Fuerzas de Autodefensa de Japón.

1

Por Armando Hess.

Un Poco de Historia.

“El pueblo japonés renuncia para siempre a la guerra como un derecho soberano de la nación y a la amenaza o uso de la fuerza como medio para resolver disputas internacionales. (…) nunca podrán mantenerse fuerzas de tierra, mar y aire, así como cualquier otra con potencial bélico.”

Extracto del Artículo 9 de la Constitución de Japón

En 1947 la Constitución de Japón, a través del Artículo 9, dispuso que el país jamás pudiera volver a tener Fuerzas Armadas. Obviamente tal ley era consecuencia de la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial y su capitulación sin condiciones. Un castigo impuesto por las naciones vencedoras en el conflicto, con Estados Unidos a la cabeza. Desde ese momento Japón pasó a depender de una fuerza que, en teoría, sería casi testimonial, y del apoyo militar explícito de Estados Unidos, para hacer frente a cualquier amenaza extranjera. Japón pasaba así a ser el primer bastión de defensa contra la expansión del Comunismo en la región.

Resulta curioso, sin embargo, observar cómo Japón reinterpreta el Artículo 9, adaptándolo a nuevas políticas. Mediante estas interpretaciones se argumentaba que la defensa del país estaba en intervenir en los conflictos regionales que supusieran una amenaza; esto entraba en una paradoja interpretativa, ya que la participación militar, con proyección más allá de las fronteras del país era inconstitucional, pero no así la cooperación y ayuda para con Estados Unidos, y la determinación de autodefensa frente a amenazas. Básicamente, curiosamente, los conflictos con una China abriéndose al mundo y la situación feudal de una nación con capacidad nuclear como Corea del Norte, suponían el mismo eje de conflicto y riesgo que el considerado por Estados Unidos.

Representantes japoneses abordo del USS Missouri durante la ceremonia oficial de rendición, 2 de septiembre de 1945. Imagen: US Navy

Con el estallido de la Guerra de Corea, y la intervención obligada de los Estados Unidos en ese conflicto, Japón, de la mano de su Primer Ministro Shigeru Yoshida ve la posibilidad de poder formar una serie de unidades militarizadas; sustentada esta decisión en el derecho de la legítima defensa individual del país, frente a amenazas externas, netamente el Comunismo, como así también para mantener un control interno. Así la primera fuerza creada es la Reserva de Policía Nacional, ese mismo año; sería la génesis en definitiva de las Fuerzas de Autodefensa del Japón (JSDF por sus siglas en ingles) que nacerían oficialmente cuatro años después, en 1954.

Estructura de las Fuerzas de Autodefensa del Japón

Básicamente las JSDF poseen la misma estructura que la mayoría de las Fuerzas Armadas del mundo. Tres fuerzas, terrestre, marítima y aérea, abocadas al trabajo mancomunado, interoperativo, bajo el control de un ministerio específico, que responde directamente al Ejecutivo Nacional. Sin embargo lo que hace único a las JSDF es que todos sus miembros son considerados funcionarios civiles, donde los que en otros países son considerados militares de carrera, en Japón son funcionarios especiales bajo el control de una administración totalmente civil.

Según su política fáctica, las JSDF tienen como misión preservar la paz, el orden público y la independencia y seguridad de Japón. Están compuestas por 250.000 hombres, que incluyen 50.000 reservistas, divididos en cinco cuerpos de ejército, cinco distritos navales y tres grupos aéreos. El servicio en las tres fuerzas es de tres años con capacitación en alguna especialidad específica para la fuerza. Se da instrucción y enseñanza universitaria a los aspirantes a oficiales, siendo el cursado de cuatro años, seis en el caso de medicina. Los egresados, muchas veces optan por dejar la fuerza luego de recibirse, e insertarse en el mercado civil con su título universitario, cosa perfectamente posible ya que son considerados civiles. Básicamente, salvo en el caso de oficiales de carrera, los integrantes de la fuerza provienen de las clases más bajas del país; esto se debe a que la demanda de empleo civil en Japón es muy alta y bien remunerada, no así dentro de las JSDF.

