En junio de 2020, los incendios en diversas islas del Paraná a la altura de la ciudad de Rosario (algo común en la zona) se intensificaron exponencialmente, lo que generó que la región se viera afectada por grandes columnas de humo.  Los problemas no solo se dieron en rosario sino también en sus alrededores, ocasionando inconvenientes en la salud de la comunidad y también en la circulación segura de las rutas de la región. Ante esta situación, el Servicio Nacional de Manejo de Fuego (SNMF), dependiente del Ministerio de Seguridad de Nación vio la necesidad de desplegar sus aviones, tomando como base el Aeródromo Alvear, al sur de la ciudad de Rosario.

En este aeródromo, donde opera el Aero Club Rosario y el Club De Planeadores Rosario, se dio una notable intensificación de actividad con el despliegue de los aviones del SNMF. Las primeras unidades en llegar a mediados de junio fueron los Air Tractor AT-802 LV-HVD, LV-JFQ y el biplaza 802B LV-CJE, así como otros aviones hidrantes y el Cessna 182 LV-HOT de observación. Junto con estos medios se desplegaron helicópteros para el traslado de personal perteneciente a las brigadas Forestales de la Federación de Bomberos de Voluntarios de Santa Fe y de Entre Rios, Bomberos de la Policía Federal y Policía de Entre Ríos. De forma rotativa, 1 o 2 helicópteros, estuvieron presentes: el AS-365N2 Dauphin 2 PA-44 de la Prefectura Naval, el EC-145 H-16 de la Policía Federal y el Huey 2 AE-466 del Ejército Argentino.

Las operaciones en general iniciaban a la mañana, con el vuelo del avión de observación para el revelamiento de los incendios y con personal de la PNA para registrar los incendios. En base a la información obtenida, se despachaban los aviones y los bomberos forestales en helicóptero ya que la mayoría de los incendios tenían lugar en lugares de difícil acceso. Con los bomberos en el terreno, el apoyo aéreo llegaba en forma de los aviones hidrante y del EC-135 H-14, único helicóptero en utilizar el Bamby Buck. Al final del día, los helicópteros replegaban los bomberos antes de oscurecer. Luego de unos días de intensa actividad, el clima produjo fuertes lluvias que apagaron las llamas

 En lo que se refiere a las tareas de apoyo en tierra, el reabastecimiento de combustible y agua se realizaba en el aeródromo Alvear, tarea a cargo de Protección Civil de Santa Fe y de los cuarteles de bomberos voluntarios de la zona, los cuales suministraron una autobomba y camiones con tanques de combustibles modificados para llevar agua.

Con la evolución favorable de las zonas afectadas, se produjo un redespliegue de medios al retirarse algunos de los aviones Air Tractor AT-802, reemplazándose varios PZL M-18B Dromader. Sin embargo, a mediados de Julio los fuegos en la zona se tornaron incontrolables, situación que demandó el despliegue de un total de 4 Dromader (LV-GWD, LV-CDJ, LV-CES, LV-GWE) junto al Air Tractor AT-802B LV-LGP y a los helicópteros EC-135 H-14 y Huey 2 AE-467.

Fotos: Facundo Rovira

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.