Ante la emergencia declarada a causa de los incendios forestales que nuevamente afectaron a la provincia de Córdoba, el Comando de Aviación de Ejército desplegó uno de sus Bell UH-1H Huey II a los fines de brindar apoyo y reforzar los esfuerzos que estaban teniendo lugar en las sierras cordobesas.

Para esta tarea, el Batallón de Helicópteros de Asalto 601 puso a disposición uno de sus Huey II equipado con el sistema helibalde bambi bucket 3542 con capacidad de 1590 litros. A los fines de atender el requerimiento elevado por el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, el mencionado helicóptero y su tripulación se desplazaron desde su asiento en Campo de Mayo hasta la ciudad cordobesa de Villa General Belgrano. Durante las jornadas que duró el despliegue, personal y medios de Aviación de Ejército operaron desde el Aeroclub local, contando con el apoyo logístico proporcionado por miembros de la Sección de Aviación de Ejército de Montaña 8, unidad que dispuso de un camión cisterna de combustible, así como la asistencia brindada por los Bomberos Voluntarios locales

El despliegue y posteriores operaciones de la Aviación de Ejército se realizaron en coordinación con las distintas agencias del estado nacional, provincial y municipal que estaban participando de la lucha contra incendios en el valle de Calamuchita. Durante los días de actividad, el personal del Ejército Argentino articuló distintas misiones en la zona de operaciones, tales como enfriamiento de puntos calientes y transporte de personal.

Para las tareas de enfriamiento se utilizó un helibalde del tipo bambi bucket, sistema que facilita el traslado y dispersión de agua. El modelo actualmente en servicio permite contar con una capacidad de 1,5 toneladas de agua, la cual se puede obtener desde distintas fuentes tales como lagos, ríos/arroyos y piletas. Vale aclarar que este sistema tiene sus limitaciones ya que los mencionados cursos de agua deben ofrecer la profundidad y caudal necesarios, sumado a que las operaciones deben darse dentro de ciertos límites de seguridad (principalmente despeje de la zona, a los fines de que el helicóptero pueda ingresar y egresar con la carga). Una vez sobre los focos o puntos calientes, desde el interior del Huey II se acciona el sistema para liberar la carga, operación que se realiza coordinadamente entre el piloto y mecánico de vuelo.

Atento la evolución de los frentes y zonas afectadas, el UH-1H II del Batallón de Helicópteros de Asalto 601 realizó cargas desde el dique “Los Molinos” así como desde el aeroclub de Villa General Belgrano. Para esta última ocasión, los bomberos voluntarios de la localidad dispusieron un camión cisterna, unidad desde la cual se procedía con el llenado del bambi bucket mientras el helicóptero mantenía vuelo estacionario.

Una vez más y como ha sucedido en otras ocasiones, el Ejército Argentino nuevamente ha puesto a disposición personal y medios ante el requerimiento para hacer frente a distintas emergencias, particularmente en la lucha conta incendios. Como antecedente más reciente encontramos la participación durante los extensos incendios que afectaron el año pasado una vasta región de la provincia de Santa Fe, ocasión en la cual el Ejército Argentino contribuyó eficazmente en los esfuerzos por combatir las llamas.

Agradecimientos: Aviación de Ejército /  Batallón de Helicópteros de Asalto 601 / Sección de Aviación de Ejército de Montaña 8 – Bomberos Voluntarios de Villa General Belgrano – Maxi.

2 COMENTARIOS

  1. Consulta Carlos.

    ¿Cuando el EA o alguna otra FA. Participa de un operativo como el descripto, quién paga los gastos?

    Tal vez, el Plan Nacional de Manejo de Fuego podría pagar de su presupuesto alguno de los helicópteros que están necesitando nuestros militares. A cambio de que estén disponibles para su uso en caso de incendios.

    Luego, me imagino que el Estado Nacional ya estará bastante advertido, al ver la gran cantidad de incendios que ha habido en el verano boreal, y con la sequía que se registra este invierno austral. Que se viene un verano problemático en el tema incendios. Así que espero que ya estén previendo los medios contra incendios pertinentes. Por ej, alquilar un avión hidrante de verdad, durante la temporada de verano.

    Abrazos

    Juan Martin Pettigrew

  2. España tiene una flota de 18 hidroaviones antiincendios Canadair que son financiados por el Ministerio de Agricultura y operados y mantenidos por el Ejército del Aire, además las comunidades, equivalentes a las provincias argentinas, financian una flota de contratistas privados de otros 20 aviones y 30 helicópteros para tareas antifuego, la coordinación Ejército-gobiernos civiles es muy alta y eficiente, con recursos limitados se pueden conseguir grandes logros, el fuego que ahora azota el Hemisferio Austral en España es una plaga cíclica e histórica que se ha conseguido controlar con la colaboración de la sociedad y la administración civil y militar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.