Vivencias día a día del conflicto por las Islas Malvinas

Naval

Veterano Guerra de Malvinas
Estimados Drupi y Willy: la verdad es que sí. Cuando llegué de pase al BIM5, al principio me movía despacito, con cuidado, "como bailando de luto"...observaba todo y aprendía...1º los "envidiaba sanamente" (si es que la envidia puede ser sana)...después admiraba su trabajo....y por lógica, después ya quería ser uno más de ellos, y me fui metiendo en sus actividades, a los 6 meses ya ladraba hasta como ellos (y estuve 5 años)...juaaaaa....hasta curso de "tiro rápido y supervivencia en el monte austral" hice con los bichos. Vos dirás: ¿y pa qué si estás metido en una radio y no te van a llevar con ellos?...por estar con los bichos, por compartir cosas, por divertirme y a veces pasarla mal yo también, junto con ellos. Todo es aprendizaje de vida también.
En esa época yo tenía un fitito 600...a la noche salíamos de "ronda" mis compinches y yo...6 bichos y yo manejando como podía...por eso el suboficial Mayor me decía: sus compinches no son compinches...son "secuaces".....uhhhh......¿Cómo no los iba a querer si hasta llegué a ganarme la confianza de ese suboficial Mayor que era más mal llevado que "puñado de hormigas"?...se vé que yo había aprendido, aunque fuese "algo", de los IM...
Muchos años después, Post MLV, y fue mi último año en la ARA, fui destinado al Liceo Naval de Necochea...el encargado de Liceo era un suboficial Principal IM....y me agarró de "consejero"...allá salíamos a caminar el Liceo y a charlar sobre temas del Liceo (yo ya era suboficial 1º)....yo me daba cuenta que lo estaba divirtiendo cuando le decía pavadas porque se le movían los bigotes...solo eso...eso significaba que se estaba riendo....hombre serio, el IM...yo iba a su escritorio a charlar y conversaba con su secretaria, y el IM no me sacaba los ojos de encima y con señas me decía "ojo"...jaaaaaa....la dupla IM-Naval es como la dupla Santiagueño-Tucumano...diz que se odian pero andan siempre juntos y haciendo macanas...y que no haya que pelear en algún lugar donde haya IM y navales juntos, porque forman un solo bloque difícil de romper...más de un boliche destrozado puede dar fe de ello...

Honor y Gloria, BIM...no quiero poner números, porque según sé, todos los BIM presentes en MLV (creo que fueron 2..el BIM5 y el BIM2, combatieron como bravos)

Abrazos..."saudades nao tein fim"....
 

Naval

Veterano Guerra de Malvinas
En el BIM5, todos los radios éramos Navales (había radios IM, pero ni trabajaban con nosotros ni seguían los mismos procedimientos...sólo éramos "camadas comunicantes", pero nada que ver unos con otros. Lo único que compartíamos era al electrónico que nos reparaba los equipos, aunque también teníamos un electrónico Naval, porque los equipos IM nada que ver con los nuestros). Pero al decir que me fui metiendo en sus actividades, quiero decir realmente eso: yo me metía en todos lados y preguntaba de todo...tomé clases de morteros, de fusilero, de sastre, de cocinero, de mecánico...o sea...era una lacra preguntona dando vueltas en mis horas libres por todo el batallón...Y jamás, nadie, me sacó como "rata por tirante"...les gustaba, y a mí también...Bingo.
 

drupi

Veterano Guerra de Malvinas
Camada hace días que quiero preguntarte algo, ya sobre el final de la guerra se traslado el CIC (Centro de Información y Control) desde el lugar que tenía en la calle que da a la Bahía interna de Puerto Argentino, a una casa dentro de la ciudad, se la traslado para prevenir un ataque de fuerzas especiales (eso nos dijeron) en la casa que estuve tenía una antena de radio ??? de considerable tamaño, en ese lugar estuvimos dándole la seguridad por unos días, no estoy seguro donde queda la casa, la preguntona es no sería la casa donde estaban ustedes con sus radios ??? recordas algo parecido a lo que te comento..
 

Naval

Veterano Guerra de Malvinas
Camada Drupi: puede ser...es muy probable...debajo del galpón que usábamos como radio, había un sótano con vigas de cemento...allí se fue armando una radio de EGA y ví gente, a la que no había visto nunca, ir y venir por ahí, creo que hasta había gente de FAA (pero eso ya fué aproximadamente el 12 de junio). Más o menos por ahí también el comando que era el custodio del almirante, vino a la radio y pidió 2 voluntarios para hacer guardia nocturna (teníamos que ser cabos principales, o sea: sargentos de EA) y salimos el radarista que se había agragado al team nuestro, al que le habían bombardeado el radar y allí murió su soldado, y yo...hicimos guardia en el patio de la casa del almte. (nocturna)...como el comando era mi camada, allí fue que nos dijo: escóndanse lo mejor que puedan, porque hay comandos british sueltos en el pueblo, y ellos tienen visores nocturnos.....y yo le dije: ahhh, bueno, pintame un blanco en el pecho, entonces, ya no te falta más que eso...y se reía...Por lo visto, se iba "concentrando" todo el centro neurálgico en 2 casas...pero podríamos haber estado a 1 metro vos y yo, y no habernos conocido...A ese sótano no llegamos a usarlo nunca, pero se trabajó en él preparando una radio de emergencia (EGA)...antes llegó la rendición y el dolor...
Me emociona saber que "probablemente" vos cuidabas mis espaldas en la noche, a la intemperie, bajo el frío, mientras yo transmitía y recibía más mensajes...

A nosotros la orden nos sorprendió mal: entró el jefe y dijo: no vá más...apaguen todo y rompan todo...que no quede nada...y se fue....y nosotros empezamos a romper siguiendo los procedimientos de destrucción que tienen los radios ARA...pero que quede claro: "él empezó"....jaaaaa

Sí, teníamos en un pequeño patio la antena de radio, pero no era demasiado alta (o a mí me parecía) pero nosotros trabajámos las 24 hs con R. Grande y a veces con P. Belgrano.
Fijate en las fotos donde al final me encontró Diego B. a ver si reconocés algo...lo que se vé en esas fotos es el costado del galpón, la antena y el otro galponcito donde teníamos "la diabla" (la cocina de campaña).

Quizás, camada, estuvimos tan cerca...pero como pa hacer amigos, o como pa comer una paloma con arroz estábamos...14 mil combatientes = 14 mil guerras (eso me lo dijiste vos, y es totalmente verdad)

Abrazo con todo aprecio
 

bagre

2º inspector de sentina
estimado VGM NAVAL
disculpe la pregunta : ¿cuatro en un 600, en rio grande? ¿porque mucho para bichar, no habria...una copichuela en el ACA, otra en el hotel y vuelta al BIM5...
cordiales saludos
bagre
 
´

Guillorosario
Como este subforo me lo permite,por eso se llama " vivencias..." te cuento que ascendí tres veces al Cerro Champaqui,el techo de Cordoba,dos como Instructor de Aspirantes de la Especialidad Seguridad y Defensa,cuando era Teniente y la ultima en el año 2009 cuando era Jefe del Grupo Aspirantes,como Comodoro!!! y con mochila de 18 kg.
Aqui estamos en la cumbre del Champaqui con mi Encargado de Grupo,el SM Jorge HERRERA,VGM,de la Seccion Tiradores del Teniente Bustillo en la BAM CONDOR...otro HERMANO DE SANGRE!!!
Como veran tambien en el Champaqui estan referenciadas NUESTRAS ISLAS MALVINAS.



Otra en la cumbre a 2790mts SNM con el SM HERRERA,con el estandarte del Grupo Aspirantes,atras se ve Villa Dolores y la PCIA de San Luis.Para las fotos a las mochilas las dejamos a la entrada de la cima,que es muy pequeña y siempre con nieve,ya que nuestros ascensos son para los 17 de agosto,para rendir homenaje al Padre de la Patria.Llevamos mastil,bandera,radiograbador para el Himno Nacional y la marcha ALAS ARGENTINAS,hubo oportunidades que los A4B nos hicieron un pasaje en ese momento,estan a 15 minutos de vuelo del cerro.


BIGUÁ[/quoteEn esta le puedo decir que subi unas cuantas veces mas que UD. (unas 50) permitame agrandarme jaja y me he cruzado varias veces para el 17 de agosto al 4 año de la EAM por eso le acote que seguro ud. lo conocia siempre he ido al puesto la nena donde tb han parado Uds.
un Abrazo
 

GABINOSUAREZ

Veterano Guerra de Malvinas
Vos dirás: ¿y pa qué si estás metido en una radio y no te van a llevar con ellos?...por estar con los bichos, por compartir cosas, por divertirme y a veces pasarla mal yo también, junto con ellos. Todo es aprendizaje de vida también.

Mirá. casi seguro, Drupi, no dirá lo que piensas tu. Una pena para mi que no todos los hombres de una Unidad hacen lo que vos hiciste. Cuando necesité ciertas cosas, en el peor momento del combate, cuando la posición era un verdadero infierno, nadie vino. Y esto es exclusivamente por la falta de pertenencia. Vos la tenías clara, pertenecías al BIM, eras uno de ellos y siendo asi, nunca dejarías a nadie en la estacada. El famoso "Espíritu de cuerpo" que le dicen, que se lee en los reglamentos, pero que muy pocos practican.

Te mando un abrazo.
Gabino
 

Naval

Veterano Guerra de Malvinas
estimado VGM NAVAL
disculpe la pregunta : ¿cuatro en un 600, en rio grande? ¿porque mucho para bichar, no habria...una copichuela en el ACA, otra en el hotel y vuelta al BIM5...
cordiales saludos
bagre

No estimado Bagre: 7 en un fiat 600....además, veo que Ud no conoció al Río Grande "oculto" (yo viví 8 años allí)...había más piringundines que casas decentes...una noche dijimos: 1 copa x bulín, para conocer....volvimos los 7 con 14 whiskyes encima....o sea que habíamos conocido 14 piringundines (sin contar los ya conocidos, donde estaban "nuestras novias"...jaaaaa

Una noche incluso, nos metimos a una casa que tenía una luz roja afuera....entramos...la flía estaba cenando, y nosotros: "buenas noches, buenas noches"... 7 tipos parados ahí delante de la flía...no entendíamos nada....se levantó el jefe de flía y nos dijo por lo bajo: "disculpen, ñores (era chileno), es una casa de flía, pero no encontré otro foco para poner y tuve que poner uno rojo"...pedimos disculpas y nos fuimos con "orejas gachas".....¿a quién se le ocurría poner un foco rojo en una casa particular?...jaaaaaa.....Río Grande, estimado Bagre, si ud sabia dónde buscar, era un burdel....y eso que incluyendo al BIM5, éramos 5.000 habitantes....¿ACA...hotel?....¿de qué estás hablando, querido Bagre?...nosotros éramos "ratas de monte fueguino"...creo que si iba con el sueldo recién cobrado a querer parar en el Hotel del ACA, no me alcanzaba para estar 1 día allí....

Pd: hablando de "ratas de monte fueguino", me acordé de lo que contaba el estimado Biguá en sus experiencias de la ROA...en T. del Fuego, en determinada época del año, aparecían millones de ratoncitos en el monte...
parecen hormigas...suben y bajan por todos lados, se comen todo lo que encuentran...me hacían acordar a los "lemmings", que son una especie parecida, pero creo que de Noruega...

Abrazo
 

Naval

Veterano Guerra de Malvinas
Mirá. casi seguro, Drupi, no dirá lo que piensas tu. Una pena para mi que no todos los hombres de una Unidad hacen lo que vos hiciste. Cuando necesité ciertas cosas, en el peor momento del combate, cuando la posición era un verdadero infierno, nadie vino. Y esto es exclusivamente por la falta de pertenencia. Vos la tenías clara, pertenecías al BIM, eras uno de ellos y siendo asi, nunca dejarías a nadie en la estacada. El famoso "Espíritu de cuerpo" que le dicen, que se lee en los reglamentos, pero que muy pocos practican.

Te mando un abrazo.
Gabino


Estimado y respetado Gabino: Gracias por sus palabras. Es verdad lo que Ud dice: de los 14 radios navales que formábamos parte de la Radio del BIM5 (en Río Grande), sólo 2 hacíamos "migas" totales con los bichos...los demás eran indiferentes..."no sentían pertenencia"....es la palabra exacta... (y a mí un poco me jodía el hecho de ver que los otros radios no se integraban al BIM, pero bueh, allá ellos...yo la pasaba bárbaro...) pero yo aprendí desde que entré a la ARA que en mi escala de valores estaba 1º: la Fuerza, 2º: el destino al que pertenecía (por lo tanto yo sentía como que "tenía derecho" a conocer y aprender TODO de TODOS para poder servir bien en ESE destino), 3º: sus integrantes...Siendo radio y naval, si yo hubiera estado cerca suyo en MLV, aunque sea, hubiera servido para alcanzar proyectiles, cebar mate mientras tiraba con mi FAL, no sé....ALGO....pero hubiera servido, seguro...ni lo dude.

Espíritu de cuerpo...."tristeza nao tein fim".....Ud no se imagina cómo lo entiendo, Estimado Gabino. Cuando uno falla a ese espíritu, la herida es leve...cuando varios fallan, el espíritu de cuerpo se desvanece....y es señal de que "algo anda mal"...hay que buscar la razón de ello y buscar la solución...

Un gran abrazo
 

GABINOSUAREZ

Veterano Guerra de Malvinas
Estimado y respetado Gabino: Gracias por sus palabras. Es verdad lo que Ud dice: de los 14 radios navales que formábamos parte de la Radio del BIM5 (en Río Grande), sólo 2 hacíamos "migas" totales con los bichos...los demás eran indiferentes..."no sentían pertenencia"....es la palabra exacta... (y a mí un poco me jodía el hecho de ver que los otros radios no se integraban al BIM, pero bueh, allá ellos...yo la pasaba bárbaro...) pero yo aprendí desde que entré a la ARA que en mi escala de valores estaba 1º: la Fuerza, 2º: el destino al que pertenecía (por lo tanto yo sentía como que "tenía derecho" a conocer y aprender TODO de TODOS para poder servir bien en ESE destino), 3º: sus integrantes...Siendo radio y naval, si yo hubiera estado cerca suyo en MLV, aunque sea, hubiera servido para alcanzar proyectiles, cebar mate mientras tiraba con mi FAL, no sé....ALGO....pero hubiera servido, seguro...ni lo dude.

Espíritu de cuerpo...."tristeza nao tein fim".....Ud no se imagina cómo lo entiendo, Estimado Gabino. Cuando uno falla a ese espíritu, la herida es leve...cuando varios fallan, el espíritu de cuerpo se desvanece....y es señal de que "algo anda mal"...hay que buscar la razón de ello y buscar la solución...

Un gran abrazo

Naval, Agradezco tu apoyo de combate.
Creo que resulta un costo desconocido para muchos de los integrantes de las FFAA. Un costo muy particular. Particular porque tiene un "retorno", que solo lo disfrutan aquellos que lo han pagado. A muchos debe asustar el esfuerzo y el sacrificio y no se animan a entrar. De la misma manera, al no entrar, tienen las puertas cerradas al disfrute de cada momento que se vive con quienes son como uno o uno como ellos. No tiene desperdicio!!!!.
Pero bue...... Faltan conductores que sean capaces de..... Quizás ellos no pagaron el costo en su oportunidad y hoy tampoco pertenecen. que se yo.....

Un abrazo
Gabino
 

Naval

Veterano Guerra de Malvinas
Estimado Gabino: "Sire"...(si me permite, usaré con Ud también mi vieja fórmula "irónica-respetuosa" para dirigirme a mis oficiales que "se la merecieran...que se la ganaran"....por eso se las decía en Inglés, para que duela más, clavando más la bayoneta, sobre todo a aquellos que no habían estado en la gesta...y NO olviden nunca a MLV)...Cuando Ud lea que yo le digo: "Sire", sólo sonría irónicamente también, siguiendo el juego...no olvide que también hay respeto en ello, no cualquiera para mí es "Sire"...
Todo cuesta...sobre todo en aspectos morales...los honores se pagan con dolores compartidos...por eso pienso que NADIE más que un VGM puede conferirle honor a otro VGM...Conductores "eran los de antes"...hay un PRE y un POST MLV...si alguna vez van a necesitar rearmar a nuestras FF.AA, seguramente tendrán que recurrir a los pocos que queden vivos del PRE....es lo que yo observo...Sin dolor, no hay disfrute, Sire...
"No pertenecer", dentro de una FF.AA...es tan inútil como un cenicero de moto....San Martín lo dijo: "serás lo que debas ser, o no serás nada"....y "estar y no ser = no ser"....y "no ser" es tan poco digno que no me hubiera gustado nunca ser del grupo "bueno para nada"...Estimado Gabino: creo que nací para SER algo o alguien...y lo soy...cumplo con los designios de mi Dios.

Abrazo
 

drupi

Veterano Guerra de Malvinas
Naval dijo:
Camada Drupi: puede ser...es muy probable...debajo del galpón que usábamos como radio, había un sótano con vigas de cemento...allí se fue armando una radio de EGA y ví gente, a la que no había visto nunca, ir y venir por ahí, creo que hasta había gente de FAA (pero eso ya fué aproximadamente el 12 de junio).
Camada, creo que nuestro movimiento fue aproximadamente por la fecha que mencionas, es muy posible que la casa fuera la misma o estuvimos muy cerca, recuerdo que estaba en un desnivel con caída hacia la costa, esta casa tenía una huerta importante una de las noches tomamos (prestado)unos repollos y nos mandamos unas ensaladas de película, la cena fue pescado que sacamos de un gran frízer que estaba dentro de lo que era una cocina chica, el lugar no era grande así que para comer íbamos rotando, un par de bocados cada uno y a seguir la vuelta, otra de las noches fue carne provista del mismo lugar con el correspondiente repollo.
Si mirabas hacia el fondo de la quintita había una casa como de dos plantas que estaba deshabitada, eso nos hacía que la observáramos mucho durante la noche ya que era un buen lugar para recibir un ataque, siempre había alguien con el anteojo de luz residual observando.
Esas noches fueron muy frías recordaras que estaba nevando y la verdad se hacía muy larga guardia, la tensión no cesaba se escuchaban los cañones de Gabino y compañía que no paraban de tirar ni para tomar agua y los combates en los cerros cercanos cada vez más intensos.
Hermano es muy posible que hayamos estado cubriéndonos las espaldas unos a los otros sin saberlo, que lindo hubiera sido conocernos en ese momento y reencontrarnos hoy en día (como me paso con el camada Javier).
Pero se vivieron tantas guerras como hombres hubo en las islas, cada uno la suya.
Gracias al destino, hoy por este medio nos acercamos a muchos de aquellos camaradas que en su momento combatieron a nuestro lado y nunca supimos de ellos, es para mí una alegría reencontrarme con gente como vos a quien no conocí en ese momento y hoy puedo compartir una linda amistad, camada un gran abrazo..drupi

 

Naval

Veterano Guerra de Malvinas
Drupi queriduso: al lado de la radio había una casa con un largo patio que tenía unos repollos casi de mi alto....jaaa....pero no coincide la cosa del "freezer"...¿comiste pescado y carne en MLV?...es lo que yo digo: la vida no es justa...yo en la guerra pensé que todo había terminado, excepto la polenta y las lentejas...comí 40 días lentejas y polenta, polenta y lentejas....¿en que guerra me metí yo?....tendría que haber fusilado al cocinero, quizás...
Lo que contás de los combates en los cerros cercanos, me hiciste acordar que escuchaba como si "pisaran hojas secas", incluso el 14 de junio hasta media mañana...era el BIM5 que venía hacia P. Argentino combatiendo aún...No sabía que los cañones que se escuchaban eran los del Estimado "Sire" Gabino...
Si, en algún momento nos cruzamos todos con todos...incluso te cuento una muy mía: a los guantes que nos daba la ARA, que eran de esos como de cuerina con la palma amarilla, enormes, yo los descosí, saqué la felpa de adentro y volví a coser dedo x dedo...quedó un guante de lanita bárbaro, parecido a los del EA...me duró solo 1 día, porque mi camada el comando me los pidió prestados para uno de ellos que esa noche salía en misión...¿cómo le iba a decir que no?....nunca más ví mis guantes, y mi camada siempre me dijo que su compañero "seguía en misión"...al menos estoy en paz porque mis guantes cosidos a mano, seguían calentando sus manos...

