Las tropas de protección radiológica, química y biológica del 41º Ejército del Distrito Militar Central de Rusia estacionado en la Región de Altai dispararon los últimos sistemas de lanzacohetes pesados TOS-1A Solntsepyok (Sol abrasador) para eliminar la fuerza de un enemigo nocional durante los simulacros, según ha informado la oficina de prensa el lunes.

«Bajo el escenario de los simulacros, se asignó al personal de una unidad grande de protección radiológica, química y biológica una tarea de entrenamiento de combate para eliminar a un enemigo hipotetico a una distancia de 50 km. El comando tomó la decisión de emplear los sistemas lanzadores pesados Solntsepyok y la táctica de destrucción repentina por la potencia de fuego «, dijo la oficina de prensa en un comunicado.

Los equipos de TOS-1A avanzaron al área designada, asumieron posiciones y abrieron fuego, dice el comunicado.

«Después de que se realizó la asignación de entrenamiento de combate, las tropas previeron la protección de los equipos militares, disparando fumigenos con la ayuda de los sistemas TDA-3», según el comunicado.

Los simulacros involucraron a más de 500 soldados y 20 sistemas de equipamiento militar y especial.

El TOS-1A «Solntsepyok» es un sistema lanzamisiles basado en el chasis del tanque T-72.

El lanzador dispara cohetes de 220 mm con una ojiva termobárica. El Solntsepyok está designado para disparar, incendiar y destruir edificios y estructuras en poder del enemigo.

Tal vez te puede interesar: Empresa rusa de alta tecnología desarrolla radar para detectar drones en miniatura

Deja un comentario