La relativamente escasa fuerza humana de las JSDF se ve compensada con una ingente tecnificación de los medios; para ello gran parte del presupuesto se destina al desarrollo de sistemas autóctonos, la compra de material extranjero de última tecnología, y la participación de ciertos proyectos internacionales muy específicos. Busca, de esta manera, la posibilidad de adquirirlo donde haga falta y construirlo en el país, tal es el caso de muchas armas y sistemas en servicio con la fuerza, con ejemplos que van desde los aviones de combate F-15, fabricados por hasta la pistola SIG Sauer P220 en dotación de la JSDF. También se busca adaptar medios a sus necesidades y desarrollar localmente toda la tecnología que se pueda, como resultado de esta política vieron la luz programas como el tanque de guerra Type-90 (curiosamente similar al Leopard II alemán), o el avión de combate Mitsubishi F-2 (un desarrollo local bajo asistencia del F-16 estadounidense) para así lograr la mayor autosuficiencia posible.

Fuerza Terrestre de Autodefensa de Japón

Compuesta por más de 150.000 hombres, la JGSDF (por sus siglas en inglés) constituye el eje de las JSDF, abocada a la defensa territorial y a la asistencia civil en casos de emergencias, por lo que es la fuerza que más íntima relación tiene con la comunidad. Es la responsable de encarar lo que se denomina Plan de Respuesta Básica, destinado a proteger a la población frente a un ataque extranjero en territorio nacional, describe las medidas de protección civil que se ejecutarán dentro del territorio, asociados a la evacuación, apoyo, socorro; indica también la estrategia para la respuesta dentro del territorio, con la misión de recuperarlo.

Su estructura se apoya en cinco grandes cuerpos de ejército:

Ejercito del Norte, en la Isla de Hokkaido: Es una fuerza acorazada de gran movilidad, agrupando la mayoría de las unidades blindadas de la JGSDF. Está compuesta por dos divisiones, una blindada y otra mecanizada y dos batallones mecanizados, con fuerte apoyo aéreo y defensa antiaérea, como así también con medios mecanizados de artillería. A ellos se les suma la Primer Brigada de Artillería, independiente, abocada al apoyo artillero en campaña, en todos los aspectos, incluyendo el ataque antibuque.

Ejército Nororiental, en la Prefectura de Miyagi: Está compuesta por una división de infantería, reforzada con dos escuadrones de tanques, una división mecanizada y un grupo de defensa antiaérea y antibuque. Es una fuerza relativamente estática con una movilidad supeditada a la región.

Ejercito Oriental, destinada a la defensa de la capital, Tokio, y toda la zona de Kanto: Forma a la Primera División de infantería, con el refuerzo de un batallón de tanques, artillería de campo y apoyo aéreo; y la Brigada 12 de Asalto Aéreo.

Ejército Central, destinado a la defensa de la zona de la Prefectura de Hyogo: Compuesta por dos Divisiones de infantería, cada una reforzada con un batallón de tanques, y dos batallones de infantería, cada una integrando una compañía de tanques.

Maniobras en área de instrucción este de Fuji. Imagen: Tomohiro Ohsumi – Bloomberg.

Ejército Occidental, en la Prefectura de Kumamoto: Integrada por dos divisiones de infantería, reforzadas con un batallón de tanques y un regimiento de infantería mecanizada; mas una brigada de infantería con capacidad de aerotransporte.

Todos los ejércitos cuentan, además, con compañías de reconocimiento, de ingenieros, de telecomunicaciones, de logística y NBQ (contra amenazas de contaminación nuclear, bacteriológica y química); más refuerzos extraordinarios de artillería de campo y defensa antiaérea.

Dada la política de defensa de Japón, la JGSDF es la última instancia de defensa del país, por lo que el nivel y la estructura vista responden a negarle al enemigo toda posibilidad en profundidad en la ocupación del territorio. A partir del año 2013, la JGSDF ha comenzado una restructuración para darle mayor flexibilidad, frente a un nuevo número de amenazas, que incluyen el terrorismo, el ataque con misiles balísticos, la guerra de guerrilla, y el combate a fuerzas especiales operando en el país. También, encara nuevas estrategias frente a desastres naturales, basados en las experiencias obtenidas tras el terremoto del año 2011, que puso en el límite toda una estructura ya de por si considerada en ese momento excelente.

Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón

La JMSDF (por sus siglas en inglés) es con mucho la más impresionante de las tres ramas de las JSDF, algo lógico si se tiene en cuenta que todo el país está rodeado por mar; con 126 naves, más de 300 aeronaves y casi 47.000 hombres es una de las fuerzas navales mejor organizadas de todo el mundo. Es también la que más controversia genera por la denominación de sus buques y por el cometido que los mismos. Netamente la fuerza naval de Japón se centra en la defensa de su territorio y su mar, sin embargo su capacidad de proyección, es decir de llevar el combate a territorio enemigo en descomunal, siempre desde la óptica del cometido fáctico, plasmado en su Constitución, de autodefensa territorial.

Una de las misiones más importantes de esta fuerza es el mantenimiento y pasaje seguro de las rutas navales que ingresan al país el 90% de todo lo que su economía precisa; es Japón el país con menos recursos naturales frente a la magnitud de su industria y comercio de todo el mundo. Por ello, y teniendo en cuenta que todo este intercambio se lleva a cabo por mar, es de vital importancia la capacidad de la JMSDF de hacer frente a todo tipo de amenazas en el mar.

Como toda fuerza de la JSDF su capacidad para enfrentar catástrofes naturales es no solamente muy grande desde la infraestructura, sino también desde la dinámica; por eso muchos de sus buques poseen la capacidad de operar en estos escenarios, tales como los buques portahelicópteros y anfibios, incluso todos los medios logísticos poseen la capacidad de asistir a la población en cualquier momento de crisis.

Su capacidad de detener una posible invasión es fundamental en un país con casi 30.000 kms de costas; para ello 48 buques de guerra de la fuerza cuentan con misiles antibuque y literalmente la totalidad con medios antisubmarinos, apoyados por medios aéreos embarcados y los basados en tierra; es importante hacer notar que esta capacidad es la más grande del mundo en proporción a medios. Una característica particular de la JMSDF es la de brindar defensa frente a un ataque nuclear mediante misiles intercontinentales que pudieran atacar al país. La combinación de radar AEGIS y misiles R-16, es la encargada de esta misión estando presente en los Destructores Clase Kongo y Atago.

Destructor porta-helicópteros Ise DDH182 participando de RIMPAC 2014. Imagen: US Navy.

Su estructura descansa en cinco Distritos Navales, que albergan una base principal de la JMSDF y sus flotas correspondientes:

El Distrito Naval Yokosuka:

Compuesto por la Primera Flotilla de Escolta, integra el Primer Escuadrón, que encuadra un Destructor Portahelicópteros DDH-183 Izumo, un Destructor misilistico antiaéreo y dos destructores misilisticos de propósitos generales.

La Segunda Flotilla de Escolta, integra el Sexto Escuadrón que encuadra un Destructor misilistico antiaéreo y tres destructores misilisticos de propósitos generales. Además la Onceava Escuadrilla de Escoltas que alinea tres destructores ligeros.

Las Segunda y Cuarta Escuadrillas de Submarinos, que encuadran entre ambas siete submarinos de ataque.

La mayoría de los buques de guerra de minas y de ataque rápido tienen base en Yokosuka, aunque estas últimas pueden operar desde Ominato.

