El programa antimisiles de Alemania se está retrasando

0

Colonia, Alemania – El gobierno alemán espera recibir una oferta para renovar las defensas de misiles del país el próximo mes, justo cuando el debate en Alemania sobre el gasto en defensa vuelve a ponerse en marcha.

La propuesta de los contratistas Lockheed Martin y MBDA Alemania para el programa TLVS, abreviatura de Taktisches Luftverteidigungssystem, coincidirá aproximadamente con las deliberaciones finales del Gabinete sobre un proyecto de presupuesto del año 2020 para presentar ante los legisladores.

Con un monto estimado de 8 mil millones de Euros, unos $ 8,93 mil millones de dólares, el programa seguramente enfrentará un intenso escrutinio una vez que el Bundestag tome debida cuenta de los detalles (en la foto superior vemos un lanzador MEADS en White Sands Missile Range, EE.UU., en 2013).

Los funcionarios de defensa de alemania han hecho grandes esfuerzos para decir lo menos posible sobre el tema en cuestión. Han descartado la noción de que la oferta de la industria está retrasada, argumentando que unas semanas o meses adicionales de tiempo de preparación al principio ayudaría a endurecer la propuesta contra los problemas posteriores.

Detrás de escena, sin embargo, los funcionarios del gobierno y de la industria comenzaron a preparar una narrativa para justificar una etiqueta de precio de miles de millones de euros por encima de lo esperado hace varios años.

Sin duda, todavía no se sabe a ciencia cierta cuánto costará el programa TLVS, y no está claro qué tan pronto decidirá el gobierno una vez que se presente la oferta final. La última cifra de € 8 mil millones proviene de comentarios de un funcionario de alto rango del ministerio de defensa que habló en una reunión a puerta cerrada del comité de defensa del Bundestag en febrero.

Un portavoz del gobierno solo diría que se espera que la propuesta de Lockheed-MBDA en la “primera mitad del año” sea seguida por un análisis interno del gobierno y negociaciones de contrato con el consorcio de proveedores. El plan es enviar un plan y estimaciones de costos al parlamento para su debate a fines de 2019 o principios de 2020.

Se espera que Lockheed Martin y MBDA lancen un programa que, según ellos, se parece poco a las características de su predecesor, el Sistema de Defensa Aérea Medio Extendido o MEADS. En el interín hay una etapa de desarrollo de seis a siete años, que incluye cierta producción inicial de equipos para que las autoridades alemanas puedan realizar pruebas de hardware de nueva construcción.

Uno de los factores clave de los costos radica en preparar el sistema para un futuro contra misiles hipersónicos, lo que significa amenazas que vuelan más rápido que cinco veces la velocidad del sonido. La función responde a los requisitos alemanes y está pendiente de las armas de desarrollo rusas.

Los analistas recién ahora están comenzando a evaluar el alcance total de los requisitos de defensa hipersónica. Pero parece probable que una nueva generación de interceptores más poderosos que los proyectados TLVS, los misiles MSE hechos por Lockheed, eventualmente sean necesarios.

Además, los funcionarios alemanes han presionado para tener todo el sistema bajo su control nacional, incluido el sistema del radar de control de tiro. Esa pieza de hardware, una caja de 4 pies por 2,5 pies, se denomina cerebro del arma porque realiza todos los cálculos de trayectoria de vuelo necesarios para eliminar los misiles entrantes. El mismo seguiría siendo un ingrediente controlado por Lockheed Martin hasta que los oficiales de defensa alemanes presionaran para obtener una versión local, una tarea que le corresponderá a Hensoldt en la próxima oferta. 

Contribuir a la colaboración con la industria alemana, ayuda al debate parlamentario en más distritos, en la integración del llamado interceptor IRIS-T SL realizado por Diehl Defence. Ese esfuerzo, a su vez, viene con la integración del sistema de guía SAMOC, realizado por la potencia de defensa europea Airbus.

Los defensores del programa aún tienen la esperanza de interesar a otros gobiernos de Europa en la tecnología prevista. Por ejemplo, está la cuestión de reavivar una antigua alianza MEADS con Italia.

Los comandantes militares italianos están muy interesados en la idea de volver a ingresar al programa, aunque ese interés aún no ha sido compartido por los políticos, dijo una fuente de la defensa italiana a Defense News.

“El interés está en el nivel militar, no en el político”, dijo la fuente italiana, que, al igual que otros en este artículo, se negó a ser mencionada al discutir deliberaciones delicadas.

Eso podría ser un obstáculo para el posible regreso de Italia a un programa del que Italia era miembro original antes de que Estados Unidos decidiera abandonarlo en el año 2011.

Desde que asumió el cargo el año pasado, el gobierno populista de Italia ya ha recortado su inversión en el programa europeo de misiles CAMM-ER, y puede tener dificultades para cumplir con los compromisos de financiamiento en curso este año, ya que la economía del país cae y busca dinero para programas de asistencia social.

Las trampas políticas también esperan en Alemania. Las noticias a principios de este año de que Berlín podría quedarse atrás con respecto a sus compromisos de gasto de la OTAN alimentaron la especulación de que ciertos programas tendrían que ser eliminados y que los funcionarios habían comenzado a compilar listas de programas que se consideran más importantes que otros.

Además, el destino del gobierno de coalición CDU-SPD en el momento en que programaTLVS está listo para ser tratado a principios del próximo año es incierto. Si bien la CDU probablemente será de apoyo, el SPD no se sabe aún, mientras los agentes esperan los detalles del ministerio de defensa en el camino a seguir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí