados, y el Ten Castillo no logró eyectarse, falleciendo en el momento. 

Aquel 24 de mayo de 1982, ofrendaron su vida al servicio de la Patria el Teniente Jorge Bono, el Teniente Carlos Julio Castillo y el Alférez Mario Luis Valko, quien despegó de CRV en un IA-58 al mediodía en misión de exploración y reconocimiento sobre el golfo San Jorge, y no retornó; su cuerpo fue hallado por una tripulación de dos aviones y un helicóptero en misión de su búsqueda y rescate, a diez km al sur de Caleta Olivia. 

Tal vez te interese: Malvinas 40 años – Ataques a la fuerza de desembarco en San Carlos

Publiidad

1 COMENTARIO

  1. Hace unos años conocí en la embajada Argentina en Madrid al agregado aeronáutico Comodoro Guillermo Ángel Martínez, condecorado con la Cruz al valor en combate por su participación en el ataque a la fragata HMS Arrow, que resultó con daños por numerosos impactos de proyectiles de 20mm.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.