El Distrito Naval de Kure:

Compuesto por la Cuarta Flotilla de Escolta, integra el Cuarto escuadrón que encuadra un destructor misilistico antiaéreo y tres destructores misilisticos de propósitos generales; y la 12 Escuadrilla de Escoltas integrada por cuatro destructores ligeros.

La Primera Escuadrilla de buques de desembarco de tanques de combate, que encuadra los tres LST clase Osumi de la flota.

La Primera Flotilla de Submarinos, que integra las escuadrillas 1, 3 y 5, que encuadran entre todas nueve submarinos de ataque.

El Distrito Naval de Sasebo:

Compuesto por la Segunda Flotilla de escoltas, integra el Segundo Escuadrón, que encuadra un Destructor Portahelicopteros, un destructor misilistico antiaéreo y dos destructores misilisticos de propósitos generales. El Quinto Escuadrón que encuadra un destructor misilistico antiaéreo y tres destructores misilisticos de propósitos generales. El Décimo Tercer Escuadrón con dos destructores misilisticos antiaéreos y dos destructores misilisticos de propósitos generales. Por último el Octavo escuadrón de escoltas encuadra tres destructores ligeros.

El Distrito Naval de Maizuru:

Compuesto por la Tercera Flotilla de Escoltas, integra el Tercer Escuadrón que encuadra un Destructor Portahelicópteros y un destructor misilistico antiaéreo. El Septimo Escuadrón, que alinea un destructor misilistico antiaéreo y un destructor misilistico de propósitos generales. Y el Décimo Cuarto Escuadrón, que alinea tres destructores misilisticos de propósitos generales.

El Distrito Naval de Ominato:

Está compuesto por los escuadrones Séptimo y Décimo Quinto, que encuadran entre ambos siete destructores de propósitos generales. Es base no permanente de naves de ataque rápido clase Hayabusa.

La Flota de Aviación Naval posee siete bases permanentes y varias denominadas de fortuna o semi permanentes. Se compone de un gran número de aviones de patrulla, principalmente P-3C, y otras variantes como las de guerra electrónica, reforzados por aviones de fabricación nacional como los Kawasaki P-1, que van entrando poco a poco en servicio. La flota de helicópteros se centra principalmente en la versión fabricada localmente por Mitsubishi del SH-60, en cometidos que van desde la guerra antisubmarina hasta la búsqueda y rescate en alta mar. Es importante notar que toda aeronave embarcada pertenece en realidad a escuadrones basados en tierra.

Fuerza Aérea de Autodefensa de Japón

El rol de la JASDF (por sus siglas en inglés) descansa en tres grandes puntos. La Defensa Aérea del país, deteniendo toda posible amenaza tanto en el aire como en la superficie, tan lejos del territorio como sea posible, negando a un potencial enemigo el cielo circundante a Japón; responder en casos de emergencia nacional, catástrofes, o accidentes, la JASDF colabora con cada prefectura, y lleva a cabo el reconocimiento aéreo, el envío de personal necesario, el transporte de personas y suministros de materiales y demás; y por último promover la cooperación internacional, abocándose a la ayuda internacional en todo tipo de situaciones catástrofes o intervenciones de paz.

En su rol principal, la defensa aérea de Japón, la JASDF, se organiza en tres grandes unidades básicas denominadas Fuerzas de Defensa Aérea.

Fuerza de Defensa Aérea del Norte

Con sede en la Prefectura de Aomori, está integrada por dos bases aéreas:

Base Aérea de Chitose, 2ª Ala Aérea: Alberga dos escuadrones de caza con F-15J, más conversores biplazas y aviones de entrenamiento con Kawasaki T-4.

Base Aérea de Misawa, 3ª Ala Aérea: Alberga dos escuadrones de Mitsubishi F-2  multirrol, mas conversores biplazas y aviones de entrenamiento con Kawasaki T-4.

Cada base está protegida por un Grupo de Misiles de Defensa Aérea con sistemas MIM-104 Patriot.

