Misiones de Paz

Por lo que tengo entendido, se disolvió la "Compañía Pesada (o Blindada)" de la Mobile Force Reserve de la UNPA. Lo interpreto como una señal que el conflicto se está enfriando, o en vías de solucionarse.

O que frente a los tanques turcos y los T-80 chipriotas esas camionetas no servirían ni pa mierd@ :D
 

BIGUA82

VETERANO DE GUERRA DE MALVINAS
Colaborador
GLOCK
Dificil que se solucione.Los chipriotas todas las mañanas cuando despiertan leen en las montañas la sentencia turca.

Estas dos banderas son la turca -con una frase de Kemal Ataturk «Ne mutlu turkum diyene» (feliz es aquel que dice «yo soy turco») y la de la República Turca de Chipre del Norte y están en el libro Guinness de los Records por ser las dos banderas más grandes del mundo. Miden 450 metros de ancho y 250 de largo. Se iluminaron por primera vez en el 2003 en el día de la fiesta nacional griega. Cada cierto tiempo Turquía envía personal para el mantenimiento de estas dos banderas a base de tintes químicos: Un auténtico patadón al ecosistema. Por la noche son iluminadas por incontables bombillas (con el consecuente despilfarro inútil de energía eléctrica). Todo esto para provocar a sus vecinos grecochipriotas del sur delante de sus narices, ya que ésta ladera sur de la montaña está muy cerca de la linea verde.
Por altavoces en ocasiones dicen:
LLEGAMOS HASTA AQUI...LA PROXIMA VEZ SE AHOGARAN EN EL MAR.
 

g lock

Colaborador
GLOCK
Dificil que se solucione.Los chipriotas todas las mañanas cuando despiertan leen en las montañas la sentencia turca.

Estas dos banderas son la turca -con una frase de Kemal Ataturk «Ne mutlu turkum diyene» (feliz es aquel que dice «yo soy turco») y la de la República Turca de Chipre del Norte y están en el libro Guinness de los Records por ser las dos banderas más grandes del mundo. Miden 450 metros de ancho y 250 de largo. Se iluminaron por primera vez en el 2003 en el día de la fiesta nacional griega. Cada cierto tiempo Turquía envía personal para el mantenimiento de estas dos banderas a base de tintes químicos: Un auténtico patadón al ecosistema. Por la noche son iluminadas por incontables bombillas (con el consecuente despilfarro inútil de energía eléctrica). Todo esto para provocar a sus vecinos grecochipriotas del sur delante de sus narices, ya que ésta ladera sur de la montaña está muy cerca de la linea verde.
Por altavoces en ocasiones dicen:
LLEGAMOS HASTA AQUI...LA PROXIMA VEZ SE AHOGARAN EN EL MAR.

Tiene razón, estimado. No hay un punto de la Nicosia grecochipriota desde el que no se divisen las banderas (las cuales, debo decir, no eran tan nítidas por allá por 1999...). ¡¡Incluso los inmuebles con vista a la montaña se cotizan a menor valor!!
Por otro lado, es innegable también que la situación se ha ido enfriando o descomprimiendo (relativamente, y más allá de las manifestaciones y declamaciones, sobre todo por parte de los líderes políticos Turcos y su nación satélite, la no reconocida República Turca de Chipre del Norte), y lejos han quedado las sangrientas manifestaciones como la de 1996.
Como muestra de esta "tranquilidad", varios puestos de la "Buffer Zone" han sido cerrados, o pasado a ser "de ocupación transitoria", o "degradados" de Base de Patrulla a Puestos de Observación...
Ojalá se esté llegando al fin de esta situación, que lleva casi medio siglo de enfrentamiento y división en uno de los lugares más hermosos, de mayor riqueza histórico - cultural (y más estratégicamente situados) del planeta.
 
ONU nombró al Gral. Alcaín como Jefe de los Observadores Militares y Jefe de UNMOGIP





6.7.2018 | ONU - UNMOGIP

El Secretario General de la ONU, António Guterres, nombró al General José Eladio Alcaín como Jefe de los Observadores Militares y Jefe de la Misión en India y Pakistán (UNMOGIP), es un reconocimiento al compromiso de nuestro país con la paz y seguridad internacional.

El Gral. Alcaín reemplazará como jefe de misión y jefe de observadores militares al General sueco Per Gustaf Lodin, cuyo mandato de dos años finaliza en este mes de julio, informó la organización en un comunicado.

La ONU destacó la carrera del General Alcaín en el Ejército Nacional, donde comenzó a trabajar en 1977 y ha ostentado cargos de responsabilidad, el más reciente de ellos como director del Hospital Central de las Fuerzas Armadas (Servicio Nacional de Salud) del año 2015 al 2018.
La ONU también remarcó su extensa experiencia en el mantenimiento de la paz, ya que participó en operaciones en Ruanda (UNAMIR); Angola (UNAVEM); Irak y Kuwait (UNIKOM); República Democrática del Congo (MONUC) y Haití (MINUSTAH).

