Imagen cortesía de RT Noticias

El legislador denunció la posibilidad de un acuerdo de enriquecimiento de uranio con Arabia Saudita, y pronosticó una «catástrofe global» si el reino petrolero mezcla la tecnología nuclear con su ideología takfiri.

En una reciente conversación con ICANA, Heshmatollah Falahatpisheh, miembro de Majlis National Security and Foreign Policy Commission, dijo: «Desafortunadamente, incluso los derechos humanos y las leyes internacionales no han detenido los crímenes saudíes en Yemen. Ahora, si a Arabia Saudita se le permite la tecnología de uranio, ciertamente lo usaría en su ejército «.

Los Takfiris son de línea dura y acusan a cualquiera, incluidos los musulmanes, de no seguir su interpretación extrema del Islam como infieles y apóstatas castigados con la muerte.

Reuters ha informado que las empresas estadounidenses atraídas por los planes de Arabia Saudita para construir reactores nucleares están presionando a Washington para que reinicie las conversaciones con Riad sobre un acuerdo para ayudar al reino a desarrollar la energía atómica. Dijo que, los Estados Unidos puede estar abierto a la idea de permitir que el reino del petróleo enriquezca un día el uranio que puede tener usos militares.

El influyente príncipe Turki al-Faisal de Arabia Saudita dijo la semana pasada que su país no debería renunciar a su derecho «soberano» a enriquecer uranio algún día bajo su programa nuclear civil, especialmente dado que las potencias mundiales le han permitido a Irán hacerlo.

Falahatpisheh refutó ese argumento, destacando la falta de responsabilidad de Arabia Saudita con respecto a su devastadora guerra en Yemen. Señaló los crímenes de guerra del régimen saudita en Yemen y Bahréin, condenando la fuerza militar a gran escala utilizada por Al Saud para reprimir a la empobrecida nación.

«Incluso el Parlamento Europeo ha aprobado [una resolución no vinculante] que prohíbe las exportaciones de armas a Arabia Saudita porque han violado las leyes internacionales sobre la guerra», dijo.

Una coalición liderada por Arabia, respaldada por Estados Unidos, comenzó una guerra devastadora en Yemen en 2015, matando a más de 13.000 civiles, desplazando a tres millones de personas y empujando a la nación devastada por la guerra al borde de la hambruna.

1 COMENTARIO

  1. Genial, la sucursal numero uno del terrorismo en medio oriente si puede tener un plan nuclear de dudosos alcances ( aunque ya manifestaron interés por disponer de armas nucleares) pero la malvada y demonizada irán no…, en fin estos son los beneficios de contar con el paraguas mediático de los «buenos de la película».

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.