Noticias de EE.UU.


La prueba MDA no intercepta el objetivo

21-NOTICIAS-0007
29 de mayo de 2021

La Agencia de Defensa de Misiles de los EE. UU., En cooperación con la Marina de los EE. UU., Realizó el Evento 1 del Sistema de Armas Aegis de Prueba de Vuelo 31 el 29 de mayo de 2021.

El objetivo de la prueba era demostrar la capacidad de una nave Aegis configurada con defensa antimisiles balísticos (BMD) para detectar, rastrear, interceptar e interceptar un objetivo de misil balístico de alcance medio con una salva de dos Standard Missile-6 Dual II (BMD- inicializado) misiles. Sin embargo, no se logró una intercepción.

Los funcionarios del programa han iniciado una revisión exhaustiva para determinar la causa de cualquier problema que pueda haber impedido una intercepción exitosa y analizarán a fondo los resultados.
 

EE.UU. tiene la intención de acelerar el despliegue de armas hipersónicas y el proyecto de presupuesto militar para el año fiscal 2022 –que comenzará a partir del 1 de octubre de 2021– cumple con estos objetivos, declaró este miércoles Mike White, subdirector del Departamento de Defensa para armas hipersónicas.

"La solicitud de presupuesto es muy importante en cuanto a las armas hipersónicas", afirmó durante una conferencia organizada por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un grupo de expertos con sede en Washington. Subrayó que "el presupuesto del 2022 prevé la adquisición de estos sistemas en grandes cantidades cuando se desarrollen". "Realmente estamos acelerando el despliegue de esta capacidad", añadió.


Los misiles hipersónicos vuelan al menos cinco veces más rápido que la velocidad del sonido. Estados Unidos no tiene ninguno desplegado ahora, pero está desarrollando sistemas de ataque de este tipo que pueden recorrer unos 800 kilómetros en 10 minutos, señaló White y aseguró que el Pentágono cuenta con un fuerte compromiso por parte de la administración de Joe Biden con su "estrategia y con el avance para madurar y entregar realmente rápido las capacidades basadas en la tecnología hipersónica".

El funcionario detalló que el Departamento de Defensa está dando prioridad al desarrollo de misiles de crucero lanzados desde el aire. "Los misiles de crucero son más pequeños y son más asequibles debido a ese menor tamaño, y son más compatibles con una gama más amplia de plataformas", dijo. También informó que hay financiación para un misil de crucero de ataque hipersónico de la Fuerza Aérea y un sistema antibuque de la Armada.

Reveló que están creando "una familia de sistemas de armas que se lanzan desde tierra, mar y aire" para ofrecer "una amplia gama de efectos en el campo de batalla" que permita derrotar objetivos interiores profundos, marítimos y costeros y también "objetivos fuertemente defendidos y en movimiento".

Además, White mencionó informes de que países como China y Rusia se han adelantado a EE.UU. en cuanto a capacidades hipersónicas. "Cuando se entiende este panorama, se comprende realmente lo real que es esto y lo importante que es –un imperativo nacional en mi opinión– que avancemos y ofrezcamos a nuestros combatientes esta capacidad", agregó.
 

Estados Unidos comenzará la producción de nuevos misiles de crucero lanzados desde el aire diseñados para estar equipados con ojivas nucleares. El contrato, valorado en 2.000 millones de dólares, fue cerrado entre la Fuerza Aérea del país y la corporación Raytheon el 1 de julio, informa Defense News.

El acuerdo estipula que el contratista de defensa desarrollará el misil de crucero aire-tierra según el proyecto AGM-181 Long Range Stand Off Weapon (LRSO), todavía en desarrollo por la firma, y preparará su producción en masa desde 2027.

Según el Pentágono, el programa LRSO tiene como objetivo crear misiles que podrán romper un sistema de defensa aérea escalonada de un enemigo potencial.

Está previsto que el nuevo proyectil, desarrollado inicialmente por Raytheon y Lockheed Martin, reemplazará al misil existente de esta clase AGM-86 ALCM, al servicio desde los años 70 del siglo pasado.

En agosto de 2017, las dos compañías de defensa recibieron contratos separados para crear sus respectivas opciones del nuevo proyectil para 2022, año en que el Pentágono y la Fuerza Aérea estadounidense seleccionarían la versión para fabricar. Sin embargo, en abril del año pasado, las entidades a cargo anunciaron sus planes para continuar el desarrollo del arma con Raytheon Company como contratista único.

Los nuevos misiles LRSO tendrán un alcance de unos 2.500 kilómetros y serán portados por varios bombarderos, incluido el veterano de la Guerra Fría B-52H Stratofortress y el futurista bombardero furtivo B-21 Raider, todavía en desarrollo por Northrop Grumman.

En total, la Fuerza Aérea de EE.UU. planea comprar aproximadamente 1.000 misiles de crucero y se estima que el costo del programa será de 10.000 millones de dólares. Sin embargo, no todos los misiles estarán equipados con una ojiva nuclear. De tal modo, se estima que algunos de ellos se almacenarán como repuesto y otros, se usarán durante las pruebas.
 

Noticias del Sitio

Arriba