A fines del 2019, la aparición del nuevo coronavirus causante de la enfermedad Coronavirus disease 2019, (COVID-2019), en Wuhan, de origen zoonótico, generó alerta en China y en los observadores de la OMS, pero para el resto del mundo era tan solo un fenómeno observable desde la cómoda distancia.

A poco tiempo del primer caso, la ciudad de Wuhan, y toda la provincia de Hubei tuvo que ser aislada y sometida a cuarentena. Pero los esfuerzos de aislamiento no evitaron la propagación del virus que hoy lleva más de 300 mil casos de infectados en más de 190 países y territorios.  Y así, en cuestión de semanas, la distancia se fue acortando, la epidemia se transformó en pandemia, y pasamos de la observación a la viva experiencia con el país entero en cuarentena.

La OMS no tardó en alertar a la humanidad de las consecuencias de la propagación del virus, instando a los países a actuar. Pero la respuesta en muchos tardó en llegar, puesto que se lo consideró como una amenaza de baja intensidad, siendo necesario únicamente, seguir a rajatabla las recomendaciones de lavados de manos y distanciamiento social respetando el metro y medio de distancia.  Pero a medida que el tiempo fue pasando, cada vez más líderes políticos, y ciudadanos, comenzaron a comprender la verdadera complejidad de hacerle frente al virus.

En el caso argentino, con 589 infectados y 13 fallecidos desde que apareciera el virus por primera vez, la medida fue someter a toda la Nación a una Cuarentena obligatoria, con posibilidad de extender la misma, dado que el pico máximo se espera para mediados de abril*(1).

A esta medida se le suman todos los esfuerzos del Servicio de Salud, que desde iniciado el brote, se encuentran en la primera línea de fuego brindado atención médica, y las Fuerzas de Seguridad y las Fuerzas Armadas, que desde el pasado viernes 20 de marzo, están abocados a la tarea de ayudar en los esfuerzos por contener y mitigar la propagación del coronavirus.

Por su parte, las Fuerzas Armadas del país se encuentran trabajando en el Operativo COVD-19, otorgando su capacidad logística para movilizar recursos de ayuda médica, hospitales móviles y brindar apoyo a las FFSS.

De esta forma, y respetando las leyes de Seguridad Interior y de Defensa Nacional, las Fuerzas Armadas se vieron involucrados en la tarea de sacar a la Argentina adelante, confirmando la clara necesidad de tener FFAA en tiempos de paz, a pesar de la negativa que siempre se vivió en el país.

La carencia de hipótesis de conflicto, en el país y en la región, sirve como argumento de aquellos que se preguntan para qué necesitamos FFAA, y qué rol cumplen en tiempos de paz.

Sin embargo, la crisis por la pandemia que hoy paraliza la Argentina podría ayudar a esclarecer un poco la importancia de elaborar políticas de Estado con visión a largo plazo en el área que compete a la Defensa, y la clara necesidad de invertir en las FFAA, como una herramienta vital que posee dicho Estado, para manejar situaciones de crisis.

El coronavirus no es un conflicto que pueda, como tal, asociarse fácilmente a lo que comúnmente se entiende como escenarios de Defensa en un país, pero la Defensa es todo aquello que pone en riesgo los recursos vitales de la Nación, y hoy la pandemia de coronavirus, es sin duda una amenaza para nuestros intereses como Nación. Tal vez, darle esta lectura sea considerado un poco dramático, pero las cifras que pronostican los expertos, argentinos y en el mundo, presenta un escenario de urgencia en el cual varios países han optado por diversas medidas.

Desde hospitales móviles, despliegue de buques hospitales, cuarentena obligatoria, cierre de fronteras, y el despliegue de tropas para asegurar el orden público, son algunas de las medidas que más de la mitad del planeta ha optado por tomar, para hacerle frente a la pandemia. Sin embargo, la incertidumbre parece dominar la escena, donde aún no existen certezas, solo preguntas.

A medida que avanza el virus, la clave es esperar a llegar al pico máximo, según nos dicen. Esto ayudará a esclarecer la situación que vive la Argentina, con respecto al agotamiento de los recursos, y muchos países en el mundo, que aún se encuentran en la primera fase de la expansión del virus.

Mientras tanto, aquellos que estamos momentáneamente varados en nuestros hogares, esperamos expectantes el desenlace de esta historia.

Imagen 2: Ilustración del ruso Ígor Smirnov. © Foto Courtesy of International Cartoon Festival on Coronavirus Battle 2020.

*(1) La información sobre la cantidad de infectados y fallecidos ha sido actualizada al día 27 de marzo 2020. Asimismo se notificó que el pico máximo se alcanzará para mediados de mayo.

Tal vez te pueda interesar: Argentina en medio de la pandemia ofrece ayuda humanitaria a habitantes de Malvinas

Deja un comentario