La Royal Navy ha presentado una idea de cómo podría verse la flota británica en el futuro, que incluye una enorme estación de drones voladores con base en la estratosfera y un buque insignia submarino.

«En un escenario futuro, si nos encontramos incapaces de competir tradicionalmente en términos de cantidades, debemos pensar de manera diferente si queremos recuperar una ventaja operativa», dijo el vicealmirante Nick Hine.

«Los jóvenes ingenieros que trabajaron en este proyecto están pensando de forma radical y con verdadera imaginación y reflejan cómo está pensando la Royal Navy también», añadió el segundo oficial de mayor rango de la Royal Navy.

Algunas de las propuestas son «eminentemente racionales», explicó el Dr. Sidharth Kaushal, investigador de la RUSI que se especializa en el impacto de la tecnología en la doctrina marítima, mientras que otras están «mucho más en el ámbito del pensamiento muy, muy especulativo».

Imagen:En un diseño, los drones se lanzan desde una estación base en la estratosfera. Imagen: Royal Navy

Jóvenes ingenieros de la industria y la academia respondieron al desafío planteado por Ciencia y Tecnología de la Ingeniería Naval del Reino Unido (UKNEST), un foro para la defensa naval, para ofrecer sus propuestas.

Su concepto consiste en una estación de drones voladores que esta unida a un enorme globo de helio ubicado en la estratosfera superior, sugiriendo que podría estar cubierto de material que recolectaría rayos solares para generar energía.

Albergaría vehículos de ataque rápido que se desplegarian en caída libre antes de que sus alas se expandieran y se deslizaran, potencialmente incluso sumergiéndose bajo las olas, antes de golpear un objetivo utilizando proyectiles lanzados desde cañones de riel orientados hacia adelante que se deslizan sobre la superficie del agua.

Actualmente, «tanto los chinos como los estadounidenses usan globos estratosféricos para vigilancia, y no seria raro verlos armados», dijo el Dr. Kaushal.

Imagen:El buque de transporte utiliza biocombustible y energía eólica para funcionar y alberga tanto barcos sin tripulación como submarinos tripulados. Imagen: Royal Navy

Los ingenieros propusieron un nuevo buque sigiloso portaaviones que utiliza biocombustible y energía eólica para funcionar y es capaz de albergar submarinos autónomos.

Aunque la tecnología detrás del buque es especulativa, el enfoque general en tener más vehículos autónomos en la flota es exactamente la dirección en la que se dirige la guerra marítima, explicó el Dr. Kaushal a Sky News.

El principal gran cambio cuando se trata de la guerra en el mar «es la sustitución de pocas y caras plataformas por una combinación de plataformas complejas, pero también relativamente baratas, no tripuladas u opcionalmente tripuladas», dijo.

La primera razón es que muchas de las naves de superficie que utilizan las marinas, por ejemplo, los destructores, carecen de la capacidad de dotar verticalmente misiles, tanto para interceptar ataques enemigos como para lanzar ofensivas, que los barcos de superficie sin tripulación pueden proporcionar.

La segunda razón es que «los misiles de largo alcance como el DF-21 de China, el famoso misil anti-portaaviones, pero también una gama de misiles de crucero, hacen que sea cada vez más arriesgado concentrar las plataformas más valiosas en una flota de combate de superficie en un solo lugar. «.

 Imagen: Royal Navy

El buque más inusual propuesto como parte del desafío UKNEST fue un submarino mínimamente tripulado de forma hidrodinamica cubierto con una piel exterior hecha de coral.

Esta nave sería capaz de lanzar una gran embarcación autónoma equipada con drones modulares, fabricados dentro de la propia nave nodriza, que pueden combinarse para crear estructuras más grandes para atacar drones enemigos o ser armados para apuntar a embarcaciones enemigas.

«En términos del lado conceptual, la idea de utilizar plataformas no tripuladas para realizar algunas de las tareas más mundanas de la flota, como el reabastecimiento, por ejemplo, parece ser eminentemente alcanzable».

Imagen:El barco de combate autónomo puede operar tanto en la superficie como debajo de las olas. Imagen: Royal Navy

«Cada vez más, las plataformas de lanzamiento no tripuladas, prescindibles y relativamente baratas se volverán cada vez más centrales para las operaciones navales en el futuro», agregó.

La Royal Navy no lo está haciendo tan mal en este sentido, en comparación con nuestros principales adversarios: Rusia, Irán y China.

«Los rusos han generado mucha capacidad de combate en el mar, particularmente en términos de misiles rápidos muy precisos, más recientemente los misiles hipersónicos Zircon. Pero en términos de autonomía letal, curiosamente, no necesariamente han optado por mucho». Dijo el Dr. Kaushal.

«La única excepción, podría pensarse, es en el ámbito de la vigilancia submarina, donde los rusos han construido una gama bastante robusta de vehículos submarinos con fines de vigilancia, además de que son capaces de realizar una serie de tareas, incluida la colocación de estaciones de vigilancia submarina en el mar en lugares como el Ártico «.

Los iraníes «tienen alguna capacidad en el área de los activos aéreos no tripulados como herramienta de combate».

«Los chinos son los más desarrollados del grupo. Tienen una gama de vehículos submarinos no tripulados que incluyen planeadores no tripulados», añadió y seguía desarrollando más.

La Armada de China «parece estar experimentando con vehículos de superficie no tripulados y vehículos submarinos no tripulados de la misma forma que lo están haciendo la Armada de Estados Unidos y la Armada Real», dijo.

Te puede interesar: El Reino Unido «está listo para realizar ataques aéreos» contra el ISIS-K en Afganistán

2 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.