Abrazo. Te quiero más que ayer. Y te cuento que mañana cocino yo: cazuela de mondongo....sin yarará...
 

BIGUA82

VETERANO DE GUERRA DE MALVINAS
Colaborador
Muy buenas noches Foristas y Visitantes de Vivencias dia a dia del Conflicto.
Encuentro el lugar adecuado para adjuntar un articulo de la Revista Aeroespacio,que fue elaborado en 1999,pero salió publicado en el año 2000,referente al Bautismo de Fuego de la FAA,y especialmente el cumplimiento de las OOFF de los DARDO y TORNO.Es un trabajo a modo de entrevista a los tripulantes de los M5 DAGGER,perteneciente al Escuadron "LA MARINETE" de la BAM SJU.Tambien adjuntaré graficos y fotografias para ilustrar el post,muchas de ellas las obtendré de esta biblioteca virtual que es ZM.
Es bastante largo,por ello lo entregaré en varios posts,merece el mismo su lectura,ya que como bien lo indica el subforo,se tratan de VIVENCIAS... espero que lo disfruten, a cada piloto lo destaqué en azul...aqui va!!!




En mayo de 1982, durante el Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina, se efectuaron numerosas misiones de guerra contra los buques de la Fuerza de Tareas de la Armada Real. aeroespacio ha reconstruido el cumplimiento de las Ordenes Fragmentarias 1105 y 1107, ejecutadas el 1º de mayo, mediante el testimonio de los integrantes de la Escuadrillas Torno (en el momento de la publicación el Com. Norberto Rubén Dimeglio, el Com. César Fernando Román y el Vcom. Gustavo Aguirre Faget) y los integrantes de la Sección Fortín (los entonces Brig. Guillermo Adolfo Donadille y Com. Jorge Daniel Senn).

(...) EL 1º DE MAYO - La fecha sorprende al Escuadrón II en una situación particular; a las 18:30 del 29 de abril, el personal es informado que es inminente un ataque enemigo a la base; se debe replegar todo el material de vuelo en forma urgente a la BAM Tandil. Se ejecuta la operación empleando uno de los recursos propios de la Fuerza Aérea: la movilidad; evacuar aviones a otro lugar en plazos exiguos. Y eso es lo que se hace.

El 1º de mayo el personal asignado a la operación descansa en la VI Brigada. A las 04:40 un Vickers Vulcan de la RAF bombardea sin éxito la pista de Puerto Argentino y a las 06:00 todo el personal es alertado para regresar de inmediato a BAM San Julián; la meteorología es pésima pero se impone partir de cualquier forma. El arribo se produce sin novedad y se inicia la secuencia de alerta; un pizarrón con los nombres de la escuadrillas, sus integrantes y horarios; turnos de dos horas; cuando no existen novedades se practican los relevos ingresando otros pilotos en el turno de alerta y así sucesivamente.

EN ALERTA - Brig. Donadille —De ese 1º de mayo recuerdo que éramos pocos pilotos en el Escuadrón Dagger en San Julián; casi teníamos más aviones que pilotos; entonces, y por esa razón, nos íbamos rotando continuamente. Ese día yo estaba asignado a defensa aérea y Dimeglio como jefe de una escuadrilla de tres aviones preparada para ataque a objetivos de superficie. Después de los ataques británicos a Puerto Argentino y a Darwin sabíamos que nuestra intervención en el combate era inminente.

Una línea telefónica militar conecta la sala de pilotos con el Comando de la Fuerza Aérea Sur (FAS); nadie podrá olvidar, en el resto de su existencia, el especial sonido de ese teléfono. Por ese medio se adelantan las órdenes fragmentarias.

Vcom. Aguirre Faget —La debíamos cumplir al detalle, dejando al nivel escuadrilla poco espacio de maniobra de acuerdo con lo que pudiéramos encontrar en el terreno o la cambiante situación del enemigo, ya que transcurrirían al menos 3 h entre la orden y nuestra presencia efectiva sobre el objetivo.

CALCULOS CORRECTOS - Brig. Donadille —Mi gran preocupación era que desconocíamos las posibles detecciones de radar enemigas que podíamos encontrar rumbo a nuestros objetivos en la islas. Había imaginado una situación, que después comprobé que era bastante acertada, los ingleses no desplegarían buques en la función piquete de radar en posiciones muy expuestas a nuestros ataques aéreos o navales, por ejemplo al oeste de las islas. Estimé que los buques británicos en esa función se desplegarían al norte del Estrecho de San Carlos.

El Cap. Donadille establece, teóricamente, los elementos básicos: buques ingleses en determinada posición, operando con un lóbulo de radar similar al Westinghouse propio y, computando otros elementos tales como autonomía-combustible, calcula tablas que permiten establecer un perfil de ascenso para evitar detecciones de radar enemigas desde cualquier posición, atrás o adelante y, posteriormente, a una determinada distancia de las islas, iniciar el descenso en forma escalonada, tratando de llegar en rasante a ochenta millas de los primeros islotes en el NO de las Malvinas; de esa forma es posible la navegación esquivando los piquetes de radar enemigo.

Brig. Donadille —Después del conflicto, analizando distintas informaciones sobre la posición de los piquetes británicos, concluí que los cálculos habían resultado exactos.

Durante la mañana la FAS ordena una misión para una sección de Daggers en configuración interceptores en la que interviene el Ten. Aguirre Faget. El Dagger no es interceptor: armado con misiles y cañones es interdictor visual. En tal configuración la sección patrullará entre los 8 000 y 10 000 metros, el sector de la isla Borbon. Si se presenta algún blanco el Centro de información y Control (CIC) de Malvinas vectoreará el ataque.

Vcom. Aguirre Faget —Debía cumplir, despegar a las 10:00 con el Cap. Díaz. Inicié la puesta en marcha pero se me presentó una falla dos veces consecutivas con una humareda general. No sé si fue un error de procedimiento o una falla técnica. Abandoné el avión y corrí a otro que se encontraba en reserva a 100 metros. Cuando logré la puesta en marcha me ordenaron cancelar la misión debido a la demora. El guía partió solo y me sentí bastante mal por el contratiempo. A partir de esa experiencia en las misiones posteriores se agregó un avión de reserva para evitar esa emergencia.

Com. Dimeglio —El hecho de enviar un solo avión a cumplir una misión se debió a que fue nuestra primera guerra. No teníamos totalmente claro que no es bueno mandar un solo avión al combate. Sí teníamos claro el afán de cumplir la misión aún con un solo piloto.

ESCUADRILLA TORNO - Una vez reparado el avión el Ten. Aguirre Faget es incorporado como tercer componente a la escuadrilla integrada por el Cap. Dimeglio y el 1er. Ten. Román, a la que se asigna el indicativo Torno. ¡Y de inmediato a los aviones! con la característica que se utilizará durante todo el conflicto: el piloto que no vuela en ese momento se presenta en plataforma para colaborar en lo que sea necesario; conexiones, inspección exterior y controles generales, etcétera.

Com. Dimeglio —La labor de los mecánicos, como siempre fue espectacular, pero en este caso es más destacada porque ocurrió durante el conflicto. Ellos nos transmitían total seguridad en la presentación del avión; todo prolijo, acomodado; no se olvidaban de nada y controlaban que nosotros hiciéramos todo lo que teníamos que hacer hasta el momento de partir. Es la tarea del equipo, es la que no se ve.

Quedan los tres pilotos instalados en la cabina con una navegación general marcada a Malvinas. La orden de partida se demora y los minutos en la vigilia transcurren lentamente. Sobre el mediodía el Cap. Donadille, para aliviar la tensión de la espera, alcanza al Cap. Dimeglio un sandwich y una gaseosa.

Vcom. Aguirre Faget —En los aviones comimos un sandwich porque no tuvimos tiempo para almorzar. La hora de despegue se modificó debido a cambios detectados en la posición de los blancos y estuvimos dos horas en los aviones.

Sobre las 14:30 los pilotos son convocados con urgencia a la Sala de Operaciones. Allí el Jefe de Escuadrón les informa que ha llegado una misión de ataque a blancos navales portando bombas; son cuatro buques británicos que cañonean Puerto Argentino desde la Bahía Anunciación. De inmediato planifican la salida desde San Julián a Puerto Argentino, marcan la carta de navegación con precisión y coordinan frecuencias de radio con la Armada Argentina, con el retransmisor en vuelo y con el radar Malvinas. La misión coordina el ataque al mismo blanco con bombarderos Mk-62 Canberra y cazabombarderos A4-B y A4-C Skyhawk.

Brig. Donadille —Llegó la Orden Fragmentaria 1107. Configurados para combate aire-aire con misiles Shaffrir y cañones, debíamos dar cobertura aérea a la escuadrilla Torno. La espera nos mantenía tensos "con los pelos de punta" hasta que llegaba la orden. Cuando eso ocurría uno ya se tranquilizaba mentalizándose en lo que tenía que hacer.

El M-5 Dagger en 1982 dispone de autonomía y carga de armamento aceptable, pero se encuentra limitado a misiones diurnas debido a la exclusión en su capacidad electrónica de radar telemétrico o de búsqueda, por carecer de aviónica general moderna para la navegación, y del más elemental sistema de alerta y contramedidas electrónicas.

Brig. Donadille —Teniendo en cuenta que nuestra principal función en la misión consistía en permitir a los Torno aproximarse sin interferencias hacia su objetivo, mi sección entraría en el lóbulo de radar de los piquetes ingleses para atraer a todo lo que fuera la interceptación enemiga.

Los informes de inteligencia y las pruebas efectuadas con la Armada Argentina presentan a los buques enemigos como blancos inexpugnables ¿Aproximación de ataque?... imposible; y mucho menos en rasante, mas un análisis de la Fuerza Aérea establece que existen estrechas brechas para filtrar ataques.

DESPEGUE - Com. Senn —La pista era de 2000 metros con una prolongación de 400 y un ancho de 20 metros. Cuando las escuadrillas despegaban, con un intervalo de pocos segundos entre aviones, todo el personal de la base salía a plataforma para presenciar la riesgosa maniobra.

Se procede a la puesta en marcha y poco después abandonan la plataforma rodando con precaución, muy al borde de la pista ¿Componente de viento?... muy poco; no habrá días de viento; éstos generalmente se registran en diciembre y noviembre, pero habrá temperaturas bajas al nivel del mar: eso es favorable. Proceden al despegue en la secuencia regular: primero Torno I, después el II y por último el III.

