Las recientes pruebas de misiles balísticos por parte del régimen norcoreano han conducido a las autoridades japonesas a evaluar múltiples opciones a los fines de incorporar medios que no solo permitan proteger su territorio de este tipo de amenaza, sino que también le otorguen la capacidad de realizar ataques preventivos o de retaliación.

 Para la defensa contra misiles balísticos de alcance corto/medio e intermedio (S/MRBM e IRBM respectivamente), las Fuerzas de Autodefensa de Japón han dispuesto una protección de dos fases. La primera de ellas se encuentra formada por la sombrilla protectora que ofrecen los destructores de las clases Kongō y Atago, ambas equipadas con el sistema norteamericano Aegis y cuyos componentes principales son el radar SPY-1, el sistema de lanzamiento vertical Mk41 y el interceptor SM-3 IA. Los cuatro destructores  de la clase Kongō (Kongō, Kirishima, Myōkō y Chōkai) junto con dos Atago (Atago y Ashigara + dos en construcción) tienen la capacidad de interceptar un blanco a 500 kilómetros de altura gracias a las recientes modernizaciones que están recibiendo en su sistemas Aegis Baseline Phase 1R así, con la incorporación de la Baseline 9 y con la finalización del desarrollo del misil interceptor SM-3 2A (1000 kilómetros de alcance). Llegado el caso que la amenaza atraviese esta primera barrera, la última instancia de defensa (etapa terminal) quedará en manos de los MIM-104 F PAC3, los cuales son una versión mejorada del Patriot para hacer frente a misiles balísticos, teniendo un alcance efectivo que rondaría los 20 kilómetros.

Los destructores de la clase Kongo son esenciales para la defensa del territorio japonés. Imagen: Mass Communication Specialist 1s – US Navy.

 El principal problema que presenta el actual sistema integrado de defensa nipón es su dependencia de los mencionados destructores, los cuales lógicamente nunca están en servicio todos a la misma vez, disponiendo usualmente de dos o tres (en el mejor de los casos). Este vacío pretende ser solucionado con la incorporación de un sistema terrestre, entrando en consideración el THAAD (recientemente desplegado en Corea del Sur) y el Aegis Ashore. Este último actualmente compone el núcleo de la European Phased Adaptive Approach. La construcción de la primera instalación de este tipo se inició en el 2013 en Deveselu, Rumania, disponiendo por ese entonces de la versión BMD 5.0.1 para el sistema Aegis y del interceptor SM-3 IB. Actualmente se encuentra en construcción la segunda estación, localizada en Redzikowo, Polonia. La incorporación de un sistema como el THAAD o el Aegis Ashore significarían un considerable refuerzo de las actuales defensas así como la posibilidad de que las mismas adquieran un carácter permanente. Según lo anunciado, se espera que el gobierno japonés defina la adquisición en los próximos meses, siendo favorito el Aegis Ashore (desde 2014 Japón evalúa su compra).

Aegis Ashore, similar al construido en Hawaii y Rumania. Render por Rober Digiorge.

De acuerdo a recientes declaraciones a la prensa, Tokio también se encontraría interesada en adquirir la capacidad de atacar silos de misiles o como medio de retaliación ante un probable ataque. Actualmente se analiza la asignación de una partida presupuestaria para 2018, a los fines de iniciar los estudios de factibilidad para incorporar el conocido misil de crucero norteamericano Tomahawk (TLAM). Se especula que su integración no significaría grandes modificaciones, contando la Fuerza de Autodefensa Marítima del Japón con una gran cantidad de buques que disponen del sistema de lanzamiento VLS Mk41.

 Esta incorporación viene de la mano del cambio geo-estratégico que ha adoptado Japón en los últimos años, más específicamente con la interpretación de su constitución, la cual no permite en primera instancia realizar acciones ofensivas. Esta condición sin embargo podría cambiar de acuerdo a la interpretación de auto-defensa, entendiéndose que un ataque preventivo se encuentra abarcado por dicho concepto.

Imagen de portada: Lanzamiento de un Tomahawk desde el destructor norteamericano USS Sterett. Créditos: Petty Officer 1st Class Carmichael Yepez – US Navy.

1 Comentario

  1. Bueno bueno ahora que ya se enteraron que Japón tiene Fuerzas Armadas capacitadas no solo para defenderse. Esto díganselo a Fantino, a Feimman y a todos los que con ellos están y hablan y hablan por TV,porque afirman que Japón en 1945 le prometió al General Douglas Mc Arthur que jamás tendrian FFAA y que renunciaban a la Guerra. También puede avisarle que el Japón dispone de sus Fuerzas de Autodefensa de TIERRA, MAR y AIRE.

Deja un comentario