Fuerza de Defensa Aérea del Centro

Con sede en la Prefectura de Prefectura de Saitama, está integrada por dos bases aéreas:

Base Aérea de Komatsu, 6ª Ala Aérea: Alberga dos escuadrones de caza con F-15J, más conversores biplazas y aviones de entrenamiento con Kawasaki T-4.

Base aérea Hyakuri, 7ª Ala Aérea: Alberga un escuadrón de caza con F-15J más conversores biplazas, un escuadrón de ataque con F-4EJ-Kai, más aviones de entrenamiento con Kawasaki T-4.

Cada base está protegida por un Grupo de Misiles de Defensa Aérea con sistemas MIM-104 Patriot.

Fuerza de Defensa Aérea del Oeste

Con sede en la Prefectura de Fukuoka, está integrada por dos bases aéreas:

Base aérea Nyutabaru, 5ª Ala Aérea: Alberga un escuadrón de ataque con F-4EJ-Kai, más aviones de entrenamiento con Kawasaki T-4.

Base aérea Tsuiki, 8ª Ala Aérea: Alberga un escuadrón de caza con F-15J más conversores biplazas, más aviones de entrenamiento con Kawasaki T-4. Un escuadrón de Mitsubishi F-2  multirrol, mas conversores biplazas y aviones de entrenamiento con Kawasaki T-4.

Mitsubishi F-2 operando en conjunto con EFA Typhoon durante el ejercicio Northern Guardian 2016. Imagen: Crown – RAF.

Tsuiki está protegida por un Grupo de Misiles de Defensa Aérea con sistemas MIM-104 Patriot.

Además posee una División Aérea Compuesta del Sudoeste, con base en la Prefectura de Okinawa con un escuadrón de caza con F-15J más conversores biplazas, más aviones de entrenamiento con Kawasaki T-4. Un Grupo de Alerta Temprana con aviones E-2C y E-767, un Grupo de Reconocimiento Táctico con RF-4EJ. Además del Mando Aéreo de Apoyo, que engloba los medios de transporte, rescate, repostaje y enlace de toda la fuerza.

El Futuro – Nuevas Estrategias y Nuevos Medios

A mediados del año 2015, el Parlamento Japonés aprobó la participación militar del país en conflictos internacionales y “asistir a las fuerzas de un país extranjero en situaciones en las que no esté en riesgo ni la supervivencia ni la seguridad de Japón y sus ciudadanos”. Esto, sumado a la intención de proveer de sistemas de armas y tecnología militar a países aliados, ha marcado un giro radical en la política internacional de Japón.

Hoy, Corea del Norte amenaza constantemente con un ataque unilateral a los países de la región aliados a Estados Unidos, llegando incluso a realizar disparos de armas estratégicas sobre el espacio aéreo japonés. Está también el asunto de la disputa de las islas Senkaku con China, y el auge y crecimiento de las fuerzas de ese país en la región, sumado a una extraña beligerancia y provocación. En definitiva Japón ve la necesidad de proyectar poder, para preservar su propia seguridad, no ya el preponderancia de potencia en el sector.

Impresionante despliegue aeronaval por parte de la JMSDF. Imagen: Internet.

Este nuevo contexto se va viendo plasmado en los medios que han entrado recientemente en servicio y sobre todo en los futuros programas de armamentos de las JSDF. Nuevos medios de largo alcance, mayor poder de proyección; en definitiva, más capacidad de llevar la guerra lo más lejos posible del país.