Com. Román —El despegue se efectuaba en forma individual, con postcombustión debido al peso de la carga del avión era mandatorio emplear postcombustión.

Con 7 200 litros de combustible y dos bombas de 250 kg, trece toneladas de peso total, superando el máximo permitido, el Dagger no se comporta como un Mirage; es "una chancha pesada con poca fuerza" hasta que alcanza los trescientos nudos. Todo es al límite; los parámetros de despegue rozan el máximo de las tablas de performances: la rueda de nariz puede girar hasta 190 nudos... y ahí está, rodando casi al límite; todo al límite. En la operación de despegue hay que "apoyar" el avión con la máxima pericia; mantener la nariz baja para evitar que el ala delta lo frene y mantenerlo rasante hasta adquirir la velocidad necesaria. Es una transición que llega prácticamente a los 300 nudos, en que el avión está en un segundo régimen bastante débil, poco confortable para el pilotaje. Hasta los 300 nudos el piloto debe completar la reunión y el ascenso; no se pueden demorar las performances de ascenso.

Vcom. Aguirre Faget —Directamente se despegaba con rumbo al oeste y viraje por izquierda con rumbo a Malvinas. Y en ese viraje por izquierda, en ascenso, nos íbamos reuniendo. Tardamos unos quince minutos para ascender y reunirnos.

Brig. Donadille —Despegamos después de los Torno. Con la postcombustión en el despegue individual dejaban cada vez más caliente el aire sobre la pista, por lo que la distancia de carrera aumentaba para los que despegaban en último término... es decir nosotros, los Fortín. Y así Senn el último en efectuar el despegue, lo hizo prácticamente al límite de la extensión de 400 metros.

CRUCE A MALVINAS - Comienzan a ascender en escalones y nivelan a 10 000 m ¿Velocidad?... sobre los 500 nudos, unos 920 km/h, con viento favorable. Cuando adquieren la altura prevista efectúan "una muy breve ráfaga" con cañones para asegurar que el sistema funciona. La Sección Fortín, parte diez minutos después.

Brig. Donadille —Cuando ya estábamos sobre el mar le transmití a Senn: —Comprobando cañones. Primero usted. —Vi que le funcionaban correctamente y de inmediato probé los míos; no funcionaban. Me quería morir. Me pregunté: ¿Y ahora qué hago?... ¿Sigo?... ¿Me vuelvo?... Pero los Torno ya estaban allá adelante, volando rumbo al blanco. Entonces probé el sistema de misiles; escuché la señal de audio positiva; por lo menos se escuchaba el ruidito lo cual permitía suponer que el sistema funcionaría ¡Al diablo!... y me fui a la guerra sin cañones.

Vcom. Aguirre Faget —No teníamos equipo de navegación. Desde que se perdía de vista la costa, eran entre 35 y 40 minutos de vuelo viendo agua en todos lados. No teníamos navegador inercial, ni GPS... ni nada: manteníamos el rumbo adquirido al iniciar el cruce... y buena suerte.

Com. Román —Entre el continente y las islas se apostaban buques para el rescate, pero en el caso de una eyección uno tendría que tener la suerte de descender cerca de esos buques; por ese motivo, para nosotros sufrir una emergencia durante el cruce muy probablemente resultaría terminal.

La nubosidad, stratos cumulus, oscila de 4 a 6 octavos. Más adelante el tiempo no es malo pero encuentran "como chubascos de lluvia" y algunos claros de sol: la meteorología no está en 8/8... pero casi. El cruce transcurre sin novedad y en la navegación la principal atención del pilotaje se asigna al consumo de combustible. En el Dagger debe controlarse el sistema de tanques de combustible; no es un sistema único y centralizado: el piloto debe vigilar continuamente el correcto transvase de los tanques.

Brig. Donadille —Era crítico reservar el "mosca", el remanente de combustible para replegar a base después del ataque; eran 252 millas de vuelo, computadas desde la base hasta la Isla Rasa del Oeste.

Com. Román —Estimábamos, por el nivel que traíamos, que a 180 millas de Puerto Argentino estaríamos bajo el control radar del CIC en la BAM Malvinas.

El vuelo a 30 000 pies es normal; la formación de los tres aviones, impecable. La misión establece el punto inicial de descenso en la vertical de las islas Sebaldes (Salvajes). En el Estrecho San Carlos debe encontrarse adquirida la altura de incursión, entre 50 y 100 pies, fuera de la detección de los radares enemigos, continuando el vuelo rodeando el área costera del norte de la isla Soledad hasta el área del blanco.

DISTRIBUCION DE FRECUENCIAS - El Dagger dispone de dos equipos VHF; equipo 1, verde; equipo 2, rojo. El piloto se encuentra en escucha permanente en ambos equipos; el verde es frecuencia interna de escuadrilla. En el otro cada piloto de la escuadrilla fija distinta frecuencia de escucha: Cap. Dimeglio, Torno I: Comando de la FAS, mediante un avión retransmisor del Escuadrón Fénix volando a 50 000 pies; Ten. Aguirre Faget, Torno II, CIC Malvinas; 1er. Ten. Román, Torno III, buques de la Armada Argentina. Si en las proximidades del rumbo se presenta algún buque de la Armada deben comunicarse para evitar ser derribados. Este sistema, que distribuye en la escuadrilla todas las frecuencias de operación, permite la gama de comunicaciones óptima para la ejecución, posibilitando la obtención de toda información en tiempo real.

SOBRE LAS SALVAJES - Com. Dimeglio —Veníamos formados prácticamente en línea; a mi izquierda Aguirre Faget y a mi derecha Román. Antes de llegar a las Salvajes establecí contacto con el CIC de Malvinas y el radar nos informó la detección de un par de Sea Harrier en rumbo de interceptación a nuestra posición. Redujimos la velocidad del motor y extendimos los frenos de aire produciendo un descenso muy brusco, característico del Dagger. Momentaneamente perdimos contacto radial y radar con el CIC.

Con un descenso rápido, hasta alcanzar un nivel rasante, el radar enemigo puede seguir la detección en distancia y en rumbo, pero no en altura; no es lo mismo buscar un avión a 1 000 metros que a 8 000. Tal es uno de los pocos recursos defensivos frente a los interceptores enemigos armados con el letal misil aire-aire AIM-9L Sidewinder; descender rápidamente y sobre al nivel del mar desaparecer del radar de los buques ingleses, obteniendo así relativa seguridad. El CIC Malvinas ha detectado los interceptores británicos sobre las islas; no obstante se ignora su procedencia, se estima que provienen de la zona al NE de Malvinas, donde se encuentra el componente mayor de la Fuerza de Tareas.

Brig. Donadille —Hicimos nuestra navegación hasta alcanzar la altura óptima a 36 000 pies. Era un día espléndido; alcanzamos nuestra posición sobre el estrecho y allí le transmití a Senn : —Voy a encender el IFF... —Obviamente fue absolutamente intencional ¿El objeto? Que nos pudieran descubrir los radares ingleses y atraer su atención.

Los Fortín permanecen efectuando evoluciones sobre el área de patrulla con suaves virajes que permiten a ambos pilotos, separados 600 metros, vigilar mutuamente las colas de sus aviones y eventualmente descubrir la estela que denuncia la aproximación de un misil enemigo. El procedimiento frente a tal emergencia, consiste en enfrentar el misil; después, de acuerdo a las características de estos, se imponen otras maniobras.

Com. Senn —Nos mantuvimos en ese sector y allí pudimos escuchar las directivas que el CIC Malvinas emitía a todas las escuadrillas que operaban en ese momento, aproximándose a sus blancos; algunas de ellas eran interceptadas por los Harrier.

Vcom. Aguirre Faget —Adoptamos formación en línea, con separación lateral entre 50 y 100 metros. En base a análisis previos esperábamos que, si nos disparaban un misil, con esa distancia lateral entre los aviones, en el sistema de guiado automático del misil tenía que producirse un efecto de ambigüedad, es decir, con esa formación podíamos "instalar" dudas en el misil respecto a qué avión "enganchar" y dirigirse en definitiva. Existía la posibilidad de que pasara entre los aviones. De otra forma el misil podría "enganchar" a uno de los aviones y dirigirse a él.

DARDO EN COMBATE - Sobre la isla Borbon volando rasante, Torno II, el Ten. Aguirre Faget, que vigila el sector derecho de la formación, transmite al guía —¡Atento! ¡Un Harrier a las tres!... —El Cap. Dimeglio observa en la dirección indicada y ve un Harrier que trepa hacia las nubes. Deduce que se trata de uno de los aviones británicos que en ese momento combaten con la Escuadrilla Dardo, integrada por el Cap. García Cuerva y el 1er. Ten. Perona. Ignorando si el piloto enemigo los ha descubierto continúan el vuelo.

Com. Senn —En la frecuencia del CIC todos nosotros, los Torno y los Fortín, escuchamos los gritos de García Cuerva y Perona impartiendo advertencias, durante el combate contra los Sea Harrier.

Brig. Donadille —De los sucesos de ese día podré olvidar muchos detalles pero lo ocurrido con García Cuerva jamás lo voy a olvidar.

El Cap. García Cuerva reporta al CIC el derribo y la eyección del 1er. Ten. Perona como también la apertura segura del paracaídas y el descenso sobre la isla Borbón. De inmediato el CIC le informa a García Cuerva un vector para su regreso a la base, pero éste contesta que ya no tiene suficiente combustible y que se propone aterrizar en la BAM Malvinas. A esto el CIC le informa:

—Negativo; la base se encuentra en este momento bajo fuego naval enemigo.

Los buques que cañoneaban la base son precisamente los que la escuadrilla del Cap. Dimeglio debe atacar. García Cuerva insiste informando que definitivamente no puede regresar a su base por limitaciones en las reservas de combustible, por lo cual el CIC le presenta la opción de eyectarse. Frente a la posibilidad de perder su avión García Cuerva replica:

—Es una pena. El avión está nuevo... impecable.

Después de un breve intercambio de apreciaciones el CIC admite que Dardo I se aproxime a la BAM Malvinas.

En tanto para los Torno la primera incertidumbre se presenta al norte de la entrada del estrecho. Allí, a proa, se dibuja una vaga forma que parece un gran buque. No es tal cosa sino la imponente Roca Remolinos que sobrevuelan sin novedad. Cruzan el estrecho a 420 nudos, entre 50 y 100 pies, con 2 000 a 3 000 pies de techo de nubes, altitud que deben controlar sin radio altímetro, y comienzan a rodear el norte de la isla Soledad a 3 millas de la costa. Mientras, el Dardo I, del Cap. García Cuerva, se aproxima a la BAM Malvinas para salvar su avión. El torrero, con absoluta impotencia y sin enlace de radio alguno con los puestos de artillería, presencia un drama de la guerra: las defensas antiaéreas de la BAM Malvinas disparan contra Dardo I y alcanzado por el fuego de varias piezas el Dagger, convertido en una masa de llamas, explosiones y humo, se estrella sobre el mar. El piloto no alcanza a eyectarse.

Vcom. Aguirre Faget —Volando al norte de la isla Soledad, antes de alcanzar nuestra área de ataque, escuché gritos desesperados en la frecuencia de la torre: —¡No le tiren!... ¡Es nuestro!... ¡No le tiren! —Deduje que esto ocurrió cuando el torrero vio que nuestra artillería antiaérea comenzaba a disparar contra el Mirage de García Cuerva al intentar aterrizar. A lo lejos se veían trazadores perforar hacia arriba la capa de nubes.

Com. Senn —Cuando García Cuerva comunicó que intentaría salvar el avión estuve a punto de pedirle que se eyectara, pero por disciplina no lo hice. Fue su decisión personal; todos sabíamos el peligro que existía en la BAM Malvinas: estaban en alerta roja bajo fuego naval enemigo, y no existía comunicación entre la torre de vuelo y los puestos de artillería antiaérea. La pista tenía 1 500 metros y era difícil para una emergencia, pero García Cuerva era un experimentado piloto y en 700 metros podía frenar el Mirage con el paracaídas.

Brig. Donadille —Las últimas palabras de García Cuerva, textuales, las escuchamos tanto Senn como yo y fueron: ¡Me están tirando a mí... carajo!


BAHIA ANUNCIACION - Conmovidos por los sucesos que se reflejan en las comunicaciones los Torno continúan la misión bordeando la costa. Adelantados en tiempo reducen la velocidad a 400 nudos para arribar a la zona del blanco en el momento fijado en la Orden Fragmentaria y poco después tienen a la vista la Bahía Anunciación.

Vcom. Aguirre Faget —Volando rasante uno pierde mucha visibilidad. La visión es de pocas millas; no es lo mismo una búsqueda de blancos volando rasante que a 3 000 pies de altura. Nos ocurrió otras veces que regresamos sin encontrar los buques a pesar de que estaban a pocas millas. No los veíamos; se pegaban a la costa y uno pasaba rasante a 500 nudos sin descubrirlos.

En la bahía no se encuentran los buques enemigos. De inmediato Torno I efectúa un control de combustible general: los numerales reportan sus reservas. El que menos dispone es Torno III, con 100 litros sobre el consumo previsto. En un reactor la diferencia de consumo de combustible entre el vuelo rasante y de altura, es muy grande; el Dagger consume en bajo nivel de vuelo tres o cuatro veces más, pero la velocidad reducida sostenida hasta el momento, ha producido una afortunada reserva. Teóricamente, de acuerdo con la misión, al no encontrar los blancos en el lugar previsto deben iniciar el regreso,

SEGUIR AL SUR - Com. Dimeglio —Como estábamos "arriba" del "mosca" me dije: "Vamos a ver si hay alguien allá, de aquel lado..." pasando al este de Puerto Argentino, pero bien "abiertos" de la costa para evitar las defensas allí instaladas. Informé a mis numerales que continuaríamos la búsqueda dos minutos adicionales y pasábamos el Cabo San Felipe, en el extremo este de la Península de Fresinet; lo tenía a mi derecha, prácticamente a 90º.

Com. Román —Alcancé a distinguir algo a la izquierda; era un punto sobre el mar, más o menos a 5 kilómetros; al principio me pareció que era un Harrier que "se le venía" a Aguirre Faget, pero vi que era un helicóptero. Creo que éste no nos descubrió porque a los buques los tomamos por sorpresa.

Com. Dimeglio —En el momento que pasamos el cabo escucho que Román me transmite: —¡A las once un helicóptero! —Era un Sea King a nuestra altura, aparentemente en estacionario, quieto. Y le contesto: —Está bien, dejalo.

El Sea King posiblemente regla el tiro de la flotilla británica a la BAM Malvinas, pero no existe orden de atacar helicópteros y por otra parte no es aconsejable con un Dagger, con tres tanques y dos bombas colgadas, atacar un helicóptero. Continúan el vuelo con régimen reducido, listos para el ataque, formados en línea de frente e intervalados entre 50 y 100 metros.

AL FRENTE - Pocos segundos después, al llegar al extremo este de la Península Fresinet comienzan a rodear el Cabo San Felipe en suave viraje a la derecha y enfrentan la escena: nubes manchando el mar con amplias sombras; algunos rayos de sol que se filtran entre los claros... y allí están: una flotilla de tres buques de guerra. El informe consignaba cuatro buques. Mejor así: uno para cada Torno. Los buques cañonean el aeropuerto de la BAM Malvinas efectuando, aparentemente, un carrousel de tiro, girando y distribuidos en un círculo de 3 a 4 km de diámetro, cuyo centro se encuentra a unos 10 km al SE de la costa.

Com. Román —Vi en el aire algo que parecían fuegos artificiales; eran las explosiones de los proyectiles que disparaban desde el buque y la costa. Y al fondo vi las siluetas de tres barcos. Lo transmití al guía.

Com. Dimeglio —Al momento de pegar esa curva, cuando vuelvo a mirar adelante, encuentro los buques. Se habían desplazado al sur, desde que fueron descubiertos hasta que llegamos a ellos. Estaban cañoneando Puerto Argentino y a mi modo de ver, en ese momento se hallaban desplegados justo para eso. Di la orden de ataque de acuerdo con lo que aprecié en ese instante: —Cada uno al que tiene al frente. El de la derecha al de la derecha, el de la izquierda al de la izquierda. El del medio es mío... —Fue la última transmisión antes del ataque. Desde el momento en que los vimos hasta que les caímos encima no creo que hayamos volado más de 30 segundos... como mucho 40 segundos...

ATAQUE - Así las cosas, la Fuerza Aérea de una joven nación del extremo sur del continente americano, enfrentando a las modernas unidades de la Armada Real, "la otrora tan formidable como invencible flota", con raíces corsarias desde Cronwell hasta la Era Victoriana; es la armada con la que Nelson, en Trafalgar, inicia la era del dominio absoluto de todos los mares, permitiendo establecer colonias en cinco continentes, erigir el segundo legítimo imperio en la historia y consolidar una de las principales potencias de la actualidad.

A través del tiempo sucesivas generaciones de aviadores militares argentinos se han formado "para un momento del destino que tal vez nunca llegue", mas ese momento, por un giro de los acontecimientos, "no del todo imprevisible, por cierto", ha llegado. De inmediato "tres gauchos del sur" inician el ataque acelerando al máximo: 550 nudos en el indicador. Los pilotos de las escuadrillas Torno y Fortín, la vanguardia del arma aérea lanzada contra los buques de la Armada Real, todos los que combatirán en este día y los que los sucederán en la Batalla Aérea durante el Conflicto del Atlántico Sur, desconocen la magnitud de la transcendencia inmediata y futura de su accionar: en setenta y cuatro días de combate, asombrarán al mundo.

Las circunstancias obligan al ataque sin desprender los tanques externos de combustible, lo cual aumenta la vulnerabilidad del avión frente a la ponzoñosa artillería antiaérea de tubo enemiga. Toda la acción se precipita en segundos.

Vcom. Román —De inmediato dimos máxima potencia para buscar una aceleración rápida porque veníamos con velocidad reducida cumpliendo los tiempos previstos, pero allí aceleramos al máximo.
 

BIGUA82

VETERANO DE GUERRA DE MALVINAS
Colaborador






BAHIA ANUNCIACION - Conmovidos por los sucesos que se reflejan en las comunicaciones los Torno continúan la misión bordeando la costa. Adelantados en tiempo reducen la velocidad a 400 nudos para arribar a la zona del blanco en el momento fijado en la Orden Fragmentaria y poco después tienen a la vista la Bahía Anunciación.

Vcom. Aguirre Faget —Volando rasante uno pierde mucha visibilidad. La visión es de pocas millas; no es lo mismo una búsqueda de blancos volando rasante que a 3 000 pies de altura. Nos ocurrió otras veces que regresamos sin encontrar los buques a pesar de que estaban a pocas millas. No los veíamos; se pegaban a la costa y uno pasaba rasante a 500 nudos sin descubrirlos.

En la bahía no se encuentran los buques enemigos. De inmediato Torno I efectúa un control de combustible general: los numerales reportan sus reservas. El que menos dispone es Torno III, con 100 litros sobre el consumo previsto. En un reactor la diferencia de consumo de combustible entre el vuelo rasante y de altura, es muy grande; el Dagger consume en bajo nivel de vuelo tres o cuatro veces más, pero la velocidad reducida sostenida hasta el momento, ha producido una afortunada reserva. Teóricamente, de acuerdo con la misión, al no encontrar los blancos en el lugar previsto deben iniciar el regreso,

SEGUIR AL SUR - Com. Dimeglio —Como estábamos "arriba" del "mosca" me dije: "Vamos a ver si hay alguien allá, de aquel lado..." pasando al este de Puerto Argentino, pero bien "abiertos" de la costa para evitar las defensas allí instaladas. Informé a mis numerales que continuaríamos la búsqueda dos minutos adicionales y pasábamos el Cabo San Felipe, en el extremo este de la Península de Fresinet; lo tenía a mi derecha, prácticamente a 90º.

Com. Román —Alcancé a distinguir algo a la izquierda; era un punto sobre el mar, más o menos a 5 kilómetros; al principio me pareció que era un Harrier que "se le venía" a Aguirre Faget, pero vi que era un helicóptero. Creo que éste no nos descubrió porque a los buques los tomamos por sorpresa.

Com. Dimeglio —En el momento que pasamos el cabo escucho que Román me transmite: —¡A las once un helicóptero! —Era un Sea King a nuestra altura, aparentemente en estacionario, quieto. Y le contesto: —Está bien, dejalo.

El Sea King posiblemente regla el tiro de la flotilla británica a la BAM Malvinas, pero no existe orden de atacar helicópteros y por otra parte no es aconsejable con un Dagger, con tres tanques y dos bombas colgadas, atacar un helicóptero. Continúan el vuelo con régimen reducido, listos para el ataque, formados en línea de frente e intervalados entre 50 y 100 metros.

AL FRENTE - Pocos segundos después, al llegar al extremo este de la Península Fresinet comienzan a rodear el Cabo San Felipe en suave viraje a la derecha y enfrentan la escena: nubes manchando el mar con amplias sombras; algunos rayos de sol que se filtran entre los claros... y allí están: una flotilla de tres buques de guerra. El informe consignaba cuatro buques. Mejor así: uno para cada Torno. Los buques cañonean el aeropuerto de la BAM Malvinas efectuando, aparentemente, un carrousel de tiro, girando y distribuidos en un círculo de 3 a 4 km de diámetro, cuyo centro se encuentra a unos 10 km al SE de la costa.

Com. Román —Vi en el aire algo que parecían fuegos artificiales; eran las explosiones de los proyectiles que disparaban desde el buque y la costa. Y al fondo vi las siluetas de tres barcos. Lo transmití al guía.

Com. Dimeglio —Al momento de pegar esa curva, cuando vuelvo a mirar adelante, encuentro los buques. Se habían desplazado al sur, desde que fueron descubiertos hasta que llegamos a ellos. Estaban cañoneando Puerto Argentino y a mi modo de ver, en ese momento se hallaban desplegados justo para eso. Di la orden de ataque de acuerdo con lo que aprecié en ese instante: —Cada uno al que tiene al frente. El de la derecha al de la derecha, el de la izquierda al de la izquierda. El del medio es mío... —Fue la última transmisión antes del ataque. Desde el momento en que los vimos hasta que les caímos encima no creo que hayamos volado más de 30 segundos... como mucho 40 segundos...

ATAQUE - Así las cosas, la Fuerza Aérea de una joven nación del extremo sur del continente americano, enfrentando a las modernas unidades de la Armada Real, "la otrora tan formidable como invencible flota", con raíces corsarias desde Cronwell hasta la Era Victoriana; es la armada con la que Nelson, en Trafalgar, inicia la era del dominio absoluto de todos los mares, permitiendo establecer colonias en cinco continentes, erigir el segundo legítimo imperio en la historia y consolidar una de las principales potencias de la actualidad.

A través del tiempo sucesivas generaciones de aviadores militares argentinos se han formado "para un momento del destino que tal vez nunca llegue", mas ese momento, por un giro de los acontecimientos, "no del todo imprevisible, por cierto", ha llegado. De inmediato "tres gauchos del sur" inician el ataque acelerando al máximo: 550 nudos en el indicador. Los pilotos de las escuadrillas Torno y Fortín, la vanguardia del arma aérea lanzada contra los buques de la Armada Real, todos los que combatirán en este día y los que los sucederán en la Batalla Aérea durante el Conflicto del Atlántico Sur, desconocen la magnitud de la transcendencia inmediata y futura de su accionar: en setenta y cuatro días de combate, asombrarán al mundo.

Las circunstancias obligan al ataque sin desprender los tanques externos de combustible, lo cual aumenta la vulnerabilidad del avión frente a la ponzoñosa artillería antiaérea de tubo enemiga. Toda la acción se precipita en segundos.

Vcom. Román —De inmediato dimos máxima potencia para buscar una aceleración rápida porque veníamos con velocidad reducida cumpliendo los tiempos previstos, pero allí aceleramos al máximo.



AL DESTRUCTOR - Com. Dimeglio —Soy yo quien no cumple mi propia orden. En lugar de atacar el buque que se encontraba más alejado en el centro de nuestra perspectiva, ataco al buque asignado a Aguirre Faget porque estaba ahí, más cerca y mucho mejor acomodado que el mío; más de popa. "Le entro" directamente de popa a proa; cuando estoy llegando, a 280 metros por segundo, tiro con cañones; suspendo el fuego y arrojo las bombas más o menos a 320 metros del buque, para que se abran los paracaídas, lleguen, impacten y permitan a mi avión pasar antes de que estallen; de otra forma la explosión alcanzaría a mi avión. Una fracción de segundo después de lanzar las bombas, ya estoy "saltando" sobre el buque... y tiro la palanca toda atrás. Siempre pasábamos arriba de los buques... y no porque nos gustara: no había opciones. Y "salgo". Desde ese punto, volando a 500 nudos, inicio un viraje a la derecha con la palanca toda atrás con las dos manos; un viraje con 1 800 metros de radio, a 6G y con 90º de inclinación.

Vcom. Aguirre Faget —Desde el momento que inicio el ataque pierdo de vista a mis compañeros. El buque, al que por la orden debía atacar, estaba a la izquierda, en la posición más alejada de la costa. Lo tomé, como venía, por la popa. Tendría que haber continuado el ataque en rasante, pero a pesar de que me acercaba al buque, el punto de mira de bombas continuaba apuntando al agua... y tenía que seguir así, en rasante, hasta que el punto de mira alcanzara el casco del barco. Sólo veía la popa chiquita y yo deseaba ver mejor la masa del barco. Por eso, yo, teniente impulsivo, "levanté" el avión; calculo que subí hasta unos 2 500 ó 3 000 pies.

Apenas el Dagger toma altura la artillería del barco abre fuego: pequeñas flechas luminosas parten del buque; desde el puesto de pilotaje parece que todas impactarán en la cabina, pero a último momento se apartan.

Vcom. Aguirre Faget —A más de 3 000 metros comenzaron a tirarme "con todo"... Después empujé la palanca con G negativa, bien brusco, y así tuve bien presentado todo el buque. Abrí fuego con cañones; aún no estaba a distancia óptima y empecé a tirar alto; tirar a esa distancia es como una defensa que uno produce, porque los cañones del Dagger son efectivos a 700 metros... y yo empecé el fuego a 1500. A pesar de la acción de la artillería antiaérea del buque tuve tiempo de hacer buena puntería.

Sostiene el fuego de cañón durante la aproximación al blanco; resplandor de los proyectiles explosivos que estallan sobre la estructura del navío. Su visión está clavada en el punto luminoso de la mira de bombas que se desliza sobre el agua hacia el buque; ya alcanza la popa; corre sobre la estructura y, cuando llega a las antenas del buque, nivela y lanza las bombas. Trepidación del avión que libera los 500 kg. De inmediato salida "cerrando fuerte" en un viraje escarpado por izquierda hacia mar abierto; de inmediato un seco y breve "toque" al bastón; "plancharse" al máximo sobre el mar y mantener el rasante un par de minutos.

Com. Román —Hice mi final de tiro sobre el buque que tenía asignado volando treinta segundos muy bajo sobre el mar, entre dos y cuatro metros de altura. No disparé con cañones porque fue mi primer ataque real; mucha tensión; me concentré para el disparo de bombas. Lo tomé a 90º; lancé las bombas. Pienso que los sorprendí porque no alcanzaron a abrir fuego en la aproximación, pero cuando "salía" vi que me disparaban.



A LA FRAGATA - Com. Dimeglio —Cuando termino el viraje de salida después del ataque al primer buque, ya con la proa apuntando al oeste, encuentro al frente, presentando todo su costado, a "mi buque", el que me correspondía atacar de acuerdo a mi propia orden. Nivelé los planos y disparé los cañones.

Cadencia de fuego: 20 disparos por segundo. Múltiples explosiones de los proyectiles en la superestructura. Finalmente el Dagger salta sobre el buque "cortándolo" a 90º. De inmediato, al frente, otro obstáculo imprevisto: otra fragata presentando su borda de estribor. Es la que le correspondió al 1er. Ten. Román en la distribución de blancos. Lo único que atina el Cap. Dimeglio es a pasarle "bien bajo y bien cerca de la proa" reduciéndole el ángulo de la artillería de tubo. Prosigue la salida rasante hasta llegar a la costa... y entonces toda la palanca atrás, hacia arriba y a máxima velocidad.

Han perdido contacto visual al iniciar la salida, por lo cual el Cap. Dimeglio transmite: —El uno saliendo... Es una práctica regular que ordena a los numerales transmitir su indicativo que informará al guía que se encuentran ilesos. Se sucede una demora en la transmisión lo cual provoca que el guía reclame enérgicamente:—¡Contesten, b... ! Y así, perentoriamente exigidos, los numerales transmiten en orden: —Dos saliendo... y —Tres saliendo...

Com. Dimeglio —Habíamos pasado los tres. Fue mi gran alegría. Y ahí, en el ascenso, tuve el gran descontrol físico: me temblaban los brazos, las piernas... No sé... Habrá sido una suelta de adrenalina.

VIEJAS INCOGNITAS - Hoy, después de dieciocho años, existen incógnitas para el Com. Dimeglio y el Vcom. Aguirre Faget, Los dos atacaron el mismo buque; Torno I estaba ligeramente adelantado. Ciertamente la trepada de Torno II presume que permite a Torno I adelantarse más. Cuando Torno II dispara sus cañones... ¿Dónde estaba Torno I? Torno II no vio a su guía en su línea de fuego. En la salida del ataque el Ten. Aguirre Faget efectúa un viraje cerrado hacia el este, en tanto el Cap. Dimeglio hace lo propio hacia el oeste ¿Volvieron a cruzarse en la salida? Ambos pilotos esperan que algún día el "Tata Dios" se los explique. Refiere al respecto Torno III:

Com. Román —El guía estaba un poco más adelantado y por eso llegó primero al buque que atacó. Vi los impactos de sus cañones; al principio sobre el agua y después sobre el buque. Así también observé un impacto de bomba sobre el mar, una alta columna de agua, muy próxima a la borda.

Por cierto, la tensión que atenaza a un piloto de caza al iniciar la corrida de tiro, a mil kilómetros por hora rozando las olas, atacando un buque potencialmente artillado, con mínimas probabilidades de supervivencia, excede cualquier esfuerzo de la imaginación.

En esa instancia terminal vocifera un ¡Viva la Patria! al iniciar el ataque y su universo habitual se eclipsa. Sólo queda para él, en la soledad de la cabina y en un fluir de tiempo extradimensional, la imagen de la brillante cruz de la mira de los cañones sobre la masa gris del navío enemigo que se agranda vertiginosamente.

Es un lance a matar o morir que se mide en segundos: con las manos agarrotadas sobre el bastón de mando y el acelerador; conteniendo la respiración, iniciar el fuego de cañones durante el efímero vuelo de aproximación a la distancia de lanzamiento de bombas; debe llegar y lanzarlas... antes de ser derribado; sentir la vibración del retroceso de los cañones, mezclada con el monocorde tableteo; las trazadoras que escapan veloces hacia el blanco se entrecruzan con el fuego antiaéreo del buque; sostener el fuego propio con breves toques al bastón para mantener la inestable cruz luminosa sobre el blanco; un reguero de proyectiles de cañón surca el mar hasta alcanzar el buque, cubriéndolo de impactos; la mira de bombas enfoca la estructura del buque: presión sobre el disparador; sacudida en la cola del avión al desprender las cargas, saltar sobre la masa fugaz del blanco y emprender la "salida" y el "escape".
--- merged: 3 Ago 2012 a las 21:47 ---
TESTIGOS EN TIERRA - Misión cumplida: los Dagger han lanzado sus feroces puñaladas; tres blancos batidos con cañones y bombas. Por el contrario, la artillería de los buques no ha logrado acertar un proyectil en ninguno de los atacantes. Los análisis de la Fuerza Aérea han sido correctos: los navíos enemigos no resultan blancos inexpugnables: existen brechas para filtrar ataques.

Desde distintas posiciones en la costa decenas de testigos de las tres armas, incluyendo jefes, oficiales, suboficiales y tropa, presencian la acción. Entre ellos se encuentran oficiales de la Armada Argentina quienes identifican con precisión los buques británicos: un destructor Clase Sheffield, Tipo 42, y dos fragatas Clase Amazon, Tipo 21. La unidad de mayor porte resulta tan familiar como inconfundible para los oficiales navales, dado que el ARA Santísima Trinidad y el ARA Hercules son gemelos de la clase Sheffield.

Los espectadores han observado el ataque de dos aviones sobre el buque de mayor porte. Inesperadamente, uno de ellos ha cobrado altura, nivela y, sobrecogidos por la escena, los testigos observan que el cambio de altitud del Dagger, efectuado aparentemente para alcanzar un nivel de lanzamiento más favorable, es la causa probable que provoca el disparo automático de un misil, desde una de las fragatas enemigas muy posiblemente un Sea Cat que pasa a pocos metros bajo su avión. Concentrado en el lanzamiento de sus bombas el piloto no lo ha advertido.

Vcom. Aguirre Faget —En Puerto Argentino muchas personas observaron un Dagger que tomó altura y en ese momento partió un misil desde un buque; todos pensaron que yo había efectuado una maniobra para evadir el misil. El único Dagger que cobró altura fue mi avión, pero yo no vi ningún misil; no vi nada. Y tomé altura por lo que he explicado. Hoy pienso que ese fue mi día de suerte. Como muchos otros pilotos estoy muy agradecido a nuestra Virgen de Loreto, a quien esa mañana le pedí cumplir y regresar.

Las riesgosas maniobras de aproximación, lanzamiento y salida rasante, a más de 1000 km/h que se suceden fugazmente en contados segundos, imponen a los pilotos la máxima concentración en el blanco; esto, más allá del beneficio de una circunstancia fortuita, excluye en absoluto la posibilidad de observar los efectos de las bombas propias o las de sus camaradas. De hecho los impactos se suceden a espaldas del piloto, ya empeñado en la ejecución de la maniobra de "salida".

Vcom. Román —Quisiera dejar esto en claro; yo no alcancé a ver ninguna explosión en los buques como efecto de nuestro ataque ¿Por qué? Cuando nuestras bombas impactaban en los blancos, nosotros estábamos mil metros adelante. Lo que yo vi fue otra cosa: hice mi salida, el escape rasante y comencé a tomar altura; en ese momento vi, próximo a la costa, una explosión. Más tarde, analizando los hechos de ese día, llegamos a la conclusión que esa explosión que yo vi posiblemente la produjo el avión de García Cuerva al estrellarse.

No obstante los testigos en la costa observan un súbito resplandor sobre el destructor Tipo 42 atacado por Torno I y II, sucedido instantáneamente por la expansión de "una densa humareda blanca, que posteriormente se oscurece", lo cual establece un indicio cierto de que la nave ha sido "tocada" al menos por las bombas de uno de los Dagger. El alférez Foch, un helicopterista apostado en el Cabo San Felipe, observa los impactos desde una posición óptima. Se presume, habida cuenta de las evidencias visibles, que el destructor ha sufrido los mayores daños; con rumbo exactamente convergente, desde diferente altitud, dos sombras atronadoras han pasado a 1000 km/h sobre sus mástiles en un vertiginoso ataque simultáneo.

Com. Dimeglio —Pasé sobre el buque muy bajo; lo mínimo para no chocarlo. La altura en la aproximación, dicen los que nos veían desde tierra, era excesivamente baja. Es verdad que, cuanto más bajo volábamos, mayor seguridad teníamos.

La flotilla enemiga inicia de inmediato el repliegue hacia el este. El desplazamiento del destructor, más lento, ligeramente escorado y dejando en su estela una densa humareda, lleva a la sólida presunción de que los impactos pueden haber dañado, en alguna medida, una de sus unidades de propulsión. Por otra parte se estima que los daños infligidos por los Dagger a los componentes de la flotilla son el motivo de su retirada ¿Existe otra razón que pueda explicar el repliegue? El hecho, definitivo, y por cierto históricamente irrevocable, consiste en que la flotilla enemiga suspende el cañoneo y se retira hacia el este.

REPLIEGUE - Vcom. Aguirre Faget —Habíamos quedado "jugadísimos" con el combustible. Pasado el espectáculo de fuegos artificiales no pensé en el combustible; pensé que había salido ileso. "Levanté" con velocidad normal y crucé las nubes en ascenso con rumbo aproximado a San Julián. Román se fue muy arriba; él no se alejó tanto hacia mar adentro como lo hice yo y empezó el ascenso antes. Poco después comenzó a asistirnos el CIC Malvinas para establecer la ruta de regreso.

Ese día el CIC efectúa un trabajo invalorable. Con cada barrido de antena el operador del radar ordena a una escuadrilla atacar, a otra interceptar y a otra evadir una interceptación; se concentran en pocas horas muchas misiones y el radar realiza un trabajo "para muchos clientes".

Com. Senn —Es de destacar la precisión y el profesionalismo de los operadores del radar de Malvinas: imponían y transmitían seguridad y tranquilidad. Recordemos que para todos era el primer día de combate.

Vcom. Román —Efectuamos el repliegue sin contacto visual, evitando aproximarnos a Puerto Argentino porque podían derribarnos nuestra propia gente con los misiles Roland.

INTERCEPCION - Cuando se encuentran al oeste de Puerto Argentino el radar les informa que tienen Sea Harrier en rumbo de interceptación. Los cazas enemigos, con el portaaviones a 100 km, no emplean tanques auxiliares de combustible y de esta forma tienen buena aceleración.

Vcom. Román —El Dagger es superior al Harrier en velocidad, pero la baja altitud, la necesidad de ascender, el peso del "mosca" y la resistencia aerodinámica de los tanques externos de gran capacidad, planteaban un cuadro de circunstancial inferioridad en velocidad. Una vez llegados a la altitud de consumo menor podíamos nivelar y acelerar.

De hecho no existe contacto visual, por lo cual sintiendo una cruel incertidumbre, ninguno de los Torno sabe quién es el blanco perseguido por los interceptores enemigos. Entonces Torno I transmite:

—Vamos para abajo... —pero el 1er. Ten. Román no recibe la transmisión; posiblemente una de las frecuencias se encuentra a mayor volumen de audio, obstruyendo la frecuencia interna de la escuadrilla. Por ello continúa su ascenso normal, altura de crucero, nivelar, velocidad de crucero, exactamente todo como lo indica la mejor experiencia de pilotaje. Torno I y II descienden, afortunadamente, entre dos macizos montañosos. Sin instrumental específico de navegación es difícil precisar la posición en un momento determinado de la misión.

Com. Dimeglio —A todo esto Aguirre Faget y yo habíamos descendido entre nubes y providencia mediante, sin radioaltímetro que indique los montes elevados existentes en la zona, aparecimos entre la cadena de montañas de Alturas Rivadavia y la del Monte Simón; podríamos haber quedado allí "enganchados" en algún cerro. Continuamos al oeste entre las montañas y seguimos rasante hasta llegar al estrecho.
 

thunder

Veterano Guerra de Malvinas
Miembro del Staff
Moderador
En tanto para los Torno la primera incertidumbre se presenta al norte de la entrada del estrecho. Allí, a proa, se dibuja una vaga forma que parece un gran buque. No es tal cosa sino la imponente Roca Remolinos que sobrevuelan sin novedad. Cruzan el estrecho a 420 nudos, entre 50 y 100 pies, con 2 000 a 3 000 pies de techo de nubes, altitud que deben controlar sin radio altímetro, y comienzan a rodear el norte de la isla Soledad a 3 millas de la costa. Mientras, el Dardo I, del Cap. García Cuerva, se aproxima a la BAM Malvinas para salvar su avión. El torrero, con absoluta impotencia y sin enlace de radio alguno con los puestos de artillería, presencia un drama de la guerra: las defensas antiaéreas de la BAM Malvinas disparan contra Dardo I y alcanzado por el fuego de varias piezas el Dagger, convertido en una masa de llamas, explosiones y humo, se estrella sobre el mar. El piloto no alcanza a eyectarse.

Vcom. Aguirre Faget —Volando al norte de la isla Soledad, antes de alcanzar nuestra área de ataque, escuché gritos desesperados en la frecuencia de la torre: —¡No le tiren!... ¡Es nuestro!... ¡No le tiren! —Deduje que esto ocurrió cuando el torrero vio que nuestra artillería antiaérea comenzaba a disparar contra el Mirage de García Cuerva al intentar aterrizar. A lo lejos se veían trazadores perforar hacia arriba la capa de nubes.

Com. Senn —Cuando García Cuerva comunicó que intentaría salvar el avión estuve a punto de pedirle que se eyectara, pero por disciplina no lo hice. Fue su decisión personal; todos sabíamos el peligro que existía en la BAM Malvinas: estaban en alerta roja bajo fuego naval enemigo, y no existía comunicación entre la torre de vuelo y los puestos de artillería antiaérea. La pista tenía 1 500 metros y era difícil para una emergencia, pero García Cuerva era un experimentado piloto y en 700 metros podía frenar el Mirage con el paracaídas.

Brig. Donadille —Las últimas palabras de García Cuerva, textuales, las escuchamos tanto Senn como yo y fueron: ¡Me están tirando a mí... carajo!


Para cuando mi UF alcanzó al avión de GC, volaba muy bajo. Pero la nave no estalló en llamas como se indica. El piloto no se eyectó por alguna razón que hace rato quiero poder saber.- Desde los impactos terminales (los nuestros) continuó volando muchos cientos de metros hasta que lo perdí de vista tras una elevación. Efectivamente estábamos en Alarma Roja
 

BIGUA82

VETERANO DE GUERRA DE MALVINAS
Colaborador




CERTIFICACION ADICIONAL - Los aviones comienzan a aligerar el peso de combustible y cruzan el Estrecho San Carlos a 620 nudos, manteniendo los tres tanques suplementarios, lo cual ofrece a Marcel Dassault, el diseñador del avión, una certificación que no tenía: los tanques de gran capacidad son supersónicos, no se desprenden del ala y "aguantan bien".

Com. Dimeglio —En un momento pienso: ¡Es imposible que todavía nos estén siguiendo!... Teníamos que alcanzar la altura correcta para el regreso; con el consumo de combustible, a la altura que veníamos, no llegábamos al continente. Ya se venía el otro problema: la cantidad de combustible para volver.

¡SEA HARRIERS A 20 MILLAS! - Ya sobrevolando la Gran Malvina el radar informa a los Torno:

—Atentos Torno; Harriers en rumbo de interceptación... a 20 millas...

La aviación naval británica cuenta con más radares debido a la contribución de los buques de la Fuerza de Tareas desplegados en la zona para vectorear interceptaciones.

Com. Dimeglio —Entonces le transmití a Aguirre Faget: —Bueno; vamos para arriba...

Torno I continúa el ascenso hasta 42 000 pies. Torno II decide quedarse a 25 000 pies eyecta el tanque ventral y acelera a supersónico. Los Torno saben que el Sea Harrier es subsónico pero desconocen la posición desde donde provienen los interceptores enemigos. Por su parte los Fortín, que estaban orbitando sobre el Estrecho de San Carlos, ingresan en la escena en el momento apropiado.

Brig. Donadille —A través de las transmisiones del control radar nos dábamos cuenta de que los Harrier se acercaban cada vez más a uno de los Torno. Finalmente el CIC me ordenó la interceptación.

El Cap. Donadille advierte que es necesario actuar con máxima rapidez y le transmite a su numeral que desprenderán todos los tanques externos de combustible y activarán la postcombustión con el objeto de adquirir rápida aceleración y maniobrabilidad. Lo hacen así y, al completar el viraje para tomar el rumbo necesario, se encuentran con el sol de frente, lo cual dificulta la visión.

Brig. Donadille —No veíamos nada; y para empeorar todo, el sistema térmico de búsqueda de los misiles se "engancha" en el sol. Lo único que nos quedaba eran los cañones de Senn.

Vcom. Aguirre Faget —Continuamente el radar nos informaba —Atentos Torno... Dos Sea Harrier en curso de interceptación a tantas millas... —Cada vez estaban más cerca de lo que nos había reportado un minuto antes.

Las comunicaciones del CIC consignan que los Sea Harrier ya están a cuatro millas detrás de alguno de los Torno. Los Fortín, a su vez, se han aproximado a menos de cuatro millas de los interceptores británicos, acortando distancia sobre ellos a mayor velocidad.

Com. Senn —Cuando perseguíamos a los Sea Harrier a Mach 1.4, mucho más rápido que los cazas ingleses, temíamos pasarnos de largo sin verlos, por la poca visibilidad existente al tener el sol al frente.

Brig. Donadille —Nuestra única referencia era la información que nos transmitía el CIC respecto a la distancia entre Aguirre Faget y los Harrier y también la que existía entre los Harrier y nosotros, los Fortín. Era una carrera contra los ingleses en donde el trofeo era Aguirre Faget. Embalamos a Mach 1.4. con rumbo final de interceptación 320 y comenzamos a acercarnos a los Harrier. Cuando llegamos a milla y media detrás de ellos de pronto se "zambulleron" abandonando la caza.

Com. Román —Más tarde nos enteramos que Donadille venía con fallas eléctricas. De esa forma no podía disparar sus cañones... pero decidió seguir y no abandonarnos. Los pilotos británicos que intentaron la interceptación desconocían que cuando eran perseguidos por los Fortín, éstos no podían disparar sus misiles Shaffrir porque estaban "enganchados" en la fuente térmica del sol.

Vcom. Aguirre Faget —Fueron buenos camaradas para protegernos en el repliegue. Como bien dicen "los corrieron con la vaina" a los ingleses.

Brig. Donadille —Presumo que los Harrier pueden haber tenido algún problema con sus misiles, porque llegaron a tres millas detrás del Dagger de Aguirre Faget y no los dispararon.

Com. Dimeglio —Seguramente el control inglés que guiaba la caza descubrió que había dos aviones argentinos que se acercaban más rápido a los británicos que ellos a nosotros. Analizando la misión suponemos que Aguirre Faget era el blanco; él volaba más bajo. Yo estaba allá arriba. A todo esto Román, más arriba, seguía su regreso tranquilo. Poco después decidí eyectar el tanque ventral; si no lo desprendía ya no llegaba a ningún lugar; la resistencia aerodinámica de los tanques externos de 1 300 litros es muy grande.

CRUCE DE REGRESO - Al iniciar el cruce, en la hora que el sol está cayendo, el rumbo es hacia el este, pero no existe la certeza de haber tomado el correcto. Sobre el inconmensurable Atlántico nos invaden momentos de incertidumbre, un tiempo de preocupación con el "mosca justo". No existen aún radares instalados en las bases continentales para guiar al piloto informándole su posición y la distancia exacta a base. Normalmente en los vuelos de regreso encuentran el viento de frente y, a 40 000 pies, el sol en el horizonte, dificulta la visibilidad.

Com. Dimeglio —Y teníamos otro problema, además del combustible bajando: ¿Dónde estábamos? No teníamos elementos de navegación; sólo una brújula... y este hermoso Citizen digital, modelo 1980.

Por cierto se cuenta con marcaciones laterales, por haber tomado la posición de radiales con C. Rivadavia, con Santa Cruz y con las radios de la zona; pero esto presenta otro problema: el ADF que equipa el avión alcanza 800 kilociclos; nada más ¿Qué radio en el sur tiene más de 800 kilociclos? Todas ¿Cuál tiene menos? Ninguna. Entonces dependen de lo que puede "agarrar" el ADF... y el ADF "se agarra"... ahí nomás; cien millas, ciento veinte, pero mientras tanto, todo el cruce del "charco" es "a rumbo", al oeste; saben que allá está el continente; después deberán buscar la pista.

ATERRIZAJE - Al aproximarse a la base el descenso se produce entre nubes, en tanto una señal de advertencia ya está encendida en el panel de instrumentos de todos los Dagger; es la que indica al piloto que ha comenzado el consumo de la última reserva de combustible: quedan cuatro minutos de vuelo. Aterrizar el Dagger con 400 ó 500 litros es poco margen; si se presenta cualquier incidente que obligue a "dar motor" para escape, el piloto está "sonado". Cuando llegan al aterrizaje el 1er. Ten. Román, con mayor reserva de combustible, está por entrar en básica ¿Cúanto combustible les queda a Torno I y II?... mínimo. Por ello se posan en primer lugar, Torno III después, y por último hacen lo propio los Fortín. Ninguno de los Dagger ha sido alcanzado por la artillería antiaérea enemiga y los reactores, ya aligerados del aplastante peso inicial, responden dócilmente a los mandos en el aterrizaje. Cabreados, el gran ala delta absorbiendo progresivamente la pérdida, tocan la pista con un breve aullido de neumáticos. Paracaídas que se despliegan deteniendo la masa inercial. Rodaje; arribo a plataforma y "cortar motor" rodeados de ampulosos gestos de bienvenida de los que han esperado impacientes.

RECEPCION - Emergen de la cabina emocionados y al descender se suceden voces de bienvenida, palmadas, abrazos y cientos de preguntas. Son los camaradas, los hombres fundidos en un mismo crisol, que quieren saber qué han visto y hecho.

Com. Dimeglio —Recuerdo la alegría de mi mecánico, el suboficial Paleta, al verme y al ver a su avión intacto. Esas cosas realmente nos conmovieron. Por supuesto toda la alegría se vio empañada por las primeras bajas. Y uno va tomando noción de lo que es una guerra.

Vcom. Aguirre Faget —Al pie del avión, cuando refería a mis compañeros las alternativas de la misión, descubrí en el suelo un charquito de agua; se había formado con las gotas de transpiración que caían de la manga de mi traje antiexposición. Cuando me ofrecieron un refresco para reponer el líquido perdido y festejar el éxito en el repliegue, el My. Sapolsky, nos dijo: —Bueno, no festejen tanto que esto sigue.

La actividad para los pilotos no ha terminado; tienen ganas de una ducha, descansar y reflexionar para agradecerle a Dios que han podido regresar a salvo. Pero falta algo: con los músculos aún entumecidos por casi cinco horas de tensión, deben llenar un largo informe respecto a la misión y participar dos horas en el debriefing. (...)

El artículo completo en aeroespacio 547 (Mar / Abr 2000)



Los TORNOS...
 

BIGUA82

VETERANO DE GUERRA DE MALVINAS
Colaborador
Son un poco largo los posts,pero el tema del ataque de los TORNO merecía su lugar en VIVENCIAS...ademas sirve para que cada uno de Ustedes conozca la mecanica del vuelo de los cazabombarderos,en este caso los M5 en tarea de ataque a Unidades de Superficie de la RN.
BIGUÁ
 

Noticias del Sitio

Arriba