PARIS: Dassault y Airbus dan a conocer el caza de nueva generación FCAS

2
Las autoridades de Dassault, Airbus Defence & Space y los paises implicados en el FCAS, fotografiados el día de la presentación del modelo a escala real.

Dassault dio el puntapié inicial a su programa Future Combat Air System (FCAS)/Système de Combat Aérien Futur (SCAF) jugando como local y con cierto estilo, revelando un modelo a gran escala del propuesto caza europeo de próxima generación, al que denomina New Fighter (NF), con el cual tanto la compañía francesa como su socio industrial Airbus Defence & Space esperan avanzar pronto hacia una primera fase de demostración.

Reflejando la naturaleza tan esperada de la actividad en el Sistema de Combate Aéreo Futuro , una gran multitud de espectadores se reunieron para ver el modelo descubierto, mientras los políticos y los líderes de la industria firmaron acuerdos para promover la iniciativa.

Primero, los ministros de defensa de Francia, Alemania y España firmaron un pacto marco, presenciado por el presidente francés Emmanuel Macron. A esto le siguió una propuesta industrial conjunta formalizada por el director ejecutivo de Airbus Defence & Space, Dirk Hoke, y su homólogo de Dassault, Eric Trappier, y entregado a las naciones firmantes, la cual comtempla la fase inicial de demostración del proyecto FCAS / SCAF que se reveló por primera vez a finales de 2017.

La primera fase de demostración, que abarcara el período comprendido entre 2019 y mediados de 2021, cubrirá tres de los elementos centrales del proyecto, a saber, el avión de combate tripulado FN; los UCAVs, denominados ‘remote carriers'(RC) por el equipo del proyecto, aunque ahora se conocen más comúnmente como ‘loyal wingmen’; y una red que abarca todo, conocida como la Nube de Combate Aéreo (ACC).

«Esta fase de demostración cubrirá y servirá como punto de partida para los demostradores de concepto y el desarrollo de la tecnología para un caza de nueva generación, operadores remotos y una nube de combate aéreo, para volar en 2026», dicen las compañías. Se espera un contrato para el cuarto trimestre de este año, «después de iniciar la fase de negociación a través de la propuesta entregada».

Dassault será el contratista principal del nuevo caza, mientras que Airbus liderará el desarrollo de vehículos de transporte remotos y la nube de combate como apoyo de un sistema más amplio.

«El progreso que hemos logrado en el programa FCAS en los últimos meses es notable. Conformará el programa de combate aéreo militar más decisivo de Europa en las próximas décadas y resultará en un fuerte movimiento en la construcción de la soberanía de Europa», dice Trappier.

«Estoy muy satisfecho con el nivel de confianza y asociación que hemos construido con Dassault en la ejecución del estudio conceptual conjunto, y ahora con la propuesta industrial que hemos presentado a los dos gobiernos», dice Hoke. «Los principios de nuestra cooperación industrial incluyen la toma conjunta de decisiones, una clara configuración de gobierno, formas transparentes de trabajo y una preparación y negociación común de esta primera fase de las actividades de demostración».

Otras compañías involucradas en el ambicioso programa tripartito incluyen al proveedor de motores Safran, que trabaja en colaboración con MTU Aero Engines y están desarrollando el New European Engine (NEE) para el NF , el especialista en armas guiadas MBDA y el especialista en sensores Thales para aviónica y sistemas.

Justamente durante el Salón de Le Bourget 2019, el especialista en armas guiadas MBDA ha presentado una amplia gama de conceptos de armas lanzadas desde el aire que podrían equipar a una futura clase de aviones de combate estudiados por Francia, Alemania y también el Reino Unido (BAe Tempest).

El armamento en desarrollo para el FCAS, presentado por MBDA durante el Salón de Le Bourget 2019.
El FCAS/SCAF junto al UCAV «Remote Carriers «.
Airbus DS y el Ejército del Aire han presentado en FEINDEF 2019 un desarrollo para ensayar todas las tecnologías que en 2040 deberían integrarse en el futuro sistema de combate europeo.

2 COMENTARIOS

  1. Existen enormes diferencias entre esta maqueta y el dibujo que apareció el año pasado, en especial en la zona delantera y en que posee derivas muy perfiladas. El anterior dibujo conceptual de Dassault era muy diferente y carecía de empenajes. De ninguna manera es una «copia» del F-22, pero seguramente algunas soluciones aerodinámicas para beneficiar el sigilo resultan similares, sobre todo en las entradas de aire de los motores. Es que todos los aviones futuros seguramente se parecerán en uno u otro aspecto, pues el diseño por ordenador conduce a soluciones similares para problemas comunes. Seguramente este diseño ha puesto énfasis en la superioridad aérea y seguramente son las condiciones operativas las que determinan ciertos aspectos físicos. Si Lockheed-Martin debiera diseñar nuevamente el F-22 lo más probable es que su configuración externa resultaría muy similar, aún cuando la tecnología de diseño y materiales, haya avanzado enormemente. De todas maneras, probablemente no sea ésta la última propuesta de diseño, aunque ya se avizora una base conceptual. De todas maneras, la parte más interesante del artículo es la concepción de integración de las políticas de armamentos que se observa. Resulta notorio que Europa, de la mano de Francia y Alemania se piensa a sí misma y proyecta hacia el futuro su propia visión de integración para alcanzar objetivos extra nacionales. Sus dirigentes no están pensando como naciones, sino como bloque y eso marca una cuestión trascendental hacia el futuro. Se observa en esa tendencia la ambigüedad y la indecisión así como la incertidumbre de Gran Bretaña para considerarse parte de Europa. Es notorio que estén hablando de encontrar las mejores potencialidades de cada nación en pos de objetivos europeos. Francia encabeza el desarrollo del FCAS, pero en esta sinergia Alemania debe encabezar el tanque futuro, y se piensa que el futuro portaaviones de Francia, se equipe con un parque de vuelo integrado por otras naciones de Europa. Grandioso proceso de integración y que es una necesidad, si Europa no quiere quedar al márgen en el futuro de la evolución geopolítica y tecnológica que ya ha comenzado.

Deja un comentario