El Comando Espacial de Estados Unidos y las fuerzas armadas del Reino Unido acusaron este jueves a Rusia de probar un arma antisatélite basada en el espacio, hecho que ocurrió al principio del mes de julio.

El satélite ruso Cosmos 2543 habría lanzado en órbita un objeto hacia otro satélite ruso. Esto se contradice con la misión de “satélite inspector” con la que había sido designado.

«Esta es una prueba más de los continuos esfuerzos de Rusia para desarrollar y probar sistemas basados en el espacio, y es consistente con la doctrina militar publicada por el Kremlin para emplear armas que mantengan en riesgo los activos espaciales estadounidenses y aliados», dijo el general John W Raymond, jefe del Comando Espacial de los Estados Unidos, este jueves.

Es la primera oportunidad en la que Estados Unidos acusa a Rusia de utilizar un arma de este tipo. Rusia al igual que China ya habían probado misiles antisatélites anteriormente pero esta es una nueva capacidad.

«El sistema de satélites ruso utilizado para llevar a cabo esta prueba de armas en órbita es el mismo sistema de satélites sobre el que planteamos preocupaciones a principios de este año, cuando Rusia maniobró cerca de un satélite del gobierno de EE. UU.» declaró el general John W.  Raymond.

Rusia ya habría apuntalado esta capacidad como clave para la estabilidad estratégica y de seguridad en el espacio. En abril pasado, también realizó una prueba de un sistema de misiles capaz de alcanzar satélites en la órbita terrestre baja (LEO). También ha desarrollado un sistema de armas láser capaz de dañar o destruir satélites desde tierra, llamado Peresvet.

El subsecretario de Estado Christopher Ford, quien se había reunido con el embajador ruso esta semana, cerró el comunicado, diciendo: «Este evento destaca la defensa hipócrita de Rusia del control de armas en el espacio ultraterrestre, con el cual Moscú apunta a restringir las capacidades de Estados Unidos sin tener la intención de detener su propio programa de contraespacio, ambos terrenos basadas en capacidades antisatélite y lo que parece ser armamento antisatélite real en órbita».

Te puede interesar: 150.000 soldados, 414 aviones: Putin pone a las tropas en alerta

2 COMENTARIOS

  1. No es sorprendente esta información, las próximas confrontaciones lo serán incluso en el espacio, el objetivo de dejar sin comunicaciones, información y datos, sin localización terrestre GPS, o, GLONASS según el caso, segando al oponente y que se consigue atacando las constelaciones satelitales “LEO”, puede generar, a no dudarlo, un tremendo problema a nivel global.

  2. Tiene razón el subsecretario Ford, hasta tanto el sudafricano Mask no le provea suficientes Falcón 9 para militarizar unilateralmente el espacio a EEUU, cualquier acción equivalente llevada a cabo por Rusia o China entra en el campo de la ilegalidad, inmoralidad, e incomprencion de los tiempos que nesesitan los occidentales para llevar a cabo sus propios desarrollos….

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.