La USAF acelera la familia de cazas de sexta generación NGAD, con la mirada puesta en China

0

Por Lara Seligman | Aerospace Daily & Defense Report

ORLANDO, 21 de febrero de 2018. La Secretaria de la Fuerza Aérea de los EE. UU. (USAF), Heather Wilson, armada con la mayor inyección de efectivo para investigación y desarrollo que el servicio ha visto en años, está buscando pivotar desde la lucha antiterrorista en Medio Oriente hasta prepararse para un potencial choque con China, dándole prioridad al programa de cazas de sexta generación NGAD.

La clave de ese esfuerzo será invertir en mantener la superioridad aérea y espacial a medida que surjan nuevas amenazas, dijo Wilson el 21 de febrero durante una entrevista antes del simposio anual de la guerra aérea de la Asociación de la Fuerza Aérea.

En particular, la Fuerza Aérea está gastando US$ 2.7 mil millones más de lo planeado en los próximos cinco años (casi US$ 10 mil millones en total) para acelerar el ´programa » Dominio Aéreo de la Próxima Generación» (NGAD: Next Generation Air Dominance), una familia de sistemas diseñados para asegurar la superioridad aérea hasta bien entrado el siglo. El esfuerzo probablemente incluirá un caza de próxima generación para reemplazar al F-22 y F-35

El NGAD incluirá un «énfasis renovado» en la guerra electrónica, dijo Wilson, y se negó a dar más detalles.

China es sin duda la «amenaza que le marca el paso» a la Fuerza Aérea porque está innovando rápidamente, subrayó Wilson. Si bien Rusia también es una amenaza para sus vecinos, no está cambiando tan rápido como lo está haciendo China, dijo.

«Cuando vemos lo que la Fuerza Aérea tiene que hacer, la Fuerza Aérea tiene que estar preparada para cualquiera de esas amenazas, pero debido a que China está innovando más rápido, consideramos que es la amenaza que nos marca el ritmo», dijo Wilson.

Además de acelerar el NGAD, la Fuerza Aérea está usando el dinero adicional del Congreso para la defensa, aprobado recientemente, para perseguir una capacidad de arma hipersónica a través de dos esfuerzos de creación de prototipos independientes: la Capacidad de ataque convencional hipersónico y el Arma de respuesta rápida de lanzamiento aéreo.

Mientras tanto, incluso cuando la Fuerza Aérea ha desacelerado la producción de F-35, el servicio está invirtiendo en la modernización de sus cazas, los F-15C/E, F-16 y F-22.

La Fuerza Aérea también está invirtiendo en la superioridad espacial, ya que Rusia y China desarrollan capacidades que potencialmente pueden amenazar el acceso y los activos de los EE. UU. en el espacio. La Fuerza Aérea ha decidido renunciar a la compra de los satélites infrarrojos espaciales 7 y 8, que advierten contra misiles entrantes, porque no son capaces de sobrevivir contra amenazas emergentes, dijo Wilson. En cambio, el servicio cambiará a una constelación de satélites más pequeña y más ágil.

En Medio Oriente, la Fuerza Aérea se ha comprometido a comprar un nuevo avión de ataque ligero que no solo cumplirá la misión de proteger a las tropas en el terreno de una manera más rentable, liberando a los cazas de cuarta y quinta generación para entrenar para las amenazas de alta gama , pero también para fortalecer los lazos con los aliados de EE. UU., dijo Wilson.

«La Estrategia de Defensa Nacional nos guía a contrarrestar el extremismo violento con un gasto menor. Realmente no tiene sentido para mí tener un F-22 destruyendo una fábrica de narcóticos en Afganistán «, dijo Wilson. «Pero más que eso, también es una oportunidad para interactuar con nuestros aliados en una plataforma diseñada para ser el núcleo de una coalición».

 

Deja un comentario