Traducción de artículo original de Jen Judson para Defense News

WASHINGTON – El S-97 Raider de Sikorsky, un helicóptero coaxial experimental, cumplió los objetivos requeridos para avanzar en su programa de pruebas en vuelo con su segundo prototipo después de que el primer aparato fuera dejado de lado luego de un aterrizaje forzoso el año pasado, según el vicepresidente de la compañía sobre su proyecto de aeronave de levantamiento vertical futuro.

La segunda aeronave comenzó las pruebas en tierra el 25 de abril en las instalaciones de la compañía en West Palm Beach, Florida.

Operando el Raider durante 90 minutos el 19 de junio, los pilotos Bill Fell y John Groth completaron la prueba de vuelo, marcando un “hito significativo” que permitirá a Sikorsky continuar con su programa de prueba de vuelo completo, dijo Dan Spoor a Defense News en un comunicado el 20 de junio .

“Estamos ansiosos por demostrarle a los militares de los Estados Unidos que la alta velocidad de vuelo y la extraordinaria maniobrabilidad en los regímenes de vuelo estacionario y de baja velocidad cambiarán drásticamente la forma en que los aviadores militares vuelan y pelean con helicópteros”, dijo.

Los planes para volver al programa de prueba parecen estar sucediendo según lo programado. Sikorsky estaba trabajando para volver a poner el helicóptero en el aire en el verano y continuar donde lo había dejado con su primer helicóptero.

Antes del aterrizaje forzoso del primero, la compañía había podido completar el manejo a baja velocidad, y en 20 horas de pruebas de vuelo, expandió la envolvente de velocidad a 150 nudos (unos 270 km/h).

Este verano, el plan es impulsar la velocidad por encima de 200 nudos (unos 370 km/h), que es el siguiente paso para lograr velocidades muy superiores a ese punto de referencia.

Sikorsky cree que ha resuelto el problema que causó el aterrizaje forzoso del primer prototipo.

El primer aterrizaje forzoso no tuvo nada que ver con la tecnología coaxial X2 de Sikorsky utilizada tanto en Raider como en su demostrador SB-1 Defiant que la compañía está construyendo con Boeing para la demostración conjunta para el Ejército de los Estados Unidos que ayudará a definir los requisitos para una futura aeronave de elevación vertical a volar en la década del 2030.

Se espera que el Defiant vuele antes de fin de año.

“La raíz del problema ha sido la interacción compleja entre el suelo, el tren de aterrizaje, el sistema de control de vuelo y las interacciones del piloto asociadas”, dijo Chris Van Buiten, vicepresidente de tecnología e innovación de Sikorsky, en respuesta a un informe preliminar de la Junta de Seguridad Nacional del Transporte emitido en septiembre de 2017.

Los hallazgos requieren que Sikorsky realice algunos cambios en el software del sistema de control de vuelo para garantizar que nunca volverá a ocurrir lo mismo, dijo Van Buiten.

Sikorsky espera que el ejército de EE. UU. elija el Raider para su aeronave ligera FVL que servirá para la misión de reconocimiento de ataque. El servicio aún no ha indicado cómo y cuándo comprará un nuevo helicóptero que cumpla dicha misión.

Imagen de portada vía Sikorsky

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí