Nudol PL-19

Rusia ha disparado un misil antisatélite en un ensayo de tecnología que el Comando Espacial de los Estados Unidos, establecido por el Presidente Trump, considera una amenaza para los activos orbitales estadounidenses.

De acuerdo con los datos publicados por el personal de la Base de la Fuerza Aérea Peterson, Colorado, Rusia realizó una prueba de su sistema de misiles antisatélite de ascenso directo (DA-ASAT) el martes (15 de diciembre).

El sistema está diseñado para destruir satélites en órbita terrestre baja (LEO) y la prueba se realizó después de las maniobras de prueba en órbita de dos satélites del país (COSMOS 2542 y COSMOS 2543) que «exhibían características de un arma espacial», según una declaración del Comando Espacial de los Estados Unidos.

En febrero, los observadores del Comando Espacial divisaron los satélites rusos siguiendo a un satélite espía estadounidense, comportamiento que el General del Comando Espacial John ‘Jay’ Raymond describió en ese momento como «inusual e inquietante».

«Rusia afirma públicamente que está trabajando para impedir la transformación del espacio ultraterrestre en un campo de batalla, pero al mismo tiempo Moscú sigue armando el espacio mediante el desarrollo y el despliegue de capacidades en órbita y en tierra que tratan de aprovechar la dependencia de los Estados Unidos de los sistemas basados en el espacio», declaró el General del Ejército de los Estados Unidos James Dickinson.

«Las pruebas persistentes de Rusia con estos sistemas demuestran que las amenazas a los sistemas espaciales de los Estados Unidos y sus aliados están avanzando rápidamente. El establecimiento del Comando Espacial de los Estados Unidos como el comando de combate unificado de la nación para el espacio y de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos como la principal rama de las fuerzas armadas de los Estados Unidos que presenta al Comando Espacial capacidades de combate y de apoyo al combate no podría haber sido más oportuno.

Estamos listos y comprometidos para disuadir la agresión y defender a nuestra nación y a nuestros aliados de actos hostiles en el espacio».

Los EE.UU. dicen estar preocupados por el continuo desarrollo y despliegue por parte de Rusia de varios tipos de armas antisatélite basadas en tierra y en el espacio, describiendo las acciones como contrarias a la postura diplomática y pública de Rusia contra la militarización del espacio.

Rusia ha demostrado dos tipos completamente diferentes de armas espaciales, el primero un tipo de arma cinética que es un sistema DA-ASAT capaz de destruir satélites en la LEO y que se cree que ha sido probado en múltiples ocasiones.

Si esta arma se prueba en un satélite real o se utiliza de manera operacional, es probable que cause un gran campo de desechos que podría poner en peligro los satélites comerciales y contaminar irrevocablemente el dominio espacial.

El segundo tipo es un ASAT coorbital, un sistema de armas basado en el espacio, que demostró un arma cinética en órbita en 2017 y nuevamente en 2020.

En marzo de 2018, el Presidente de Rusia, Putin, anunció el desarrollo de un sistema láser terrestre para uso de las Fuerzas Espaciales Rusas, que el ejército ruso reconoció como un «sistema láser de combate». Los EE.UU. dicen que este patrón de comportamiento se consideraría potencialmente amenazador en cualquier otro ámbito.

«Rusia ha convertido el espacio en un ámbito de guerra probando armas espaciales y terrestres destinadas a apuntar y destruir satélites», añadió Dickinson. «Este hecho es incompatible con las afirmaciones públicas de Moscú de que Rusia trata de prevenir conflictos en el espacio.

Foto: Nudol PL-19. El Nudol es un interceptor de misiles que también funciona como un arma antisatélite.

Tal vez te puede interesar: Más de 8.500 voluntarios se postulan para la Fuerza Espacial de EE.UU.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.