El país asiático se ha enfrentado a cada vez más desafíos económicos, políticos y de seguridad en una región dominada por la influencia y el poderío chino en cada espacio común. Pero para superar de una forma u otra esta clase de problemas, Japón debe promover la productividad y el desarrollo nacionales para la consecución de sus objetivos estratégicos y de seguridad. 

Una de las cuestiones a tratar es el deterioro de la industria de defensa (o tal vez el poco impulso que se le ha otorgado en el último tiempo), lo cual ha generado que Japón se enfrente a diversas situaciones de vulnerabilidad en Asia Pacífico. Durante la última década se implementaron diversos planes de acción, como la nueva Estrategia de Seguridad Nacional (2013), la Estrategia sobre Bases Tecnológicas y de Producción de Defensa (2014), o la Agencia de Adquisiciones, Tecnología y Logística (2015).

Sin embargo, para hacer frente a estos nuevos desafíos se deben priorizar otras cuestiones, como el impulso de su base industrial de defensa o promover la venta de equipos militares en el extranjero. Las mismas se tornan acciones clave para ampliar las capacidades de defensa japonesas, en paralelo a la constante y amenazadora modernización militar de China. 

No obstante, la consecución de estos objetivos se ve obstaculizada cuando las empresas nacionales centradas en la defensa son pocas o cuando el presupuesto en defensa no es suficiente. Más aún, esta situación empeora si se tiene en cuenta que el presupuesto en defensa del 2020 a nivel mundial alcanzó un 2,6% más que el año anterior, donde las inversiones principales fueron realizadas por Estados Unidos, China, India y Rusia. 

Los recursos japoneses en materia de seguridad son limitados, teniendo en cuenta también que la industria de defensa posee más divisiones comerciales orientadas a la sociedad civil que estrategias de desarrollo de productos militares o estrategias de penetración de mercado. En consonancia con lo expresado por Gregg Rubinstein, experto en Japón del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, la industria de defensa posee una producción ineficiente y de alto costo, con pocos esfuerzos en innovación. Al mismo tiempo, lidia con una “financiación de adquisiciones relativamente plana y un aumento de las importaciones de equipos avanzados de alto costo”. 

Pese a que Japón ocupó el noveno lugar a nivel mundial en gastos de defensa en el 2020, otros factores reflejan esta tendencia negativa en materia de seguridad: su presupuesto de defensa solo creció un 2,4% en la última década según el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), y fue uno de los 12 importadores principales de sistemas militares. Esto refleja un comportamiento sumamente dependiente de sus importaciones en defensa, sumado a que el 97% de las mismas fueron suministradas por los Estados Unidos

Gran parte de los equipos militares que Japón posee son gracias al extranjero, donde las mismas aumentaron desde 1.700 millones de dólares en 2014 hacia 6.400 millones de dólares en 2019, según Michihiro Akashi, analista del Mitsubishi Research Institute. Un ejemplo de compra extranjera de alta gama comprado por Japón ha sido el caza Lockheed Martin F-35, pero no logró participar en el desarrollo conjunto del mismo o la cadena de suministro internacional que contenía el programa, a diferencia de otras naciones europeas que también operan este avión y optaron por participar. 

Para expertos como Michihiro, Japón podría hacer frente a esta situación dependiente del comercio externo con la implementación de Sistemas de Manufactura Flexible (FMS, por sus siglas en inglés), una industria automatizada que de forma rápida y eficaz le permitiría contrarrestar las pérdidas y afrontar nuevos desafíos sin que la industria se estanque. Pero los costos de invertir en FMS para la tecnología en defensa son elevados y, aunque la industria puede “sobrevivir” con los sistemas importados, no es suficiente para que crezca y posicione al país como una fuerte presencia militar en la región. 

En términos de Rubinstein, Japón hoy “sigue siendo casi invisible para la comunidad de defensa internacional, hay poca conciencia o aprecio por las capacidades industriales y tecnológicas japonesas”. El sector debe impulsar su participación internacional, generar productos militares atractivos y desempeñar un papel más proactivo en materia de seguridad, más aún teniendo en cuenta el severo entorno que lo rodea.

