En horas de la tarde de ayer, la oficina de prensa del Ministerio de Defensa británico informó que un F-35B Lightning II perteneciente al grupo aéreo embarcado del portaaviones HMS Queen Elizabeth sufrió un accidente mientras realizaba un vuelo rutinario sobre aguas del mar Mediterráneo. La escueta gacetilla concluyó al agregar que el piloto logró eyectarse exitosamente, y que ya se encontraba a bordo del portaaviones.

La pérdida del F-35B se da en el marco del primer despliegue operacional efectuado por Carrier Strike Group del HMS Queen Elizabeth, navegación que incluyó intensas actividades operacionales con naciones aliadas en la zona del Pacífico/Índico. Tal como se mencionó, al momento del accidente, el Grupo de Batalla se encontraba navegando en el mar Mediterráneo, aunque se desconocen mayores detalle sobre la zona donde tuvo lugar el incidente.

Naturalmente, el accidente de una aeronave como el Lightning II activará un protocolo de búsqueda y rescate de los restos del avión, tanto en la superficie y como en el lecho submarino. Estas tareas se efectúan no solo para recuperar partes sensibles de moderno cazabombardero e investigar aspectos técnicos relacionados al accidente, sino también para evitar que las mismas puedan ser recuperadas y aprovechadas por naciones rivales. Similar procedimiento se realizó en el 2019 cuando un F-35A perteneciente a la Fuerza Aérea de Autodefensa del Japón despareció cuando sobrevolaba el océano Pacífico, a 85 millas al este de la base aérea Misawa.

En aquella ocasión, las Fuerzas de Autodefensa japonesas desplegaron diversos medios de superficie y aéreos, los cuales fueron apoyados por aeronaves de exploración P-8 Poseidon de la US Navy y de reconocimiento U-2 Dragon Lady de la USAF, así como por destructores, llegándose a desplegar un vehículo de salvamento remotamente controlado CURV-21, similar al desplegado para la búsqueda del submarino ARA San Juan.

Actualmente, el HMS Queen Elizabeth dispone de un ala aérea mixta conformada por elementos de la Royal Air Force y del United States Marine Corps: El 617 Squadron «Dumbusters» en el caso británico y el VMFA-211 «Wake Island Avengers» del lado norteamericano. Durante el despliegue del Queen Elizabeth, ambos escuadrones interactuaron con diversas fuerzas aéreas y armadas aliadas, e incluso llegaron a participar de acciones ofensivas en el marco de la operación «Inherent Resolve» contra elementos del isis.

Los tres últimos F-35B habían arribado a la base de RAF Marham a fines del mes de octubre pasado, tal como informó el portal especializado Key Aero. De acuerdo con este medio, la flota de Lightning II británica ascendía con esta incorporación a 24 unidades, esperándose que ese número aumentara con las entregas previstas para antes de fin de año.

Foto de portada: UK MOD © Crown copyright 2021 – POPhot Jay Allen

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.