La UNMOGIP se estableció en 1949 para supervisar el alto al fuego acordado por India y Pakistán en la región de Cachemira, tras la guerra que siguió a la partición del subcontinente.

Otro de nuestros Oficiales Generales que se encuentra en un cargo de suma relevancia en Naciones Unidas es el General Carlos Loitey, nombrado Asesor Militar del ex Secretario General de las Naciones Unidas, Sr. Ban Ki-moon.
Esta designación constituye la mayor posición militar dentro del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas, en la historia de la participación de nuestro país en misiones de paz.



Más información sobre UNMOGIP











http://cge10.ejercito.mil.uy/noticia.php?idA=5607&idC=1&idSc=1
 
  • Like
Reactions: DSV
Cascos Azules del Uruguay: compromiso con la paz mundial



EL CORONEL DIEGO IRIBARNE, SUB DIRECTOR DEL SISTEMA NACIONAL DE OPERACIONES PARA EL MANTENIMIENTO DE LA PAZ (SINOMAPA), OFRECIÓ ENTREVISTA EXCLUSIVA A LA REPÚBLICA





Uruguay se ha convertido en un referente mundial en su compromiso con las misiones de paz y ha sido elegido por varios países y organizaciones no Gubernamentales para trabajar en forma conjunta con las Operaciones de Paz, entre ellos está el Gobierno de Canadá que busca trabajar en la Agenda Mujer, Paz y Seguridad; la organización británica “Keeping Children Safe” con el interés de redactar lineamientos sobre protección de la infancia en los conflictos armados y también la organización suiza “Small Arms Survey” que quiere trabajar en el proyecto “Hacer las Operaciones de Paz más Efectivas”.

Así lo dio a conocer el Coronel Diego Iribarne, Sub Director del Sistema Nacional de Operaciones para el Mantenimiento de la Paz (SINOMAPA), durante entrevista exclusiva para la REPÚBLICA. “Otra novedad importante es que es este año hemos sido invitados a participar con Oficiales y Sub Oficiales en el Estado Mayor de tres Misiones en las que no teníamos presencia hasta ahora: en la República Centro Africana, en la República Libanesa y en los Altos del Golán (frontera de Israel y Siria)”.

¿Cuáles son las razones que han llevado al Uruguay a participar en las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas?

Entiendo que Uruguay participa en operaciones de mantenimiento de la paz porque son un componente elemental de la Política Exterior del Estado, ya que apoyan principios fundamentales para nuestro país como la libre determinación de los pueblos, la solución pacífica de controversias, la no intervención en asuntos internos de otros países, el respeto por los DDHH y el Derecho Internacional Humanitario.

Esta participación sostenida en el tiempo, con una actuación muy profesional y proactiva en el terreno, le ha dado a Uruguay una gran visibilidad internacional y lo ha posicionado como un referente en operaciones de paz y como defensor de los principios ya mencionados, tanto a nivel político como operacional.

¿Qué balance puede darnos sobre la participación del Uruguay en las operaciones en este año y de manera general?

Es muy difícil evaluar un año calendario en forma independiente, ya que los procesos son muy largos y los efectos de nuestro trabajo en general no se ven en forma inmediata. Pero para destacar tenemos la conclusión exitosa de la primera parte de la Misión de la ONU en Colombia, donde Uruguay tuvo un rol muy importante con su liderazgo en el Consejo de Seguridad para aprobar el Mandato de la Misión, y luego con la participación de nuestros compatriotas en la planificación de la Misión y la ejecución de la misma.

La actuación del Batallón Uruguay y de la Unidad de Helicópteros en la protección de civiles y en las diferentes operaciones militares en la R.D. del Congo, ha sido destacada por la población civil y por diferentes autoridades de Naciones Unidas, tanto civiles como militares.

En un ambiente donde existe una mirada cada vez más exigente y crítica sobre la actuación de las fuerzas de Naciones Unidas, que se hable tan bien de la actuación de nuestras Unidades militares y de los compatriotas que las integran, lejos está de ser un mero formalismo y constituye un gran orgullo para nuestro País.

Se alcanzaron los objetivos propuestos en cuanto a participación femenina en misiones de paz, alcanzando este año el 15% en cargos de Oficiales de Estado Mayor y un 6% en la participación general, alcanzando la cifra de 60 mujeres entre los 1000 efectivos desplegados. Esto ubica a nuestro país en una posición de liderazgo en cuanto al apoyo a la Agenda “Mujer, Paz y Seguridad”, impulsada por Naciones Unidas.

En materia de entrenamiento, la Escuela Nacional de Operaciones de Paz del Uruguay ha alcanzado el número histórico de 46.000 personas a las que ha entrenado en forma directa o indirecta a través de sus instructores desde su creación, incluyendo 860 participantes extranjeros de 32 países.

Este año ha realizado 12 cursos entre los que se destacan los cursos pre despliegue para Contingentes y Observadores Militares, Cursos de Protección de Civiles, Protección de Menores, de Seguridad de ONU, para Reporteros en Áreas Hostiles, de Enfermedades Tropicales (para personal sanitario), de Coordinación Cívico – Militar y sobre la Agenda “Mujer, Paz y Seguridad”.

