Ante la abierta agresión de Bolivia en Laguna Pitiantuta y Boquerón, en Paraguay se abre la disyuntiva de adoptar una actitud defensiva estricta y establecer una línea de contención sobre el río Paraguay, concepción defendida por el General Rojas, comandante en jefe del ejército en Asunción, si bien el río constituía el obstáculo de mayor significación esto permitiría entregar sin combatir todo el territorio en disputa y por la extensión del frente a cubrir hubiera sido improbable tener éxito.

Sin embargo, Estigarribia, comandante a cargo y conocedor del terreno, propone otra concepción operacional que consistía en recuperar los fortines perdidos y establecer una fuerte resistencia en esa zona al avance boliviano, plan que estaba dispuesto a poner a prueba y solo esperaba la orden para iniciar las operaciones, en tal sentido había reunido 7500 hombres en Villa Militar cuando recibió la directiva del reciente electo presidente Ayala, que expresaba la necesidad de retomar Boquerón para “demostrar a los neutrales que el Paraguay posee capacidad militar… [y] …dar satisfacción a la opinión pública y al ejército.”[1]

Fuente propia

Para septiembre de 1932, la escalada bélica era irreversible, después que Paraguay reconquistara por la fuerza Laguna Pitiantuta, Bolivia reacciona y ataca los fortines paraguayos Toledo, Corrales y Boquerón, este último tenia gran importancia en el esquema defensivo que preveía Estigarribia, ya que era un excelente punto de apoyo que posibilitaba a Bolivia accionar sobre Villa Militar, principal base de las fuerzas paraguayas en el Chaco.

Estigarribia era consciente que debía golpear primero y rápido, ya que su ventaja inicial residía en la capacidad de sus medios de movilidad que le permitirían concentrar sus fuerzas entre 15 y 30 días como máximo, mientras que Bolivia lo haría en 60 días como muy rápido.

Defensas del Fortín

Fuente: Propia

Boquerón era un fortín que se encontraba en un cruce de camino a 50 kilómetros al sudoeste de Villa Militar, se ubicaba entre dos cañadones cubiertos por pajonales, uno al noroeste denominado 14 de Diciembre y otro al sudoeste conocido como el Campo de Boquerón. La vegetación circundante estaba formada por un monte que impedía la observación y disminuía los efectos del fuego durante la batalla, dentro del monte el suelo estaba cubierto por una especie de bromelia conocida en la región como caraguata, esta planta dificulta terriblemente el desplazamiento a monte traviesa, destrozando la ropa debido a los espinas en forma de anzuelos, esto hace necesario complementar el equipamiento con polainas de cuero.

Similar a este terreno eran los cañadones que conducían al fortín Boquerón desde el oeste

El fortín  poseía precarias instalaciones  de adobe y paja, dentro del perímetro se encontraba un tajamar y dos pozos de agua, fundamentales para la logística en ese ambiente  desértico.

Fotografía del Fortín Boquerón previo a la ocupación boliviana (Fuente:Víctor Meden)

El Teniente Coronel Manuel Marzana que se encontraba a cargo del fortín, aprovecho las seis semanas desde que había capturado el fortín, para organizar la posición defensiva bajo la supervisión de los mayores Santana Esprella y German Jordán.

La preparación del terreno consistió en la construcción de 78 abrigos de vigilancia, 12 reductos con 3 ametralladoras cada uno, 2000 metros de alambradas de púas tejidas, 400 metros de talas periféricas para ampliar los campos de tiro, 1000 metros de palos de punta, 2950 metros de picadas realizadas en los montes circundantes para seccionar y controlar el avance, a su vez estaban batidas por ametralladoras, asimismo se escavaron 3600 metros de trincheras que constituían el perímetro defensivo del fortín.

Inicialmente las fuerzas bolivianas en Boquerón estaban compuestas por 3 oficiales superiores, 25 oficiales subalternos, 415 soldados, un grupo sanidad compuestos por dos médicos y 1 enfermero, disponía de 350 fusiles, 27 ametralladora ligeras, 13 ametralladoras pesadas, 2 cañones Krupp 1909 con 130 proyectiles, 1 Cañon Scheneider, con 66 proyectiles y 2 cañones de defensa antiaérea Semak.