Tal vez te interese: La Armada Argentina realizará revista naval para recepción del ARA «Piedrabuena»

9 COMENTARIOS

  1. El ejemplo de Japon es bueno para que los opinadores gauchos que dicen; «Tenemos que desarrollar nuestros propios cazas supersonicos, etc., etc. Japon tierne problemas para hacerlo es ridiculo pensar que en Argentina se podrian fabricar,

    • Tan claro como agua de manantial!!!! Pero siempre existe el «patrioterista» que opina que somos los mejores del mundo… no tienen idea, yo siempre les pongo el ejemplo del SU-34 que siendo un derivado del SU-27 con ingenieros e industria con una vasta experiencia, con dinero para invertir, un estado interesado y todo demoró su desarrollo unos 6 o 7 años…

  2. Muy correcto el analisis. La industria militar japonesa se empezo a enfriar hace 2 decadas cuando se hicieron publicos los altos costos en el desarrollo y adquisicion de aviones y tanques propios, eso causo rechazo haciendo reducir las cantidades de dicho material y optando por proveedores extranjeros para suplir a mas bajo costo. La unica industria militar que se salvo fue la naval pero con rigurosas auditorias. La politica japonesa en materia de defensa en las ultimas 2 decadas es practicamente evitar los gastos excesivos en I+D y el daño politico que causan si se hacen publicos.

  3. Hablando de zonas de influencia y potencias «amenazadoras» porque no le preguntan a los chinos que tal la pasaron durante la ocupación japonesa?

  4. Es falso que Argentina no pueda construir aviones propios, construimos los Pulqui que eran mejores incluso que los Sabre estadounidenses, pero por presiones de Estados Unidos se canceló la producción en masa, y asi en todo el resto de los temas, hicimos tanques , buques de guerra, misiles de largo alcance ( todo cancelado por presiones yanquis en los 90s ) , en japon tienen prohibido desarrollar sus propias fuerzas armadas con material propio por orden de la constitucion japonesa que se la escribieron los yanquis luego de la segunda guerra, y ese es el debate que hay hoy en japon por parte de los nacionalistas japoneses que quieren hacer una nueva constitucion que responda a su derecho al reame propio, y finalmente les digo , los falsos patriotas son los que dicen reivindicar a las fuerzas armadas pero enseguida las quieren subordinar a ciertos paises del norte que hablan el inglés.

    • No me gusta ser negativo pero hoy en dia es casi imposible para el pais producir armamento avanzado. El know how patentes insumos tecnologicos (hardware y software) y financiacion son indispensables para realizar un desarrollo autonomo de armamento. Japon no tiene restricciones para desarrollar material propio para sus FFAA (desarrollaron mucho durante la guerra fria) pero su declaracion de autodefensa les restringe las cantidades. Se tiene que aplicar la regla basica de costos: si se realiza una fuerte inversion en I+D tiene que estar acompañada por ventas que amortizen dicha inversion sino mira lo que le paso a Engesa brasil con el Osorio. A eso sumale las presiones de las potencias vendedoras(USA, UK, Alemania, Israel, Rusia, España, Suecia, etc).

    • Estimado Carlos, es falso que Argentina hoy pueda desarrollar un caza de generación 4+ o 4++, del Pulqui se hicieron 5 prototipos y cuando se canceló en el 59 ya estaba desfasado aparte que una gran parte del mismo no era un desarrollo propio como el turborreactor que era un Rolls Roy Nene (británico)… Hoy por hoy ni siquiera hacemos completo el Pampa (turborreactor yanky, asientos eyectables de origen británico, aviónica israelí – todo lo sensible no lo hacemos). De todos los desarrollos de armas que citás, la mayoría apenas llegaron a prototipos y se cancelaron, es cierto que algunos por presiones externas, pero mucho es por desidia propia… de todas maneras no tenemos el desarrollo tecnológico e industrial al nivel que se necesita, si se pueden hacer muchas cosas, pero para volar primero hay que carretear…

      • Comparto el comentario de Javier Siccardi. Blindados, naval y aerea hoy en dia son industrias muy complejas que no pueden desarrollarse sin una base fija ni apoyo politico a largo plazo, te pongo de ejemplo que no existe apoyo politico para el reemplazo de los FAL y pensa que reemplazar un fusil es mas barato que un avion, navio o blindado. La perdida del apoyo politico a la industria militar japonesa es tan importante que ellos estan comprando gran parte del material que necesitan a USA. Y no solo pasa en Japon.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.