Los Navy SEAL y sus unidades de apoyo, como Special War Combatants (SWCC), se han convertido en un componente omnipresente de la guerra mundial contra el terrorismo, pero hasta hace poco permanecían en la oscuridad.

Debido a las innumerables situaciones y operaciones exitosas, como el derrocamiento del terrorista más buscado del mundo, Bin Laden, y las escenas en películas que retratan los límites y las batallas libradas en todo el mundo, los SEAL salieron de la oscuridad y se convirtieron en objetivos de especulaciones, además de ejemplo de muchos voluntarios que ingresan a la Marina de los EE. UU.

Al pasar por el curso de comandos SEAL, que dura meses, el militar recibe merecidamente su licencia y es llevado a una unidad operativa para familiarizarse y aprender el trabajo real, siendo aceptado, se integrará a un equipo anfibio.

El secreto de las misiones, contingentes y recursos incorporados son evidente, pero un factor muy importante que permanece oculto es «¿Cuánto ganan los operadores SEALs?»

Desafortunadamente, como ocurre con cualquier ejército en todo el mundo, como referencia al salario base, el valor del trabajo duro, e ininterrumpido, con riesgo de vida es muy bajo en comparación con muchas carreras civiles.

Según la investigadora Nicole Spector, incluso aquellos en divisiones de fuerzas especiales de alto rango no ganan cientos de miles de dólares al año, de hecho, tienden a ganar mucho menos.

Para la National Foundation for Credit Counseling, las preocupaciones por el dinero a menudo afectan a las familias de militares, 9 de cada 10 miembros en servicio activo y el 84% de los cónyuges de militares están preocupados por el dinero, no es diferente entre los SEALs, y debido a su naturaleza ininterrumpida y siempre listos como operadores, reducen las posibilidades de trabajos “part time” o trabajos no oficiales.

Es importante señalar que la diferencia en la carrera a nivel educativo hace que el salario sea distinto y como base de comparación entre las unidades de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

La permanencia y el rango tienen una gran influencia en cuánto ganará un soldado dentro de 10 o 20 años, pero una carrera militar o técnica de alto nivel cambia todo el panorama.

Por ejemplo, en el Ejército de los EE. UU., un sargento ingeniero de las fuerzas especiales, uno que opera en Rangers u otras unidades está especializado en construcción y demolición, cuya misión se centra en construir infraestructura, como puentes y barricadas de campo, y ejecutar ataques de demolición contra objetivos enemigos.

El salario promedio para esta función está en el rango de los US$ 65,302 a US$ 70,252 al año, mientras que el salario general promedio de un profesional en las fuerzas especiales del Ejército es de alrededor de US$ 52,611.

Al igual que el Ejército de los Estados Unidos, los Navy SEAL están compuestos por una gran cantidad de personal militar. El pago depende en gran medida de los años de servicio y la naturaleza del contrato. En 2018, un oficial subalterno de tercera clase alistado activo con menos de dos años de servicio recibió $ 2,089 por mes.

El salario promedio de un Navy SEAL es de US$ 53,450 al año, alrededor de US$ 4,400 al mes, un salario bajo considerando los roles que desempeñan estos oficiales que se han convertido en el núcleo de la Marina de los Estados Unidos.

Estos salarios son un 50% inferiores a los que cobran los oficiales de Policías de Nueva York, y del 100% del ingreso de la Policía de California.

Cabe aclarar que además de su salario, los SEAL tienen beneficios médicos, dentales, de vivienda, de alimentación y de vacaciones. Por ejemplo, los costos de vivienda dependen de la ubicación y de cuándo se casan y del número de hijos, además de los pagos adicionales durante el despliegue de los soldados.


Michael A. Monsoor, a la izquierda, de patrulla en Irak en 2006. Monsoor murió el viernes 29 de septiembre de 2006 en Ramadi, Irak, cuando se lanzó sobre una granada para salvar a sus compañeros de los SEAL.

Una de las hipótesis del bajo salario, en primer lugar, se reduce a la escasa voluntad de los políticos que no valoran a sus militares por temor a perder el protagonismo y los beneficios basados ​​en sus ideologías.

En segundo lugar, está el patriotismo, la mayoría de las personas se unen a la Armada por amor a la bandera y porque admiran a los operadores SEAL, además de la gran tradición militar que tienen inculcadas las familias norteamericanas.

En tercer lugar, todo se reduce a la oferta y la demanda. Siempre habrá alguien dispuesto a ocupar tu lugar, por lo que, según los políticos, el salario no tiene que ser increíblemente alto.


Christopher Scott Kyle francotirador: el francotirador más letal de la historia militar estadounidense (Odessa, Texas, Estados Unidos; 8 de abril de 1974 – Glen Rose, Texas, Estados Unidos; 2 de febrero de 2013), en cuya historia se basó la película American Sniper.

Tal vez te puede interesar: La US Navy planea poner a prueba su «flota no tripulada»

1 COMENTARIO

  1. Si bien es más que probable que estos hombres no se conviertan en SEAL para volverse ricos, también es cierto que por la plata baila el mono. El caso mexicano demuestra cómo integrantes de fuerzas especiales se vuelven del lado del crimen por la buena paga. Estos soldados de elite deberían cobrar algún tipo de concepto por su especialidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.