¿En qué misiones ha participado el Uruguay?, tanto las finalizadas como las que estén en desarrollo.

Es una lista larga, pero en resumen, Uruguay ha participado desde el año 1929 en 38 misiones de paz de diferente tipo y duración en 36 países, y en la actualidad tiene unos 1000 efectivos participando en 8 misiones. A eso se suma el Asesor Militar y un Oficial de Enlace en el Departamento de Mantenimiento de la Paz en Nueva York, con responsabilidades de asesoramiento y enlace en unas 15 misiones.

¿Cuáles son las competencias del SINOMAPA con relación a las operaciones de paz en las que participa el Estado uruguayo?

El SINOMAPA tiene como cometido coordinar con los organismos estatales e internacionales todo lo concerniente con la participación de nuestros contingentes en las Operaciones de Paz. El trato con las Misiones es a través de nuestros Comandantes de Contingentes y a través del Oficial de Enlace que tenemos en la Misión Permanente de Uruguay ante la ONU en Nueva York.

¿Cuáles son los mayores desafíos para las misiones de paz que afronta el Uruguay?

Los desafíos podemos separarlos en dos grandes grupos: en primer lugar los inmensos desafíos internos que surgen de mantener una Unidad Militar operando a miles de kilómetros de nuestro país, en las áreas de logística, personal, entrenamiento, equipamiento, mantenimiento, de comunicación, etc.

En segundo lugar están los desafíos que como integrantes de una Misión enfrentamos en las áreas donde operamos, y que para mencionar algunas están la falta de infraestructura en esos países, las amenazas de los grupos armados, la inestabilidad política, las enfermedades, etc.

Estas misiones tienen una gran complejidad, ya que no es solamente enfrentar un enemigo, sino que implica proporcionar estabilidad y la protección de civiles en conflictos con componentes étnicos y religiosos, a la vez que se intenta armar y consolidar las instituciones de un Estado muchas veces inexistentes o con grandes carencias.

El año pasado el gobierno del Uruguay modificó el sistema nacional de Apoyo a las Operaciones de Mantenimiento de la paz en el que Naciones Unidas tiene un papel preponderante. ¿En qué ha beneficiado esto a las operaciones?

En mucho, ya que nos proporciona un marco adecuado para la coordinación y el apoyo de los contingentes, a la vez que nos permite asesorar al Poder Ejecutivo en materia de operaciones de paz, coordinar el entrenamiento de los efectivos, trabajar en doctrina y lecciones aprendidas y coordinar y trabajar con otros organismos internacionales estatales y no estatales.

Háblenos de los contingentes, sabemos que hay una escuela de formación para ellos, ¿cuáles son los criterios para su selección?

La participación en estas misiones es de carácter voluntario, por lo cual todos los años en principio se hace un llamado dentro de las Fuerzas Armadas y luego de pasar una pre-selección, con este personal se forman los contingentes. Estos atraviesan un proceso de entrenamiento y evaluación dirigido por la Escuela Nacional de Operaciones de Paz que consta de varias etapas, y que tienen una duración de 90 días antes de viajar a las áreas de misión.

Cómo describe las experiencias del batallón en la República Democrática del Congo y en la República de Haití. Es una realidad aplastante lo que viven esos países.

Son realidades muy diferentes a las que estamos acostumbrados en nuestros países donde el Estado funciona. Son procesos muy largos y complejos, que cuando el Estado se decide a participar hay que tener claro que no vamos a ir por unos meses sino que son esfuerzos a largo plazo. Las experiencias son muy positivas desde el punto de vista militar y operacional, para los individuos y para las Fuerzas Armadas, y también proporcionan una experiencia de tipo humano que en diferente medida transforma y enriquece a todos los que han participado en ellas.

¿Hay una marcada participación de la mujer en la solución de los conflictos armados a través de nuevas políticas de género?, ¿De qué manera están participando?

La participación de la mujer es esencial tanto en el proceso de toma de decisiones como en la ejecución de las operaciones, más aun teniendo en cuenta que la protección de civiles es un objetivo prioritario en los Mandatos de Naciones Unidas. Las mujeres hoy ocupan cargos en todos los niveles y en todas las áreas de las misiones de paz y son vitales en la interactuación con la población local, sobre todo cuando tratamos con mujeres y niños que han sido víctimas de un conflicto.

La primera mujer uruguaya en participar de una misión de paz lo hizo en el año 1993 en la Península del Sinaí, y a partir de ese momento la participación de las mujeres en nuestros contingentes y a nivel individual ha ido aumentando y hoy es algo normal. Este es un proceso largo, que va de la mano del ingreso de la mujer a las Escuelas Militares y a las Unidades de Combate en la década del 90 y es anterior a las actuales políticas de género.

