Noticias de Rusia

Sebastian

Colaborador
Industria militar: ¿Cómo atraer a los jóvenes?
El problema con los cuadros es uno de los principales obstáculos para el desarrollo de la industria militar.

Durante los últimos años la cantidad de especialistas jóvenes en esta rama aumentó. No obstante, los mecanismos de estímulo y retención de los jóvenes en estas empresas distan de ser perfectos.

Los tiempos turbios de los años noventas y la primera década del 2000 condujeron a un profundo déficit en especialistas con edades entre los treinta y cinco y cuarenta y cinco años en la industria militar nacional. Los estudiantes y egresados de los noventas raras veces terminaban trabajando en sus especialidades, puesto que en aquellos tiempos dedicarse a esos oficios implicaba en el mejor de los casos llevar una existencia precaria.

El dinero regresó a la industria militar nacional en el segundo lustro del 2000. El grueso de los cuadros de la mayoría de estas empresas estaba constituido por especialistas de generaciones mayores, y la edad media de los trabajadores oscilaba sobre los cincuenta y cinco; los trabajadores con más de sesenta años no constituían casos aislados.

El incremento de los ingresos permitió a muchas empresas subir el nivel de los salarios, lo cual a su vez condujo al crecimiento de la cantidad de especialistas jóvenes. La edad media de los trabajadores comenzó a bajar, y la sucesión generacional (con una brecha en la frontera de los treinta y cinco y cuarenta y cinco) parecía comenzar a recuperarse. Pero en realidad no sucedió así. Los especialistas jóvenes no suelen echar raíces en las empresas, sirviéndose de ellas como trampolines para acumular la experiencia necesaria, así como las relaciones que permitan la búsqueda de trabajos con mayores perspectivas en sus especialidades.

Si analizamos las razones de lo que sucede, podemos observar que el destino de los jóvenes egresados en las diversas empresas y la actitud hacia ellos por parte de los directivos resultan coherentes.

El salario de un joven egresado de la educación superior en muchas empresas militares ronda sobre los mil dólares y supera el nivel del salario medio en el país, pero tras cierto tiempo de trabajo, los especialistas jóvenes comprenden que ha alcanzado el techo. Un incremento salarial radical es posible en caso de un ascenso laboral, pero la cantidad de plazas de dirección es limitada, y en la mayoría de los casos no está previsto un incremento salarial vinculado al tiempo de servicio, la experiencia práctica o la complejidad de las tareas a realizar.

El insuficiente nivel salarial y la inexistencia de una perspectiva coherente de su incremento conduce a que tras tres o cinco años de trabajo, el ingeniero que ya tiene determinada experiencia que pudiera ser compartida con la generación siguiente, pide la baja y se va a trabajar por su especialidad a un centro de laboral desvinculado de la industria militar. A menudo, a empresas en el exterior, o a centros técnicos extranjeros radicados en Rusia.
No obstante, hay quienes perciben un alto salario por trabajar en la industria militar. Fundamentalmente, se trata de trabajadores de las unidades administrativas o comerciales.

Durante los últimos años apareció otro grupo de especialistas, mucho menos numeroso, que reciben altos salarios: los trabajadores altamente calificados y con capacidades únicas. Soldadores de mucha experiencia, torneros, mecánicos, y otros representantes de las élites trabajadoras de cuello azul, que pueden llegar a recibir más de tres mil dólares mensuales.

Las razones para semejante “discriminación” de los técnicos de alta especialización respecto a los obreros o los administradores resultan evidentes. La ausencia de obreros preparados puede incidir negativamente en las ventas, los comerciales con bajo nivel no alcanzarán la ganancia requerida, y los abogados y contadores pueden terminar comprometiendo seriamente a los directivos. Son amenazas evidentes y resulta importante reaccionar a ellas de manera inmediata, de lo cual se ocupan, con toda razón, los principales gerentes de las empresas.

En estas circunstancias, la ausencia de una sucesión de generaciones de ingenieros y constructores que se somete constantemente a la erosión con la partida de jóvenes especialistas, no resulta una amenaza de pérdidas inmediatas: todavía están vivos y tienen capacidad de trabajo los “viejos”, y los estudiantes y egresados son capaces de hacer algo bajo la dirección de los más experimentados. Pero esos recursos no son eternos, y en varias ocasiones la industria militar ya ha tropezado con situaciones en las que el desarrollo de nuevas tecnologías se dilata inadmisiblemente por falta de proyectistas, aquellos que tienen la capacidad de imaginar las nuevas armas que deberán combatir durante los próximos diez, veinte o cincuenta años, que son capaces de dibujarlas, realizar el proyecto y darle trabajo a los maestros en su tornos y a los gerentes en sus oficinas.
http://spanish.ruvr.ru/2012_04_26/73035033/
 

Sebastian

Colaborador
Seis militares muertos y cuatro heridos al producirse explosión en un polígono de Rusia

Seis militares murieron y cuatro quedaron heridos al explotar una munición en el polígono de Múlino, provincia de Nizhni Nóvgorod, región del Volga, comunicó hoy la oficina de prensa del Ministerio de Defensa de Rusia.
“Explotó una munición durante la descarga. Como resultado, seis militares murieron y cuatro recibieron heridas.
Los heridos fueron internados en un hospital militar, donde les prestan actualmente toda la asistencia médica necesaria”, dijo a RIA Novosti un portavoz del Ministerio.
http://www.sp.rian.ru/neighbor_relations/20120502/153602247.html
 

Sebastian

Colaborador
Rusia descarta por ahora abandonar el tratado de eliminación de misiles de alcance medio

Rusia no plantea por hora abandonar el Tratado de eliminación de misiles de alcance medio y corto en respuesta al despliegue del escudo antimisiles de EEUU en Europa, declaró hoy el jefe del Estado Mayor ruso, general Nikolái Makárov.
"Todavía no planteamos abandonar el tratado de eliminación de misiles de alcance medio (y corto) que está aún vigente y es un importante factor estabilizador en el continente europeo", dijo Makárov al término de una conferencia internacional sobre defensa antimisiles.
Rusia y la OTAN acordaron cooperar en el proyecto del escudo antimisiles durante la cumbre de Lisboa que se celebró en noviembre de 2010. Sin embargo, las negociaciones se vieron estancadas por falta de garantías vinculantes de que el sistema no apuntará contra el potencial estratégico de Rusia.
En noviembre de 2011 el presidente ruso, Dmitri Medvédev, anunció medidas de carácter técnico y diplomático con que Moscú respondería al despliegue del escudo antimisiles en Europa. En particular, Rusia instalaría misiles Iskander en la provincia de Kaliningrado, enclave ruso entre Polonia y Lituania.
http://www.sp.rian.ru/international/20120503/153616344.html
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
Rusia amenazó con atacar intereses de la OTAN​

Lo afirmó el jefe del estado mayor, Nikolai Makarov, en una nueva escalada en la disputa que el Gobierno de Moscú mantiene contra la instalación del escudo de defensa antimisiles de la Alianza Atlántica

Crédito foto: AP



Las declaraciones del general Nikolai Makarov destacan la oposición rusa a un escudo antimisiles que desarrollan los Estados Unidos y la OTAN, un tema que continuará tensando las relaciones después de que Vladimir Putin asuma el cargo presidencial el lunes.

Makarov habló en una conferencia donde los duros intercambios de palabras entre el anfitrión Rusia y funcionarios estadounidenses y de la OTAN dejaron de manifiesto que los antiguos enemigos de la Guerra Fría tienen aún un largo camino por recorrer para lograr un acuerdo de cooperación en defensa de misiles, un trato que ambos dicen querer.

Washington afirma que el sistema de defensa de misiles, cuya terminación está prevista para alrededor de 2020 y que incluye interceptores de misiles en Polonia y Rumania, tiene como objetivo responder cualquier amenaza desde Irán y no es un riesgo para Rusia.

Pero un desconfiado Moscú sostiene que Occidente podrá derribar misiles balísticos intercontinentales rusos en pocos años, de modo de debilitar así la fuerza disuasoria de la ex potencia comunista.

El general Makarov reiteró las amenazas del Kremlin de desplegar más misiles en el sur y norte de Rusia para posibles ataques contra las instalaciones y dijo que Moscú podría actuar si ve la necesidad. "Las decisiones sobre el uso preventivo de ataques serán tomadas en el período de mayor tensión", afirmó el militar en la conferencia de funcionarios gubernamentales y expertos.

No obstante, aclaró que desplegar esas armas y usarlas para atacar el escudo de misiles sería una "medida extrema" a la que Rusia esperaba no tener que recurrir, y luego insinuó que sería una opción solamente si se detectaran amenazas de seguridad graves e inminentes.

Pero Makarov indicó que los estados europeos deberían decidir si protegerse contra posibles amenazas en un futuro de países como Irán valía el riesgo de enfrentar las armas rusas que sí serían una "amenaza real" para las naciones en las que se levanten las instalaciones.

La primer fase del escudo, que será construido en cuatro etapas, comenzará oficialmente en una cumbre de la OTAN en Chicago el 20 y 21 de mayo.

Pese a la oposición rusa, el Secretario General de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, dijo que la alianza espera lograr un acuerdo con Moscú sobre la defensa de misiles, pero afirmó que no sucederá durante la cumbre. "Continuaremos nuestro diálogo con Rusia luego", señaló a periodistas tras reunirse con el primer ministro británico, David Cameron, en Londres.

Rusia y la OTAN acordaron en el 2010 buscar vías de cooperación en defensa de misiles pero no han logrado llegar a un acuerdo. El Kremlin quiere garantías legalmente vinculantes de que el sistema no será utilizado contra Rusia. Los Estados Unidos, en tanto, afirman que no pueden acordar ningún límite formal.

Madelyn Creedon, secretaria adjunta de defensa de los Estados Unidos en asuntos globales estratégicos, aseguró que el escudo no podrá interceptar misiles rusos que tengan por blanco a los Estados Unidos. "El elemento estratégico disuasivo de Rusia está, y estará, seguro", aclaró.

infobae
 

Sebastian

Colaborador
Putin vuelve como presidente de Rusia al escenario mundial muy distinto

Tras la ceremonia de la investidura del presidente electo de Rusia, Vladimir Putin, que se celebrará el 7 de mayo, el nuevo jefe de Estado designará a un nuevo primer ministro. Según se ha declarado en varias ocasiones, será el actual mandatario ruso, Dmitri Medvédev, quien ocupará el cargo. El primer ministro, a su vez, formará un nuevo gobierno y, en particular, anunciará el nombre del nuevo ministro de Asuntos Exteriores.

Sin embargo, es el presidente del país el que determina las líneas generales de la política exterior. ¿Cambiarán con el regreso de Vladimir Putin? RIA Novosti entrevistó a varios expertos extranjeros para contrastar sus opiniones con respecto a la situación actual de Rusia en el escenario político internacional y las proyecciones hacia el futuro.

Los politólogos entrevistados coinciden en que las posibles transformaciones no serán consecuencia del cambio de mando. Están seguros de que Putin no había dejado de manejar los hilos de la política exterior durante el mandato de Medvédev, cuya estrategia, excepto en algunos detalles superficiales, coincidía a grandes rasgos con la de aquél.
No obstante, la mayoría de los expertos esperan cambios que se deberán al desarrollo progresivo de las relaciones internacionales en el mundo.

Rusia y la UE: “el reto fundamental para la diplomacia rusa”
“La política exterior rusa es preponderantemente reactiva. Rusia se ve obligada a reaccionar ante los acontecimientos cambiantes del mundo, por lo tanto los cambios son inevitables”, opina el experto del Instituto Internacional de Investigación para la Paz en Oslo, Pável Báev.
Báev cree que Putin tendrá que enfrentarse a una coyuntura internacional muy diferente de la que había encontrado Medvédev al llegar al poder y el propio Putin hace ocho años. “Rusia tendrá que asumir una postura ante el serio debilitamiento de la Unión Europea, su principal socio, que hasta ahora ha servido de modelo y ejemplo a seguir. Es el reto fundamental para la diplomacia rusa”, explica el politólogo.

Señala asimismo que la crisis económica que sufre la UE es muy profunda y no podrá ser superada a corto plazo. La desunión en Europa, según el experto noruego, da a Rusia algunas oportunidades. Pero al mismo tiempo el vínculo económico social y cultural que existe entre Rusia y Europa es tan fuerte que la crisis europea afecta inevitablemente el país eslavo.
Ilan Berman, vicepresidente para política del Consejo Americano de Política Exterior en Washington, está de acuerdo con Báev. Cree que la crisis económica de la UE y su consiguiente debilitamiento representan un grave problema para Rusia. Según él, Putin ya está buscando los nuevos marcos de las relaciones internacionales en el Oriente y Asia Central.

Stefan Melle, director de la ONG Intercambio Germano-Ruso, cree que aunque los problemas económicos de la UE son obvios -basta recordar el 25% de la tasa de desempleo en España- Europa sigue siendo un modelo social para Rusia. La Unión Europea se mantiene en primer lugar como destino de emigración de los rusos, señala el politólogo.
Melle opina que las relaciones entre Rusia y la UE en materia de cooperación económica y de energía son bastante dinámicas, especialmente en lo que se refiere a los contactos germano-rusos.

En cambio, estas relaciones se estancan a la hora de abordar la cuestión sobre la liberalización el régimen de visados, constata el experto. “A pesar de que Rusia y la UE aprobaron una hoja de ruta para suspender los visados, no veo que se den pasos reales por el momento”, dice él.
Entre los factores que obstaculizan el proceso el politólogo alemán destaca la desconfianza que Europa siente hacia el sistema político ruso. “Mientras no haya elecciones reales, pluralismo real, lucha anticorrupción real, la Unión Europea frenará el proceso de liberalización de visados”, afirma.

Peter Oppenheimer, profesor emérito de la Universidad de Oxford, también correlaciona los problemas de la política exterior con los de la interior. Según afirma, las relaciones entre Rusia y Reino Unido dependen directamente del desarrollo de la democracia en el país eslavo. “Para mejorar su posición en el mundo Rusia debería perfeccionar sus mecanismos electorales y permitir formación de una oposición real y civilizada”, asegura el científico, “en Gran Bretaña no entendemos para qué hacía falta falsificar los resultados de las presidenciales si más de la mitad de la población del país apoya a Putin”.
No obstante Oppenheimer cree que en las relaciones ruso-británicas no hay grandes problemas excepto el caso del asesinato del exagente secreto Alexandr Litvinenko en 2006 en Londres, aunque este asunto no tiene importancia estratégica.

En Polonia no esperan cambios radicales en la política exterior rusa, según comenta el analista polaco de la Oficina de Seguridad Nacional que prefirió escudarse en el anonimato. Sin embargo, Varsovia confía en que las relaciones bilaterales sean más transparentes. Los polacos consideran pendientes de solución los conflictos en torno a la tragedia de Katyn, donde por orden del régimen estalinista habían sido ejecutados centenares de oficiales polacos, y el accidente del avión del presidente polaco Lech Kaczynski, que se estrelló cerca de la ciudad rusa de Smolensk el 10 de abril de 2010 con 96 personas a bordo. Polonia critica a Moscú por su rechazo a cooperar con el Tribunal de Estrasburgo en la investigación de ambos casos.

Rusia y EEUU: “La crisis en torno a la DAM se disipará”
Ilan Berman cree que Putin tendrá que encontrar un equilibrio estable entre las prioridades exteriores e interiores, ya que deberá buscar soluciones tanto a los problemas internos como a los externos. En este tipo se enmarcan las trabas que existen en las relaciones con la UE o EEUU.
En cuanto a estas últimas, el experto opina que el proceso de reinicio de las relaciones ruso-estadounidenses hasta ahora ha sido unilateral. “La administración del presidente Obama ya dio muchos pasos en este camino, en particular redujo el arsenal de armas de destrucción masiva, pero las relaciones bilaterales no han mejorado por el momento”, dice Berman.

Obama demostró su deseo de seguir trabajando para conseguir el completo reinicio de las relaciones bilaterales durante su posible segundo mandato, mientras que el candidato republicano Mitt Romney no manifiesta tanto afán al respecto. Por lo tanto, según Berman, para el Kremlin sería mejor que ganara Obama.

Pável Báev opina lo contrario. “Para Putin sería preferible que ganara otro candidato porque durante los últimos años Obama invirtió un importante esfuerzo y capital político en la consolidación de las relaciones con Medvédev”, explica el politólogo. “Aunque el presidente esté menos interesado en entablar un diálogo con Moscú, a Putin le resultaría más fácil construir la relación de cero”, añade.

En cuanto al “eterno problema” en las relaciones bilaterales, el sistema de la defensa antimisiles (DAM) que EEUU planea desplegar en Europa del Este y Central, Báev no cree que sea determinante. “El problema de la DAM es artificial. Creo que la crisis se disipará poco a poco”, explica el experto noruego. “En un momento dado convenía ‘inflar’ la crisis pero creo que este momento ha pasado y las partes conseguirán dar al problema una evaluación más real”, añade Báev.

Ilan Berman señala que varios funcionarios militares rusos reconocieron recientemente la existencia de una amenaza para Rusia por parte de Corea del Norte e Irán. “Si la amenaza existe el escudo antimisiles estadounidense en Europa será nacesario para Rusia. Pero hasta el momento en las conversaciones sobre la DAM solo ha habido posiciones antagónicas”, - reconoce el politólogo.

Rusia – China: “Una diplomacia sutil y cauta”
“Los intereses geopolíticos de Rusia y EEUU coinciden antes que nada en los puntos que atañen a China”, afirma Pável Báev. No sólo el noruego, sino todos los demás expertos entrevistados por RIA Novosti, destacan que en la última década el papel de China en la palestra internacional aumentó notablemente, lo cual implica la necesidad de armonizar la política exterior con sus intereses.
Báev opina que se están debilitando las posiciones de Rusia respecto a la economía emergente del estado más densamente poblado del mundo, lo que supone la aplicación de una diplomacia sutil y muy cauta.

“Hallar el lenguaje común con los chinos resulta mucho más complicado que con los europeos. Tanto en virtud de las diferencias culturales como de las experiencias políticas” afirma el experto. “Es difícil acertar en qué tonalidad hablar con ellos. Las diferencias culturales son enormes, los procesos que se operan en este país, poco comprensibles. Ellos viven con arreglo a otras leyes y normas, difíciles de asimilar”, añade Báev.
No es tan fácil vertebrar relaciones permanentes con China también porque en cada región y cada conflicto Pekín adopta actitudes diferentes, en función de sus intereses coyunturales en ese momento”, comenta Báev. China se centra antes que nada en sus problemas internos.
Esta opinión la comparte Stefan Melle: “La política exterior de China está orientada antes que nada a asegurarse los recursos necesarios, tanto en Asia como en Africa. Esta política, de momento, no encierra agresividad alguna. De ahí que Rusia en igual medida sea vea obligada a orientarse tanto a Europa, como a China”.

Ilan Berman destaca que estas últimas semanas la Administración de Barack Obama trasladó su atención desde Oriente Próximo hacia Asia. Washington presta cada vez más atención al robustecimiento militar de China y a las relaciones de este país con sus vecinos, Rusia incluida.

De un lado, Berman pronostica el aumento de la cooperación entre Rusia y China, y de otro una competencia por el control sobre los recursos naturales y la influencia sobre la política en los estados centroasiáticos. EEUU defiende sus intereses en esta zona y desempeña un papel relevante pero, según el experto, para la evolución de la situación en Asia Central (sobre todo, después de la próxima retirada del contingente estadounidense de Afganistán) revestirá mayor importancia el equilibrio de las relaciones entre Rusia y China.

Rusia y Oriente Próximo: se precisa “una postura más definida”
Ilan Berman opina que el Kremlin, deseoso de jugar el papel de superpotencia en Oriente Próximo, debería adoptar una postura más precisa y definida en relación con Siria e Irán. Según el experto, esta actitud no debe estar en divorcio de la política de las Naciones Unidas y la Casa Blanca.
Según afirma Berman, Israel ya no cree en que se coronen con éxito las sanciones internacionales contra Irán. Tel Aviv está reflexionando en serio sobre qué medidas emprender ahora. “En esta tesitura es muy importante que Israel no se quede aislado y cuente con el apoyo no solo de EEUU, sino también de Rusia” acota Berman. Porque Rusia, “en cada vez mayor grado se va convirtiendo en socio diplomático de Israel. Rusia debe estar al tanto de las posibles estrategias de Israel con respecto a Irán”, añade.

También Pável Baev califica de muy complicada el problema iraní. No está claro cómo desenredar esta maraña, señala. De todas formas, el experto se muestra seguro de que en las controversias en torno al programa nuclear de Irán, Rusia más bien tomará en consideración el criterio de China que intentará regatear sobre el tema con EEUU.

“El arreglo árabe-israelí es un asunto absolutamente confuso” hace constar el politólogo: “Después de la primavera árabe, este proceso a todas luces ya no puede reducirse a las relaciones entre Israel y Palestina. Tampoco está claro el cariz que adquieran los sucesos en Siria. Son muy escasas las posibilidades para influir en la evolución de los sucesos, y no creo que Rusia esté en condiciones de hacerlo”.

Rusia y el espacio postsoviético: “una crisis que se está gestando en Ucrania”
El arriba mencionado analista de la Oficina de Seguridad Nacional de Polonia señala que las relaciones de Rusia con las exrepúblicas soviéticas que aspiran a ingresar en la Unión Europea y la OTAN, son complicadas. Sobre todo esto se refiere a Georgia, pero antes de las elecciones presidenciales en este país caucásico, previstas para octubre próximo, las relaciones ruso-georgianas no deben agravarse.

Suscitan muchos interrogantes la situación en Ucrania y la influencia de Rusia sobre la política de este país eslavo. “Abogamos por que los países vecinos de Rusia puedan decidir por su propia cuenta sus preferencias políticas”, afirma el experto polaco.
Pável Baev está seguro de que en un futuro próximo, Rusia tendrá que intervenir en la solución de un problema serio que se está agravando en Ucrania. “Yanukóvich se ha visto en una situación bien enredada que no tiene soluciones indoloras. De ahí que Vladimir Putin se vea obligado a prestar a este asunto una atención mucho mayor que él mismo quisiera”, explica.

El politólogo advierte que la crisis en Ucrania puede desembocar en unas conmociones serias. “Habiendo desarrollado una enérgica labor en el puesto presidencial y restablecido la gobernabilidad de la política ucraniana, Yanukóvich cometió tantos errores que la crisis se torna muy grave.
El encarcelamiento de Yulia Timoshenko es una maniobra política contraproducente y autodestructiva”, asegura el experto.
Prueba de ello son las voces de los dirigentes europeos que exhortan con cada vez mayor rigor a boicotear la celebración del campeonato europeo de fútbol en Ucrania en junio próximo. Pável Baev subraya que por parte de Rusia no hay una reacción clara a estos llamamientos, como tampoco a toda la situación relacionada con el enjuiciamiento de Yulia Timoshenko.
http://www.sp.rian.ru/opinion_analysis/20120506/153640637.html
 

Sebastian

Colaborador
Putin ordena desarrollar la Armada rusa en el Ártico y el Lejano Oriente.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ordenó al Gobierno asegurar un desarrollo prioritario de la Armada nacional en las zonas del Ártico y el Lejano Oriente, comunicó hoy la oficina de prensa del Kremlin.
También encomendó al Gabinete elevar a un 70% para 2020 el porcentaje de armas modernas en el arsenal de las Fuerzas Armadas.
El decreto de Putin, quien asumió hoy la presidencia de Rusia por tercera vez, menciona entre las prioridades el desarrollo de las fuerzas de disuasión nuclear, sistemas de defensa aeroespacial, comunicaciones, reconocimiento y control, guerra electrónica, aparatos aéreos no tripulados, sistemas de ataque robotizados, moderna aviación de transporte, armas de alta precisión y sistemas de protección individual para la tropa.
El número de militares contratados en las FF.AA, según él, debería aumentar a un ritmo de al menos 50.000 efectivos anuales.
http://www.sp.rian.ru/Defensa/20120507/153662538.html
 

Barbanegra

Colaborador
Putin llama a respetar las soberanías para no repetir una Guerra Mundial

El presidente ruso, Vladimir Putin, llamó este miércoles a recordar "cómo se engendró el fascismo" y respetar la soberanía de cada país para evitar una repetición de la II Guerra Mundial.
El presidente ruso aprovechó los festejos del 67 aniversario de la derrota de la Alemania nazi para reiterar la posición de Rusia en contra de la injerencia en los asuntos de estados soberanos, en particular en Siria.
"Quiero destacar que el estricto cumplimiento de las normas internacionales, el respeto de la soberanía estatal y la elección autónoma de cada pueblo es una de las garantías incondicionales de que la tragedia de la pasada guerra no se repetirá", dijo Putin al inaugurar la tradicional parada militar en la plaza Roja de Moscú.
"No tenemos derecho de olvidar cómo se engendró (el nazismo), como cobraba fuerza e insolencia ante los ojos del mundo entero, cómo los bárbaros amenazaron con aniquilar pueblos enteros, erigirse en dueños de los destinos de estados y continentes", recalcó.
Las intenciones agresivas de la Alemania nazi, recordó, "no recibieron el debido rechazo colectivo".
"La división de los países, sus sospechas recíprocas y la confrontación ideológica no permitieron evitar la II Guerra Mundial. La humanidad hubo que pagar por ello un desmesurado precio", subrayó.
No obstante, añadió, "la responsabilidad y la decisión común de hacer frente al mal prevalecieron".
"Hicieron frente al enemigo las fuerzas de la coalición antihitleriana y (hoy) rendimos homenaje a los estados que hicieron un enorme aporte a la derrota del enemigo común", enfatizó Putin".

EFE
 

Sebastian

Colaborador
Putin no ve a Obama como la antítesis de Bush

Vladimir Putin, al volver a la Presidencia de Rusia el pasado 7 de mayo, no tardó en encargar al Ministerio de Asuntos Exteriores asegurar el cumplimiento del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) entre Rusia y EEUU, prestando atención especial a la Defensa Antimisiles (DAM).

La lógica de este paso es evidente: las relaciones entre Rusia y EEUU siguen centrando la atención de todo el mundo, pendiente del problema de la DAM.
La decisión de Putin de no asistir a la cumbre del G-8 (18 - 19 de mayo en Camp David), y de enviar a esta reunión al primer ministro, Dimitri Medvedev, fue sensacional.
Es un paso demostrativo, teniendo en cuenta que una de las razones por las que la cita fue trasladada de Chicago, que acogerá luego la cumbre de la OTAN, a las afueras de Washington DC, fue que las partes no quieran empezar con un conflicto.
Como en el campo de la DAM no se observa progreso ninguno, estaba claro qué tipo de declaraciones podría hacer Vladimir Putin en el caso de asistir a la cumbre de la Alianza.

Pero nadie quiere este ambiente tenso: no servirá para nada tanto desde el punto de vista de la seguridad, como desde el de la política. La falta de progreso se debe no sólo a lo difícil que es en realidad el tema, sino que también a la campaña electoral en EEUU. Como confesó Obama al presidente saliente ruso Medvédev en Seúl (y esta confesión se hizo pública debido a un micrófono abierto), va a ser más flexible tras su elección (si vuelve a ser reelegido, por supuesto). La flexibilidad de Washington es la garantía de que las partes saldrán de la vía muerta en la que están, ya que Putin suele responder con pasos recíprocos a las manifestaciones de buena fe de sus contrapartes, cuando ve que al otro lado de la mesa hay alguien capaz de buscar compromisos y entablar un diálogo de verdad.

El problema de las relaciones ruso-estadounidenses en la actualidad consiste en que Vladimir Putin no cree que Barack Obama sea, como le percibe todo el mundo, lo contrario de George W. Bush.
Putin sigue desconfiando de EEUU. Y no es que haya sido formado por la sociedad soviética y por la KGB, esta falta de confianza se explica por su experiencia de cooperación con el ex presidente estadounidense. Putin, quien empezó en 2000 como presidente pro estadounidense, cree que la administración de Bush abusó de los pasos de Rusia para la aproximación con EEUU durante su primer mandato, respondiendo con una expansión agresiva del espacio postsoviético a costa del Tratado sobre Misiles Antibalísticos y con la intención de colocar la tercera zona de defensa antimisiles cerca de las fronteras rusas.

Entonces Putin se convenció de la idea de que cualquier compromiso con EEUU es imposible: nunca respetará sus obligaciones, cualquier cesión la dará por descontada, y las muestras de flexibilidad las tomará como una razón para ampliar su esfera de influencia estratégica. Según él, sí que es posible alcanzar un consenso en ciertas situaciones, pero solo tras una duradera e intransigente presión coronada por un tratado vinculante. Esto se comprueba con las negociaciones sobre el START, así como por el ejemplo aún más elocuente de los 18 años del ‘maratón’ de la entrada de Rusia en la Organización Mundial de Comercio (OMC).

La primera y por ahora única reunión de Putin con Obama tuvo lugar en julio de 2009 y empezó por un discurso de 45 minutos del presidente ruso en el que expuso de manera apasionada sus reclamaciones contra la política estadounidense. Obama lo escuchó con mucha atención y prometió sacar conclusiones. Y las sacó. El reinicio de relaciones entre Moscú y Washington empezó en septiembre con la declaración de Obama de que renunciaba a los planes de Bush de emplazar los elementos de la DAM en la República Checa y en Polonia. El Kremlin lo apreció y el proceso arrancó. Pero ahora el problema del escudo antimisiles parece volver a la vía muerta, y Putin vuelve a desconfiar de EEUU: Washington, sea quien sea su presidente, seguirá promoviendo su proyecto estratégico, sin tomar en consideración a los demás.

Terminada la cumbre de Camp David, podríamos escuchar, en el mejor de los casos, unas declaraciones de carácter general sobre la predisposición de las partes de seguir cooperando. Es inútil discutir sobre esta cooperación en detalle hasta febrero o marzo del 2013. La única excepción es la de Afganistán, que es un tema muy acuciante en la actualidad. Medvédev, sin duda alguna, intentará hacer al presidente estadounidense explicar qué planes tiene EEUU para este país en realidad. La mayor parte de expertos rusos coinciden en que es poco probable que las tropas estadounidenses se vayan de allí. Muchos creen que seguirán presentes en la región.
La vuelta de Putin no condena las relaciones ruso-estadounidenses a ser exclusivamente conflictivas, pero sí serán complicadas debido a las razones expuestas.

La decisión de no asistir a la cumbre del G-8 vuelve a poner en evidencia que a Putin le fastidia la rutina diplomática y las reuniones interminables con sus homólogos. Prefiere reunirse con representantes extranjeros de negocios de importancia, hablar con ellos de modo más abierto, con menos cortapisas y con un resultado concreto. Por eso es probable que después de enrocarse con Dmitri Medvédev intente mantener el modelo del tándem que funcionó bien en la política externa en los últimos años: el primer ministro Medvédev se encargará de un abanico más amplio de funciones de política externa, convirtiéndose en un mensajero de Putin, ya que con más facilidad entabla y mantiene contactos con la mayoría de los líderes extranjeros.
Así que la conversación privada de Medvédev y Obama que fue captada en Seúl y provocó un gran escándalo en EEUU desveló, en esencia, cómo será el modelo de comunicación entre los dos Estados en los próximos años: “Díselo a Vladmir...” dijo Obama. Medvédev respondió: “¡Se lo diré sin falta!”.

*Fiodor Lukiánov, es director de la revista “Rusia en la política global”, una prestigiosa publicación rusa que difunde opiniones de expertos sobre la política exterior de Rusia y el desarrollo global. Es autor de comentarios sobre temas internacionales de actualidad y colabora con varios medios noticiosos de Estados Unidos, Europa y China. Es miembro del Consejo de Política Exterior y Defensa y del Consejo Presidencial de Derechos Humanos y Sociedad Civil de Rusia. Lukiánov se graduó en la Universidad Estatal de Moscú.
http://www.sp.rian.ru/opinion_analysis/20120510/153690844.html
 

Sebastian

Colaborador
En las prioridades de política exterior de Putin no figuran Obama ni la OTAN

Las prioridades de política exterior del presidente de Rusia, Vladimir Putin, incluye el reforzamiento de relaciones con países aliados y amigos, y por lo visto, no incluye al actual presidente de EEUU, Barack Obama, ni a la OTAN, opinan expertos rusos, al comentar las primeras visitas al exterior del nuevo jefe del Kremlin en su tercer mandato.

Tras su investidura el pasado 7 de mayo, pareció lógico que en calidad de jefe de Estado, la primera actividad de política exterior de Putin fuera la cumbre del Grupo de los Ocho, G-8 (18 y 19 de mayo) en Camp David (EEUU). Para la imagen de Putin, probablemente, un debut más que afortunado, si se tiene en cuenta que el G-8 es el club de países más influyente del planeta.
Pero Putin declinó cortésmente la invitación y anunció que en su lugar, asistirá el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, entre otras cosas, conocido personal de la mayoría de los líderes que sesionarán en Camp David.

Oficialmente, la parte rusa argumentó que Putin no podrá acompañar a sus colegas del G-8, y entre ellos Obama, porque estará muy ocupado en la formación del gobierno, explicación que causó mucha gracia en la opinión publica y la prensa moscovita, al destacar que si el asunto es la formación del gobierno, pues Medvédev tampoco debería viajar, ya que en Rusia, como en la mayoría de los países, el primer ministro participa en la formación del gabinete de ministros.

No menos sonrisas provocó en Rusia la inmediata reacción del anfitrión, es decir, la Casa Blanca, cuando en respuesta al plantón de Putin, declaró que en EEUU “estarán muy felices” de recibir, a Medvédev, sobre todo cuando se conocen los esfuerzos emprendidos por la administración estadounidense para retirar todos los escollos que pudieran impedir a Putin reunirse con Obama, ahora en clara desventaja por su simple condición de “presidente saliente”.
El asunto es que inicialmente, la cumbre del G-8 debió celebrase en el marco de la cumbre de la OTAN en Chicago, pero automáticamente, para cualquier funcionario ruso, esa ciudad quedó convertida en “zona prohibida” después de que Moscú rechazara asistir a esa cumbre, en la que la alianza anunciará planes en materia de defensa antimisiles bastante desagradables para Rusia.

Teniendo en cuenta el malestar de Moscú, el pasado 6 de marzo la Casa Blanca anunció el traslado de la cumbre del G-8 de Chicago a Camp David, cerca de Washington, para atenuar un poco la situación, pero el gesto no impresionó a Putin, que a juicio de muchos rusos, simplemente decidió ignorar olímpicamente la cita con el tradicional G-7.

Y mientras algunos medios de prensa rusos criticaron a Putin por su falta de tacto y descortesía, otros rotativos destacaron su capacidad de responder a las ofensas con la misma moneda, porque Obama, meses antes, también canceló su visita a la ciudad rusa de Vladivostok donde está prevista la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), el próximo mes de septiembre.
En un balance de la situación, ciertos expertos afirman que este intercambio de desaires, no es más que otro elemento característico de la política exterior, en donde la asistencia o ausencia de uno al evento organizado por otro, es el barómetro que mide la atmósfera de las relaciones bilaterales, y en este caso, el tiempo ruso-estadounidense es a lo menos, bastante opaco y nublado.

Ducho en actividades de este tipo, Putin no quiere comprometerse con la declaración final que seguramente se firmará al final de la cumbre de Camp David con referencias a asuntos cruciales como la situación en Siria y el programa nuclear de Irán y Corea del Norte.
Porque en esa declaración EEUU y sus aliados reflejarán una postura que difiere notablemente de la visión de Putin, al momento de identificar a otros posibles responsables de la violencia en Siria, o el grado de imparcialidad del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) al momento de evaluar el programa nuclear iraní.

En sintonía con su estrategia pragmática en política exterior, antes que todo Putin visitará países amigos, en esta ocasión a Bielorrusia el 31 de mayo, y posteriormente a China del 5 al 7 de junio.

Según expertos, Putin propondrá a sus colegas reforzar la cooperación económica con mecanismos que garanticen la estabilidad del intercambio comercial en momentos cuando en el horizonte se vislumbran los nubarrones de una nueva crisis global.

La incertidumbre en Grecia, que tarde o temprano determinará la supervivencia de la zona del euro, a corto plazo podrá convertir a toda Europa en foco de crisis, afectando las economías de muchos países, incluidos Rusia que dependen de la capacidad de compra europea.
Desplazada Europa, el resto de las “locomotoras”, EEUU y China, cada vez tendrán más dificultad para arrastrar la economía mundial por el recelo de los inversores, preocupados por las cifras de desempleo estadounidense que no mejoran y las estadísticas oficiales que indican que el crecimiento de la economía china puede estar tocando fondo.

Y mientras el proteccionismo sea la mejor receta para afrontar las crisis, Putin necesita acordar las posibles salidas con los amigos, de ahí la importancia de empezar las visitas al exterior en Minsk y Pekín.
http://www.sp.rian.ru/opinion_analysis/20120516/153767645.html
 

Sebastian

Colaborador
Rusia compra armamento extranjero pero no puede hacer lo mismo con la industria

Tanque italiano Centauro​
El Ministerio ruso de Defensa vuelve a mostrar su disposición a comprar armamento y material bélico a Occidente.
Esto provoca una indignación justificada de los que se pronuncian por fomentar la industria de Defensa nacional.
Rusia ya ha adquirido portahelicópteros anfibios clase Mistral, vehículos blindados Iveco, fusiles austríacos Steyr-Mannlicher SSG 04. Ahora los militares rusos prueban el vehículo blindado de combate Centauro de fabricación italiana.
Según una fuente de la exportadora estatal de armas rusa Rosoboronexport, una vez concluidos los ensayos, es posible que se compre una licencia para la producción de estos vehículos en Rusia.

El primer vicepresidente de la Comisión Militar-Industrial supeditada al Gobierno ruso, Yuri Borisov, corrigió inmediatamente a sus colegas del sector de Defensa declarando que si se comprara algo, serían partidas pequeñas de muestras del material bélico para estudiar sus características y tecnologías.
¿Es en realidad una idea sutil de introducir en Rusia el armamento y material bélico de última generación que la OTAN tiene en sus arsenales? ¿O vuelve a poner esto en evidencia que la industria rusa de Defensa está sumida en una profunda crisis y los militares rusos pasan por alto los intereses del fabricante nacional? Este fabricante tradicionalmente suministraba los productos “únicos, que no tienen equivalente” y “no son inferiores sino en cierto grado superiores” a las mejores muestras de armas fabricadas en el extranjero.

Una mina de talento
Algunos rusos siguen pensando que Rusia es el líder mundial y la industria rusa de Defensa es una mina de talentos y mano de obra competente capaz de fabricar milagros en caso de que se le plantee una tarea correspondiente.
Otros que están hartos de la propaganda oficial de los últimos años de existencia de la URSS y descartan la posibilidad de conseguir para el sector de Defensa la independencia tecnológica y de producción.

Podemos observar en este caso una lucha típica entre dos traumas psicológicos. En la década de los setenta y ochenta, cuando la URSS alcanzó el apogeo de su poder, este país fue reconocido como líder mundial en varios ámbitos, mientras que en otros hacía todo lo posible para impedir que se ampliara la brecha tecnológica que existía entre la Unión Soviética y Occidente.
La URSS hizo múltiples descubrimientos y alcanzó logros importantes, pero en general su nivel de desarrollo tecnológico era inferior al de los países occidentales. En cuanto los productos empezaban a fabricarse en serie, la brecha se hacía más amplia, como si se hiciera realidad el famoso chiste: “Podemos crear un satélite único y no podemos fabricar dos sillas iguales”.

En 1991, la situación empeoró drásticamente. Incluso se perdieron muchas tecnologías y proyectos poco desarrollados, pero que habían estado disponibles anteriormente. En varios sectores, esto se puso en evidencia a finales de los 2000, cuando varios relevantes diseñadores mostraron su incapacidad de fabricar un equipo que funcionara con más o menos eficacia, incluso el que en EEUU y otros países occidentales ya se consideraba obsoleto.
¿Cómo deberían comportarse en esta situación los dirigentes políticos de Rusia, que se ha acostumbrado de considerarse uno de los líderes mundiales pero casi no puede mantener la base financiera y científica de este liderazgo?

Tres opciones
Se puede suspender todos los contactos del sector de Defensa con el mundo exterior, volver a nacionalizarlo, restablecer el sistema de ministerios que atendían las necesidades de la Defensa y cargar de contratos a la industria y de trabajos de investigación y desarrollo (I+D) a los institutos científicos.
Es decir, como si se asumiera que estamos rodeados por los enemigos y tenemos que hacerlo todo por nuestras propia cuenta. En caso contrario, los enemigos nos esclavizarán.

En la situación actual, esto puede debilitar aún más el sector ruso de construcción de maquinaria y el de I+D.
Además, el aislamiento no podrá disminuir la brecha sino la aumentará. El atraso de Rusia tiene un carácter sistémico y no podrá eliminarse sin la ayuda externa.
Además, se puede comprar todo lo necesario en caso de disponer de recursos suficientes. Se pueden firmar contratos con los fabricantes domésticos si son capaces de suministrar los productos necesarios o con los extranjeros.
El resultado ideal de la aplicación de esta política muestra la experiencia de Arabia Saudita según la cual las compras de armamento y material bélico moderno en petrodólares se habían convertido en una afición y un enriquecimiento personal de la élite gobernante.

Existe la tercera opción que, a diferencia de las dos primeras, exige un control competente y análisis científico aún más competente. Además, se deberán elaborar unas 30 o 40 estrategias en el ámbito de desarrollo del sector innovador y la industria manufacturera para los próximos 15 o 20 años.
Esto requiere asimismo una especial política exterior destinada a la integración global, que permitirá aprovechar las discrepancias que existen entre varios países con el fin de obtener beneficios al máximo.

Introducción de tecnologías extranjeras
La cooperación entre los ingenieros ópticos de Rusia y las corporaciones de Defensa de Francia sirve de ejemplo de aplicación de la anunciada tercera opción. La industria de Defensa de la URSS sufría un atraso regular y sistémico en la fabricación de varias tecnologías óptico-electrónicas, incluidas las cámaras térmicas e infrarrojas.

La cooperación con Francia se desarrolla siguiendo un guión tradicional. Al inicio, se hace un intento de reproducir un diseño para la fabricación del que se necesita una tecnología de la que no dispone nuestro país. Una vez asimilada esta tecnología, se sube al siguiente nivel.
Por ejemplo, en una planta ubicada en la ciudad de Vologda, en el norte de Rusia, se ensambla bajo la licencia de la compañía francesa Thales las cámaras térmicas para los carros de combate Т-90 destinados a la exportación.

Mientras, una fábrica óptico-mecánica de Ural asimismo fabrica las cámaras térmicas junto con la empresa Sagem.
En la URSS, este método fue preferido y sirvió de base para un rearme rápido de las Fuerzas Armadas soviéticas y la modernización tecnológica de la industria llevada a cabo por el entonces líder soviético, Iósif Stalin.
En aquella época, en varios sectores la brecha entre la URSS y los países occidentales industrializados era enorme.
Al comprar las muestras del armamento y material bélico, las copiaron y las empezaron a fabricar en serie en la URSS. De este modo, el Gobierno soviético logró mantenerse al nivel de los líderes mundiales.

Esta política se aplicaba hasta la Segunda Guerra Mundial (en paralelo con la creación de la industria pesada nacional) e inmediatamente después de la guerra. Es el caso de los misiles balísticos y de crucero, los propulsores a reacción para aviones. Además, recordemos al bombardero Tu-4, que representaba una copia no autorizada del aparato B-29 estadounidense.
Es un trabajo difícil y a largo plazo, requiere un examen cauteloso y buen manejo del proceso de producción industrial, tomando en consideración los problemas y puntos de crecimiento potenciales. Además, es necesario alejar las recomendaciones finales de la influencia de la presión del lobby y la corrupción.
No se podrán presentar los resultados de este trabajo a finales del ejercicio financiero ante los líderes del Estado y olvidar al día siguiente del proceso iniciado y los gastos realizados, como se hizo en reiteradas ocasiones con los proyectos de infraestructura a los que se habían destinado muchos recursos.
Pero si se trata de una política gubernamental de desarrollo de la industria o las tecnologías a largo plazo, no hay alternativa a este enfoque. Tenemos que entender de lo que se trata en realidad y lo que va a crecer en el descampado dentro de 10 o 15 años, además de malas hierbas malas que seguramente estarán allí.
http://www.sp.rian.ru/opinion_analysis/20120517/153765079.html
 

Sebastian

Colaborador
El mercado interno sustituirá las exportaciones de aviones de combate de fabricación rusa

¿Aumentará en el mercado mundial la exportación de cazas de fabricación rusa?, ¿qué aviones y en qué cantidades recibirán los militares rusos? Estas y otras cuestiones fueron discutidas por los participantes de la mesa redonda celebrada en la sede de La Voz de Rusia.

En las discusiones, que coincidieron con el centenario de la aviación militar rusa, participaron expertos de centros analíticos de estudio de la coyuntura del mercado mundial de armamento y maquinaria militar. Sabido es que en el mercado mundial de aviación de combate las posiciones de Rusia son muy sólidas. Aviones como el Su-30 o el MIG-29, son bien conocidos en diferentes regiones del mundo y sobre todo en los países del sureste de Asia.
No obstante, la tendencia fundamental de los próximos 10 años será la reorientación de la industria aeronáutica rusa del mercado exterior al mercado interno –señaló el vicedirector del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías, Konstantín Makienko:
—En los tiempos postsoviéticos, entre los años 1992 y 2012, la industria aeronáutica rusa se basaba en la exportación de aviones de combate. Pero este modelo se acerca a su fin. Delante de nuestros ojos aparece una nueva situación cuando la industria aeronáutica nacional se desarrolla a expensas de los contratos internos de maquinaria militar, Hasta el año 2020 hay que aprovechar los encargos internos para alcanzar un nivel que garantice la competitividad de la industria aeronáutica tanto en el mercado interior como en el exterior en la aviación tanto militar como comercial

En palabras del experto, el motivo de la reducción de las exportaciones consiste sobre todo en el abarrotamiento de los mercados chino e indio. Las demandas de China prácticamente han desaparecido, al tiempo que la propia industria china se está desarrollando de forma dinámica. Si entre 1999 y 2003 China encargó ciento veintiocho aparatos, de 2006 a 2010 – ninguno. La demanda de la India también cayó en más del 50 %, aunque quedan aquellos que siguen interesados en la maquinaria militar rusa – prosigue Konstantín Makienko:
—La demanda contó con el respaldo de nuevos clientes como Argelia, Venezuela, Vietnam, Indonesia, Uganda. En este año financiero recibiremos un contrato para cuarenta y dos aparatos para la India y esperamos que Vietnam no deje de comprar. Ya ha recibido y ha firmado un contrato de compra de veinticuatro cazas Su-30.

La caída de las exportaciones para la industria aeronáutica rusa se compensará con muy grandes contratos internos. Las compras más grandes en el marco de la aviación táctica ascienden a seiscientos aviones. Si nos fijamos más allá del año 2020, para el mantenimiento y desarrollo de la industria aeronáutica habrá que avanzar en el segmento de la aviación comercial. Puede ser algo basado en la familia MS-21 o Superjet-100. Como se sabe uno de estos aparatos acaba de estrellarse en Indonesia, pero difícilmente ello influya en la suerte del proyecto – estima Konstantín Makienko:
—La catástrofe teóricamente puede no ejercer influencia alguna en el desarrollo del proyecto. Cosas semejantes ocurrieron en el pasado. Se estrelló un A-300 en el ciclo inicial de su explotación. Un A-330 se siniestró en 1994 y, no obstante, todos fueron proyectos exitosos. En este sentido, si todo llega a hacerse correctamente, esperemos que este accidente haga que Sujói movilice sus recursos.

En el área de la aviación militar también hace falta aunque sea un proyecto de producción en serie, para garantizar las exportaciones. Las ventas del T-50 se verán limitadas por su alto precio. Se necesita un proyecto relativamente barato de avión de combate. Por otra parte, la aviación de gran autonomía de vuelo cuentan aún con un gran espacio para su modernización –considera el presidente del Consejo Social adjunto al Ministerio de Defensa, Igor Korotchenko:
—Teniendo en cuenta la conversión del parque de bombarderos Tu-160 en aparatos multipropósito, este avión puede adquirir una serie de funciones adicionales. Tendrán solicitud en el nuevo semblante de las Fuerzas Armadas que se está creando.
Además, en un futuro próximo este avión será utilizado no solo como bombardero de gran alcance, sino también como aparato de combate de distancia media.
http://spanish.ruvr.ru/2012_05_17/rusia-aviacion-exportaciones/
 

Sebastian

Colaborador
Corporación Tecnologías de Rusia tiene pedidos de exportación militar por más de US$38.000 millones

La corporación estatal Tecnologías de Rusia (Rostejnologuii) tiene en su cartera pedidos de exportación de armas y material bélico por valor de más de 38.000 millones de dólares, comunicó hoy Serguei Chémezov, director general de esta entidad.
“El volumen de nuestras ventas alcanza US$10.700 millones, y la cartera de pedidos, US$38.100 millones”, declaró Chémezov en una reunión presidida por el jefe del Estado Vladímir Putin. Agregó que la exportación de armas desde Rusia “va en continuo aumento”.
Chémezov se pronunció en contra de que las empresas rusas del sector de defensa exporten sus productos por cuenta propia, al margen de las corporaciones estatales que actúan de intermediarios. “Lo vivimos en la década de 1990 y el volumen de ventas fue muy inferior”, dijo.
Durante la reunión, el presidente Putin pidió al futuro Gabinete y al Kremlin presentar en tres o cuatro semanas un plan para la privatización de activos de Rostejnologuii pero llamó a impulsar este proceso “cuidadosamente, con provecho para el Estado, tomando en cuenta en particular el beneficio fiscal, financiero”. “Necesitamos crear producciones viables, grupos y cadenas industriales”, agregó.
http://www.sp.rian.ru/Defensa/20120518/153784899.html
 

Sebastian

Colaborador
El Gobierno de Rusia prevé destinar hasta un 2,5% del PIB a la investigación
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, anunció este martes que el Gobierno del país se propone aumentar el gasto en investigación y desarrollo al 2,5% del PIB, en particular gracias a la inversión privada.
El mandatario ruso recordó que, según está previsto, el gasto en investigación debe alcanzar el 1,8% del PIB para 2015.
“Es un porcentaje menor que en países como Estados Unidos, con cerca del 2,5%, e iremos en busca de ese listón, persistente y paulatinamente, ajustando estos pasos a nuestras posibilidades, pero avanzaremos obligatoriamente en esa dirección”, declaró Putin al intervenir en una reunión de la Academia rusa de Ciencias.
Según indicó, en 2002 el gasto público en investigación y desarrollo fue tan sólo de 1.000 millones de dólares, mientras que este año superará los 10.000 millones de dólares.
“Incluso teniendo en cuenta la inflación, se trata de un aumento importante”, recalcó.
http://www.sp.rian.ru/neighbor_relations/20120522/153819081.html
 

Sebastian

Colaborador
Ministerio ruso de Defensa denuncia escaso progreso en negociaciones con Azerbaiyán sobre arriendo del radar de Gabala

El Ministerio ruso de Defensa está decepcionado con la postura negativa de Azerbaiyán en las negociaciones sobre la prolongación del arriendo del radar de Gabala, en el territorio azerbaiyano, comunicó a RIA Novosti este jueves una fuente próxima a la jefatura de Defensa.

La fuente comentó que la parte rusa considera desconcertantes las infundadas pretensiones de Azerbaiyán de subir el alquiler del radar de 7 a 300 millones de dólares anuales, una suma equiparable al coste de construcción de dos nuevos radares en el territorio ruso.

Además, indicó, el radar de Gabala requiere una profunda y costosa modernización.
Según la fuente, aunque el Ministerio ruso de Defensa está interesado en alquilar el radar durante los próximos 10-15 años, ante la actual situación la parte rusa no tendrá otra opción que descontinuar el arriendo.

El radar de Gabala, situado en el territorio azerbaiyano, fue uno de los elementos clave de la defensa antimisiles de la Unión Soviética.

Después de que Azerbaiyán proclamó su independencia y el radar pasó a su propiedad, Rusia continuó utilizando la instalación. El acuerdo de arriendo fue suscrito en 2002 y expira el 24 de diciembre de 2012.

El Ministerio ruso de Defensa ya comentó que quisiera prolongar el alquiler al menos hasta 2025. Las negociaciones deben terminar antes de junio próximo porque el nuevo acuerdo debe ser firmado seis meses antes de la fecha de expirar el acuerdo en vigor.
http://www.sp.rian.ru/international/20120524/153844813.html
 
Azerbaiyán ha comprado mucho armamento en los ultimos años (tambien ha llevado a cabo proyectos conjuntos con Israel para desarrollar sistemas de artilleria de cañon y de cohetes), segun lo que he leido para atacar Armenia. Me pregunto que harian Rusia, Turquia e Iran en esa situacion.
 

Sebastian

Colaborador
Azerbaiyán ha comprado mucho armamento en los ultimos años (tambien ha llevado a cabo proyectos conjuntos con Israel para desarrollar sistemas de artilleria de cañon y de cohetes), segun lo que he leido para atacar Armenia. Me pregunto que harian Rusia, Turquia e Iran en esa situacion.
Creo que hay un pacto de ayuda/seguridad entre Rusia y Armenia.
Por lo tanto atacar a Armenia seria meterse con Rusia tambien.
 

Sebastian

Colaborador
Puestos fronterizos automatizados vigilarán la frontera rusa en el Ártico

Puestos fronterizos totalmente automatizados vigilarán la frontera estatal de Rusia en el Ártico, declaró hoy el director adjunto del Servicio Federal de Vigilancia de Fronteras, Vladímir Streltsov.
"Serán puestos fronterizos totalmente automáticos con régimen de funcionamiento autónomo", dijo Streltsov durante el acto de inauguración del monumento "Alameda de los Guardias Fronterizos" en Moscú.
Comentó que la creación de modernos puestos fronterizos está incluida en el Programa Federal de Desarrollo del Ártico para el período de hasta 2020.
"Los nuevos puestos fronterizos utilizarán las posibilidades que ofrecen la tecnología espacial y las instalaciones de radar para controlar la situación en la frontera en régimen real", agregó el director adjunto del Servicio Federal de Vigilancia de Fronteras.
Anteriormente se informó que Rusia planea construir veinte puestos fronterizos en el Ártico, en cada uno de los cuales prestarán servicio hasta veinte guardias fronterizos.
http://www.sp.rian.ru/Defensa/20120528/153875817.html
 

Sebastian

Colaborador
Relacionado a Rusia:
Los caminos de Rusia y Occidente vuelven a cruzarse​

A principios de 2003, en la segunda mitad del primer mandato presidencial del actual jefe de Estado ruso, Vladimir Putin, Rusia formó una alianza política con los países occidentales.
Esto sucedió por primera vez desde la época de la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Moscú, junto con Paris y Berlín, se estaba en contra de la operación militar de EEUU en Irak. Muchos expertos consideraron que el triángulo formado da inicio a una nueva geometría política europea. Pero las partes de este triángulo no han alcanzado resultados concretos.

Aunque Irak abrió una grieta en la unidad transatlántica, el cambio de los líderes de EEUU y los países europeos suavizó en parte las contradicciones. Hoy en día, las relaciones entre el Viejo y Nuevo Mundo no son tan armónicas como antes, pero Rusia tampoco se ha convertido en un aliado fiel de las mayores potencias de Europa Occidental.
Mientras, se mantiene la misma configuración del triángulo basada en intereses económicos con un creciente potencial en el plano político (Rusia y Alemania) y las aspiraciones políticas afines y el fortalecimiento de la cooperación económica (Rusia y Francia), a pesar de que los amigos de Vladimir Putin abandonaron el poder.

De hecho, el primer viaje al extranjero del presidente Putin es a Alemania y Francia (si exceptuamos la visita previa a Bielorrusia) pese que las relaciones de Rusia con la canciller alemana Ángela Merkel no son muy calurosas y casi nadie en Rusia conoce al nuevo presidente francés, Francois Hollande.
En caso de apartarnos de los asuntos rutinarios diplomáticos, surge una cuestión existencial: ¿Se acercará Rusia a Occidente, satisfaciendo el deseo de la primera generación de los reformadores liberales a principios de los noventa y los intentos (de realizarlo de otra manera) de Vladimir Putin a principios de los 2000?

Se consideraba que Moscú tenía que tomar la decisión al respecto. Las puertas estaban abiertas hacia una estrecha cooperación en varios ámbitos, si no hacia la adhesión a la UE y la OTAN.
Se ha suscitado polémica sobre la preparación de Rusia para esto, sobre su capacidad de entender la ideología occidental y sobre si Rusia es digna de convertirse en socio de Europa. Pero mientras que Rusia vacilaba sopesando todos los pros y los contras se han producido cambios extraños en Occidente que, de hecho, deja de existir como una unión política, como un patrón ideológico y moral y como un modelo económico que merece ser imitado.
Ahora ya se debería no solo preguntar si Occidente da visto bueno al ingreso de Rusia con todas sus imperfecciones, sino también si Rusia necesita esta adhesión a la unión de Estados que no pudieron soportar el peso de su victoria histórica en la Guerra Fría. Además, el centro de la política y economía global se trasladó a Asia.

Es evidente que las respuestas a ambas preguntas deben ser positivas: Rusia no tiene alternativa. Es parte de Occidente en el ámbito cultural, psicológico e histórico, aunque sea extravagante y goce de características únicas. Nadie en Asia diría que Rusia es un país asiático, pese que un 75% del territorio de Rusia se encuentra en Asia (mientras que un 75% de la población vive en la parte europea de Rusia).
El desarrollo necesario del Lejano Oriente ruso y Siberia es imposible sin una estrecha integración de estos territorios en ese espacio de un rápido crecimiento económico que se encuentra en Asia. Y esto puede tener éxito solo en caso de que se mantenga y fortalezca la identidad europea de Rusia en general.

El gigante euroasiático no podrá formar una identidad asiática y, a pesar de sus posibles intentos, es evidente que perderá al enfrentarse con la potente civilización china y otras culturas de Asia. En caso de que la política rusa adopte costumbres asiáticas, a lo que exhortan los antiliberales del país, esto conllevará una catástrofe. La mentalidad nacional se opondrá a cualesquiera intentos de establecer una “democracia dirigida” basándose en el modelo de Singapur o Malasia.

Mientras, la identidad europea que predomina en Rusia no quiere decir que el país deba convertirse en un puesto avanzado de Occidente en un posible conflicto con China. Rusia no puede permitírselo.
Además, Rusia no cifra esperanzas en un apoyo por parte de sus hipotéticos aliados occidentales. Es uno de los principales argumentos en la polémica que se suscita con frecuencia en torno a la posibilidad de ingreso de Rusia a la OTAN, lo que confirmaría su pertenencia al mundo occidental. Nadie se comprometerá a defender las fronteras de Rusia en caso necesario.
Por otro lado, Occidente tiene escasas posibilidades para expandirse, ampliar la exploración de sus recursos y la influencia política. En Rusia estas posibilidades pueden realizarse, aunque de modo muy complicado.
A pesar de todas las diferencias, Rusia es el único país en el mundo cuyas raíces históricas y culturales hunden en el mismo suelo que las de Europa y EEUU.

Los obstáculos que han surgido en el camino de la integración de Rusia en Occidente durante los últimos 20 años desaparecen. La Unión Europea, cuyas normas rígidas y criterios inflexibles no le permitían acercarse a Rusia, está al borde del colapso. En todo caso, la UE tiene que cambiar drásticamente y revisar los principios de coexistencia y el propio modelo de la integración.

Esto quiere decir que surge la posibilidad de que Rusia participe en el desarrollo de proyectos conjuntos con Europa. Anteriormente, se preveía que Moscú debería aceptar un amplio reglamento, lo que no le convenía a Rusia acostumbrada al estatus de Estado soberano.
También cambiarán las relaciones en el ámbito relativas a la seguridad entre Rusia, EEUU y la OTAN. A medida que la atención estratégica de la comunidad internacional se centre en la región Asia-Pacífico, una evaluación real de amenazas e intereses mutuos sustituirá a la confrontación heredada de la época de la Guerra Fría que sigue existiendo hoy por hoy entre Rusia y Occidente.

La crisis ideológica de la OTAN, que es incapaz de determinar una línea de actuación apropiada para el siglo XXI y posiblemente se repartirá para cumplir varias misiones, permitirá a Rusia liberarse de sus fobias que tiene desde hace mucho a este bloque militar.
Pero todas estas hipótesis están basadas en la suposición de que los actores políticos actuarán de manera prudente. Mientras, en la política moderna se puede encontrar muchos ejemplos de tonterías cometidas por las mayores potencias del mundo poseídas por la soberbia o los complejos de inferioridad, los dogmas ideológicos o los intereses falsos.

Una imprevisibilidad y una rapidez de los cambios son propios de la política del siglo XXI y coinciden con un despertar inesperado de los instintos del pasado, cuando las relaciones interestatales dan muestras de su incapacidad de desmarcarse de la política obsoleta y el prestigio se coloca en primer plano.

Las peculiaridades de la época de transición en la que vivimos consisten en que el objetivo de esta transición es desconocido.
Y ni siquiera se sabe si esta transición se hace hacia adelante, hacia la nueva moral política que supone una etapa de desarrollo absolutamente nueva; o hacia atrás, hacia unos principios obsoletos con unas tecnologías avanzadas. Esto quiere decir que todo es posible.
http://www.sp.rian.ru/opinion_analysis/20120531/153908354.html
 

Noticias del Sitio

Arriba