La Fuerzas Paraguayas en el Chaco estaban constituidas por 9500 hombres de los cuales 2500 eran jinetes montados, tenían 24 cañones de 75 ó 105 mm., 15 morteros Stokes-Brandt  de 81mm y 250 ametralladoras ligeras o pesadas, disponía además de una escuadrilla de aviones.

El 6 de septiembre Estigarribia reúne en Villa Militar a los comandantes de división y jefes de unidades para impartir su Orden General de Operaciones Nro 1 y a la mañana siguiente inicia la aproximación a Boquerón dividido en dos columnas. Por el camino nuevo adelanta al Capitán Abdón Palacios con el 1er Batallón del Regimiento de Infantería 2 “Ytororó” y la masa de sus fuerzas conformada por la 1era División avanza por el camino que pasa por Pozo Valencia.

Paraguay estructuró sus fuerzas bajo el comando del Ier Cuerpo de Ejército conformado de la siguiente manera:

Fuente: Propia

Batalla de Boquerón

La Batalla de Boquerón, que fue la primera de gran magnitud en la Guerra del Chaco, si bien duro 20 días de intensos combates, la podemos dividir en cuatro grandes momentos: ataque inicial, cerco, ataque final y continuación del ataque.

El ataque inicial, se desarrolló entre los días 9 al 15 de septiembre, incluye las maniobras de aproximación y combates con las avanzadas bolivianas que se encontraban próximas a Pozo Valencia.

Estigarribia ubica a su Ejército,  4 km al este del fortín, en las posiciones de partida para el ataque. La noche del 8 al 9 de septiembre se asigna los objetivos a cada elemento, el capitán Abdón Palacios debía interceptar el camino al Fortín Ramírez, el Regimiento de Infantería 4 “Curupaity” atacaría desde el norte y el Regimiento de Infantería 2 “Ytororó” lo haría desde el sur, el Regimiento de Caballería 2 debía hacer un amplio envolvimiento por el sur con la finalidad de ocupar el Fortín Yucra y en segundo escalón de ataque o como reserva estaría el 1er batallón del regimiento de Infantería 4 “Curupaity”, el Regimiento de Infantería “Corrales” y el Batallón de Zapadores 1 “Grl Aquino”.

Momento 1: El ataque inicial

Fuente: Propia

Con las primeras luces del día 9 se inicia el ataque paraguayo con un deficiente reconocimiento de las posiciones, que provoca descoordinaciones en el avance, Abdón Palacio logra interceptar el camino al Fortín Ramírez por el norte, por el sur, sobre el camino al Fortín  Yucra, un batallón del Regimiento 14 boliviano es emboscado y aniquilado, sin embargo otros intentos logran perforar el cerco y reforzar a Boquerón, en estas acciones muere el Capitán Ustares un legendario oficial explorador del Chaco Boreal.

Un escuadrón del Regimiento de Caballería 2, logra llegar hasta proximidades del Fortín Yucra pero es rechazado y debido a las dificultades en la provisión de agua, para soldados y cabalgaduras,  es sacado del frente hacia la retaguardia.

El ataque principal sobre el fortín fracasa debido a la falta de información sobre las posiciones fuertemente organizadas de los bolivianos.

Estigarribia se da cuenta de las falencias del plan, estabiliza el frente y hace los cambios correspondientes para reiniciar las operaciones.

El Cerco se concreta entre los días 16 y 24 de septiembre, al ver Estigarribia  la falta de fuerzas necesarias para someter a la guarnición, lanza a la pelea a la Segunda División a cargo del Mayor Nuñez, el plan era sencillo, la Ira División por el norte y la IIda por el sur, cada división tenía la responsabilidad de aislar boquerón en su sector para lo cual empeñan al  regimiento de infantería 2 en el norte, sobre el camino al Fortín Ramírez y el regimiento de infantería 3 en el sur sobre el camino al Fortín Yucra.

Puesto Socorro Paraguayo (Fuente: Víctor Meden)

Momento 2: El Cerco

Fuente: Propia

Asimismo el Regimiento de infantería 6, conformado por los cadetes de la escuela militar, es ubicado en las posiciones de asalto al reducto, esta unidad dependía directamente del Comandante del Ier Cuerpo de Ejército.