A principio de noviembre, la ONG británica Keeping Children Safe aseguró que Uruguay es líder en protección infantil. ¿Cómo describe la participación humanitaria de los Cascos Azules en las misiones de paz?

Nuestra tarea en las misiones de paz no es la de proporcionar ayuda humanitaria, sino de proteger físicamente a las personas para que no las maten y en segundo lugar, en proporcionar seguridad para que las Agencias de Naciones Unidas y las ONGs que se encargan de proporcionar ayuda humanitaria, puedan llegar hasta estas personas.

Cuando nuestros Contingentes o nuestros Observadores, además de su tarea principal dedican su tiempo libre a proporcionar ayuda de índole humanitaria, lo hacen por su propia iniciativa, porque pueden hacerlo, porque sienten empatía y porque entre tanta desgracia nos ayuda a sentirnos mejor. Quiero creer que es una característica de nuestra cultura y que quizás nos diferencia de los contingentes de otros países y por eso llama la atención.






 
Fragata 'Unión' (F 45) sigue este domingo para otra Misión de Paz en Líbano

Luiz Padilla



A partir del 15 de marzo de 2019, la Fragata "Unión" (F45) pasará a integrar la Fuerza de Tarea Marítima (FTM) de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas del Líbano (UNIFIL), en sustitución de la Fragata "Liberal" (F43) , que participa en la operación desde septiembre de 2018.

El buque partirá de la Base Naval de Río de Janeiro (BNRJ) el día 27 de enero, a las 10h, y hará escalas logísticas en Natal (BRA), Funchal (PRT) y Valencia (ESP), con previsión de llegada en Beirut el día 7 de marzo.

La misión UNIFIL fue creada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en 1978, y cuenta actualmente con la participación de 35 países, incluido Brasil, y con cerca de 12 mil militares y policías, además de funcionarios civiles. El 29 de septiembre de 2011 fue autorizado por el Congreso Nacional el envío de un buque de la Marina de Brasil para integrar la Fuerza de Tarea Marítima (FTM) de UNIFIL y contribuir a la garantía de la paz y la seguridad en el sur del Líbano .

FUENTE: CCSM

http://www.defesaaereanaval.com.br/...omingo-para-mais-uma-missao-de-paz-no-libano/
 
Brasil quiere volver a las misiones de paz en África, dice general Elias Martins Filho

Publicado por Ghost


General división Elias Rodrigues Martins Filho
Imagen: Tereza Sobreira / Ministerio de Defensa

Después de las negativas del gobierno de Michel Temer (MDB) el año pasado, la ONU volvió a señalar que Brasil envíe tropas a una de sus misiones de paz, según afirmó a UOL el general brasileño que comanda a las fuerzas de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo, Elias Martins Filho. Según él, aún no hubo un pedido formal de tropas durante el gobierno de Jair Bolsonaro (PSL), pero la ONU desea que Brasil se involucra en alguna acción en África lo más pronto posible. El destino más probable es la República Centroafricana, misión que ya había sido considerada durante el gobierno de Michel Temer (MDB), pero no fue por problemas con recursos financieros.

Elias es uno de los militares brasileños en posición jerárquica más alta en la ONU, y recibió un pedido informal del jefe del Departamento de Misiones de Paz del órgano, Jean-Pierre Lacroix. "Él me dijo: 'general, me ayude a traer de vuelta a Brasil para las operaciones de paz'. Brasil ha participado en las misiones de paz de la ONU desde la década de 1950. En noviembre de 2017, tras el regreso del último contingente brasileño de la misión en Haití, la ONU pidió 750 militares para participar en la misión de estabilización de la República Centroafricana, que sufre con la actuación de grupos rebeldes y violencia étnica. Brasil realizó estudios y entrenó tropas, pero el presupuesto inicial de la misión superó los 400 millones de dólares y el gobierno Temer retrocedió. El general Elías afirmó que la negativa desagradó a la ONU, pero el Departamento de Misiones de Paz mantiene las puertas abiertas al país. Incluso reembolsando gastos militares, la ONU ha encontrado dificultades para encontrar proveedores de tropas para sus misiones. La mayoría de los contingentes hoy provienen de países de África, del sudeste asiático y de América del Sur.

CUÁL ES LA POSICIÓN DEL GOBIERNO BOLSONARO?

El reportaje constató con integrantes del alto rango del gobierno Bolsonaro que la actual administración es favorable al envío de las tropas al exterior, pero el gobierno debe aguardar la concreción de medidas de austeridad en Brasil -como la reforma de la Previdencia, por ejemplo- antes de autorizar nuevos gastos militares. Actualmente, Brasil tiene el mando de Monusco (misión en la República Democrática del Congo) y de la Fuerza Tarea Naval de la Unifil (misión de paz en Líbano). Una embarcación brasileña actúa en el mar Mediterráneo como naufragia de la fuerza de tarea.