En los próximos años irán entrando en servicio nuevos medios que plasman un nuevo escenario. Por el lado del campo naval, irán entrando en servicio una nueva clase de Destructor de Escolta con capacidad antiaérea de zona y área y, la ya omnipresente capacidad anti-ICBM, que harán base en Sasebo y Maizuru, haciendo frente a la zona más comprometida de su territorio, el Mar de China y el Mar de Japón. Una nueva clase de Destructor de Propósitos Generales, quizás de más de 12 unidades destinadas a reemplazar en lo mediato a las Clases Asagiri y Hatsuyuki será construida en cuanto el Presupuesto lo permita.  Pero quizás lo más importante sea la intención de Japón de aumentar su capacidad anfibia, sumando al menos dos unidades nuevas, posiblemente una variante de los LHD Clase Wasp de la US Navy.

En el ámbito de la JGSDF, se espera poder adecuar su estructura para hacerla más dinámica; para ello se busca reducir el número de algunos sistemas, por ejemplo sus medios acorazados, dando de baja los más antiguos Tipo-74, y regulando el ingreso de su nuevo tanque, el Tipo-10. Se busca aumentar la capacidad de defensa antiaérea, incorporando versiones mejoradas del Tipo-3 Chu-SAM. El próximo año se espera que comience el programa del nuevo helicóptero multipropósito UH-X destinado a reemplazar los UH-1J.

Primer F-35 Lightning II destinado a la JASDF. Imagen: Lockheed Martin.

La búsqueda de un nuevo caza para la JASDF constituye el gran proyecto a futuro que encara esta fuerza; por encima de la llegada del F-35 y de la experiencia que se está obteniendo con el ATD-X, los próximos 10 años estarán centrados en encontrar el reemplazo para los F-15J y F-2, siendo posible un caza autóctono lo deseable. Sin embargo desde Estados Unidos seduce la oportunidad de volver con el F-22, o una versión adecuada a Japón, aunque es muy difícil que tal aventura prospere.

En definitiva las JSDF constituyen uno de los ejemplos más acabados, junto con Israel,  de unas Fuerzas Armadas adecuadas a un escenario específico, incluso por encima de la propia ley. Con la derogación de las disposiciones legales que impedían a Japón combatir fuera de sus fronteras, se ha planteado un escenario donde las JSDF serán un actor protagónico, y ya ha despertado el resquemor de enemigos y aliados.

 

1 Comentario

  1. Un pequeño alcance respecto de algo muy puntual.

    El F-2 fue desarrollado para la JASDF por Mitsubishi a partir de una licencia sobre el F-16 adquirida por esa firma a Lockheed Martin. Un detalle no menor es que pese a la similitud exterior, el F-2 es más grande y estructuralmente distinto al F-16. La asistencia técnica de los fabricantes estadounidenses fue secundaria, porque la mayor parte de los sistemas incluidos en el aparato japonés fueron desarrollados por Mitsubishi y otras firmas locales. Ello respondió a uno de los objetivos del proyecto, que era precisamente desarrollar tecnología. Especial mención merece el radar, que resultó superior a aquellos que equipaban a los aparatos estadounidenses, al punto que Washington pidió acceso a su diseño. Pero los japoneses respondieron que el desarrollo del sensor había tenido un costo algo, y que la transferencia de la tecnología tendría un costo, que debía ser negociado. Eso generó una pequeña crisis entre ambos países, que aparentemente fue bien superado.

    Antes de despedirme y agradecer a quienes lean esto, quiero agregar que, pese al respaldo que ha ganado entre la población de ese país asiático, el Artículo 9 de la Constitución Japonesa no surgió de una iniciativa local, sino que fue impuesto por los ocupantes estadounidenses. La nueva constitución fue elaborada en el cuartel general de las fuerzas de ocupación por instrucciones del General Douglas McArthur e impuesta al gobierno japonés, contraviniendo la Convención de La Haya de 1907 y la Declaración de Postdam de 1945. El liderazgo político estadounidense se ha arrepentido mucho de ello posteriormente, porque esa disposición ha impedido, hasta ahora, que Japón sea un aliado que aporte más sustantivamente en el aspecto militar, a pesar de disponer de unas muy bien equipadas fuerzas armadas de facto, llamadas localmente Jieitai.

    Gracias.

Deja un comentario