El coronel Peña, comandante de la 4ta División de Infantería Boliviana, fija su cuartel en proximidades del Fortín Yucra y hace importantes esfuerzos para lograr romper el cerco, envía dos destacamentos uno por el norte y otro por el sur, pero no logra hacerlo, solo una minúscula compañía comandada por el Capitán Montalvo logra ingresar a boquerón llevando escasos recursos logísticos y el plan de abrir una brecha desde el Fortín Lara fracasa.

En esta etapa de la batalla los principales combates se libran en las zonas periféricas al Fortín Boquerón, también son empleadas pequeñas partidas de tropas en la retaguardia paraguaya, situación que causa confusión y obliga a Estigarribia a distraer fuerzas del sitio.

Caminos circundantes al Fortín Boquerón (Fuente: Víctor Meden)

El Ataque Final  se desarrolló durante los últimos días, entre el 25 y 29 de septiembre, el Coronel Peña, no ha logrado romper el cerco y ha agotado sus fuerzas en el Chaco, la movilización Boliviana está llegando a cuenta gotas y no le es posible cambiar la diferencia en la relación de fuerzas.

Se realiza una junta de guerra en el Fortín Muñoz, y se considera abastecerlo por aire y que de esta forma aguantara 10 días que era lo que se apreciaba para efectivizar las negociaciones diplomáticas.

Se comunica la resolución al Fortín, sin embargo el aeroabastecimiento fracasa estrepitosamente, Marzana se da cuenta que está totalmente aislado, sin abastecimiento logístico, sin munición hace varios días que ya no hay comida y hasta la carne de mula ha servido a los defensores.

Marzana en esta difícil situación hace su propia junta de guerra felicita a sus fuerzas por el buen combate y antes de las primeras luces del 29 de septiembre previo al asalto Paraguayo, del fortín surgen banderas blancas y se produce la rendición.

Momento 3: El Ataque Final

Fuente: Propia

Una vez recuperado Boquerón, Estigarribia fue extremadamente prudente en continuar el avance, ya que sabía que un traspié sería difícil de sobrellevar y su logística no podía avanzar al ritmo de sus tropas, fue así que luego de reorganizarse y de un breve descanso se lanzó a la conquista de los fortines que se encontraban  más próximos.

El plan inicial era sencillo, cada división debía continuar en su zona de acción, la Primera División a órdenes de Fernández atacaría hacia el noroeste para conquistar el Fortín Ramírez y desde allí torcer hacia el sur para continuar su avance en dirección a los Fortines Lara y Castillo.

La Segunda División de Nuñez avanzaría al sudoeste sobre el camino al Fortín Yucra, tratando de interceptar los caminos de repliegue en dirección al Fortín Arce. A este avance se suma la recientemente creada Cuarta División que actuaría como reserva general del Primer Cuerpo.

El avance coordinado paraguayo provocó el desbande de los efectivos bolivianos, muchos de ellos recién llegados a la zona de combate, luego de un arduo viaje a pie por el desierto chaqueño.

 Entrada al Fortín Yukra (Fuente: Víctor Meden)

Momento 4: Continuación del Ataque

Fuente: Propia

A Paraguay la victoria de Boquerón le costó muy cara, sin embargo sirvió para foguear a la tropa, aclarar la doctrina, identificar las tácticas que se usarían a partir de allí, solucionar los problemas de mando y por sobre todo permitió conocer las limitaciones y capacidades de sus fuerzas, esta primera batalla fue decisiva, para cambiar la mentalidad paraguaya y darle solidez a la conducción de Estigarribia, que fue ascendido a coronel en el campo de combate.

Fotografía de los prisioneros de bolivianos en las calles de Asunción (Fuente: Víctor Meden)


[1]Estigarribia, José Félix. La Epopeya del Chaco, Memorias. Copia de la versión original mecanografiada. Biblioteca de la Escuela Superior de Guerra del Ejército Argentino, Bs. As. P. 19.

¡Apoyanos!

3 COMENTARIOS

  1. Cuando leo estos relatos, recuerdo a mi padre ex combatiente de esa guerra que como subteniente 2o anduvo por casi tres años sirviendo en esos sitios infernales.
    Dato ilustrativo:por la falta de agua, dos jarros al día para la tropa y uno para los oficiales. Tremendo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.