NIÑOS-SOLDADO Y MUJERES EXPLOTADAS

Las fuerzas de la ONU comandadas por el general Elias enfrentan un escenario en el Congo marcado por la actuación de grupos rebeldes, conflictos étnicos y una epidemia de ebola. Según él, más de 140 milicias armadas operan principalmente en la región oriental del país. Las más fuertes luchan por el control territorial de áreas ricas en diamantes, oro y cobalto. Otras viven escondidas en áreas de selva mientras subsisten la espera de una oportunidad para combatir gobiernos de países vecinos o grupos étnicos rivales, entre otros objetivos.

"Estos grupos armados realizan ataques [a poblaciones o unidades aisladas del ejército congolés] con fines específicos: buscar suministros y medicamentos o buscar armamento y munición. O para reclutar forzosamente niños para ser futuros soldados o incluso mujeres para ser esposas de los jefes de los grupos ", dijo el general Elías. "Esa es una cuestión muy latente en esa región que hace que las Naciones Unidas y otras organizaciones se deban claramente en el combate al reclutamiento que nosotros llamamos aquí a niños soldados o de mujeres para formar parte forzosamente de grupos donde se explotan sexualmente, dijo el general.

EPIDEMIA DE EBOLA

La actual epidemia de ebola ya ha matado a más de 500 personas y está concentrada en las provincias de Kivu Norte e Ituri, las mismas regiones donde opera el grupo rebelde más activo del Congo y principal foco de atención actual de la ONU. El ADF es un grupo rebelde ugandés creado para establecerse en los bosques de la República Democrática del Congo y de allí lanzar ataques en Uganda con el objetivo de derrocar al gobierno. Él actúa usando estrategias de guerrilla rural. Pero, según Elias, el ADF nunca tuvo condiciones para regresar a su país y atacar al gobierno y comenzó a cometer atrocidades en el Congo.

"Casi semanalmente tenemos acciones para proteger a la población civil o realizar acciones ofensivas contra ese grupo", afirmó Elias. Monoche es la primera misión de la ONU que tiene oficialmente un carácter ofensivo, en la que los cascos azules pueden atacar a las fuerzas rebeldes, en contrapartida a misiones más antiguas en otros países donde se limitaban a mantener acuerdos de paz.

La estrategia del general es proteger a los 240 médicos y voluntarios que trabajan en combatir la epidemia. "Ellos pueden prevenir la muerte de miles y miles de personas. Si el Ebola se esparce en esa región, que es bastante poblada, quedará muy difícil contener, porque es una región de frontera, involucra a tres países cercanos, Uganda, Ruanda y el propio Congo. Entonces, la prioridad es ofrecer protección para ese personal ", dijo.

OFENSIVAS MILITARES

Elías ya realizó tres grandes ofensivas contra el ADF en asociación con el ejército del Congo. Las dos primeras ocurrieron en junio y noviembre de 2018, y la más recene la semana pasada. Antes de volver a la lucha contra el ADF, las tropas de Elías y el Ejército del Congo atacaron una coalición de grupos rebeldes llamados Mai Mai Yakatumba, que habían conquistado ciudades con reservas minerales en el este y el sur del país. También realizaron una campaña contra el Frente de Resistencia Patriótica de Iture, cuyos líderes se comprometieron a firmar un acuerdo de paz en marzo.

PRESENCIA EN EL CONGO

El primer general brasileño a asumir una posición de mando en la misión del Congo fue Carlos Alberto dos Santos Cruz, actual ministro jefe de la Secretaría de Gobierno. En 2013, él dirigía la Brigada de Intervención de la ONU en el país y venció en una serie de campañas militares el M23 (Ejército Revolucionario del Congo) que controlaba provincias en el este del país e intentaba derribar al gobierno del ex presidente Joseph Kabila e inició el " combate al ADF. El general regresó a Brasil tras pasar dos años y medio en la misión. Elías fue designado para el mando general de la operación en abril de 2018 y debe permanecer en el cargo como mínimo hasta abril. El gobierno Temer llegó a pensar en mandar tropas a la República Democrática del Congo para acompañar al general, pero la hipótesis fue descartada.

http://www.planobrazil.com/onu-quer...az-na-africa-diz-general-elias-martins-filho/
 
La Fuerza de Tarea Marítima de las Naciones Unidas en el Líbano

Luiz Padilla

Por David Van Dyk

Hay casos de fracaso y éxito a lo largo de la historia de las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas. Las instancias de la Misión de Asistencia de la ONU en Ruanda en 1994 y la Fuerza de Protección de la ONU en Srebrenica en 1995, son capítulos difíciles en un pasado complicado. En contraste, el éxito de la ONU en la estabilización de Timor Oriental en 1999 y principios de 2000, derrotando a las milicias pro-Indonesia y ganando la confianza de la comunidad circundante luchando por la independencia. Además, los esfuerzos continuados de las Naciones Unidas en la región de Cachemira (UNMOGIP) fueron vitales para mantener un área volátil, con potencial para explotar en guerra nuclear.

Otro ejemplo de éxito del mantenimiento de la paz de la ONU incluye a la Fuerza Interina de Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL), forjada a partir de los incendios de la guerra de 1978 entre Israel y los combatientes de la OLP operando en el sur del Líbano. Esta misión de la ONU fue sustancialmente mejorada en 2006, tras una repetición del conflicto. También incluyó un desarrollo histórico en el mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, el establecimiento de la Fuerza de Tarea Marítima (MTF) ligada a UNIFIL, la primera operación naval de ese tipo bajo los auspicios de las Naciones Unidas.
primero

Creada en 2006, el MTF fue diseñado para "apoyar a la Marina Libanesa en el monitoreo de sus aguas territoriales, proteger la costa libanesa e impedir la entrada no autorizada de armas o materiales relacionados por vía marítima en Líbano." Además, la retirada del bloqueo israelí del Líbano en septiembre de 2006 fue provocado por la existencia del MTF, mitigando los temores israelíes de un Hezbollah rearmado debido al tráfico marítimo no regulado a lo largo de la costa.
Comandante de UNIFIL, Mayor General Michael Beary

El MTF obtiene su autoridad de la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU (UNSCR), que encierra las hostilidades entre los militares israelíes y los elementos de Hezbollah; sin embargo, el MTF encontró su verdadero nacimiento en una petición del entonces Primer Ministro Libanés Fouad Siniora al Secretariado de la ONU por una fuerza naval para ayudar al Líbano a patrullar su litoral y entrenar a la marina subdesarrollada del país. Esto permitió no sólo la retirada del bloqueo israelí, sino también el Departamento de Operaciones de mantenimiento de las Naciones Unidas (DPKO) para intentar algo nuevo. La implantación de cascos azules en alta mar.
misión

Oficialmente, como se mencionó anteriormente, la tarea del MTF es ayudar al Líbano a proteger su costa y el tráfico marítimo mientras ayuda a entrenar a la Marina Libanesa. No oficialmente, el MTF proporcionó una oportunidad para un puñado de naciones en ayudar a entrenar a sus marinas también. En efecto, un comandante belga de un buque de MTF, BNS Leopold I, señaló en una entrevista en 2009: "La tripulación fue sometida a un paquete de entrenamiento intensivo que cubría toda la gama de ejercicios de guerra aplicables a la misión prevista y con el énfasis en las operaciones de embarque en curso y junto con la protección de la fuerza ". Sin duda, el MTF proporcionó a los países una oportunidad de mostrar sus habilidades en una fuerza de trabajo combinada en abril de 2009, el almirante Thierry Pynoo comentó: "Es evidente que estamos dispuestos a cumplir nuestras responsabilidades internacionales para garantizar la estabilidad en esa región. También muestra que Bélgica es altamente considerada por el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas, debido a los resultados de Bélgica durante misiones anteriores de la ONU.
Corveta Barroso en patrulla con el barco patrulla griego HS Daniolos

Sin embargo, el MTF no es todo show y ni acción; lejos de eso. Desde que las operaciones comenzaron en 2006, la fuerza de tarea saludó más de 90.000 barcos y envió más de 12.000 al gobierno libanés para una inspección más cercana. Además, el MTF a partir de 2018 realizó 713 ejercicios de entrenamiento con elementos de la Marina del Líbano. Estas simulaciones cubren una gama de situaciones, desde embarcarse en embarcaciones sospechosas hasta ejercicios con fuego real. Además, "estos esfuerzos se complementan con iniciativas de otros países que proporcionan capacitación y asistencia técnica, así como radares y otros materiales navales en bases bilaterales".

Actualmente, un total de 15 países aportan recursos para el MTF desde 2006: Bangladesh, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Indonesia, Italia, Holanda, Noruega, España, Suecia y Turquía. La fuerza naval es típicamente compuesta de 6 a 7 buques, siendo el carro jefe brasileño desde 2011, cuando Brasil aceptó el mando del MTF en un sistema rotativo de países europeos. Brasil ha estado en el mando desde entonces, y ha ganado atención internacional para las contribuciones significativas del país y la conducta profesional en esta operación.

Liderazgo Brasileño

Desde la decisión de aceptar el mando del MTF en 2011, Brasil fue reconocido tanto por el comando de UNIFIL como por la comunidad internacional. El Mayor General Michael Beary, habiendo servido de 2016 a 2018 como Jefe de la Misión de UNIFIL, elogió el papel del país en la misión general de UNIFIL: "Los marineros que patrullan las aguas libanesas bajo la bandera de la ONU son desdobladores sobre las operaciones marítimas y comprobó al Consejo de Seguridad ya la comunidad internacional los beneficios que el dominio marítimo puede traer a las operaciones de mantenimiento de la paz. (...)
Ceremonia de Handover con el paso del mando de la fragata Unión hacia la corbeta Barroso en 2015

No estoy de acuerdo con ese apoyo continuo y quisiera agradecer tanto al gobierno brasileño como a la Marina por su compromiso continuo con UNIFIL. Brasil buscó posicionarse como un actor global en las relaciones internacionales, enfatizando el estado de derecho y buscando respuestas diplomáticas para el conflicto internacional.

El establishment de la política exterior en Brasil apuntó a la duradera paz interestatal disfrutada en América Latina como prueba del liderazgo de Brasil en la región. Incluso con la escalada de la crisis en Venezuela, los líderes regionales lograron contener las intervenciones militares o el ruido de los sables, buscando soluciones humanitarias, diplomáticas o económicas.

En su liderazgo sobre el MTF, la Marina de Brasil ganó valiosa formación y conocimiento de otros países, compartiendo también su propio conocimiento. Esto contribuyó a un robusto programa de entrenamiento en Brasil, ya que los tripulantes y los barcos giran el mando en el MTF. A medida que nuevos tripulantes se unen a la fuerza de trabajo, los oficiales de salida traen consigo conocimientos y habilidades adquiridos a través del tiempo en el MTF.

Estas lecciones se implementan en el programa dedicado de Brasil, el Centro Conjunto de Operaciones de Mantenimiento de Paz de Brasil (CCOPAB). Incluso en medio de los costos relativamente altos y al teatro distante de las operaciones asociadas a UNIFIL MTF, la académica Adriana Erthal Abdenur, en International Peacekeeping, postuló tres principales motivaciones para su implicación continua: "proyectar a Brasil en la seguridad internacional; profundizar las relaciones bilaterales con el Líbano; y una capacitación naval con miras a expandir el papel de Brasil en el Atlántico Sur. "Una prueba inicial para el compromiso del Presidente Bolsanaro con las misiones de la ONU se centrará en su decisión de continuar el liderazgo de su país sobre el MTF.



Con los éxitos documentados de UNIFIL MTF, las Naciones Unidas lograron obtener información valiosa sobre lo que se necesita para operar y mantener una fuerza de tarea naval. Además, los países mostraron una disposición comprobada para contribuir con su presupuesto y su flota. Al mismo tiempo que ayudan a garantizar la paz en la costa libanesa, los países han logrado poner en buen uso a las marinas, ganar posición internacional y compartir las mejores prácticas con alianzas con socios.

Aunque el UNIFIL MTF probablemente siga funcionando hasta los próximos años, otros puntos críticos también pueden ser abordados. Un MTF liderado por la ONU se convierte en una opción atractiva cuando una región objetivo es muy tensa para que actores o alianzas locales gestionen efectivamente ciertas preocupaciones de seguridad.

Como Jeremy Thompson apunta en los Proceedings del Instituto Naval de EEUU, el Mar de China Oriental se deterioró lenta pero gradualmente en estabilidad. Las reivindicaciones para las Islas Senkaku, actualmente administradas por Japón, fueron impugnadas por China y Taiwán. Los enfrentamientos marítimos con embarcaciones de pesca y escaramuzas entre las guardas costeras de los tres países han sido reportadas con frecuencia creciente. Las maniobras diplomáticas sobre las islas tuvieron un pequeño aumento, especialmente con la compra definitiva de las islas por el gobierno japonés en 2012. Las misiones de exploración de petróleo a menudo aumentaron para atizar los sables, como en noviembre de 2004, cuando China envió un submarino cerca del territorio japonés, tras un desentendimiento sobre una plataforma de producción de petróleo que opera en el Mar de China Oriental por empresas petroleras chinas. En enero de 2005, China había estacionado dos destructores cerca del área disputada.
China había estacionado dos destructores cerca del área disputada.

China inició su afirmación agresiva sobre las islas cuando informes ambientales conducidos por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Asia y el Extremo Oriente a finales de los años 1960 sugirieron que una cantidad significativa de petróleo, gas natural y recursos minerales podrían ser descubiertos y explotados región. Además, las aguas alrededor de las islas son áreas de pesca fértiles, capaces de impulsar seriamente las industrias pesqueras vibrantes y competitivas que ya operan en la región. Sin embargo, debido a la inseguridad política y militar en el área, no se ha mantenido un ambiente verdaderamente estable para aprovechar al máximo la pesca.

Aunque todavía no hay motivo para alarmismo, el potencial del Mar de China Oriental para convertirse en guerra está presente. A diferencia del estado subdesarrollado de la Marina libanesa, las flotas de China, Taiwán y Japón están entre las más avanzadas del mundo. Como tal, la región necesita ser abordada de manera constructiva y neutral por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con miras a establecer una estructura para una solución pacífica de la disputa. La Secretaría de la ONU debe considerar la elaboración de un esbozo para el establecimiento de una fuerza de trabajo marítima para operar en el Mar de la China Oriental, y que puede ser constituida por fuerzas navales extra-regionales.

El trabajo de campo ya se ha concluido gracias a los esfuerzos de UNIFIL MTF; como observó el jefe de misión de UNIFIL, Beary. La ONU ya ha desarrollado una doctrina naval; ahora, la comunidad internacional debe dar a la doctrina la oportunidad de ramificarse y mejorar los logros encontrados en el Líbano.

FUENTE: CIMSEC

TRADUCCIÓN Y ADAPTACIÓN: DAN

Autor: David Van Dyk es editor asociado del Centro de Seguridad Marítima Internacional y doctorando de la Escuela de Gobierno Helms, estudiando Políticas Públicas con foco en política exterior. Él tiene un Master of Arts en Políticas Públicas con foco en asuntos internacionales.
 
FPNUL Marineros de la paz: los brasileños



La Fuerza de Tarea Marítima (MTF) de la FPNUL es la primera y única operación naval de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz a nivel mundial. Durante más de 13 años, seis barcos, uno de ellos de Bangladesh, Brasil, Alemania, Grecia, Indonesia y Turquía, el equipo de trabajo trabaja para asegurar las aguas territoriales libanesas junto con la Armada libanesa.

Las fuerzas de mantenimiento de la paz navales de la FPNUL apoyan a la Armada libanesa en el monitoreo de las aguas territoriales y evitan la entrada no autorizada de armas o material relacionado por mar al Líbano. También apoya a la Armada libanesa en actividades de desarrollo de capacidades.



El buque insignia actual de MTF "Independência" es de Brasil, que ha desempeñado ese cargo desde 2011. Su fragata se encarga de comandar todas las operaciones marítimas de la Misión en el Líbano. Su comandante, el contralmirante Sérgio Salgueirinho, dice que su misión tiene dos objetivos operativos principales:

"Una es ayudar al gobierno libanés a evitar y/o ayudar a prevenir la entrada de armas no autorizadas o material ilegal por mar a los puertos libaneses, y dos, para ayudar y contribuir a la mejora y la capacidad de la Armada de las Fuerzas Armadas Libanesas".

Más recientemente, Corvette Barroso sirvió como buque insignia hasta marzo de 2020, cuando fue reemplazado por la Independência, con cerca de 200 efectivos de mantenimiento de la paz navales brasileños.

Trabajando juntos y en estrecha cooperación con la Marina de los LAF, MTF ha establecido un sistema de control confiable sobre el tráfico en las aguas territoriales libanesas. El elemento principal es el llamado "granizo", que el Contralmirante Salgueirinho describe como uno de los componentes más esenciales de la misión MTF.



"En términos simples y simbólicos, esto significa que las personas que navegan y transitan en aguas libanesas nos ven y sienten la importancia y el valor de nuestra presencia al tiempo que traen y mantienen la paz y la estabilidad en el mar", enfatizó.

La llamada ha sido un esfuerzo coordinado entre las unidades de la Marina MTF y LAF, especialmente con las estaciones de radar costales.

"Desde 2006, se han realizado más de 100,000 logros de MTF y más de 14,000 embarcaciones han sido remitidas a las autoridades libanesas para su inspección, lo que significa que estamos muy presentes en el mar", agregó.

Navegando en aguas libanesas

Para Salgueirinho, comandar esta misión en el Líbano ha sido muy enriquecedor y revelador. Su tripulación está de acuerdo.



"Las aguas marinas de América del Sur son algunos de los mares más pacíficos del mundo, pero navegar en aguas libanesas ha sido un desafío silencioso pero una experiencia satisfactoria para nosotros", explicó el oficial al mando de la insignia de la FPNUL, el capitán Campos Huguenin, al describir lo difícil que es para patrullar la zona marítima libanesa.

Con 20 días en el mar y 10 días en tierra en el puerto de Beirut, agregó:

“La vida en el mar puede ser un desafío. En el mar, no tiene paredes, carreteras o calles como en tierra, por lo que al navegar por estas aguas, nuestra misión es garantizar con nuestros socios libaneses que todos los barcos que entran y salen de las aguas libanesas pueden estar aquí ".

El área de operaciones marítimas de MTF (5,000 millas cuadradas náuticas o 17,171 kilómetros cuadrados) es casi 16 veces más grande que el área de operaciones de la FPNUL en tierra en el sur del Líbano. Por lo tanto, otro componente innovador y esencial de la fuerza de tarea naval es el uso de helicópteros, que ayudan a patrullar la vasta área marítima de operaciones de manera efectiva y rápida.

“Nuestras patrullas heli hacen el trabajo durante dos horas a la vez. Es más rápido y puede patrullar nuestra zona marítima mucho más rápido ", dijo el piloto de helicóptero brasileño de la FPNUL MTF, teniente coronel. Bruno Feitoza.


El impacto de COVID-19 en el MTF

Para el contralmirante Salgueirinho, ha sido un gran honor y una experiencia profesional servir durante estos tiempos difíciles, y cuando se le preguntó sobre el impacto de la pandemia de COVID-19 en las tareas diarias del MTF, dijo que "COVID-19 aún permanece una amenaza peligrosa para el personal que pertenece a las unidades MTF y también para las personas a las que servimos ".

"Sin embargo, permanecemos muy alertas y seguimos cumpliendo a diario, con todas las medidas preventivas contra la propagación del virus", aseguró.



https://unifil.unmissions.org/unifil-sailors-peace-brazilians
 

Noticias del Sitio

Arriba