North American NA-335: El F-15 que nunca fue

0
North American NA-335 con los colores de la USAF. El F-15 que pudo ser.

La mayoría de las personas tienen al menos un poco de familiaridad con el poderoso caza de superioridad aérea McDonnell Douglas (ahora Boeing) F-15  Eagle. Desde que entró en servicio en 1974, el Eagle ha sido el pilar de la superioridad aérea de EE. UU.  durante los últimos 40 años y lo seguirá siendo por bastantes décadas mas. Tiene un récord de combate aire-aire incomparable: más de 100 derribos y cero pérdidas (aunque, la calidad de la oposición disminuye ese récord). Pero lo que no todos saben es que el F-15 podría haber sido un avión radicalmente diferente y, en cierto modo, incluso más capaz, si las cosas hubieran sido un poco diferentes.

Los militares, en particular, casi nunca producen un sistema de armas sin una competencia dentro de la industria privada para tratar de encontrar el mejor producto disponible. La competencia de la que emergio el F-15 se inició a finales de los 60 y se conocía como Fighter-Experimental (FX). La competencia de FX comenzó en la última mitad de los años 60, con la USAF originalmente solicitando un súper interceptor / avión de ataque capaz de volar a velocidades de hasta Mach 2.7 – Mach 3, una especie de F-4 definitivo. Pero el desastroso desempeño de los aviones estadounidenses en los combates aéreos en Vietnam hizo que la USAF reconsiderara y reposicionara la competencia FX con el objetivo de obtener un avión de superioridad aérea. Hubo 3 contendientes principales en las últimas etapas del FX: Fairchild Republic, McDonnell Douglas y North American Aviation, Inc.

Todos conocemos el avión de McDonnell Douglas, el F-15 Eagle, mientras que el contendiente presentado por Fairchild Republic no tuvo realmente una oportunidad, pero el avión de North American, el NA-335, casi ganó la competencia, y algunos dicen que debería haberlo hecho.

El North American NA-335.

A lo largo de la década de 1950, North American había sido frecuentemente el contratista de defensa número 1. Pero en los años 60, la compañía tuvo una serie de grandes proyectos cancelados e incluso a pesar de su gran papel en el programa Apollo había caído en tiempos difíciles. Necesitaban ganar esta competencia para el caza principal de la próxima generación de la USAF.

No hay duda de que el NA-335  era aerodinámicamente más avanzado que el F-15, ya que poseía características que no se verían en otras aeronaves por otros 5 a 8 años (lo cual, en ese entonces, era un periodo muy largo medido en tiempos de la aviación). Tenía alas integradas con el fuselaje, inestabilidad estática, y las alas tenían un diseño elegante y curvo que proporcionaba suficiente sustentación para maniobra duras a alto G, a la vez que tenían una forma ahusada para no causar una gran resistencia a velocidad supersónica. El paquete de aviónica era muy avanzado para su época, incluso más avanzado que el de McDonnell (y es la aviónica, la electrónica de aviación, lo que ha proporcionado la verdadera ventaja para los aviones estadounidenses desde Vietnam y ha precipitado su dominio). Pero el problema del NA-335 es que era muy caro.

En estas épocas de déficits de billones de dólares en los programas de aviones tácticos militares, con costos unitarios flyaway en el orden de los US$ 100 millones, es sorprendente que una competencia como la del FX se decidiera por un diferencial de costos esperado de US$ 200 millones, pero ese fue realmente el problema. La propuesta de North American involucraba la construcción de una nueva planta de fabricación, y el costo de eso, más una suite de aviónica más compleja, hizo que su propuesta tuviera un costo de vida esperado del programa superior en US$ 200 millones al de McDonnell. También había un factor de comodidad: el diseño de McDonnell se había derivado de estudios de la NASA que habían sido sometidos a pruebas exhaustivas en túneles de viento, y la Fuerza Aérea pudo haber tenido más confianza en las cualidades aerodinámicas del diseño de McDonnell.

Un modelo del NA-335 siendo ensayado en un túnel de viento.

Lamentablemente, en ese momento, la USAF no llevó a cabo una competencia Fly-off entre los contendientes, como si lo hizo con los YF-16 e YF-17, y juzgó los méritos de los diseños en el papel; algunos historiadores de la aviación creen que si se hubiera realizado una competencia Fly-off, el diseño de North American hubiera sido el claro ganador.

North American fue comprada por Rockwell International durante la competencia de FX. A pesar de que Rockwell North American  produjo el bombardero B-1B Lancer y algunos aviones de prueba, la compañía se fue quedando cada vez más retrasada. Para la próxima competencia de combate de peso pesado de la USAF, el Advanced Tactical Fighter , su diseño terminó en último lugar. Aerodinámicamente era un diseño moderno, pero estaba completamente atrasado en términos de tecnología furtiva. Rockwell North American fue absorbido por Boeing en los años 90 y ya no existe.

Según Oleg Samolovich, quien en ese momento estaba a cargo de la sección de diseño preliminar de Sukhoi, su equipo estaba observando de cerca el programa de FX, y esperaban que el diseño de Rockwell ganara. Cuando McDonnell-Douglas ganó, estaban convencidos de que EE. UU. estaba indebidamente influenciado por el MiG-25, y que tenían una buena oportunidad de crear un caza que superara al F-15 basado en principios aerodinámicos similares al Rockwell FX (tomas de aire inferiores, ala gótica integrada con el fuselaje). Este caza sería el Sukhoi T-10, que iría evolucionando a lo largo de los años hasta transformarse en el Su-27.

Vista en planta de dos NA-335 en vuelo.
Imágenes promocionales del NA-335.
Otra imagen del Mockup del North American NA-335.
Este el aspecto que tenía la versión de Fairchild Republic del FX, con las dos góndolas motrices muy espaciadas entre sí lo que podría que podría haber sido un problema en caso de asimetría motriz.
Otras propuestas para el FX.

Deja un comentario